Castillo de Manzanares el Real
 
 
 
Ultimas Actualizaciones
 
 
CASTILLOS
DE MADRID
 
Arroyomolinos
Aulencia
Barajas
Batres
Buitrago de Lozoya
Torrejón de Velasco
Villarejo de Salvanes
Villaviciosa de Odón
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 
Imagen antigua del castillo.

1085. Tras la conquista de Toledo (6 de mayo), esta zona queda bajo el dominio cristiano, convirtiéndose inmediatamente en zona reclamada por segovianos y madrileños.

1152. Rica en bosques y pastos, es cedida a Madrid por Alfonso VII el Emperador, donación confirmada por los que le sucederán en el reino.

Los pleitos por las demarcaciones territoriales se suceden y Fernando III el Santo decide crear una Comisión que se encargue de acabar con tales demandas.

El rey Alfonso X el Sabio acaba con tales pleitos tras decidir incorporar la región a la Corona. A partir de entonces la población será conocida como: El Real de Manzanares.

Alfonso VII.

1284. Sancho IV el Bravo escribe a los Guardas Reales Ruy Ferrández y Ximén Pérez, para que tengan en cuenta los derechos del Concejo de Madrid frente al de Segovia.

1288. El mismo rey es quien otorga un privilegio mediante el cual ratifica el derecho de usufructo en favor del concejo madrileño.

Poco después restituye la zona a Segovia, renaciendo los conflictos entre ambas ciudades. Se cree que el origen de la ciudad es de esta fecha.

Se habla de la existencia de una primitiva torre de defensa de la zona, aunque no se ha podido constatar tal dato.

1294. Hacia el final de su reinado, otorga definitivamente la tenencia del Real de Manzanares al Concejo de Madrid.

1304. El infante Alfonso de la Cerda, renuncia al trono castellano-leonés a cambio de algunas concesiones territoriales, entre ellas El Real del Manzanares.

Sancho IV. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.
Siglo XIV. Reinando Alfonso XI el Justiciero, lo cede a su amante Leonor de Guzman. Es cuando se tienen noticias de reformas en los llamados Palacios de Manzanares, que podrían referirse a la antigua fortaleza, no pudiéndose corroborar este apunte.

1383. Pedro González de Mendoza, ayo del rey Juan I de Castilla recibe de éste el lugar, terminándose de este modo los pleitos entre ambas ciudades.

1385. Tras la muerte del caballero en la Batalla de Aljubarrota, Manzanares pasa a pertenecer a su hijo, Diego Hurtado de Mendoza, quien llegará a ser I Señor del Real de Manzanares.

A él se le atribuye la construcción del castillo viejo ubicado en la otra orilla del río Manzanares, hoy acondicionado el entorno como parque municipal.

1394. Es nombrado como Almirante Mayor de Castilla y recibe confirmación del Señorío del Real de Manzanares por merced de su monarca, el rey Enrique III.

1404. Muere Diego Hurtado, heredando su extenso patrimonio su pequeño hijo Iñigo López de Mendoza.

1422. El 22 de octubre el rey Juan II de Castilla se encuentra de caza en esta localidad cuando le llegan noticias del repentino fallecimiento del Obispo Sancho de Rojas, teniendo que desplazarse hasta Alcalá de Henares para asistir a las exequias del citado.

1445. Se produce la trascendental Batalla de Olmedo entre los Infantes de Aragón, el Rey de Navarra y parte de la nobleza castellana contra el Rey de Castilla y algunos significativos nobles. En la misma toma parte Iñigo, al frente de la familia Mendoza de una forma decisiva. Por ello, el rey Juan II le concede el título de I Conde de El Real de Manzanares y I Marqués de Santillana.

Su residencia habitual es el castillo viejo y dispone de una extensa biblioteca.

Un ilustre hijo del Marqués de Santillana será Pedro González de Mendoza, más conocido como el Cardenal Mendoza, íntimo consejero de los Reyes Católicos.

1468. Su amante, doña Mencia de Lemos, que vive en el castillo viejo, dá a luz al segundo hijo del Cardenal, Diego Hurtado de Mendoza, futuro Conde de Melito.

Iñigo López de Mendoza, detalle de un retrato de Jorge Inglés.

1474. La familia Mendoza en pleno se pasa al bando de la infanta Isabel, abandonando a Juana la Beltraneja.

1475. Por ello, Diego Hurtado de Mendoza y Figueroa, primogénito del Marqués de Santillana, añade a sus extensos títulos el de I Duque del Infantado.

En este año, redacta su testamento, donde ya se hace mención al castillo nuevo (1), según Quintano:

"...el castillo que yo fago en la mi villa..."

1479. Fallece el I Duque del Infantado, sustituyéndole su hijo, Iñigo López de Mendoza, quien transforma la configuración inicial, convirtiéndolo en castillo-palacio renacentista, espléndida obra de arquitectura militar castellana con detalles de gótico isabelino.

1480. El Cardenal Mendoza es distinguido en este año por los Reyes Católicos con el título de Cardenal Presbítero de la Basílica de la Santa Cruz de Jerusalén.

Las Cruces de Jerusalén que adornan todas las aspilleras de la barbacana del castillo están esculpidas en su honor.

Menos de un siglo serviría este magnífico castillo-palacio como residencia señorial de los Mendoza.

1565. Al morir el IV Duque del Infantado, se suscitan pleitos entre sus herederos. Dichos pleitos acaban provocando que el edificio quede en desuso y empiece un lento proceso de ruina. Una comisión de investigación sobre los bienes del cuarto duque arroja lo siguiente sobre el castillo:

"después que salio della antonio Velásquez alcalde que fue de ella
en el tiempo del señor duque don Iñigo
queda yerma y sin morador y se a caydo y hundido"

1914. El arquitecto Vicente Lampérez Romera se hace cargo de unas primeras obras de restauración.

1931. Declarado Monumento Histórico Artístico.

1965. El Duque del Infantado, Iñigo de Arteaga y Folquera, lo cede a la extinguida Diputación Provincial de Madrid.

Cuando la Diputación Provincial se hizo cargo del Castillo, su estado de ruina y abandono era lamentable, por lo que hubo de emprenderse en 1974 una ambiciosa tarea de restauración que duró tres años, según proyecto del arquitecto don Manuel González Valcárcel.

En la actualidad, el castillo depende de la Dirección General de Turismo de la Consejería de Economía y Empleo de la Comunidad de Madrid.

 
(1). Algunos autores dan como fecha de su inicio de construcción el año 1478, manifestando que don Diego fallece en el antiguo castillo en esta fecha y que nunca llegó a habitar el nuevo, terminando su construcción su hijo y heredero, Iñigo López de Mendoza, II Duque del Infantado.

 

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 02/08/2014