Castillo de Berlanga de Duero
 
 
 
 
 

CASTILLOS
DE SORIA

 
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 
Foto antigua del castillo de Berlanga de Duero
Escudo de Berlanga de Duero

Los arévacos dominan la zona.

Según algunos historiadores se habrían producido combates entre las legiones romanas y los habitantes del lugar antes de la conquista de la mítica Numancia (1).

Su nombre procede de la antigua Valeránica o Valeria romana, que recibió en nombre del emperador Valerio.

El escritor Floro la nombra a propósito del fin de la Guerra de Sertorio, con el nombre de Valerantia.

Durante toda la Alta Edad Media, se le conoce con este nombre.

En la ciudad se construye una fortaleza, cuando los cristianos están determinados a expulsar a los musulmanes del territorio.

975. De aquí parte un contingente al mando de Galib en apoyo de las tropas hostigadas por los cristianos en la cercana Fortaleza de Gormaz.

Algunos años después, los cristianos recuperan el enclave.

Comienza a ser importante por la excelente posición estratégica de su castillo -se encuentra en un tajo del río Escalote-, en la línea divisoria del Duero, durante toda la Edad Media, de los reinos musulmanes y cristianos.

989. En febrero se produce un ataque musulmán por parte de Almanzor a las tropas cristianas que custodian la fortaleza, reconquistando el castillo.

997. Parece ser que, unos años más tarde, el mismo caudillo musulmán manda construir otro castillo en el mismo lugar que el anterior.

El castillo pasa a manos del Conde de Castilla Sancho García con la condición de que éste apoye a Sulaymán en su carrera hacia el Califato (2).

Almanzor, por Francisco de Zurbaran.
Fernando I. Plaza de Oriente (MADRID)

Nuevamente pasa a manos musulmanas.

Siglo XI. Según cuentan las crónicas de la época,

"con los calabozos llenos de cristianos"

1060. Fernando I el Magno, en una audaz expedición, sorprende a la guarnición musulmana de Gormaz.

Pasa a la otra orilla del Duero por Vadorrey conquistando el oppidum de la Aguilera.

Berlanga, circuida de muros y acastillada, es sitiada. Los musulmanes trabajan afanosamente para abrir unas vías en las murallas, por las que sacar a las mujeres y niños, antes del inevitable asalto final. Tras dicho asalto, los castellano-leoneses se la encuentran prácticamente vacía, por haber huído ya, la mayoría de sus moradores.

Desde estas tierras, el monarca cristiano continuará su ataque contra el Reino Taifa de Zaragoza, de Al-Muqtadir.

A su muerte, su reino es repartido, quedando Berlanga encuadrada en el Reino de Castilla.

1072. Muere Sancho II y su hermano, el leonés Alfonso VI se hace con todo el control de Castilla y León.

1087. La villa junto con el Castillo de Gormaz son entregadas por el monarca al Cid.

1097. Curiosamente, en esta fecha, el rey castellano-leonés acampa en la localidad cercana de Aguilera y no en el castillo otorgado al de Vivar.

Una vez controlado, más o menos, el poderío musulmán en tierras sorianas, las luchas seguirán, teniendo esta vez como protagonistas a castellanos y aragoneses.

1108. Una vez muerto su primogénito Sancho, en la Batalla de Uclés, Alfonso VI planea la boda de su hija y heredera, Urraca, ya viuda y con un hijo, con el Rey de Aragón Alfonso I el Batallador.

En estos tiempos y en este contexto surgen en la ciudad leyendas como la de La Varona (3).

El Cid cabalgando.
Foto cortesía de Oscar Zamora (2007)

Alfonso I el Batallador, rey de Aragón, por Francisco Pradilla.

1109. El Batallador traslada su corte a Soria, y repuebla villas sorianas, entre ellas Berlanga -se supone que estaban deshabitadas tras la desbandada agarena-.

Desavenencias políticas y matrimoniales, hacen que Alfonso I regrese a Aragón, encerrando a Urraca, para repudiarla algo después.

Eso sí, sin devolver las ciudades castellanas conquistadas, incluída Berlanga.

1130. Su primer Señor conocido es Fortún Azenárez.

Despues de la reconquista, Berlanga llega a tener una población judía en torno a las cien familias.

La Crónica de Alfonso X el Sabio (y anteriormente la de Rodrigo Ximénez de Rada) la nombran con el nombre recogido de la antigua tradición popular

"Valeranicam, quoe nunc Berlanga"

1288. Berlanga reaparece en las crónicas con la visita del rey Sancho IV.

Tras su muerte, la villa pertenece a Doña María de Molina, quien reclama

"las villas y los castillos de Atienza y de Berlanga
con los alcázares con el señorío y con todas las rentas"
.

Poco después, entrega la villa al infante Don Enrique, para sosegarle.

El susodicho infante convoca en esta ciudad una reunión con los representantes de los Concejos de la zona.

1297. El infante Alfonso de la Cerda, tras aumentar notablemente sus posesiones sorianas, fracasa en la conquista de Berlanga.

Fernando IV, tras la muerte de éste, reclama Berlanga y Almazán, para donarla poco después a su hermano, el infante Don Pedro.

1315. Como consecuencia de unas deudas contraídas y no pagadas por el infante, pasa por Berlanga el intrigante don Juan Manuel

"...veno a terra de Almazán et de Berlanga,
que era del infante don Pedro,
et fizo mucho mal et levó ende mucho ganado..."
.

María de Molina.
1319. El infante Don Pedro muere en La Vega de Granada.

Enrique II de Castilla. Cuadro existente en el Ayuntamiento de León.

Alfonso XI dona Berlanga a Don Tello, Señor de Vizcaya, e hijo bastardo de los muchos que tuvo con su favorita Leonor de Guzmán.

1370. Muere don Tello sin sucesión legítima, otorgando Berlanga a su hija bastarda Leonor de Castilla, casada con Juan Fernández de Tovar.

Este Juan Fernández de Tovar es hijo del Almirante de Castilla Fernán Sánchez de Tovar, que se cubre de gloria por sus intrépidas incursiones navales en territorio inglés entre 1374 y 1380, dentro del contexto de la Guerra de los Cien Años, donde la armada castellana ayuda a su aliada francesa.

Enrique II no parece dispuesto a conceder esta y otras poblaciones (4) de su difunto hermano a níngún bastardo y las incorpora a la Corona, para cederlas al poco a su hijo bastardo Enrique, Duque de Medina Sidonia.

1379. Muerto Enrique II, Juan Fernández de Tovar se dirige a la Audiencia Real, donde pone un pleito contra la Corona, exigiendo la devolución de Berlanga de Duero y una suma de 40.000 maravedíes -cantidad estimada en las rentas que hubiera producido la villa durante el tiempo que le fue confiscada-.

Juan I -el nuevo rey- se encuentra en una posición incómoda. No puede enemistarse con el Almirante de Castilla ni con su hijo, que tanto y tan buen servicio le están dando.

1380. Existe un documento -real ejecutoria- firmado por Juan I que ordena devolver Berlanga a Leonor de Castilla y su marido.

1384. Muere Fernán Sánchez de Tovar, víctima de la peste, cuando se encuentra asediando la ciudad de Lisboa.

Inmediatamente, el rey castellano Juan I designa a su hijo Juan Fernández de Tovar como nuevo Almirante de Castilla.

1385. Su mando de la flota castellana es efímero. El 14 de agosto el I Señor de Berlanga muere en la Batalla de Aljubarrota, junto con muchos otros nobles castellanos.

Escudo de armas del apellido Tovar.

Juan II. Libro de Estampas de los Reyes

La villa pasa a pertenecer a su hijo, llamado como su abuelo, Fernán Sánchez de Tovar, quien está casado con Marina de Castañeda.

1411. Juan de Tovar, su primogénito, casa con Constanza Enríquez, hija del actual Almirante de Castilla, don Alfonso Enríquez y de su mujer, Juana de Mendoza.

1415. Muere doña Marina de Castañeda.

1420. Juan de Tovar, implicado en el secuestro de Juan II de Castilla -Atraco de Tordesillas- recibe del infante Enrique de Aragón la custodia del monarca castellano.

1422. El 14 de mayo, Fernán II Sánchez de Tovar otorga testamento (5), distribuyendo sus bienes y dejando sus tres villa principales a su primogénito, Juan de Tovar, quien ya ha cambiado de bando y ahora milita en las filas de Juan II de Castilla y su valido, don Álvaro de Luna.

1430. El 17 de mayo realiza nuevo testamento, donde crea Mayorazgo -concedido por Juan II poco antes- para su primogénito Luis de Tovar.

1431. Al frente de su hueste, tiene una labor destacada en la Campaña de Granada contra los musulmanes que culmina con la Batalla de la Higueruela.

1442. El 18 de febrero otorga nuevo testamento.

1445. El 19 de mayo se celebra la Batalla de Olmedo. Juan de Tovar participa activamente en ella al lado, esta vez, de los Infantes de Aragón. Tras la derrota le son confiscadas todas sus propiedades, incluída Berlanga.

Es perdonado este mismo año, aunque recuperará la villa dos años más tarde.

1451. Vuelve a conspirar contra el poder real, ocupando la villa de Palenzuela junto a sus parientes, los Enríquez.

1452. Vuelve a ser perdonado y Berlanga le es, nuevamente, restituída.

1458. Muere su esposa, Constanza Enríquez.

Escudo de armas de los Enríquez.

Foto cortesía de Ariel Ochoa (2008).

1460. Hacia este año muere Juan de Tovar. Le sucede su hijo, Luis de Tovar.

Está casado con María de Guzmán, hija de Alonso Pérez de Vivero -Contador Mayor que fue de Juan II-.

1466. Recibe del infante don Alfonso -rey en algunas partes de Castilla- la facultad de celebrar dos ferias francas de quince días de duración cada una, en Berlanga de Duero.

1478. Recibe de los Reyes Católicos el nombramiento de Caballero Veinticuatro de Sevilla.

1482. Ya muerto Luis de Tovar el lugar recae en su única hija, María de Tovar.

Su tío Juan de Tovar y los hijos de este, intentan hacerse con Berlanga, aduciendo, torpemente, que en el testamento de 1430 de Fernán II Sánchez de Tovar, las hembras estaban excluídas de heredar el lugar.

Pero María cuenta con la protección del Obispo de Cuenca, quien vela por sus derechos y, además, la compromete en matrimonio con el segundogénito del poderoso Condestable Pedro Fernández de Velasco, de nombre Iñigo Fernández de Velasco.

Con su inminente matrimonio (1482) y la protección de los Velasco, las disputas dejan de tener lugar.

De este matrimonio nacerán tres hijos:

  • Pedro Fernández de Velasco -que será, como su padre, Condestable de Castilla-
  • Juan de Velasco y Tovar
  • Isabel de Velasco

1487. Nace Fray Tomás de Berlanga.

Escudo de la familia Velasco.

El dominico llegará a ser Obispo de Panamá, descubridor de las Islas Galápagos y abanderado de los derechos de los indígenas en las tierras recién descubiertas.
Carlos I. Cuadro anónimo. Museo de Versalles.

1509. El matrimonio Velasco-Tovar fundan Mayorazgo para su hijo mayor, Pedro Fernández de Velasco.

1512. Muere Bernardino Fernández de Velasco, Condestable de Castilla y hermano de Iñigo, quien, inmediatamente, ante la falta de descendencia masculina del anterior, se convierte en el nuevo Condestable.

Ante esta inesperada situación revocan el Mayorazgo instituído tres años antes.

1517. María de Tovar consigue de su marido, la fundación de un nuevo Mayorazgo para su segundogénito Juan, que llevaría las armas de los Tovar y los lugares de Osma, Marchenilla, Gelves, Gandul, y, por supuesto, Berlanga de Duero.

1521. Iñigo Fernández de Velasco sirve fielmente a Carlos I desde su posición de Condestable de Castilla. Este mismo añoa aplasta la revuelta comunera en Villalar, haciendo decapitar a sus líderes

Es Capitán General de sus ejércitos en las guerras contra Francia.

1525. Tras la derrota de Francia en Pavía, es el encargado de custodiar a los hijos de Francisco I en sus posesiones, a fin de asegurar que el Tratado de Madrid es cumplido sin objeciones por parte del rey francés.

El matrimonio engrandece la ciudad:

Fundan un monasterio, un hospital.

Alzan el rollo o picota a la entrada para indicar de quién es la villa y quien administra justicia en ella.

Mandan construir unos jardines renacentistas con un sistema de riego, que son la admiración de todos cuantos visitan la villa.

BERLANGA DE DUERO EN LA RED

Foto interior del castillo.

Foto antigua de Berlanga de Duero, del archivo Carrascosa.

Numerosos nobles se aposentan en la villa, atraídos por la presencia de tan importante personaje en la misma, iniciándose, de esta forma, el período de mayor esplendor que jamás tuvo Berlanga.

1526. Transforman la antigua Iglesia de Santa María de Mercado en La Colegiata

"digna de la capital de un reino"

Gastándose, la astronómica cifra de 30.000 ducados.

1527. Rehacen los restos del emblemático castillo. Benedetto de Rávenna lo demuele, salvo su torre del homenaje, para realizar un castillo artillero.

La realización de las obras del palacio motiva el abandono de las obras de la fortaleza, que a partir de este momento se destina a almacén y prisión.

El 30 de noviembre muere en Ampudia María de Tovar, tras haber hecho testamento en 1523.

De la soberbia de la familia Velasco, basta fijarse en uno de sus más conocidos lemas:

"Antes que Dios fuera Dios, y los peñascos, peñascos,
los Quirós eran Quirós, y los Velasco, Velasco"

1528. El 17 de septiembre fallece Iñigo Fernández de Velasco, heredando el lugar Juan de Tovar.

1529. Se convierte en el I Marqués de Berlanga por gracia de Carlos I.

1541. Fray Tomás de Berlanga, vuelve a su villa natal. Desea recogerse en la oración y abandonar cualquier otra actividad.

Vista aérea de Berlanga de Duero, con el castillo en primer plano.
Imagen nocturna del castillo.

Fotografía antigua de Berlanga de Duero.

Foto panorámica de Berlanga de Duero.

Trae consigo el famoso "ardacho", que no es otra cosa que un caimán cuyos escasos restos aún se pueden apreciar en La Colegiata.

1551. Muere el dominico en Berlanga, siendo enterrado en un sarcófago en La Colegiata en la Capilla de los Cristos.

1559. Muere su hermano Pedro de Velasco, Condestable de Castilla, sin descendencia, convirtiéndose Juan de Tovar en el nuevo Condestable e integrándose, definitivamente los Tovar, bajo el nuevo apellido ya de Velasco.

1660. La villa recibe el 20 de abril la visita de Felipe IV. Se lanzas salvas en su honor.

La mala fortuna hace que algunos proyectiles caigan en el interior del castillo, causando la combustión de la madera del mismo, así como de los documentos que contiene.

Después pasarían Felipe V y su tercera esposa, Isabel de Valois.

Una leyenda local sitúa en Berlanga al famoso bandolero Morte, quien, catalejo en mano, comprobaba desde la torre de La Colegiata quién dejaba el impuesto revolucionario y quién no, en la cruz de Martín Sanz, extramuros de la villa.

Durante la Guerra de la Independencia son arrasados tanto el palacio como los jardines renacentistas por las tropas francesas de Duvenet y Dorsenne.

Foto del castillo del archivo Carrascosa.
Fotografía panorámica de Berlanga de Duero

Tras unas duras negociaciones, el Ayuntamiento consigue la compra del castillo.

La ciudad se encontraba completamente amurallada, pudiendo accederse al interior por varias puertas, de las que, desgraciadamente, sólo subsiste la llamada Puerta de Aguilera.

Hoy día, Berlanga de Duero es un precioso pueblo castellano, con solemnes monumentos y antiguos barrios de otros tiempos, que merece la pena visitar.

 

(1). Narciso Sentenach defiende la teoría de que la antigua ciudad de los bellos, Segeda, habría estado ubicada en la actual Berlanga de Duero, justo bajo el castillo. Aunque en un principio pensaba que se correspondería con la ciudad de Auxenia, tras unas excavaciones, habría cambiado de parecer. No está de acuerdo Blas Taracena con esta opinión. En una carta arqueológica dice que "los escasos restos encontrados de cerámica celtibérica no consienten interpretación tan amplia".

(2). Como refiere el Arzobispo Rodrigo Ximénez de Rada en su De Rebus Hispaniae, libro V, capítulo III:

"Hic obtinuit Pennam Fidelem (Peñafiel), et Setempublicam (Sepúlveda), et Madolium (Maderuelo),
et Montelionem (Montejo),
et Varinatium (Berlanga de Duero), et Oaroman (Osma),
et Sanctum Stephanum (San Esteban de Gormaz)..."

(3). Santiago Arambilet cuenta que Doña María Pérez era muy aguerrida y que Alfonso VI se confabuló con ella y el Cid Campeador para humillar a Alfonso I "El Batallador" que quería medir sus fuerzas con el Cid. El duelo se efectúo, siendo vencido el monarca aragonés, pero no por Rodrigo Díaz de Vivar sino por María Pérez, que se había hecho pasar por él.

"Por este hecho el rey castellano regaló a nuestra paisana un riquísimo anillo y le otorgó el título de Varona, de donde parece verosímil procede el nombre actual del pueblo de Barahona que está enclavado, precisamente, en el mismo sitio donde, según la tradición tuvo lugar este original encuentro" .

Gervasio Manrique, por su parte, dice que la "Varona" era Elvira, la hija del Conde de Barahona, que dirigió la defensa del castillo ante el ataque del "Batallador", retándole además y venciéndole en campo abierto, por lo que fue nombrada "Barona de Castilla" y la población "hizo colocar sobre la veleta de la torre de la iglesia una amazona de metal que todavía se conserva, a la que el pueblo venera como símbolo de lealtad" .

Florentino Zamora recuerda que hasta Lope de Vega "recogió y cultivó con todo interés la leyenda de la ilustre doncella, que llamaron varona". Afirma que se llamaba María Pérez y que en la confusión del combate entre castellanos y aragoneses se encontró cara a cara con el monarca aragonés y logró hacerle prisionero. Alfonso VII de Castilla (Manrique y Arambilet dicen que fue Alfonso VI) hablaría de esta guisa a María Pérez con tal motivo: "Habéis obrado, no como débil mujer sino como fuerte varón y debéis llamaros Varona, vos y vuestros descendientes y en memoria de esta hazaña usareis de las armas de Aragón" .

(4). Estas poblaciones son: Berlanga de Duero, Aranda de Duero y Peñaranda de Duero.

(5). En él ordena ser enterrado en el Convento de Santa Clara de Astudillo, al lado de su mujer. Que el día de sus exequias se den diez varas de sayal a doce pobres, 1.000 maravedíes para la Iglesia de Santa María de Mercado de Berlanga y una manta de pared para la virgen de esa misma iglesia.

 

© castillosdejirm.com
Última actualización 14/07/2014