Vida y obra de Carlos Torre Repetto

VIDA Y OBRA DE CARLOS  TORRE REPETTO

Principal vida y obra     Una partida lleva su nombre      Patriotismo a toda prueba    Un maestro que aprendía enseñando     La modestia como bandera

to translate this page

MENU

Página principal

Noticias

Convocatorias

Poesías

Frases

Biografías

Torneo Carlos Torre

Ajedrez en Yucatán

Enlaces 

Patriotismo a toda prueba


   
En estos tiempos en que, motivados por las ventajas económicas, muchos deportistas destacados adoptan la nacionalidad del país que más convenga a sus intereses, brilla con más intensidad que nunca una acción del GM mexicano Carlos Torre Repetto, a medianos de la década de los 20's, el joven yucateco estaba  en el apogeo de su carrera y Había fundadas esperanzas de que llegara a sentarse en el trono mundial del ajedrez. Previéndolo, dirigentes del juego ciencia estadounidense, queriendo acaparar para su nación las glorias deportivas que se le auguraban al mexicano, le propusieron que se hiciera ciudadano norteamericano, con todas las grandes ventajas que eso implicaba.

   No son muchos los astros deportivos de la actualidad -de cualquier rama- que hubiera resistido la tentación. Los ejemplos sobran, sobre todo en el mundo del balompié, el box, el atletismo y el béisbol. Incluso en el ajedrez vemos que las deserciones de grandes maestros y maestros internacionales de la antigua URRS Hacia otros países se cuentan por decenas muchas de ellas a los Estados Unidos.

   Sin embargo, no sólo rechazó los cantos de sirena, sino que dejó bien claro que jamás aceptaría ceder para otra nación las glorias que su genio pudiera darle a México. Si entonces su actitud  sorprendió a no poca gente, en estos tiempos dominados por el hedonismo le parecerá incomprensible a mucha gente.

   Pero el yucateco tenia patriotismo a toda prueba, como el mismo comentó en 1927 a la revista "Anáhuac". Remitámonos a dicha revista, histórica, que dice textualmente.

   "después del torneo de Chicago, miembros del club Marshall de Nueva York, donde me traslade enseguida, me hicieron ventajosas proposiciones para que me nacionalizara norteamericano, proposiciones que rechacé de plano, porque siempre he dicho, y repito ahora, que mis triunfos, los pasados y los que alcance en el futuro, los quiero únicamente para mi México, pues me cabe el orgullo de ser el único campeón que ha salido de nuestra hermosa patria a contender contra los principales jugadores del mundo. Y por eso ninguna proposición, por muy tentadora que sea, me hará privar a mi tierra de esa satisfacción.

   "En Moscú, en Baden Baden y en Mariembad, mi júbilo, era inmenso cuando veía en los periódicos, después de mí, el nombre de México, y muchas veces la emoción humedeció mis ojos, y nunca podré olvidar la satisfacción que sentí en esa última ciudad checoslovaca, cuando, después de haber ganado al campeón de Inglaterra, Yates, en un encuentro maravilloso, por la dificultad del ataque y la defensa, salí a dar un paseo para despejar y distraer mi cerebro, e iba por las calles en compañía de Mr. Gunsberg, director del torneo y su esposa, cuando vimos que se acercaba a nosotros, sin sombrero, con los cabellos en desorden, el gran jugador
Nimzovich que venía gritando: ¡Torre isn ein grosser meister (Torre es un gran maestro). Viva México".

Principal vida y obra     Una partida lleva su nombre      Patriotismo a toda prueba    Un maestro que aprendía enseñando     La modestia como bandera