Castillo de Fuensaldaña
 
Foto antigua del castillo tomada de la página de Javier Parrado

Siglo XI. La zona es propiedad en este tiempo de Pero Ansúrez, que se refiere a ella en la documentación como Saldania.

Siglo XIV. El lugar pertenece a varios propietarios, contándose entre ellos el Abad de Valladolid y el Abad del Monasterio de Matallana no teniendo castillo o fortificación alguna.

Siglo XV. En la primera mitad de siglo, Alfonso Pérez de Vivero va comprando los distintos lotes durante un largo período de veinte años.

1452. Consigue hacerse con la villa al completo, aprovechando para empezar la construcción del castillo.

El cantero Mohamed dirige la primera fase de las obras, que son realizadas por esclavos musulmanes.

Foto antigua del castillo, tomada de la fundación Joaquín Díaz.
Imagen antigua del castillo.
Imagen tomada de la página de Javier Parrado. Haz click para ir a su página.

Alfonso Pérez de Vivero es Contador Mayor del rey Juan II de Castilla, y personaje sumamente importante en la corte.

Perteneciente a la oligarquía urbana vallisoletana, se enriquece rápidamente gracias fundamentalmente a su cargo y su apoyo al Condestable don Alvaro de Luna.

Dentro de las intrigas palaciegas, se verá envuelto en un complot urdido por la reina Isabel de Portugal, al objeto de eliminar al todopoderoso valido de su marido, el citado don Alvaro de Luna.

Descubierto el complot, el propio Condestable manda a sus vasallos asesinar al propio Alfonso Pérez.

A su muerte el castillo se encuentra aún en fase de construcción.

Don Alvaro de Luna. Portada de la "Crónica de Don Alvaro de Luna, Condestable de Castilla".
Foto antigua del castillo, de la fundación Joaquín Díaz. Haz click para ir a la citada página
Perspectiva más antigua del castillo, por Javier Parrado.

1453. El dato más cierto sobre la construcción es el que nos permite leer la relación de sus bienes, tras su asesinato:

"La villa de Fuensaldaña
con la torre e fortaleza que esta comenzada..."

Es su hijo Juan de Vivero quien continúa las obras, dejando su escudo de armas en la puerta principal.

Las torrecillas de las esquinas, las garitas y el decorativo almenaje también permiten identificar al constructor como el maestro Gómez de Isla, constructor también de los Castillos de Fuentes de Valdepero, Peñafiel y Torrelobatón y, probablemente, la Catedral de Palencia.

Grabado realizado por Carlos Lezcano Fernández (1871-1929).
Foto antigua del castillo, tomada de la fundación Joaquín Díaz.

Juan de Vivero es persona intrigante y contraria al rey Enrique IV; apoyando al infante Alfonso y después tomando partido por la infanta Isabel.

1469. Incluso en su propio palacio se llega celebrar el matrimonio entre los futuros Reyes Católicos.

Parece ser que el castillo es residencia de éstos tras su matrimonio.

El hijo de Juan de Vivero, Alfonso, toma partido en favor de los derechos sucesorios de la princesa Juana la Beltraneja y en contra de los Católicos.

Por tal motivo, el Castillo de Fuensaldaña le es confiscado.

Sin embargo, tras arrepentirse, es perdonado y sus posesiones le son restituídas.

1480. Es nuevamente condenado, esta vez por el asesinato de su segunda esposa, Elvira de Quiñones, y el castillo nuevamente confiscado.

Foto antigua tomada de la pagina de Javier Parrado. Hacer click para ir a su página.

1509. Terminan las obras de construcción.

1521. Es tomado por los comuneros sin apenas resistencia, dada la escasa guarnición y su pobre valor militar.

Después es alcaide de la fortaleza Pedro de Cisneros, quien mantiene continuamente seis hombres de guardia.

Felipe II lo dona a Juan de Vivero, Vizconde de Altamira, junto con todo su Señorío.

Siglo XVII. Comienza a deteriorarse de forma alarmante.

Siglo XIX. El Marqués de Alcañices destina el interior de la fortaleza a faenas agrícolas.

Foto antigua tomada de la fundación Joaquín Díaz. Haz click para ir a la página.
Foto antigua tomada de la fundación Joaquín Díaz. Haz click para ir a la página.

El dramaturgo José de Zorrilla, tras comprobar su estado, llega a escribir:

"De la pompa feudal resto desnudo
sin tapices, sin armas, sin alfombra,
hoy no cobija su recinto mudo
más que silencio, soledad y sombra".

Siglo XX. Lo compra la Diputación Provincial de Valladolid.

Actualmente alberga la sede de la Junta de Castilla y León.