Castillo de Zorita de los Canes
 
 
 
 
 
CASTILLOS
DE GUADALAJARA
 
Riba de Santiuste
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:

La zona ya se encuentra poblada en tiempos de los visigodos.

578. El rey Leovigildo manda construir en el ahora llamado Cerro de la Oliva, la ciudad de Recópolis, en honor de su hijo y heredero Recaredo.

Siglo VIII. Los musulmanes se hacen con el control de la antigua ciudad.

Siglo IX. Cuando los cristianos comienzan sus algaradas, los musulmanes dejan de sentirse seguros. Abandonan la antigua Recópolis, llevándose muchas de sus piedras consigo. Muhammad I ordena la construcción de una alcazaba en el cerro contiguo.

Dicha fortaleza es construída originalmente sobre una lancha de piedra de muy difícil acceso (mide aproximadamente 10 metros de alto).

Ibn Hafsúm desde sus dominios de Zorita, se encarga de razziar y hostigar las vecinas tierras de Toledo, incomodando así al califa Abderramán III.

1085. La conquista de Toledo por los castellano-leoneses trae consigo el desplome musulmán en la zona, incluyendo a Zorita.

1097. Ya en manos cristianas, Alfonso VI coloca como gobernador de la misma a Alvar Fáñez, quien desde esta fortaleza hostiga continuamente a los musulmanes conquenses.

Desde aquí parte en agosto un destacamento cristiano al mando del primo-hermano del Cid, que es emboscado y derrotado en Cuenca.

1148. El Papa Eugenio III concede al Arzobispado de Toledo los derechos sobre la villa.

1149. El 8 de febrero Alfonso VII se entrevista aquí con Ibn Mardanix El Rey Lobo y con el Rey de Murcia. Este mismo día ordena repoblar La Alcarria.

De tierras aragonesas llegan multitud de mozárabes que no tardan en levantar caseríos y comenzar a labrar las tierras. La custodía de la zona la deja en manos de la poderosa familia de Los Castro.

Alvar Fañez. Dibujo de Julián de Velasco.
Los Castro con el devenir de los tiempos terminan adueñándose del lugar, haciendo sus vasallos a los lugareños y enfrentándose al poder real.
Alfonso VIII. Jardines de la Plaza de Oriente. Madrid

Durante la minoría de edad de Alfonso VIII, esta poderosa familia es firme aliada de Fernando II de León, contribuyendo a que este consiga tierras y ciudades en Castilla.

1164. Tropas de Zorita de los Canes contribuyen con Los Castro a la derrota de la familia rival Lara en las cercanías de Huete.

Ya convertido en Rey de Castilla, Alfonso VIII conquista nuevamente Zorita, expulsando a Los Castro de la ciudad.

1170. Forma parte de la dote aportada por el citado rey para su futuro matrimonio con Leonor Plantagenet.

1174. En entregada a la Orden de Calatrava para que defiendan la zona de los musulmanes conquenses. Martín Pérez de Siones, su Maestre, la transforma en cabeza de Encomienda y un fortísimo bastión defensivo, pleno de tropas, caballeros y armamentos.

Se cree que de entonces proviene su nombre de Zorita de los Canes, por tener grandes perros alanos distribuidos por sus torres y patios.

En estos tiempos se levantan sus murallas, cubos y edificios. La capilla románica y el ábside en forma de cruz, propio de las órdenes militares.

1180. El 8 de abril Alfonso VIII concede fuero a Zorita por la amenaza de despoblamiento por causa de las razzias almohades.

1195. Los almohades conquistan el Castillo de Calatrava, sede de la Orden, pasando a cuchillo a sus defensores. Seguidamente se pierde Salvatierra.

Zorita se convierte entonces en la sede principal de la Orden de Calatrava. De la mano de su Maestre Ruy Díaz (1207-1212), no tarda en en llegar a ser la más importante fortaleza de La Alcarria castellana.

1212. Tras las Navas de Tolosa se convierte en sede de la Encomienda de los calatravos. Su importancia es tal que llegan a generarse disputas entre los propios miembros de la Orden.

Caballero Calatravo
Zorita antes de la restauración

1328. La fortaleza consta de dos entradas:

  • la de Poniente, que presenta un doble arco de herradura y ojival
  • la del Levante, a través de una torre albarrana, enlazada con el recinto amurallado. A través de dos arcos apuntados donde se puede leer una inscripción:

Pero Diaz me fecit Era 1328

Con las conquistas de nuevos territorios y el traslado de la línea fronteriza hacia el sur, Zorita comienza a perder protagonismo, iniciándose un lento período de decadencia.

Ciudad y fortaleza vuelven nuevamente a la Corona.

Estado actual y en plena reforma del castillo.

1545. Una gran crecida del río arrasa con el puente de piedra, cuyos restos aún pueden apreciarse junto a las puertas de la muralla.

1556. Ciudad y fortaleza han alcanzado ya el apogeo de su decadencia, cuando Felipe II vende ambos a Ruy Gómez de Silva.

El susodicho, Duque de Pastrana, acondiciona el castillo para habitarlo junto a su esposa Ana Mendoza de la Cerda, Princesa de Eboli.

1572. Funda mayorazgo para su hijo Rodrigo de Silva y Mendoza, donde se incluyen el castillo y la villa de Zorita.

Foto anterior a la reforma.
Foto antigua.

1732. Los Duques de Pastrana, también Duques del Infantado, venden todo a don Juan Antonio Pérez de la Torre.

El título de Comendador de Zorita perdura hasta el siglo XIX, aunque ya de forma exclusivamente honorífica.

1931. Es declarado Conjunto Histórico Artístico.

1946. Por aquí pasa Camilo José Cela en su Viaje a la Alcarria y dedica a Zorita unos versos.

1968. Se inaugura en su término la Central Nuclear José Cabrera, primera de las españolas.

1998. Se emprende un amplio programa de restauración.
 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 10/05/2015