Castillo de la Estrella Documento sin título
 
 
 
 
 

CASTILLOS DE
CIUDAD REAL

 
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 

 

Se han encontrado numeros yacimientos iberos en la región, sobre todo en las proximidades de los ríos.

El nombre de Montiel tiene un antecedente celta. Lo designaban como "ello" para referirse a los abundantes bosques que rodeaban la zona.

De la presencia romana dan testigo los restos de una villa romana que aún persiste en las afueras del pueblo (1).

Y algunas vías romanas, como la Via Augusta, también llamada Camino de Aníbal, que atraviesa la meseta hasta las zonas béticas.

711. Llegan los árabes y con ellos la destrucción de la Meseta Oretana.

865. Omar ibn Hafsún capitanea una revuelta de moros y cristianos contra el Emir de Córdoba. Son finalmente derrotados en las Torres de Xoray.

888. Se produce otra revuelta a cargo de Ashaq ibn Ibrahim al-Uqayali que durará algunos años.

1066. El Rey de Sevilla Aben Abed pasa por estas tierras al frente de una expedición guerrera. La línea fronteriza cristiano-musulmana aún queda bastante lejos.

1143. El Gobernador de Toledo, Munio Alfonso, vuelve de una exitosa razzia por la campiña cordobesa.

Cerca de aquí les salen a su encuentro un cuerpo de ejército almorávide capitaneados por los reyes Azuel de Córdoba y Abenceta de Sevilla (4).

1147. Alfonso VII conquista Calatrava. Las Ordenes Militares cristianas agudizan su presión sobre esta zona.

Los musulmanes refuerzan sus fortalezas defensivas. El castillo se cree que pudiera ser de este último período de dominación musulmana.

La zona se convierte en un punto importante de correrías a cargo de uno y otro bando.

Los cristianos se refieren a la población como Mont-ello, y su alcazaba es ya la más importante del Campo de Montiel (2).

Alfonso VIII consigue conquistarla para perderla poco después, ante el empuje almohade.

1212. Tras la batalla de las Navas de Tolosa, en tiempos de Alfonso VIII, Mont-ello queda incorporado en el Reino de Castilla.

Los musulmanes vuelven a reconquistarla tras la muerte del citado rey.

1226. Fernando III el Santo conquista definitivamente el castillo durante sus correrías realizadas por Jaén y Ciudad Real.

Alfonso VIII en un imaginario retrato.

Cruz de la Orden de Santiago.

1227. Tras mandar reformar el castillo, lo concede junto con el próximo de San Pablo a la Orden de Santiago.

La zona es objeto de continuas algaradas entre moros y cristianos, quedando desierta.

Por ello, la Orden concede privilegios a las personas que habiten esta zona durante diez años.

1252. Alfonso X el Sabio concede el privilegio de la celebración de un mercado anual de un mes de duración a la villa.

Especial relevancia tiene el Maestre de Santiago, don Pelayo Pérez Correa, quien dispone que aquellas parejas que contraigan matrimonio dentro del territorio estarán exentas de pechar (3) durante un año.

1275. El nuevo Maestre don Gonzalo Ruiz concede Fuero a Montiel, aumentando además el número de aldeas que lo componen.

Castillo de La Estrella nevado.

Siglo XIV. Pertenece Montiel a la citada Orden de Santiago hasta que el fraile Pedro Ruiz de Sandoval lo cede al Rey de Castilla Pedro I el Cruel.

1369. El 14 de marzo se produce en las inmediaciones del castillo, la Batalla de Montiel, en la que las huestes de Pedro I son derrotadas por el ejército de su hermanastro, Enrique de Trastámara.

Con los pocos leales que le quedan, busca refugio en el Castillo de la Estrella, siendo sitiados duramente durante 9 días.

El 23 de marzo, Pedro I es atraído mediante engaños a la tienda de Bertrand Du Guesclin. Allí se encuentra con su hermano bastardo Enrique fuertemente armado, quien le causa la muerte.

Según el historiador Pedro López de Ayala, -conocido por su animadversión al rey- habría sido el propio Enrique sin ayuda el causante del magnicidio.

Pedro I el cruel.
Escudo de armas de Bertrand Du Guesclin.

Según el cronista galo Froissart, estando Pedro I encima de su oponente y a punto de darle la cuchillada mortal, Du Guesclin habría ayudado al de Trastámara, colocándole encima del rey castellano y variando el fatal desenlace.

Como fuere, para la posteridad han quedado unas célebres palabras, atribuidas al mercenario galo:

"Ni quito ni pongo rey, sólo ayudo a mi Señor"

Una vez asesinado, Pedro I es decapitado. Su cabeza es expuesta en las almenas del castillo y llevada después a Sevilla, mientras su cuerpo es enterrado en Montiel.

1374. Se traslada su cuerpo también a Sevilla.

Siglo XV. Es nombrado Comendador de Montiel Gonzalo Chacón, el fiel secretario de Don Alvaro de Luna.

Aquí escribirá parte de la biografía del Condestable de Castilla mientras custodia parte de sus joyas traídas desde Escalona.

1478. Recibe Montiel la visita de dos caballeros quienes recomiendan urgentemente realizar obras en la fortaleza.

1573. Felipe II decide que la capitalidad del Campo de Montiel pase a la localidad de Villanueva de los Infantes.

1833. Javier de Burgos realiza la división provincial de España, integrando todos los antiguos municipios del Campo de Montiel -excepto Ossa de Montiel que se integra en Albacete- en la nueva provincia de Ciudad Real.

1974. El pueblo de Montiel erige un monolito en memoria del Rey de Castilla Pedro I justo en el lugar en el que se supone que murió.

2007. La comarca consigue la denominación de origen Campo de Montiel, para el aceite de oliva aquí producido.

Monolito erigido en 1974 en Montiel, en memoria de Pedro I.
 

(1). De esta población procede un hermoso anillo de oro. Se cree que sería originario de la Grecia del siglo V a.c. Representa un relieve en el que se puede contemplar un lobo con las fauces abiertas y dos delfines. Actualmente depositado en el Museo Provincial de Ciudad Real.

(2). Según el escritor Corchado, el término Campo de Montiel define, originariamente, a todo el término dominado desde el Castillo de Montiel, excluyendo los Castillos de Eznavejor, Alhambra y Algecira.

(3). Pechar, del rae "pagar pecho". Dicese del tributo que se pagaba al rey o señor territorial, por razón de los bienes o haciendas.

(4). Según las crónicas, el reyezuelo Abenceta se adelanta impetuosamente y acomete contra el destacamento cristiano, resultando muerto por el primer caballero cristiano con que se topa, de nombre Pedro Alguacil, quien, además, le decapita y clava su cabeza en la pica de su lanza.

Los cristianos, en inferioridad numérica, desarbolan y causan infinidad de bajas en el ejército almorávide, haciendo gran número de prisioneros y volviendo a Toledo con las cabezas de los dirigentes muertos en las picas de sus lanzas. En este embite también resulta muerto el reyezuelo Azuel.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 17/02/2014