Castillo de Calatañazor
 
 
 
 
 

CASTILLOS
DE SORIA

 
Agreda
Arcos de Jalón
Rello
Ucero
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 
Calatañazor nevado, por Manuel Arribas.

Sus orígenes son celtibéricos.

Siglo III a.c. En la zona se ha situado al poblado arévaco de Voluce (Buitre), justo enfrente de la población actual. Sus tremendos muros fortificados tenían un grosor de 18 metros.

Posteriormente se transforma en una ciudad romana, no excesivamente lejos de la vía que une Astorga con Zaragoza.

Siglo IV-V. Con las invasiones bárbaras, sus habitantes buscan un mejor acomodo, sobre la hoz del río Milanos, estableciéndose en el promontorio donde se ubica la actual ciudad.

Panorámica de Calatañazor, por Valentín Arrieta (2010).

De la época visigoda se cree que pueden datarse las tumbas antropomorfas encontradas al pie del castillo, excavadas en las rocas.

Aunque otros historiadores consideran que su origen es celtibérico y que fueron posteriormente reutilizadas por los visigodos.

Siglo VIII. Llegan los árabes, que se extienden rápidamente por toda la Península.

No tardan mucho en levantar un castillo primario en el promontorio, al que llaman como Qalat-al-Nusur (Castillo del Azor o de los Buitres).

La zona se convierte en un lugar habitual de luchas y escaramuzas entre cristianos y musulmanes.

Almanzor, por Francisco de Zurbaran.

1002. La leyenda sitúa en Catalañazor la severa derrota que las huestes del Conde Sancho García infligen al caudillo moro Almanzor, quedando para la posteridad el siguiente dicho:

"en Calatañazor perdió Almanzor el tambor"

Dicen las mismas crónicas cristianas que, el carismático líder musulmán, termina muriendo cerca de Bordecorex y es llevado por sus hombres a Medina Salim (Medinaceli) donde es finalmente enterrado.

Siglo XI. Comienza a perder su importancia militar cuando pasa a ser retaguardia de los ejércitos castellanos, abandonando su carácter defensivo.

Siglo XIII. Es propietario de la villa Alfonso X el Sabio, quien visita la misma en alguna ocasión.

Sancho IV el Bravo y su esposa María de Molina.

Siglo XIV. El infante don Pedro reconstruye el castillo, alcánzolo sobre el anterior árabe ya existente. El motivo es para asegurar el sistema defensivo de La Corona en la zona, ante las aspiraciones del Infante de la Cerda.

Juan Fernández de Padilla es Señor de Padilla y Coruña del Conde. Los componentes de este linaje son originarios de la antigua localidad de Padilla de Yuso (1).

Casa con Juana Fernández de Ayala.

Su primogénito, Pero López de Padilla es el I Señor de Calatañazor. Sus descendientes serán propietarios del lugar durante muchas generaciones.

Casado con Leonor de Sarmiento tendrán varios hijos:

  • Sancho de Padilla, el primogénito, extenderá su progenie por tierras toledanas, llegando a ser Adelantados Mayores del Reino y Capitanes Generales de las Tropas Toledanas (2)
  • Juan de Padilla, que sucede a su padre en los Señoríos de Calatañazor, Coruña del Conde y Padilla

Escudo de armas del apellido Padilla.

Juan de Padilla, II Señor de Calatañazor, casa con su prima Mencía Manrique de Lara, Señora de Gadea y Sotopalacios.

Pedro López de Padilla, III Señor de Calatañazor, hereda los extensos Señoríos de sus progenitores.

Casa con Isabel Pacheco Ludeña, nacida de la ilícita relación entre el todopoderoso Juan Pacheco Marqués de Villena y la dama madrileña Catalina de Ludeña.

En Calatañazor nace Martín de Padilla, quien llega a obtener el cargo de Capitán General de las Galeras de España por gracia de Felipe II, participando en la célebre Batalla de Lepanto.

El castillo, en estos tiempos, dispone de un foso artificial, el cual se puede salvar por medio de un puente levadizo.

CALATAÑAZOR EN LA RED

Foto nocturna de Calatañazor.

Fotografía aérea de Ricardo Melgar.

Siglo XVII. Pasa a pertenecer a los Duques de Medinaceli.

1711. Luis Francisco de la Cerda, IX Duque de Medinaceli, muere sin descendencia. El Marqués de Feria hereda Calatañazor por su matrimonio con María, hermana del Duque.

1842. Un censo celebrado en este año arroja que la localidad cuenta con 57 casas y 232 vecinos.

Siglo XIX. A mediados, aumenta el municipio con las incorporaciones de las localidades de Abioncillo y de Aldehuela de Calatañazor.

Foto antigua de Calatañazor.
Panorámica de Calatañazor. Foto panorámica de Calatañazor.

Calatañazor es elegido por el cineasta norteamericano Orson Welles para filmar algunas de las escenas de su producción Campanadas a Medianoche.

La Torre del Homenaje ha sido restaurada recientemente. Es el único elemento del castillo que presenta algún detalle notable, como puede ser la sillería de sus esquinas o la ventana gótica que presenta. El resto de su estructura está levantada exclusivamente en mampostería.

Resisten desafiantes al tiempo, dos cubos y varios torreones de la muralla circundante.

 

(1). El más conocido de todos es María de Padilla, a la sazón, amante del rey Pedro I el Cruel.

(2). Lo serán su hijo Pero López de Padilla y el hijo de éste, Juan de Padilla, comunero toledano.

 
© castillosdejirm.com
Última actualización 28/09/2014