CASTILLOS
DE GUADALAJARA
 
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
Foto nocturna del castillo.

Tradicionalmente se ha aceptado que la más remota Sigüenza debió residir en el cerro de Villavieja, frente a la ciudad actual y al otro lado del río, aunque parece más creíble que estuviera en el cercano cerro del Mirón más extenso, más idóneo y donde se han encontrado vestigios de la Edad del Hierro.

Sus primeros habitantes celtíberos la conocen como Segonola.

Tito Livio considera a Segontia (la que domina el valle), como ciudad bajo influencia de los titos y más tarde, de los arévacos.

El historiador romano Plinio la hace una de las seis ciudades arévacas más importantes y seguramente la más importante urbe romana de su provincia. Quizás por eso los romanos la convierten en un importante centro de comunicaciones, levantando un primer torreón de vigilancia.

La Segontia romana desciende hasta La Vega, situando el centro de la ciudad en el actual Paseo de la Alameda.

En la época visigoda la población crece en torno a la actual Iglesia de Ntra. Sra. de los Huertos, mientras una torre de vigilancia se mantiene donde está el castillo actual.

589. Su obispo visigodo Protógenes está presente en el Concilio de Toledo.

713. Es conquistada por los árabes.

Transforman la antigua fortaleza en medina y dejan una fuerte guarnición en ella, dependiente de Madina al-Salim (Medinaceli).

Estos permiten a los cristianos seguir conservando su religión y sus templos, diseminados en torno a la ciudad baja, entre los huertos.

Siglo XI. A partir de este momento son constantes los enfrentamientos entre cristianos y musulmanes.
Foto de Antonio López.

1104. Alfonso VI conquista Medinaceli. Sigüenza queda encuadrada en el Común y Tierra de Medinaceli, procediéndose a la repoblación.

1108. Tras el desastre cristiano en la Batalla de Uclés, la amenaza almorávide se extiende por la zona.

1109. Una intrépida incursión almorávide atraviesa el valle del Henares. Ocupa Sigüenza -dejando una guarnición- y obliga a levantar el cerco cristiano sobre Medinaceli.

Tras la muerte del rey castellano y la ascensión al trono de su hija Urraca, la ciudad queda en poder de manos aragonesas.

1121. Bernardo de Agen es nombrado Obispo de Sigüenza, a pesar de que la ciudad aún no ha sido conquistada.

1124. Tras un duro asedio, las tropas de doña Urraca y su hijo Alfonso reconquistan la ciudad para Castilla y León. Bernardo de Agen se aloja en los restos de la Iglesia de los Huertos, mientras se planea como reedificar y amurallar la población.

1138. Alfonso VII entrega al citado Bernardo y a su cabildo de clérigos, el señorio temporal de la ciudad, ligándose así durante siglos la historia de Sigüenza a la de sus obispos.

1146. Alfonso VII procede a la fusión de la Sigüenza baja (cristiana) con la alta (musulmana).

Hace entrega de la parte musulmana a Bernardo de Agen, quien transforma la alcazaba árabe existente en el monte en fortaleza cristiana, acondicionándola y restaurándola como residencia propia. Asímismo, inicia las obras para la construcción de la catedral.

1152. El bravo obispo encuentra la muerte luchando contra los musulmanes al lado del río Tajo.

Escudo de Bernardo de Agen. Castillo-parador de Sigüenza.

Su sucesor, el obispo Cerebruno, manda levantar la muralla que rodea la fortaleza y desciende hasta el río.

1167. La ciudad crece de forma imparable y el anterior, convertido ya en Arzobispo de Toledo, manda edificar las Iglesias de Santiago y San Vicente.

1177. El obispo Joscelino apoya a su rey Alfonso VIII en la toma de Cuenca.

1195. El obispo Rodrigo y sus tropas se hayan junto al rey Alfonso VIII en el desastre sufrido por éste en Alarcos.

El obispo Pedro de Leucata comienza las obras de la actual catedral, a medio camino entre las dos Sigüenzas.

Una vez terminada, se van acercando los habitantes de la parte inferior, quedando ésta finalmente despoblada.

1297. Dentro de las guerras intestinas castellanas, las tropas del rebelde Juan Núñez de Lara, al servicio del infante Alfonso de La Cerda, conquistan la fortaleza.

Son desalojados en pocas horas por la población y las tropas del obispo García Martínez (leales a doña María de Molina).

Cuentan las crónicas que los expulsados ofrecen una pobre resistencia por haberse dedicado a comer y beber cuanto pillaron en la despensa.

Aspecto de las antigua puerta de entrada del Castillo de Sigüenza.

Algunos años después, el obispo Simón Girón de Cisneros, realiza obras de restauración en la puerta de entrada al castillo, que ha quedado en mal estado como consecuencia del asalto, añadiendo dos torres semicirculares.

1355. Blanca de Borbón, reciente esposa del rey Pedro I el Cruel, es alojada en calidad de prisionera en una de sus torres, la cual aún lleva su nombre en recuerdo de tan ilustre dama.

Siglo XV. Juan II de Castilla dispone que los judíos han de vivir apartados de los cristianos.

1445. Los Infantes de Aragón, en su guerra contra el anterior, conquistan Torija y Atienza y amenazan desde allí a toda La Alcarria.

1449. Con motivo de esta guerra, las murallas y el Castillo de Sigüenza son reformados y reforzados.

1451. Tras la toma del Castillo de Riba de Santiuste por los aragoneses, la ciudad es puesta en estado de máxima alerta.

1452. El 6 de febrero el obispo Fernando de Luxán emite un pregón mediante el cual todos los vecinos están obligados a acudir a la puerta de la villa, en caso de toque de campana, para defenderla de un eventual ataque navarro

"so pena de confiscación de sus bienes y 60 días de prisión en el aljibe municipal"

Juan II dá instrucciones preciosas al Obispo de Sigüenza para que reclute un ejército, reconquiste el Castillo de la Riba de Santiuste y vuelva la paz a la zona.

Fernando de Luxán emite un edicto por el cual ordena a los vecinos la entrega de cualquier arma de fuego. Ordena una leva concejil, incluyendo a los judíos -a pesar de que su religión les prohíbe el uso de las armas- y se dispone a cumplir lo ordenado por su rey (1).

Acompaña a su ejército a las proximidades del castillo. Pero, siendo un hombre ya de avanzada edad, delega el mando del mismo en el deán López de Madrid.

Juan II. Libro de Estampas de los Reyes
Fotografía antigua y la actual del año 2007.

El citado deán "hombre de pelo en pecho" (2)

reconquista villa y castillo (ver Castillo de la Riba de Santiuste).

1453. Los soldados navarros capturados en la aventura terminan en las mazmorras de Sigüenza.

El citado López de Madrid, ebrio de gloria, hace su entrada triunfal en Sigüenza.

1465. Muere Fernando de Luxán. López de Madrid se hace nombrar obispo por el cabildo, sin respetar la decisión del Papa, que ya ha elegido como tal a Pedro González de Mendoza.

1466. Una oscura noche, las tropas reales junto con las mendocinas, entran en el castillo, arrestan al obispo impostor y lo hacen trasladar al Castillo de Atienza, en cuyas mazmorras morirá algún tiempo después.

1467. Se inicia la prelatura del Cardenal Mendoza, situando a hombres de su confianza tales como el futuro Cardenal Cisneros o Juan López de Medina.

1486. Durante la Campaña de Granada muere el joven caballero Martín Vázquez de Arce, natural de Sigüenza y que está enterrado en la catedral, en la Capilla de Los Arce (3).

1512. Se inicia el episcopado de Fadrique de Portugal.

Foto antigua con la Fortaleza de Sigüenza.

1537. Se reedifica la Iglesia de Ntra. Sra. de los Huertos. Se termina la Ermita de San Roque. Se crean nuevas calles y se derriba la muralla que estaba frente a la catedral, dando amplitud a la misma.

Sigüenza ve pasar la Guerra de Sucesión sin apenas daños.

1796. El obispo Juan Díaz de la Guerra renuncia al privilegio otorgado por Alfonso VII en 1138, mediante el cual los obispos seguntinos pasaron a ser dueños absolutos de la ciudad y sus tierras.

1808. Con la Guerra de la Independencia los franceses se instalan en la fortaleza, utilizándola como depósito de municiones y almacén de víveres.

1811. Los franceses, mandados por Mouton-Duvernet, causan importantes destrozos en la fortaleza.

Por este motivo recibe el acoso de las partidas de El Empecinado, quien, en un enfrentamiento con los franceses, les causa hasta doscientas bajas.

1827. Siendo obispo Manuel Fraile García, se hospedan en la fortaleza Fernando VII y María Josefa Amalia, junto con La Corte y un numeroso séquito.

1833. La provincia de Guadalajara simpatiza enormemente con la causa carlista, sobre todo en ámbitos rurales. Se inicia la I Guerra Carlista o De los Siete años.

1836. El carlista Miguel Gómez ocupa la ciudad.

El 30 de agosto derrota al ejército gubernamental cerca de la localidad de Matillas -cerca de Jadraque-.

Miguel Gómez Damas, según un dibujo del francés Isidore Magués.

El general carlista Ramón Cabrera

El 24 de noviembre el general carlista Ramón Cabrera ocupa nuevamente Sigüenza. Hasta tres años más tarde, partidas carlistas recorrerán toda la zona.

1872. Durante la III Guerra Carlista, es ocupada por las tropas del carlista Angel Casimiro Villalaín, pero esta vez es recuperado rápidamente por las tropas gubernamentales.

1875. Partidas carlistas aún recorren la región.

En septiembre se dá por finalizada dicha guerra en toda la provincia de Guadalajara.

Posteriormente se produce un gran incendio que lo arruina completamente.

Es utilizado como cuartel de la Guardia Civil.

1936. El ejército republicano se instala en la ciudad.

El 15 de octubre las tropas nacionales conquistan la Catedral, último bastión republicano en Sigüenza.

Don Francisco Layna Serrano, lucha por conseguir que se restaure el castillo y vuelva al esplendor de antaño.

1970. Se inician las obras de restauración.

1976. Finalizan las obras y la fortaleza queda convertida en Parador Nacional de Turismo.

 

(1). Memorias Eclesiásticas de Sigüenza.

(2). Según una descripción del doctor Layna Serrano.

(3). Martín Vázquez de Arce era paje de don Diego Hurtado de Mendoza, I Duque del Infantado. Acompañó a Su Señor en la campaña granadina, sufriendo una emboscada musulmana y muriendo en ésta. Años más tarde, su cadáver será trasladado a la Catedral de Sigüenza, donde su familia había adquirido una Capilla, siendo enterrado en ésta, junto con los miembros de su familia, en la llamada "Capilla del Doncel".

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 10/10/2011