Castillo de Montearagon
 
 
 
 
 
CASTILLOS DE
HUESCA
 
Ainsa
Alerre
Almudévar
Alquézar
Argavieso
Artasona
Ayerbe
Baldellou
Benabarre
Biniés
Boltaña
Fraga
Jaca
Lárrede
Larrés
Monzon
Novales
Peralta de la Sal
Samitier
Siétamo
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:

Se especula con la posibilidad de que aquí estuviera el Mº de San Victorian de Asán, desaparecido tras la invasión musulmana.

1086. Se empieza a construir el castillo por iniciativa del rey aragonés Sancho Ramírez, como base de operaciones en su empeño para la reconquista de Huesca, en poder de los árabes.

Para ello elige un promontorio elevado, distante únicamente 5 km. de la propia ciudad oscense, a cuyo alrededor nace una incipiente población -hoy desaparecida-.

1089. Se funda una Capilla Real y la comunidad de canónigos agustinianos de Loarre se traslada a éste castillo-abadía, constituyéndose así un centro religioso-mílitar (1).

Se pone al frente de la congregación religiosa del castillo al abad Jimeno, quien tiene bajo su jurisdicción, además, las de Loarre, Siresa y Fanlo.

1094. Según nos dice la historia, hallándose el propio rey Sancho Ramírez inspeccionando las murallas de Huesca buscando un lugar por donde iniciar el asalto, es alcanzado por una certera flecha disparada por un defensor musulmán, muriendo a consecuencia de ello.

Sancho Ramírez es enterrado en el Panteón Real de Montearagón (2).

1096. Su hijo Su hijo Pedro I desde Montearagón hostiga la ciudad de Huesca.

El 19 de noviembre se celebra la sangrienta batalla de Alcoraz, donde los musulmanes y el contingente castellano son derrotados -evento ocurrido en el llano en las afueras de Huesca-.

Pedro I resulta vencedor en esta su primera batalla contra los musulmanes. En este evento cuenta, además, con la ayuda de las tropas enviadas por el Rey de Castilla y León Alfonso VI.

El rey Sancho Ramírez, obra de Manuel Aguirre y Monsalbe (1885)

Escudo de Aragón.

El ejército árabe se dice formado por 40.000 hombres -cifra seguramente exagerada- y se cuenta en la batalla con la ayuda de San Jorge.

El evento quedará inmortalizado en el Escudo de Aragón, simbolizado en el tercer cuartel con las cabezas -incrustadas en la Cruz de San Jorge- de los cuatro jefes sarracenos muertos en la batalla.

Una vez conquistada Huesca, algunos escritores árabes aseguran que

"Monte Aragón es muy famoso entre los cristianos".

Sigue perteneciendo a la Corona.

Destaca entre sus tenentes Férriz entre los años 1113 y 1146.

1114. En febrero Alfonso I el Batallador se halla en la población, desde donde extiende un documento otorgando fuero al Burgo de Alquézar.

1134. El citado rey es enterrado en su Panteón Real de Montearagón.

1172. Alfonso II concede a los habitantes de Montearagón un privilegio de franqueza.

1177. Guillem Berenguer -hermano bastardo del rey Alfonso II- y actual Abad de Montearagón, es elegido como Obispo de Lleida, con la misión de combatir la herejía cátara.

Siglo XII. Montearagón llega a tener 104 iglesias a su cargo, con unas rentas de 40.000 ducados aragoneses.

1284. En agosto queda vacante el cargo de abad.

A principios de septiembre es elegido para el mismo Jimeno Pérez, Prior de Gurrea. El nombramiento no es refrendado por el Papa Martín IV, por haber excomulgado al rey aragonés Pedro III, a causa de la Guerra de Sicilia.

1285. Pedro III reacciona nombrando como Abad de Montearagón al infante Fernando, decisión no aceptada por los frailes de Montearagón.

El 24 de septiembre celebran una nueva elección en territorio navarro, en presencia del legado pontificio, resultando elegido por segunda vez Jimeno Pérez.

Siglo XIV. A principios de siglo el Papa Clemente V otorga a los Abades de Montearagón el privilegio de usar la mitra.

El dominio de estos abades se extiende a un gran número de lugares e iglesias, y llega a ser algo tan importante que disponen permanentemente de un asiento en las Cortes de Aragón, e incluso muchos hijos de reyes aragoneses ejercerán como abades en esta ciudad.

1391. En este año se ve incrementado por la venta de veinticuatro lugares que realiza Juan I por mil florines de oro.

1412. Aquí se fortifican algunos de los seguidores de Jaime de Urgel tras el fallo del Compromiso de Caspe.

1413. El 11 de agosto se rinden los defensores.

1445. Es nombrado Abad de Montearagón Carlos de Urríes, cargo que desempeñará hasta 1462.

1506. Gil Morlanes el Viejo realiza un magnífico retablo (3).

1835. La Desamortización de Mendizábal acaba con la vida monástica en el castillo.

1845. Un gran incendio acaba por consumar sus ruinas, dejando únicamente sus paredones y el retablo de Gil Morlanes.

 

Tras este desastroso incendio, se decide trasladar los restos de Alfonso I el Batallador a San Vicente el Real, para pasar finalmente a la Iglesia de San Pedro el Viejo en Huesca.

1931. Declarado Monumento Nacional.

Actualmente, la Administración Central y la Asociación de Amigos del Castillo de Montearagón, buscan una utilidad par los restos de la fortaleza, indispensable para que la rehabilitación del monumento que se está llevando a cabo sea efectiva.

 

(1). Se le llamó Real Casa de Jesús de Nazareno de Montearagón.

(2). Posteriormente, se trasladarán sus restos al Monasterio de San Juan de la Peña.

(3). Salvado milagrosamente del incendio producido en el año 1845 y hoy conservado en el Museo Diocesano de Huesca.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 30/03/2016