Castillo de Almansa
 
El origen de Almansa se pierde en un pasado remoto, pero se cree que en la época de dominación musulmana era ya un lugar próspero.
Fernando III el Santo. Estatua sita en la ciudad de Nájera (La Rioja).

En la parte más antigua de sus muros predomina el tapial, lo que nos hace suponer que los almohades fueron los constructores del primitivo castillo.

1241. Reinando en Castilla Fernando III el Santo, sus tropas llegan hasta Chinchilla, recibiendo Almansa su hijo, el infante Alfonso.

El primitivo escudo de Almansa se compone de un castillo, simbolizando la toma de la villa por los cristianos a los musulmanes.

El infante don Juan Manuel.

Alfonso X el Sabio concede toda la zona en señorío a su hermano el infante don Manuel.

Y este a su vez lo donará a su hijo el infante don Juan Manuel, quien engrandecerá Almansa con privilegios y exenciones ratificadas por los diferentes monarcas.

Se considera al citado el responsable de iniciar las obras del castillo actual.

El infante añade su distintivo particular heráldico (una mano alada empuñando una espada), a ambos lados del castillo.

1338. En un antiguo documento se habla de las aguas que se han de aprovechar para el Castillo de Almansa.

1346. Don Juan Manuel hace merced al Concejo de Almansa de tierras de riego y agua de su posesión. Y pide a cambio:

Antiguo escudo de Almansa.
"que me dedes [...] para ayudar a labrar el mio castillo de aqui de Almansa,
tres mil maravedis [...] Et que [...] los dedes a Ruy Martinez mio criado
y vuestro vezino que los tiene que recabdar para la dicha obra del dicho castillo..."
1474. Tras el repentino fallecimiento sin testamento de Enrique IV en Segovia, la ciudad de Almansa se declara partidaria de los derechos sucesorios de Isabel al trono, a pesar de que el lindante y poderoso Marquesado de Villena acoge físicamente y defiende los derechos de Juana la Beltraneja.

Los Reyes Católicos hacen venir a Enríquez de Navarra, al que nombran alcaide del castillo y villa.

El citado desempeña tan bien su labor que dejan escrito que todos sus descendientes ostenten tal distinción.

1476. Tras la victoria isabelina, Almansa y otras poblaciones del Marquesado de Villena son incorporadas a la Corona por los Reyes Católicos.

1707. Muere el rey Carlos II el Hechizado sin sucesión.

Felipe V.

El Archiduque Carlos de Austria y Felipe de Anjou hacen llegar sus pretensiones al trono.

España se pone de parte del francés, mientras que el austríaco cuenta con el apoyo de Inglaterra y Portugal.

El Archiduque cuenta con las simpatías de Cataluña y Valencia mientras que Castilla se declara felipista.

Archiduque Carlos de Austria.

Escudo de Almansa en el castillo.

Y Almansa justo en el medio, tan cerca que será testigo primordial de uno de los eventos de este conflicto.

Dentro del contexto de la Guerra de Sucesión se celebra la Batalla de Almansa, de enorme importancia en las aspiraciones del candidato francés al trono español.

Con el triunfo final de Felipe V, éste otorga a Almansa la dignidad de "Fidelísima", y un nuevo escudo de armas que es el actual.

Escudo moderno de Almansa.

Tras la victoria se ordena la construcción de un monolito conmemorativo de la batalla, así como se cambia el escudo de armas de Almansa, apareciendo el citado monolito en el segundo cuartel.

1778. El 18 de noviembre, Carlos III remite una carta a "la ciudad de Almansa", siendo como es villa.

Las autoridades locales, que llevan muchísimo tiempo esperando tal consideración y, dado que el monarca no puede equivocarse, aprovecharán para encabezar cualquier tipo de documento con "La ciudad de Almansa...".

Castillo de Almansa nevado (2006), cortesía de María García.
Representación del monolito que existía en la ciudad hasta 1868.

1810. Durante la invasión francesa, hay un intento de crear una nueva división administrativa, siguiendo el modelo francés, en prefecturas. Asi, Almansa, que pertenece al partido de Villena, es incluída en la prefectura de Alicante, situación que durará pocos años.

1820. Con el Trienio Liberal, se realiza otra nueva división administrativa, creando en el territorio español 52 provincias, una de ellas la provincia de Chinchilla.

1833. Se crea la provincia de Albacete.

Almansa pasa a pertenecer a dicha provincia, que queda integrada en la Región de Murcia.

1868. Tras la revolución antiborbónica, el monolito construído tras la Batalla de Almansa queda reducido a escombros.

1873. Durante la I República la ciudad se autoproclama como el Cantón Independiente de Almansa.

1882. El 14 de mayo, en pleno reinado de Alfonso XII, el ayuntamiento almanseño recibe tratamiento de "Ilustrísimo".

1915. El 2 de julio, mediante Real Decreto, obtiene el tratamiento de "Excelentísimo":

" ...por el creciente desarrollo de su agricultura, industria y comercio
y por su constante adhesión a la monarquía...".

   
   
Castillos de España