Castillo de Torija
 
 
 
 
 
CASTILLOS
DE GUADALAJARA
 
Riba de Santiuste
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
Escudo reciente de Torija.

Su privilegiada situación le presupone haber estado habitado desde tiempos inmemoriales.

Los romanos construyen una pequeña fortificación de vigilancia desde donde controlan el amplio valle.

De la etapa musulmana apenas se tienen noticias.

La palabra torija parece ser que designa un lugar alto o torrecilla.

1085. Torija es conquistada por Alfonso VI a los árabes.

Es paso obligado hacia Aragón.

El lugar es cedido a Los Templarios, quienes construyen el Convento de San Benito justo enfrente de él y reconstruyen y amplían la fortaleza (1) (2).

1340. Alfonso XI se lo entrega a su capitán Alonso Fernández Coronel, el cual se ha distinguido en la Batalla del Salado.

1353. Este caballero es mandado asesinar por el nuevo rey Pedro I el Cruel, quien entrega Torija a Iñigo López de Orozco.

1367. Se celebra la Batalla de Nájera.

Tras celebrarse ésta, el Señor de Torija, es asesinado alevosamente por el Cruel, por haberse pasado a servir a su hermanastro Enrique II de Trastámara.

Enrique II, nuevo rey, dona el lugar algo después a don Pedro González de Mendoza.

1380. Este funda mayorazgo en favor de su hijo y primogénito, Diego Hurtado de Mendoza, futuro Almirante de Castilla.

Escudo de armas de Pedro González de Mendoza.

1385. Muere Pedro González de Mendoza en el transcurso de la Batalla de Aljubarrota.

María Coronel, consigue del rey Juan I de Castilla la restitución de sus derechos sobre el lugar.

Siglo XV. Don Fernando de Antequera, Regente de Castilla, dona Torija a su Copero Mayor Pedro Núñez de Guzmán, de quien pasa a su hijo Gonzalo de Guzmán, Conde de Gelves.

1445. Los Infantes de Aragón conquistan Torija y, desde aquí, amenazan toda La Alcarria.

Llegan a sitiar Brihuega y se plantan, amenazantes ante el mismísimo Alamín de Guadalajara.

Juan II de Castilla faculta al Arzobispo de Toledo, Alonso Carrillo y el Marqués de Santillana, a que recuperen Torija.

Sus tropas sitían la ciudad, donde Juan de Puelles, capitán de los Infantes de Aragón, se ha hecho fuerte.

Se defiende con denuedo y aguanta bravamente el sitio durante siete largos años.

1452. Tras su definitiva conquista, el castillo y la zona son entregados a don Iñigo López de Mendoza, el citado Marqués de Santillana.

En este mismo año, su hijo Lorenzo Suárez de Figueroa casa con Isabel de Villandrando y Borbón, llegando ambos a morar con frecuencia en el castillo.

Foto antigua del castillo antes de la restauración.

Comienza así por parte de Los Mendoza, un período bastante largo de posesión de la ciudad. Son los constructores del castillo tal y como lo conocemos en su planta actual (3).

1469. El 28 de abril es nombrado como I Conde de Coruña del Conde por merced de Enrique IV de Castilla.

El 28 de septiembre es nombrado como I Vizconde de Torija por el mismo rey.

Este I Vizconde es quien levanta la actual Torre del Homenaje del castillo.

1481. El 21 de mayo fallece Lorenzo Suárez.

Su hijo, Bernardino de Mendoza, II Vizconde de Torija, casado con Catalina de Córdoba, funda Mayorazgo, que incluye la villa y el castillo-fortaleza.

Se cree que Bernardino es el constructor del Palacio de Guadalajara.

Casa en segundas nupcias con María Manrique de Sotomayor.

El primogénito de este, Lorenzo Suárez de Mendoza, muere joven y sin descendencia.

1513. Su segundo hijo y heredero, Alonso Suárez de Mendoza, casa con Juana Ximénez de Cisneros -sobrina del Cardenal Cisneros- apadrinando este el enlace.

1520. Hacia este año nace su primogénito, Lorenzo Suárez de Mendoza (5).

Escudo de la familia Mendoza.

1530. Alonso, junto con otros de sus caballeros, desafían a cualquier caballero que ose pasar cerca de Torija y su castillo, en lo que se suele llamar Paso Honroso.

1534. Fallece Bernardino de Mendoza, sucediéndole su segundogénito, Alonso Suárez de Mendoza, III Vizconde de Torija.

Este mismo año, los Vizcondes de Torija aceptan ser Patronos del Colegio de San Ildefonso de Alcalá de Henares.

Esta estirpe mendocina, aunque habitualmente residen en Guadalajara y posteriormente en Madrid, mantendrán siempre un gran cariño por su castillo alcarreño, con un alcaide permanente a su cuidado.

TORIJA EN LA RED

Alonso participará en las campañas contra Francia y en la de Túnez (1535), al lado de Carlos I.

1544. Muere Alonso Suárez de Mendoza. Es enterrado, por expreso deseo suyo, en la Iglesia de Torija, junto con sus antecesores -a los que había hecho trasladar desde el Monasterio de Lupiana-.

Su sucesor, Lorenzo Suárez de Mendoza, IV Vizconde de Torija, se encuentra una deuda de 150.000 ducados, a pesar de que su progenitor recibía unas rentas de casi 15.000 ducados anuales.

Felipe II es agasajado por el IV Vizconde y hospedado en el castillo a su paso por la localidad.

Lorenzo Suárez de Mendoza es un hombre culto, de carácter afable, honrado y, como sus antecesores, mecenas de la Universidad de Alcalá de Henares y embellecedor de la Iglesia de Torija.

Además, habita durante unos años en el Castillo de Torija -sus casas de Guadalajara están en completa rehabilitación-.

Casa con Catalina de la Cerda y Silva.

Foto antigua del castillo, visto desde la carretera. Plano del Castillo de Torija.
Bernardino Suárez de Mendoza.

1580. Es nombrado como Virrey de México, cargo que ejercerá durante tres años.

Creador del Tribunal de Comercio de México, su labor será alabada por los futuros historiadores americanos, a pesar del corto espacio de tiempo en que ejerció.

1583. El 12 de abril realiza testamento.

El 28 de junio muere en México y es enterrado en el Convento de San Franco, en su capital (6).

Bernardino Suárez de Mendoza el Ciego, es el V Vizconde de Torija -su hermano mayor había muerto algunos años antes sin descendencia-.

Había intervenido en la Batalla de Mons (1567), y en otras muchas, sirviendo al Duque de Alba.

Casado con Mariana de Bazán y Zúñiga (1576).

1584. Es expulsado de Inglaterra -donde ejercía como Embajador desde 1576-.

El motivo es por hallarse involucrado en una conjura contra la reina Isabel I, siendo nombrado, inmediatamente, Embajador en Francia.

1490. Es nuevamente expulsado, tras la victoria francesa de Enrique IV, acusado de espiar para Felipe II.

Habiéndose quedado totalmente ciego en los últimos años de su vida, decide retirarse al Monasterio de San Bernardo de Madrid.

1604. Muere en el citado Monasterio, siendo trasladado a la Iglesia de Torija, donde, en su epitafio, puede leerse

"En Madrid murió don Bernardino de Mendoza, el ciego,
que fue embajador de Francia"

1616. El 9 de febrero Lorenzo Suárez de Mendoza y Bazán, VI Vizconde de Torija, muere a consecuencia de las puñaladas recibidas en El Convento de Capuchinos de El Pardo, y además, sin herederos.

Le sucede su hermano, Sebastián Suárez de Mendoza, que cuenta con 22 años.

Dibujo que representa al Castillo de Torija.
Foto tomada de Castillos del Olvido. Foto tomada de Castillos del Olvido.
Imagen del pozo interior, tomada de Castillos del Olvido.

Habitual de La Corte de Felipe III y Felipe IV, es tenido en alta estima por ambos.

1639. Sufre ciertas penurias económicas que le obligan a vender sus casas de Guadalajara -donde siempre habían vivido sus antecesores-.

1641. Nombrado como Virrey de Navarra, labor que ejercerá durante dos años.

El VII Vizconde de Torija es alabado por Lope de Vega, conocedor de alguna obra suya, que no llegará a divulgar

"Para no tener que sufrir la peligrosa censura del vulgo"

1646. Fallece Sebastián Suárez de Mendoza sin descendencia alguna. Le sucede su hermana, Juana Mendoza de la Cerda.

1651. Muere igualmente, sin sucesión. Su otra hermana, María Polonia hereda Torija.

Cuenta Torija con una feria de ganado, una de las más prestigiosas y concurridas de toda Castilla.

1810. Durante la Guerra de la Independencia, Juan Martín Díez el Empecinado, lo hace volar para evitar que caiga en manos francesas.

Aspecto del castillo al acabar la guerra civil.

Dibujo realizado por Brianda Campoamor.

La fortaleza dispone de un recinto exterior o barbacana de poca altura, que sigue el mismo trazado que el castillo. Además dispone en la parte norte (la más llana y menos defendible) de un foso, con un puente levadizo, mediante el cual se accede a la fortaleza (4). Asímismo dispone de un pozo de agua en el centro del patio de armas.

Siglo XIX. Su situación de ruina hace que a finales del mismo se derrumbe una de las estructuras de los ángulos.

1962. La Dirección General de Bellas Artes lo reconstruye.

1995. Es sede del museo "Viaje a la Alcarria", de Camilo José Cela.

Hoy día es de propiedad municipal y se encuentra perfectamente restaurado.

 

(1). Se considera al citado convento heredero de aquel que creara el Arzobispo de Toledo Félix en el siglo VIII como morada para monjes benedictinos. Nombrado además en una Bula del Papa Alejandro III. Hoy día completamente desaparecido.

(2). Otros historiadores consideran que Los Templarios nada tuvieron que ver con la fortaleza.

(3). Se utiliza principalmente la piedra. La técnica usada es la del sillarejo trabado muy fuerte, piedra labrada toscamente y unidas unas a otras por medio de cal. Se puede distinguir perfectamente la parte antigua de la moderna por la tonalidad de las piedras.

(4). Obviamente todo esto ha desaparecido. El foso fue cegado posteriormente y la barbacana destruída con el paso de los años.

(5). Alonso y Juana serán padres de un total de 19 hijos, destacando el primogénito y el que hará el número diez: Bernardino de Mendoza, diplomático, escritor y espía, al servicio de Felipe II.

(6). Posteriormente es enviado a España y enterrado en la Iglesia de Torija, pero su ubicación exacta se desconoce en este momento.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 09/03/2015