Castillo de Puebla de Sanabria
 
 
 
 
CASTILLOS DE
ZAMORA
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 

509. Sanabria aparece ya documentada como una de las más antiguas localidades zamoranas, a raíz de unas actas del Concilio de Lugo (1).

Siglo VII. Vuelve a aparecer como una parroquia sueva y ceca visigoda bajo el nombre de Senapria.

Siglo X. Existe ya una "Urbe Senabrie" como centro de organización del territorio circundante (2).

Posiblemente ya existe algún tipo de fortificación en la localidad, llevada a cabo por los reyes leoneses en su avance hacia el sur, aunque la falta total de datos y vestigios históricos y arqueológicos que lo confirmen, hace que esto sólo sean meras especulaciones.

1132. La villa ya cuenta con el castillo plenomedieval antes referido, documentado a través de sus tenentes.

Este mismo año es Tenencia del Conde Ponce Fernandizi y su hermano Xemeno (3).

1150. Ostenta este cargo Roderico Petri

"Señor de Senabria et de Carvaleda"

1158. A partir de este año y hasta 1161 Ponce de Cabrera y Rodrigo Pérez de Sanabria serán los Tenentes de la fortaleza.

1164. Aparece Fernando Ponce.

1171. Sigue el mismo

"Mandante Senabrie comité Poncius
et comitissa María Fernándiz
".

Foto nevada de la Puebla de Sanabria.
Alfonso IX. Libro de Estampas de los Reyes.

1188. Se cita a Fernando Alfonso.

"Fernandus Aldefonsus tenes Senabria"

1195. Alfonso IX convierte la en bastión de la frontera leonesa frente a Portugal, organizando sus funciones políticas, jurídicas, económicas y militares.

1220. El monarca hace de la villa una de sus pueblas, concediéndole fuero y reedificando además castillo y murallas. De entonces data la innovadora planta del castillo, cuadrangular, típico de la época, pero defendido en sus ángulos por cubos circulares (4).

1273. La importancia económica y político-militar de Puebla de Sanabria se mantiene, refrendando su fuero el rey Alfonso X.

Siglo XIV. La villa es propiedad de Juan Alfonso de Alburquerque, quien delega todos sus derechos de usufructo a su esposa.

En la segunda mitad de siglo el rey Pedro I el Cruel hace donación de la villa en la persona del conde Fernando de Castro.

1356. El mismo monarca la cede por 140.000 maravedíes a Men Rodríguez, de la familia Benavides, quien se vé envuelto en la guerra entre su rey Pedro I y el hermanastro de éste, el bastardo Enrique II de Trastámara.

Juan I hace donación de Puebla de Sanabria, con todo su alfoz y La Carballeda, en forma de mayorazgo a Álvar Vázquez de Losada, noble local, por haber prestado su apoyo en las luchas anteriormente citadas a Enrique II.

1451. Tras la guerra civil coetánea de Juan II, doña Mayor de Porras, madre y tutora de Marina de Losada, vende a Alonso Pimentel Enríquez, III Conde de Benavente, la mitad de Puebla de Sanabria y toda su tierra.

El citado conde es el que comienza la construcción del actual castillo según se refleja en su testamento.

Pedro I. Libro de estampas de los reyes.
Escudo de armas de la familia Losada.

1465. El príncipe Alfonso, hermanastro de Enrique IV; dá a Rodrigo de Pimentel la mitad de la Puebla de Sanabria propiedad hasta entonces de Diego de Losada.

1468. El príncipe Alfonso muere quedando la cesión en suspenso.

1476. Las dos líneas principales de los Losada han desaparecido, subsistiendo únicamente la rama de los Señores de Rionegro, lo que beneficia a los Pimentel, que adquieren, definitivamente, la otra mitad de Puebla tras el reinado de Enrique IV.

1479. Los Reyes Católicos confirman la adquisición realizada por el IV Conde de Benavente, Rodrigo Alonso de Pimentel.

1480. Tras esta confirmación el IV Conde reanuda las obras de construcción del castillo. Sus armas y las de su mujer, doña María Pacheco Girón son las que aparecen en la entrada del castillo.

Escudo de armas del apellido Pimentel.

1489. Firmada la paz con Portugal, los Reyes Católicos devuelven a los Losada su mitad de la villa.

Por todo ello, y como única solución, el citado IV Conde de Benavente compra esa propiedad a doña Leonor de Melgar, viuda de don Diego de Losada a cambio de toda su hacienda en el lugar Montamarta.

Las obras iniciadas por el III Conde de Benavente han estado interrumpidas durante varias décadas, debido sobre todo a las continuas controversias ya reseñadas sobre la propiedad de la villa.

Escudo de los Pacheco, sito en una de las torres del castillo.

1506. El 17 de junio se produce un trascendental encuentro real en sus inmediaciones. Fernando el Católico y Felipe el Hermoso debaten sobre el futuro inmediato del reino (5).

1510. El finalizador de las obras es el V Conde de Benavente Alonso Pimentel Pacheco, casado con Ana de Herrera y Velasco quienes

"...durante nuestro matrimonio abemos labrado,
reedificado de nuevo, y mexorado en casas fuertes e llanas..."

Destaca su impresionante Torre del Homenaje, conocida popularmente como Macho, edificada sobre la primitiva de Los Losada. Se encuentra rodeada por un recinto amurallado, protegido por cubos semicilíndricos distribuidos de forma desigual. En su interior se hallan varias plantas y está protegida por un puente voladizo.

Numerosas ventanas se abren en el flanco oriental, dándole un cierto aire palaciego y unas vistas majestuosas mirando al valle del Tera.

Siglo XVII. Participa de manera principal y directa en las guerras contra Portugal sufriendo en ellas un deterioro considerable.

1642. Son reedificadas y mejoradas por estoso años las murallas de la villa, constando en este año como fortificada.

1647. El Maestre de Campo que se instala en la fortaleza la señala como arruinada.

1710. Estando castillo y murallas completamente deteriorados la villa es tomada por los portugueses.

1716. Es recuperada por los españoles.

A finales de este siglo Tomás López hace una excelente descripción del estado del castillo (6).

Tiene una especial participación en la Guerra de la Independencia contra los franceses, constatándose su absoluto deterioro.

1809. Figura como "mal entretenido"y con una simple muralla como recinto exterior.

En las Guerras Carlistas sus murallas se reparan por última vez, pero de una manera superficial, no deteniéndose con ello su paulatino deterioro.

PUEBLA DE SANABRIA EN LA RED
Foto aérea de Puebla de Sanabria.
Fotografía aérea de Ricardo Melgar.

1887. Pasa a pertenecer al Ayuntamiento quien en un principio lo utiliza para diversos fines: almacén de paja, vertedero, cárcel municipal o gallinero.

1959. Se construye un depósito de agua en uno de sus cubos.

En los últimos años el castillo ha experimentado un notable proceso de rehabilitación y de consolidación de todos sus muros, siendo utilizado como escuela-taller y biblioteca-sala de exposiciones.

Las murallas, también rehabilitadas, presentan un saludable aspecto hacia el Este del recinto histórico de la villa, aunque es lamentable la desaparición de la casi totalidad de sus puertas.

En la actualidad se encuentra casi totalmente restaurado, siendo utilizado como Biblioteca Municipal y como Casa de Cultura.

 

(1). Aunque no pocos historiadores señalan que podría referirse a la totalidad de la comarca sanabresa, no únicamente a la población de Puebla de Sanabria.

(2). A este tipo de fortificaciones se las denominaba en la zona "castra", y se corresponde con emplazamiento defensivo en lugar alto, al lado del cauce de un río y plenamente fortificado.

(3). Según una lista elaborada por Gómez Moreno.

(4). Gutiérrez González señala que, este modelo, no será utilizado de forma habitual en estos reinos hasta la Baja Edad Media.

(5). Dicen los cronistas que el de Habsburgo viene con todo un ejército y un séquito de nobles flamencos al encuentro. Le acompañan además 2.000 landsquenetes alemanes. El acompañamiento de don Fernando es mucho más austero: 200 hombres sobre mulas y con capuchas negras. Incluso alguna otra crónica rebaja aún la cantidad: el Duque de Alba y doce sirvientes, todos desarmados.

(6). "Al medio día...tiene unas puertas llamadas Las de Galicia (del Arrabal), al norte otra con el nombre de Sanabria (Principal) e inmediato a estas un puente levadizo y por el oriente las puertas que dicen de San Francisco. Junto a las puertas que llaman de Galicia, muy inmediato ai un baluarte que aquí llaman el Fuerte (San Carlos), con foso y contrafoso, buenas murallas con disposición para cánones, buenas puertas y de como 150 varas de quadro y en el medio una casa mui bien pertrechada..."

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 24/01/2011