E S T U D I O     8

V o l v e r   a l   I N I C I O

NEWSLETTER: "ANUNCIANDO EL REINO DE DIOS"

EDITOR: VICTOR H D'URBANO

ESTUDIO

EL ESPIRITU SANTO I.

Cuando hablamos del Espíritu, realmente estamos hablando sobre nuestro acompañante en nuestra vida en Cristo Jesús. Él está con nosotros desde el Pentecostés y estará hasta la segunda venida del Señor Jesucristo.

Es emocionante saber que no estamos solos, que el mismo Señor Jesús nos envió “otro consolador”, otra persona que estaría con nosotros para ayudarnos en todos nuestros caminos.

Algunos religiosos no creen que el Espíritu Santo sea una persona, creen que es solamente una “fuerza”. A la luz de la Palabra de Dios, veremos si el Espíritu Santo es una simple fuerza o es realmente una persona.

 ¿QUE ES SER PERSONA?

 Ser persona es tener o poseer personalidad. Nosotros como seres humanos tenemos un cuerpo físico, pero no por eso somos personas. Lo que nos convierte en personas es nuestra “personalidad”.

La personalidad no esta compuesta por nuestro cuerpo, sino por nuestra capacidad de pensar, sentir y actuar. De la misma manera todo ser que pueda pensar, sentir y actuar tiene personalidad y por lo tanto es una persona.

Dios Padre no tiene cuerpo material,  pero es una persona porque tiene personalidad. El Espíritu Santo tiene los mismos atributos que Dios por lo tanto también es una persona.

 La personalidad se compone de:

·        Intelecto:   que es la capacidad de pensar.

·        Sensibilidad:   que es la capacidad de sentir.

·        Voluntad:   que es la capacidad de expresar nuestros pensamientos.

La verdadera personalidad consiste en preservar el equilibrio entre la mente, el corazón y la voluntad.

 LA PERSONALIDAD DEL ESPIRITU SANTO

 El Espíritu Santo cumple con los requisitos para ser una persona. El se entristece, escudriña, tiene conocimiento, tiene intelecto, es celoso, da órdenes, enseña, consuela, nos recuerda, nos ayuda, nos aconseja, nos convence del pecado, intercede por nosotros, clama al Padre, etc, etc.

Nótese también que al Espíritu Santo se le puede obedecer o no, se le puede mentir y también se le puede resistir.

La Palabra de Dios distingue claramente entre Espíritu Santo y “poder”. En Hechos 10;38 podemos leer:  “...como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret...”

También la Palabra nos dice que el Espíritu Santo tiene poder. En Lucas  4;14 dice: “...y Jesús volvió en el poder del Espíritu Santo...”   o en Romanos  15;13 dice también; “...para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo...”.

Dios nos enseña también a través de Su Palabra que debemos tener comunión con el Espíritu Santo, en la segunda carta a los corintios 13;14 podemos leer: “ La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.”

Así de simple y clara es la Palabra de Dios. El Espíritu Santo es una persona que nos guía, nos habla, nos ayuda, nos consuela, nos convence del pecado, nos llama a hacer la obra, nos indica que y como orar.

El Espíritu Santo es una persona y deberíamos practicar más esa relación, cuanto más y mejor relación personal tengamos con el Espíritu Santo mejores adoradores en espíritu y verdad seremos.

En muchas oportunidades, cuando estamos orando, el Espíritu Santo nos guía a hacer una oración especial, dirigida por Él y no por nuestra propia voluntad, nos ayuda a decir mejor las cosas y cuando eso sucede los resultados de esa oración son excelentes.

 MAS EJEMPLOS.

 Al Espíritu Santo se le puede hacer enojar por ser rebeldes...  Isaías 63;10: “...más ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su Santo Espíritu por lo cual se le volvió enemigo y él mismo peleó contra ellos.”

Se le puede contristar... Efesios 4;30: “ Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.”

Se le puede mentir... Hechos 5;3: “ Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué lleno Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?”

Se puede blasfemar contra Él... Mateo 12;31:  “... más la blasfemia contra el Espíritu Santo no les será perdona.”

Realiza acciones, por ejemplo, escudriña...  1 Corintios 2;10: “ ... porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.”

También clama... Gálatas  4;6: “ ... el cual clama: Abba, Padre!!”

Testifica... Juan 15;26:  “ ... él dará testimonio acerca de mí.”

Nos enseña y recuerda... Juan 14;26:  “ ... él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho.”

Nos guía...  Romanos 8;14:  “ Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios.”

También ejerce voluntad sobre nosotros... Lucas 4;1:  “ Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto.”

Pablo en la Primera Carta a los Corintios 12;11 nos enseña:  “ Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.”

Y realmente es muy claro, solamente una persona puede hacer, repartir y elegir (como él quiere).

 El Señor Jesús usa el pronombre personal  masculino “él” para referirse al Espíritu Santo, si solo fuese “ una fuerza” o “poder,”  Jesús hubiese usado él articulo “el” o “la”.

Jesucristo aceptó al Espíritu Santo como una persona, “ os enviaré otro consolador”, aquí el Señor nos habla de otro semejante a él y que podría interceder, ayudar, consolar, enseñar, recordar, acciones que solo una persona puede realizar.

Para concluir podemos decir:

 EL ESPIRITU SANTO:

·                    SIENTE Y ME AMA:  Yo le amaré y trataré de agradarle siempre.

·                    PIENSA Y PLANEA SOBRE MÍ:   Aprenderé de Él y haré mío su plan para mi vida.

·                    TIENE VOLUNTAD Y CON PODER LLEVA A CABO TODOS SUS PLANES:  Siempre le obedeceré, no traspasaré su voluntad jamás, dejaré que Él domine completamente mi personalidad.

 Cuando el Espíritu Santo hace morada en nosotros, entonces muere nuestra personalidad, y nace  y comienza a vivir la personalidad del Espíritu Santo en nosotros. Entonces a partir de ese momento tomamos su personalidad y comenzamos a actuar como Él.

 Querido lector deseo sinceramente que a partir de este momento puedas tener una nueva relación personal con el Espíritu Santo y él te ayudará a tener una mejor relación con Dios. Estoy seguro que si estas en comunión con el Espíritu Santo tu vida cambiará radicalmente. Todo cambiará de manera extraordinaria y podrás vencer todos los obstáculos que se te presenten.

Querido amigo, solo tiene que buscar un verdadero encuentro con Dios, busca con todo tu corazón una verdadera relación personal con el Espíritu Santo, trata de agradarle siempre y Él vendrá sobre ti y hará morada en tu corazón. En ese momento, solo en ese momento, tu vida cambiará de tal forma que jamás podrás vivir sin Su Presencia.

DIOS LOS BENDIGA Y LOS CUIDE.

VICTOR H. DURBANO

 

CONSULTAS Y ORACIONES

MANDA TU OPINION AQUI