Castillo de Medinaceli
 
 
 
 
 

CASTILLOS
DE SORIA

 
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 

Su extraordinaria situación estratégica hace que sea habitada desde tiempos remotos.

Sobre el origen de su nombre existen algunas versiones. Entre sus habitantes circula la siguiente leyenda:

"Es tradición entre los naturales, que en tiempos muy remotos la gobernaba un caudillo que se llamaba Medín, y que en el cerro inmediato citado de Villavieja, había otra ciudad, cuyo caudillo, hermano de éste, se llamaba Celín. En guerra uno con otro, Medín venció y dio muerte á Celín, y los súbditos de éste que quedaron se trasladaron á la ciudad de Medín, que desde entonces se llamó Medinaceli, quedando al sitio de Celi el nombre que hoy conserva de Villavieja".

Aunque no deja de ser eso, una leyenda.

Modernos estudios más rigurosos la consideran la primitiva ocile de los arévacos.

Aunque parece bastante claro que la ciudad arévaca estaba situada justo en el monte de enfrente, en la llamada Villa Vieja.

154 a.c. El cónsul Quinto Fulvio Nobilior ocupa Occilis al frente de un gran ejército.

Va camino de Segeda, la ciudad de los belos. Sin embargo son derrotados en Numancia.

151 a.c. No tarda en aparecer por la ciudad otro potente ejército romano, al mando de Claudio Marcelo.

Inmediatamente, se le unen los 5.000 hombres del derrotado ejército del cónsul anterior.

Instala su campamento en el cerro que hoy es la ciudad, amurallándolo.

Han quedado abundantes pruebas de la presencia romana en la zona:

  • El más característico de todos es el Arco Romano (único de tres arcos en la Península) en la entrada de la ciudad, que se atribuye a la presencia de Claudio Marcelo en la misma (1).
  • Monedas encontradas en la villa con inscripciones de acuñación en Uxama, no muy distante de aquí
  • Sepulcros y monumentos funerarios con ricas vestimentas y vasos ungentarios con arcilla, típicamente romanos
  • Por el cercano valle pasa la calzada 24 romana, que une Caesaraugusta con Toletum
  • Por el centro de la villa la que conduce a Uxama
  • La discutida ruta entre Occilis y Numancia, dejada por los soldados del cónsul Nobilior en su avance hacia el desastre
  • El mosaico romano en el interior de la villa

A pesar de que la ciudad había sido aliada de Numancia, los romanos se muestran condescendientes en todo momento, limitándose a tomar algunos rehenes y a imponer la simbólica suma de 30 talentos de plata (180.000 denarios).

Los romanos comienzan la explotación de las ricas salinas del valle, creando la Fuente de la Canal, excelente obra de ingeniería para aprovechar el agua proveniente de la decantación y desalinización de las mismas.

De su etapa visigótica apenas tenemos testimonios.

Llegan los árabes y Salim Ibn Waramai repuebla la ciudad, siendo conocida por éstos como Madina Salim (la ciudad de Salim).

946. Abderramán III aprovecha las luchas intestinas en el Reino de León para trasladar la Marca Media de Toledo a Madina Salim. Manda reconstruir la derruída fortaleza, ampliar las murallas y levantar una atalaya defensiva en el cercano cerro de Villanueva.

Madina Salim se convierte en el cuartel general de las tropas musulmanas y lugar desde el que se realizan frecuentes razzias contra territorios cristianos.

Abderramán III. Grabado del siglo XIX
Infante musulmán del siglo X. Editorial del Prado-Osprey.

962. Madina Salim vé pasar a Ordoño IV el Malo, camino de Córdoba. Va acompañado del genera Galib. Ha sido abandonado por todos, tras un corto reinado. Nunca más se sabrá de él.

974. El general Galib tiene que volver apresuradamente a Madina Salim, tras un ataque realizado por el conde castellano Garci Fernández a la cercana localidad de Deza, distante 50 km. de la ciudad.

975. Nuevamente, Galib, Gobernador de Madina Salim, ha de desplazarse en esta ocasión hasta Gormaz, donde una potente coalición cristiana tiene asesiada la fortaleza.

981. En julio, Galib encuentra la muerte cerca de Atienza, luchando al lado de sus habituales enemigos cristianos y en contra del usurpador caudillo Almanzor.

994. Almanzor intensifica sus razzias contra territorios castellanos.

El II Conde de Castilla Garci Fernández responde con una algarada en las fronteras musulmanas, cerca de Madina Salim.

995. El 19 de mayo recibe un fatal lanzazo en el cuello en una escaramuza en Piedrasillada -cerca de Alcozar-. Garci Fernández es trasladado a Madina Salim donde muere sin que los médicos musulmanes puedan salvar su vida.

997. Almanzor ordena la reconstrucción de una serie de fortalezas en la Marca Media. Madina Salim es, junto con Atienza, las más importantes en la retaguardia de la misma.

1000. De Madina Salim parte al frente de un numeroso ejército Almanzor, camino de la batalla que tendrá lugar en Peña Cervera y que casi está a punto de significar su primera derrota.

1002. Vuelve a concentrar un gran ejército en la ciudad. Tras la batalla de Calatañazor, Almanzor habría vuelto herido a Madina Salim (2) donde moriría poco después. Según los cronistas su sepulcro primario se localizaría en la ciudad, pero nunca se ha encontrado su tumba, en la que se supone que cronistas musulmanes escribieron:

"LAS HUELLAS QUE HAS DEJADO EN LA TIERRA
TE ENSEÑARAN SU HISTORIA COMO SI LO VIERAS CON TUS MISMOS OJOS.
POR ALÁ, QUE JAMÁS LOS TIEMPOS TRAERÁN OTRO QUE SE LE PAREZCA,
NI QUE COMO ÉL DEFIENDA NUESTRAS FRONTERAS
."

Almanzor, por Francisco de Zurbaran.

Alfonso I. Estatua en la ciudad de Zaragoza (2007).

1067. De aquí es el gigantesco moro Hariz que reta al joven Rodrigo Díaz a duelo de caballeros, con resultado desastroso para el árabe.

1085. La ciudad comienza a perder su condición de frontera entre moros y cristianos tras la conquista de Toledo por Alfonso VI. La tradición asegura que el caballero del escudo de la ciudad no es otro que Alvar Fáñez de Minaya, quien aviene a la ciudad a pasar vasallaje librándose de esta forma de ser conquistada.

1109. Tras la derrota cristiana en Uclés, Madina Salim se convierte en el lugar desde donde parten las razzias almorávides contra los cristianos de la zona (3).

1124. Tras la conquista de Sigüenza, doña Urraca dispone que la ciudad está obligada a pagar la décima parte de su portazgo a la sede episcopal seguntina.

1128. Alfonso I conquista Molina de Aragón. Su caída trae consigo el desplome musulmán en toda la zona. Madina Salim pasa seguidamente a manos aragonesas.

1134. Tras la muerte del rey aragonés, Alfonso VII la recupera para el reino castellano-leonés.

La ciudad pasa a llamarse Medinaceli -Medina y Oceli-, en castellano Ciudad de Oceli. A la puerta más cercana a la ciudad le dan el nombre de Coz.

1195. Las milicias concejiles de Medinaceli se hallan junto a su rey Alfonso VIII en el desastre castellano de Alarcos.

1212. Vuelven a formar junto al monarca en Las Navas de Tolosa frente a los almohades, desquitándose de la derrota anterior.

1344. Se hallan junto a Alfonso XI en el sitio y rendición de la ciudad de Algeciras.

1368. La ciudad es entregada por Enrique II a su aliado francés, Bernal de Bearne, quien además es nombrado I Conde de Medinaceli, por los muchos servicios prestados por éste, en su fratricida guerra contra Pedro I el Cruel.

Escudo de armas de los Duques de Medinaceli.

1370. Bernal de Bearne casa con Isabel de La Cerda. Parecióle al Conde que, al ser su esposa descendiente de sangre real, su apellido quedaría mejor entre sus herederos, adoptándolo.

1479. El V Conde de Medinaceli, Luis de la Cerda y de la Vega, es nombrado I Duque de Medinaceli por merced de los Reyes Católicos.

1492. Estando los monarcas en Medinaceli, asisten al enlace de la primogénita del Duque, Leonor de la Cerda, con Rodrigo Díaz de Vivar, heredero del Cardenal Mendoza.

1497. Muere Leonor de la Cerda, harta de las infidelidades de su marido y apenada por el fallecimiento de su pequeño hijo.

Siglo XVI. Medinaceli entra en un período de esplendor que verá crecer sus más importantes edificios: el Palacio Ducal, la Colegiata, el convento franciscano de Santa Isabel, el hospital de Santa Catalina, la ermita del Humilladero y un sinfín de palacios y casas nobles blasonadas.

1629. Alonso Martínez Gaitán, Abad de la Colegiata, funda una cátedra de gramática en la villa, dotada con 2.000 ducados.

1872. En septiembre se hallan en las murallas tres inscripciones de tumbas romanas. El arqueólogo Aureliano Fernández Guerra las interpreta de la siguiente manera:

Valerio Bedacico Cándido, aquí yace

Valeria Benicua Sucesa, esposa de Cándido, en vida hizo
(este monumento ó sepultura) para sí y para su marido

Tito Licino Quirico Titulio Comicio yace aquí.
Sucesa hermana (suya) la mandó hacer á sus expensas

Hoy día, Medinaceli es un pequeño y bonito pueblo castellano, que, sin duda alguna, merece la pena visitarse.
 

(1). La mayoría de historiadores no está de acuerdo con esta afirmación. Sostienen que la presencia de Claudio Marcelo en la ciudad es tan corta que el monumento no puede estar dedicado a su persona.

(2). Los historiadores modernos coinciden en señalar que Almanzor habría iniciado esta razzia enfermo y que su muerte se habría producido a consecuencia de su enfermedad y no por heridas de guerra, como pretenden hacer valer algunos historiadores medievales cristianos.

(3). Las crónicas de la época nos hablan de una expedición almorávide que, penetrando por el valle del Henares, coloca una fuerte guarnición en Sigüenza y obliga a levantar el incipiente cerco que los cristianos habían montado sobre Medinaceli.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 09/03/2017