Castillo de Jadraque
 
 
 
 
 
CASTILLOS
DE GUADALAJARA
 
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
Fotografía tomada por Mariano Ormad Ferrer, alcalde de Jadraque, en el año 1961.

Según Ptolomeo, habría existido un Jadraque romano, conocido como Varada (ciudad amurallada), quedando algunos vestigios junto a la calzada que unía Emérita y Caesar Augusta.

Siglo VIII. Se sabe que existía alguna construcción anterior a la actual. A finales de este siglo existía una torre o atalaya islámica.

801. En una crónica árabe se menciona que Yusuf, hijo de Al-Hakan I, es recluído en Chadaraque (campo verde), tras una revuelta en Toledo.

Posteriormente evoluciona a Xadaraq, Xadrac y Xadraque, que, según la Real Academia de la Lengua, significa señorío.

Según algunos historiadores, el Castillo de Castejón que se menciona en el Poema de Mio Cid, sería en realidad la villa de Jadraque.

Le llaman el Castillo del Cid a este de Jadraque, porque en el recuerdo popular queda la idea de haber sido conquistado a los árabes, en lejano día del siglo XI, por Rodrigo Díaz de Vivar.

Tal evento habría tenido lugar, en el exilio del Campeador, al salir del Monasterio de San Pedro de Cardeña, cruzando el Reino moro de Toledo por la Sierra de Miedes, encontrándose el citado castillo, que los cristianos denominaron Casteion.

1085. Alfonso VI toma Toledo a los árabes. Castillo y villa de Jadraque pasan a manos castellanas.

El Castillo de Jadraque, según dijo de él Ortega y Gasset, asienta sobre

"el cerro más perfecto del mundo"

1119. Está datado el primer documento referiéndose a Jadraque, con la denominación de Castejón de Ayuso (abajo).

El Cid en sello.

Foto cortesía de Oscar Zamora (2007).

1146. Alfonso VII lo vende al Concejo de Atienza, integrándose en el Común de Villa y Tierra de Atienza, utilizando sus fueros y sus pastos comunales, pero formando una comarca llamada "Tierra de Jadraque".

Su crecimiento es rápido y notable, favorecido por el enclave cercano y su privilegiada situación estratégica junto al rio, en el camino real hacia Aragón.

Inmediatamente se suceden los pleitos, con el fin de independizarse del común atencino.

1198. Se crea el Pontificial de Jadraque.

1434. Juan II de Castilla escinde del Común de Tierra y Villa de Atienza los Sexmos del Bornoba y del Henares, dentro del cual está incluída Jadraque.

Y lo incluye como dote para doña María, nieta de Pedro I el Cruel, que va a contraer matrimonio con Gómez Carrillo de Acuña, Camarero del rey. 

El recién creado Señorío es heredado por Alonso Carrillo de Acuña, quien en pocos años, dilapida su herencia.

1469. Permuta la villa y el Castillo de Jadraque, junto con Alcorlo y su villa, a don Pedro González de Mendoza, a cambio de la villa y el Castillo de Maqueda.

Es este magnate alcarreño quien inicia la construcción del castillo con la estructura que hoy vemos. El Gran Cardenal olvida la clásica estructura medieval y le dá un carácter palaciego y renacentista, siendo por tanto un castillo-palacio.

Se cree que el arquitecto pudiera haber sido Juan Guas, y únicamente se aprovechará una gran torre pentagonal de la vieja fortaleza existente.

El Cardenal Mendoza. Grabado de la Biblioteca Nacional. Madrid.
Escudo de armas de los Duques de Medinaceli.

1488. Acaban las obras de reconstrucción del castillo, celebrándose el evento con grandes fiestas y la asistencia de nobles personajes, incluídos los mismísimos Reyes Católicos.

1489. El citado Pedro González dona el castillo a su hijo mayor, llamado Rodrigo Diaz de Vivar y Mendoza, por creer o pretender aquel estar emparentado con el linaje del Cid Campeador.

1492. Casa en Medinaceli con Leonor de la Cerda, hija de los Duques de Medinaceli, recibiendo el título de Marqués de Zenete y Conde del Cid, por gracia de los Reyes Católicos, por haberse distinguido especialmente en la reconquista de Granada. Al mismo tiempo recibe de su padre el Castillo de Jadraque como lugar de residencia.

1497. El 8 de abril fallece doña Leonor, apenada por la reciente muerte de su hijo de pocos meses y las continuas infidelidades de su marido (empedernido mujeriego).

Rodrigo Diaz marcha a Italia donde demuestra tanto su valor como sus dotes de seducción.

1504. El casquivano Rodrigo (42 años) regresa a Castilla, donde se enamora de la adolescente María de Fonseca (14 años), amor que es correspondido. Pero su padre, Alonso de Fonseca tiene en mente un matrimonio de conveniencia para su hija María.

Rodrigo, celebra esponsales en secreto con María, con la complicidad de la madre; matrimonio que no gusta ni a los Fonseca ni a Isabel la Católica por casarse sin aprobación real.

La Reina de Castilla, oídas las quejas de los Fonseca, hace encerrar en el Castillo de Cabezón a Rodrigo.

Plano del Castillo de Jadraque

Alonso de Fonseca, por su parte, no consigue que su hija case con el pretendiente elegido por él. Enfurecido, hace encerrar a su hija en un convento.

Isabel la Católica muere en noviembre y el Marqués de Zenete es liberado, rescatando, seguidamente a su joven amada del citado convento.

1506. Casan en Jadraque, trasladándose a vivir al castillo.

1508. Entre sus muros nace Mencía de Mendoza, primogénita de los Marqueses de Zenete.

1521. Muere el Conde del Cid, pasando la villa y el Castillo de Jadraque a manos de su hija Mencía de Mendoza, quien tras su matrimonio con Enrique de Nassau se convierte en Condesa de Nassau.

1533. La Condesa se retira a su fortaleza jadraqueña, a la cual siempre tendrá un gran cariño, tras quedar viuda.

Tras morir doña Mencia sin descendencia alguna, villa y castillo pasan a su hermana María, casada con Diego Hurtado de Mendoza, pasando a formar parte de los extensos bienes y patrimonio de la Casa del Infantado.

1560. Se aloja en el castillo Isabel de Valois, hija de los Reyes de Francia, cuando viene a reunirse con Felipe II, tras haberse casado por poderes en la Catedral de París.

Mencia de Mendoza, II Condesa de Zenete.
Foto antigua del Castillo de Jadraque.
Otra foto antigua de Jadraque.

1603. Entra una comitiva de frailes capuchinos protegida por un fuerte destacamento militar. Traen desde Atienza las Santas Espinas, para ver de curar al aquí convaleciente príncipe Felipe.

A mediados de siglo, la peste causa una gran mortandad.

1700. Se inicia la Guerra de Sucesión.

1703. El Duque de Berwick acampa en los alrededores.

1706. Se produce un fuerte incremento de tropas en las cercanías de Jadraque, leal a Felipe V. Tras abandonar éste la zona, las tropas del Archiduque Carlos saquean la villa, profanan la iglesia y maltratan el viejo castillo.

1710. Los jadraqueños son condecorados al valor, tras la Batalla de Villaviciosa.

1714. Isabel de Farnesio, la flamante esposa de Felipe V, llega a Jadraque.

1808. Los franceses hacen de Jadraque su centro de operaciones en la zona, durante el comienzo de la Guerra de la Independencia. El castillo se encuentra ya prácticamente inhabitable.

1810. Aparece por Jadraque Juan Martín Diez el Empecinado, quien sufre un intento de envenenamiento por parte de un traidor.

1811. Todos los sacerdotes y algunos vecinos, son trasladados por los franceses hasta Brihuega, acusados de distintos cargos contra su seguridad.

1823. Acampan en las cercanías los Cien Mil Hijos de San Luis, el ejército francés que acude a la llamada de auxilio de Fernando VII contra los liberales.

El Empecinado. Pintura anónima. Museo Lázaro Galdiano.

1836. El general carlista Gómez se instala en Jadraque. Desde aquí se dirige a otros cuerpos de ejército aragoneses y valencianos, proponiéndoles un ataque a Madrid.

1889. El arruinado Duque de Osuna y del Infantado Mariano Girón, subasta el castillo que es adquirido por los vecinos por 305 pesetas.

1936. Durante la Guerra Civil el castillo está a punto de desaparecer por completo.

1959. Comienzas las primeras obras de restauración en las que participan activamente los vecinos, bien con su trabajo personal o con aportaciones de dinero.

Dichas obras duran cinco años y se restauran principalmente las murallas.

1982. Ante el evidente deterioro del castillo, la dirección de Patrimonio Artístico realiza una nueva restauración. Se sanean las almenas y se reparan sus muros, dotando al conjunto de focos para iluminación.

2002. Se aprueba un presupuesto para la reparación del Castillo del Cid.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 04/02/2010