Castillo de Cornago
 
 
 
 
CASTILLOS
DE LA RIOJA
 
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 
Escudo de Cornago.

Siglo X. Cornago aparece citado por primera vez en un documento del Monasterio de Albeda.

Siglo XII. A partir de este momento las referencias a este pueblo son abundantes.

1114. Alfonso I el Batallador le concede fuero.

Los primeros Señores de Cornago son los Jiménez de Rada.

Siglo XIV. A partir de este momento encontramos la fortaleza en posesión de la familia Luna, de origen aragonés.

El primer señor será Juan Martínez de Luna y Gotor, hermano de Pedro de Luna quien llegará a ser Papa con el nombre de Benedicto XIII.

Juan Martínez de Luna es nombrado Mayordomo del rey Enrique II en recompensa a sus servicios, recibiendo además los lugares de Cornago, Alfaro, Jubera y Cañete.

Su hijo Alvaro Martínez es nombrado Copero Mayor y su primogénito Juan Martínez es nombrado Alférez del infante don Fernando.

Su sucesor como Señor de Cornago, Jubera y Alfaro será su hijo Alvaro Martínez de Luna y Albornoz.

Vende todos estos lugares, dejando a su hijo Alvaro de Luna sin herencia (1).

1420. El rey Juan II le concede, como regalo de bodas por su enlace con doña Elvira de Portocarrero Cornago y los otros lugares que habían pertenecido a su padre.

Alvaro de Luna. Portada del libro

1422. Álvaro de Luna es nombrado Condestable de Castilla.

1440. Alvaro de Luna crea el Mayorazgo de Cornago y Jubera para su hija natural María de Luna, quien termina casando con su primo Juan de Luna, hijo de Juan Hurtado de Mendoza.

El castillo es su morada habitual y dispone de dos dormitorios, uno en la torre cuadrada y el otro en la redonda. En esta última se encuentra la cocina y el escaso armamento defensivo, existiendo una bodega al pie de ésta.

En el patio existen unas dependencias denominadas "casas" ó "casa de más adentro", con cocina baja y sala mediana (2).

La villa está, indudablemente, amurallada. Y se puede franquear por varias puertas: la Puerta del Ortigal, al oeste; la Puerta de la Villa, al este y la Puerta de la Manteca al norte (3).

En una era cercana dispone de rollo o picota, símbolo de que en este Señorío se puede administrar justicia. Y una horca, situada en un monte cercano, hoy conocido como De la Cruz.

1445. La villa recibe de Juan II de Castilla, un privilegio de exención de tributos (portazgo, barcaje, peaje, roda y castellería), en compensación a los servicios prestados y daños sufridos durante las luchas internas que tuvieron lugar en su reinado, por pertenecer a la familia de los Luna y por su situación fronteriza con Navarra.

No se puede descartar que el origen del actual castillo date del año 1450 aproximadamente, construído sobre uno anterior.

1457. Enrique IV confirma el privilegio. A pesar de ello, el Señorío es muy discutido a los sucesores del Condestable en este reinado.

1459. El propio Juan de Luna es desterrado por Enrique IV.

1461. Sus bienes son confiscados. A consecuencia de ello, Juan de Luna ocupará por la fuerza la Fortaleza y Villa de Cornago.

Los Luna tienen poderosos rivales en la corte, como el Marqués de Villena o el Arzobispo de Toledo Alonso Carrillo, que desea las propiedades de Cornago porque ya tiene allí algunas otras suyas.

1462. Tras la paz entre Castilla y Navarra, se estipula que la tenencia de las Fortalezas de Jubera y Cornago son para Juan de Luna.

Alonso Carrillo consigue una venta del Señorío por parte de María de Luna, en presencia de su hijo Juan, en contra de la voluntad de ésta, según declarará en 1465.

1464. Mientras tanto, Enrique IV concede la tenencia del Señorío a Juan de Beamont.

Los Ramírez de Arellano tambien quieren aumentar sus propiedades en el término.

1466. Juan y María de Luna compran una granja e iglesia a los monjes de Fitero y fundan el Convento de Santa María de Campolapuente, que servirá de panteón familiar hasta la extinción de los Luna.

1468. Las reclamaciones del Señorío por María de Luna, consiguen del rey su restitución. Sin embargo, Alonso Carrillo de Acuña obtiene la promesa de la infanta Isabel la concesión de Cornago.

1483. Los Reyes Católicos confirman el privilegio y ordenan al Concejo de Cornago que la tengan por su señora.

Sin embargo, tienen que confirmarlo y protegerlo en diversas órdenes reales (1484, 1485 y 1486) de la codicia de familias rivales o del deseo de los vasallos por este rico territorio.

1497. El 11 de enero muere María de Luna.

La decadencia económica por la que atraviesan los Luna, obliga a Juan de Luna a empeñar el Señorío (4) a su poderoso vecino, Carlos Ramírez de Arellano, III Conde de Aguilar de Ynestrillas.

1511. La reina Juana confirma el privilegio de Juan II.

Reinando Carlos I, interviene en favor de los vecinos y en contra de los abusos y violaciones constantes de los derechos de estos por parte de los Luna.

1563. Felipe II confirma nuevamente el privilegio de Juan II.

1575. Muere Pedro de Luna, siendo enterrado en el Panteón familiar existente en el Convento de Campolapuente.

1585. El mismo rey aprueba las ordenanzas presentadas por dicha villa de Cornago, a pesar de las presiones ejercidas por Alvaro de Luna.

1604. Muere el citado Álvaro, siendo enterrado en el mismo panteón familiar.

Siglo XVII. Se extingue esta rama de los Luna.

Tras la Guerra de la Independencia se decide utilizar el castillo como cementerio municipal. Para ello se derriban las paredes interiores, que se encuentran porticadas.

El Castillo y la Villa en una foto antiguo.

El mayorazgo pasa a los Condes de Castelflorit y posteriormente a la familia de los Rodríguez de Cisneros de Mendoza y Luna.

1980. Al realizar excavaciones para trasladar el cementerio, se hallaron los restos del tapial de la antigua fortaleza musulmana.

La villa ha adquirido una reciente notoriedad, tras haberse descubierto en su término las huellas de dinosaurios más importantes de toda Europa.

 

(1). Según la Crónica de los Reyes de Castilla.

(2). En estas casas se supone que estaban las cuadras y la capilla, conteniendo esta un Retablo de La Anunciación y Santiago.

(3). Ha quedado documentación que testimonia la existencia de tales puertas, no así ningún resto que lo demuestre.

(4). Según se desprende del inventario realizado por Pedro de Luna de todos los bienes de la familia tras la muerte de María de Luna.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 26/02/2012