Castillo de Alarcon
 
 
 
 
 
CASTILLOS
DE CUENCA
 
Cardenete
Cuenca
Enguídanos
Haro
Huete
Monteagudo de las Salinas
Paracuellos
Puebla de Almenara
Rochafrida
Uclés
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 

Sus orígenes se pierden en los tiempos. Hay indicios de asentamientos íberos.

Posteriormente los romanos ocupan el lugar.

Dice la leyenda que fue creada por uno de los hijos del rey godo Alarico, y que de aquí deriva su nombre: Alaricón.

Lo que sí es cierto es que fue un auténtico baluarte defensivo, considerado inexpugnable, en tiempos de los árabes. Situado en una zona estratégica de muy díficil acceso, en una hoz formada por el río Júcar.

Algunos historiadores creen que su nombre deriva del árabe Al-Arkón -la fortaleza-.

780. Es una fortaleza que depende de Toledo.

Hasta aquí llega buscando refugio, fingiendo ser ciego, Mohamed al-Fihri, hijo de Yusuf, el depuesto reyezuelo de Toledo mandado ejecutar por Abderramán I.

Después, pasa a ser una fortaleza dependiente del Emir de Córdoba.

Siglo IX. A finales de este siglo, el rebelde al Emirato de Córdoba Omar Ibn Hafsún, lo convierte en uno de sus principales bastiones defensivos.

Siglo XII. Se convierte en un lugar estratégico como frontera entre musulmanes y cristianos.

1177. Alfonso VIII conquista Cuenca e inmediatamente dirige sus tropas hacia Alarcón -que tiene fama de inconquistable entre los musulmanes- y Moya.

Alfonso VIII de Castilla. Libro de Estampas de los Reyes. Alcázar de Segovia.

1184. Se inicia un duro asedio por parte castellana para conseguir su conquista.

Tras nueve meses de duro asedio Alarcón es finalmente conquistado.

Tras una épica jornada guerrera en la que sobresale, entre otros valientes el capitán castellano Fernán Martínez de Ceballos, quien escala las murallas valiéndose de dos dagas vizcaínas. Como premio a su valor le es permitido cambiar su apellido por Martínez de Alarcón, dando origen a un nuevo linaje.

1186. Alfonso VIII le dota de Fuero y ordena su repoblación, siendo todos los territorios conquistados de La Mancha conquense y albaceteña anexionados a Alarcón.

Así se convierte en cabeza de Señorío sobre un total de 63 poblaciones o aldeas, sobresaliendo entre ellas Castillo de Garcimuñoz...

1194. El monarca ordena el levantamiento de un nuevo castillo, obras que se prolongarán por espacio de casi diez años.

Lo entrega a la Orden de Santiago para que lo gobierne y se haga cargo de los derechos de portazgo.

1197. Es asediada por los almohades, pero la ciudad resiste.

La Orden de Santiago construye en la población un hospital para peregrinos.

1211. Alfonso VIII establece en Alarcón su Corte, durante casi un año, esperando el tan ansiado encuentro guerrero contra los almohades

1212. Se celebra la trascendental batalla de Las Navas de Tolosa, con decisiva victoria cristiana, en la que toma parte el Concejo de Alarcón con sus propias tropas.

1241. Fernando III le añade la población de Albacete -con su castillo-.

1245. El mismo rey le concede un mercado semanal.

1255. Se le añade la aldea de Rus. Todas estas mercedes propician un crecimiento extraordinario de la ciudad. Se erige en cabeza del Común de Tierra y Villa de la zona, siendo lugar elegido por numerosos nobles para instalarse en ella.

1256. Se le concede el Fuero de Cuenca.

1297. En un convulso período de intrigas palaciegas, el rey Fernando IV cede el lugar al infante don Juan Manuel, -que acaba de perder varias localidades: Elche, Elda, Crevillente..., a manos del rey aragonés-.

"Don Juan Manuel se presentó en Alarcón y tomó posesión de la villa,
tras vencer sin escrúpulos la resistencia del alcaide Hernán Ruíz de Alarcón, miembro de una familia que siempre había sido importante y ejercido el control
de la comarca y que, en adelante, quedaría vasalla de los Manuel"
(2)

1305. El 23 de marzo obtiene Alarcón de forma definitiva. Para ello se compromete a guardar sus fueros y libertades

"Al Concejo, a los caballeros, a los clérigos e a los escuderos,
a los homes buenos de Alarcón, de villa e aldeas, míos vasallos"

El infante siempre intentará excluir a caballeros e hidalgos del poder de los Concejos. En Alarcón no lo consigue. Esto hace que el infante busque alternativas en otras villas -especialmente Castillo de Garcimuñoz, donde instala su residencia-, marginando claramente a Alarcón (2).

El infante es quien vuelve a restaurar la fortaleza.

En este castillo escribirá parte de su obra literaria, amén de residir en él doña Constanza, hija del rey aragonés Jaime II y esposa del citado infante.

1322. El 3 de octubre el infante consigue desgajar jurisdiccionalmente Castillo de Garcimuñoz de Alarcón, declarándola como villa independiente.

Años después, está en guerra abierta contra su rey, Alfonso XI, por haber roto este su compromiso matrimonial con su hija Constanza. Desde sus territorio ataca constantemente las posesiones reales.

1348. Muere don Juan Manuel, pasando el Señorío a pertenecer a su hijo Fernando.

1351. Muere Fernando Manuel dejando una pequeña hija, Blanca Manuel, de apenas dos años de edad, heredera de un vasto Señorio.

1360. Blanca Manuel de Villena muere en Sevilla -probablemente envenenada-, pasando el Señorío a pertenecer a La Corona.

1366. Enrique II de Trastámara crea el Señorío de Villena, en el cual está incluído Alarcón, para Alfonso de Aragón.

1371. Posteriormente a su hijo, Pedro de Aragón.

1395. Enrique III hace que el Señorío de Villena regrese a La Corona.

1421. El infante Enrique de Aragón, tras el Atraco de Tordesillas, obtiene las tierras del Señorío de Villena, así como la mano de la infanta castellana Catalina.

1427. Es obligado a que renuncie al mismo, tras haber estado prisionero de Juan II de Castilla.

Escudo de armas de don Juan Pacheco.

1436. Juan II de Castilla logra un compromiso matrimonial entre su hijo, el príncipe Enrique, y la princesa navarra Blanca. Hasta el enlace -a celebrar en cuatro años- se deja como dote el Señorío de Villena, que administraría el rey navarro.

Pero Alarcón -al igual que muchas otras villas del Señorío- se niega a estar en manos navarras.

1445. Tras la trascendental Batalla de Olmedo el noble don Juan Pacheco se convierte en el nuevo I Marqués de Villena por gracia del rey castellano.

1454. Con la llegada de Enrique IV al trono, su poder se acrecienta.

1463. Su desafortunada actuación en la guerra civil catalana es el inicio de su declive.

En la guerra civil castellana se alinea con uno y otro bando, dependiendo de sus intereses personales.

ALARCON EN LA RED

1474. El 4 de octubre muere don Juan Pacheco. Su primogénito Diego López Pacheco es el II Marqués de Villena y Señor de Alarcón.

Dos meses después fallece el propio rey.

El II Marqués de Villena toma partido por la causa de la princesa Juana. Sus posesiones, villas y castillos comienzan a ser atacados.

1479. Diego López Pacheco ve su futuro ciertamente incierto, por lo que decide jurar fidelidad a los RRCC.

Castillo de Alarcón, en una serie japonesa sobre Cuenca.
Foto antigua del Castillo. Patio interior del Castillo antes de su reconstrucción.

1480. El 1 de marzo los RRCC reconocen al II Marqués de Villena la posesión de Alarcón, su término, castillo y aldeas, así como las otras villas de Escalona, Belmonte, Castillo de Garcimuñoz...

A partir de este momento empieza una etapa de abandono.

1712. El abandonado castillo pertenece al Marqués de Aguilar. Sus alarifes hacen un informa indicando la necesidad de una reforma urgentes por el riesgo de derrumbe.

1720. El castillo se encuentra gobernado por Alejandro de Alarcón y la duquesa Julia de Alarcón.

Ambos dan cobijo a mucha gente que huye de los conflictos en el país, llegando a ser considerados como héroes en la región.

Siglo XIX. Sufre las Guerras Carlistas.

1863. El Duque de Frías José María Bernardino Fernández de Velasco vende el castillo y

"Cuatro o cinco torreoncitos más"

a don Rafael Lázaro Álvarez de Torrijos por 20.000 reales.

El Alcalde de Alarcón siempre vivió en el castillo hasta el siglo XIX, garantizando en parte su conservación.

1963. Manuel Fraga Iribarne, Ministro de Información y Turismo, se lo expropia a la familia Alvárez Torrijos Torres, naturales de La Almarcha.

Un año después se inician las obras para su restauración.

1966. El 25 de marzo se inaugura, ya restaurado y convertido en Parador Nacional de Turismo.

2003. Se realizan algunas obras en el castillo.

Alarcón es una villa que conserva aún el aspecto árabe y medieval, manteniendo en un perfecto estado sus edificios y fortificaciones más notables, dentro de un entorno natural envidiable. Merece la pena visitarlo.

Foto antigua de Alarcón.
Foto antigua de Alarcón. Foto antigua de Alarcón.
 

(1). Del historiador Rodrigo Ximénez de Rada.

(2). El Señorío de Villena en el siglo XIV, por Aurelio Petrel Marín y Miguel Rodríguez LLopis, del Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" de la Excelentísima Diputación de Albacete.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 19/05/2015