::. Los poderes de Angie Cepeda .::





Los poderes de Angie Cepeda



Seduce al público con una sonrisa sobrenatural, reflejo de su gran momento. Aquí, en España, ha encontrado trabajo, amor y armonía vital.

"En Colombia hay montañas nevadas y desiertos, playas exuberantes y llanos perdidos”, cuenta Angie Cepeda con sonrisa evocadora. Su personalidad también está llena de contrastes. Por un lado, confiesa con un halo de misterio que ha vivido experiencias paranormales, y por otro, se muestra como una mujer racional y equilibrada. Y esto pese a los quiebros de su carrera: desde la popularidad de las tele-novelas al relativo anonimato de sus trabajos en el cine. Ahora, a un paso de despuntar definitivamente, disfruta de una nueva y apasionante etapa gracias al papel de Jimena en Los protegidos. “Me encanta su fuerza”, dice convencida.

- Tu personaje hace de todo por recuperar a su hija. ¿Te identificas con su coraje?

- No sé si tengo tanto como ella. ¿Cómo me comportaría yo en una situación así? He oído que cuando pierdes a un hijo, tu futuro se define en un instante: tienes cinco segundos para decidir si te hundes o sales adelante. Yo puedo ser muy fuerte, no pierdo tiempo en lamentarme, pero hay momentos en que me siento como si tuviera 5 añitos y soy totalmente vulnerable.

- Su punto débil es su niña. ¿Y el tuyo?

- Mi familia, la extraño mucho. Es mi cable a tierra. Con los tuyos ‘eres’, no tienes que aparentar nada. Mi intención es ser siempre así, pero ante el mundo te proteges.

- ¿Te agobia que otra vez la gente quiera saberlo todo de ti, como en tu época de éxito con las telenovelas?

- No pienso en eso. Yo vengo a plató, me maquillan, peinan y visten, me meto en la piel de otra persona, voy a grabar y lo doy todo. Qué maravilla que cuando eso sale al aire, la gente conecte conmigo, sienta dolor si el personaje sufre, o se ría si está alegre. Es lo que me gusta de este trabajo con respecto al público. Ya lo otro es una cosa más, realmente no aporta tanto.

- ¿Sientes que es el momento ideal para hacerte con un nombre en España?

- Antes era más apasionada… soñaba y me ponía metas. Todo parece indicar que, entre la serie y las dos películas que voy a estrenar, será un buen año, y yo me siento muy bien conmigo misma. Pero es mejor no adelantarse porque, si no, no disfrutas del momento. He aprendido a concentrarme en el aquí y el ahora y así me va mucho mejor. Soy inmensamente feliz; ya veremos qué pasa después.

-Pareces una persona muy equilibrada…

- Siempre he sido una mujer muy impulsiva, con ganas de comerme el mundo. La vida me ha enseñado que eso está bien, pero hay que dosificarse. La combinación de la pasión y la calma es lo mío. Tengo mis momentos de locura, cómo no, pero por mi bien físico y mental trato de mantener el equilibrio.

- ¿Has encontrado a alguien con quien compartir esta buena etapa?

- Bueno, tengo una pareja, estoy muy contenta.

- ¿Qué te llamó la atención de 'Los Protegidos', la serie que vas a protagonizar?

- ¿Cómo se enamora a Angie Cepeda?

- No se trata de buscar algo en el otro que te haga feliz, sino de sentirte bien tú y compartirlo. Luego pasarán cosas, buenas o malas, pero no tienen nada que ver con tu pareja, sino contigo. Yo necesito reírme todos los días y me gusta tener a mi lado a una persona con quien pasarlo bien.

- Pues en la serie, Mario (Antonio Garrido) te hace mucha gracia…

-Jimena y él son distintos. No creo que ella vaya a tirar nunca la toalla, pero en situaciones de debilidad, él será quien le dé la energía que necesita. Ellos se complementan.

- Con Antonio, las risas están aseguradas.

- Sí, sí, es genial. Me encanta porque es muy trabajador pero también tiene ganas de divertirse. Su sentido del humor y el mío se entienden y con la cantidad de horas que pasamos juntos, eso es muy importante.

- En Los protegidos, vuestra relación promete.

- ¿Y cómo evolucionará tu personaje en su faceta de madre postiza?

- Es inevitable que sienta cariño hacia los peques, aunque con los adolescentes será más difícil. Jimena tiene especial interés por Lucía [Priscilla Delgado] porque le despierta sentimientos encontrados: quiere acercarse a ella para suplir la ausencia de su hija y a la vez se la recuerda demasiado, y eso le provoca rechazo. Es una sensación extraña que me gusta elaborar.

- Por fin sabe que su hija está viva. ¿Le motiva esto para seguir luchando?

- Nunca se permitió pensar que estaba muerta, sería el fin. Ahora cuenta con una dosis extra de energía. Yo todavía no sé si la encontrará o no, pero estoy segura de que no va a flaquear.

- ¿Es difícil pasar del drama a la comedia en una misma secuencia?

- Al principio dije: “¡Cómo se hace esto!”. Pero poco a poco logramos una buena combinación. La vida misma es una tragicomedia, una cosa va de la mano de la otra.

- ¿Dónde brillas más, en una escena durísima o en una divertida?

- No tengo ni idea, me siento cómoda en las dos. Es más llevadero hacer comedia porque te encuentras más ligero, feliz. Cuando toca una escena triste, el sentimiento que te llevas a casa no es el ideal para seguir con el día. Pero es lo que toca, hay que saber desconectar.

- Pese a que tú eres una mujer muy atractiva, en Los protegidos no están explotando tu físico.

- Y eso me encanta. No hay ninguna intención de mostrar nada. De hecho, Jimena quiere pasar desapercibida porque cuando se descubra que en realidad no es quien dice, se echará todo a perder. A mí me gusta que no le preste atención a arreglarse.

- ¿Tú también pasas del glamour?

- Yo me preocupo por estar bien, por sentirme femenina. Lo del glamour va por días: a veces voy en chándal y deportivas y otras quiero sentirme guapa y me arreglo más

- En El mal ajeno, la película que estrenas en abril con Eduardo Noriega y Belén Rueda, pareces una enferma…

- Es un personaje bonito y dramático, muy difícil de explicar. Digamos que ella ve la muerte de una manera distinta al común de la gente, como algo maravilloso.

-También en primavera llega la comedia Una hora más en Canarias, donde tienes un papel bastante distinto…

- ¡Es una loca! [risas]. Hago de Claudia, una mujer mentirosa y manipuladora que está obsesionada con un chico. Me llena mucho hacer personajes tan distintos. Exploras otras partes de ti, al final te conoces a la perfección.

Fuente: Teleprograma.tv