Castillo de Sotomayor
 
 
 
 
 

CASTILLOS DE
PONTEVEDRA

 
A Guarda
Baiona
Cambados
Guimarei
Tebra
Sobroso
Sotomayor
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 
Aceite esencial de Lavanda de Young Living puede ser usado para el Insomnio, Estrés, Relajación, Nervios, Picaduras de Insectos, Heridas, Quemaduras, Alergias, Mareos, Acné y como un extraordinario Ambientador. Informate.
 

Sorred Fernández -hijo de Ferrán Saavedra-, disfruta el arte de la caza con Léxica, hijo de Favila, Duque de Cantabria, cuando tiene la desgracia de herirlo mortalmente, y temiendo el castigo por el involuntario acto,  se presenta ante el rey Witiza, y tras declarar como se produce el infortunio le hace entrega de su espada, suplicando le den muerte con ella.

Witiza le otorga su perdón, y reconocida su inocencia, de acuerdo con el Duque de Cantabria, lo casan con Teresa, hermana de éste, ordenándole que en memoria de tan sangriento suceso lleve luto eterno en sus armas.

Eran éstas las mismas de los reyes suevos, de quien descendía Arias Saavedra, y consistían en jaquelado de oro y rojo sobre campo de plata, llevando en medio unas fajas ó bandas doradas, que aun hoy día llevan los Saavedras, y que trocó Sorred Ferrández en negro, como se ve en el escudo de la Casa de Sotomayor (1).

Aquí ya parece existir algún tipo de fortificación, y la Torre del Homenaje y la muralla interior parecen ser de características celtas –por no existir ningún tipo de cemento que una los sillares- y por la forma tosca del tallado de sus sillares.

Está construída en un sitio elevado, a 119 metros sobre el nivel del mar, en el monte O Viso.

Otros historiadores rechazan la leyenda de las fajas negras.

Según Pedro Jerónimo de Aponte el primero en usar el apellido de Sotomayor es Pax Méndez Sorrede, caballero que sirve a los reyes Alfonso VII y Fernando II de León, y a quien, según las leyes de la heráldica –no puede haber metal sobre metal- razón por la cual le pusieron las tres fajas negras o de sable.

Pax Méndez puebla su Soto, al que hace llamar el Mayor  y probablemente realiza algún tipo de ampliación de la fortificación ya existente.

Este noble, con fama de esforzado caballero, contrae matrimonio con Hermisenda Maldonado, naciendo de este matrimonio los siguientes hijos:

  • Alvar Perez de Sotomayor, que casó con Teresa Pérez Ruideron
  • Sancho, que murió en una batalla
  • Payo Paez de Rodero, según Argote de Molina, Radeiro según los autores gallegos
  • Sorrede de Sotomayor,  que murió en las guerras contra los moros
  • Don Juan, Obispo de Tuy
  • Hernán Añes de Sotomayor. Este último, según consta en la Crónica del Rey Alonso XI, asistió á la coronación de este monarca, acompañándole y distinguiéndose en las guerras contra los moros

Durante el reinado de Pedro I de Castilla, es uno de los cien caballeros que  interceden para conseguir que el rey haga vida marital con Doña Blanca.

Reinando Enrique III de Castilla, el noble Payo de Sotomayor –junto con el noble Hernán Sánchez Palazuelos- forma parte de la embajada castellana a Tamerlán.

El Gran Tamerlán quiere agasajar a los embajadores y a la vuelta regresan con dos bellas cautivas, que dicen pertenecer a la Casa Real de Hungría (2).

Suero Gómez de Sotomayor es hijo de Payo de Sotomayor, y llega a alcanzar la dignidad de Mariscal de Castilla sirviendo al rey Juan II.

Según el Libro do Concello de Pontevedra, toma a cargo suyo la defensa de esta villa, contra toda clase de enemigos.

A su muerte es enterrado en el Convento de Santo Domingo. En su sepultura destaca una hermosa estatua yacente, con armadura labrada maravillosamente en piedra, y un fragmento inscrito en bellos caracteres de Tortis, que reza así:

«AQUÍ YACE EL MARISCAL SUEIRQ GOMEZ DE SOLITO
MAIOR QUE FALLE3CEU…»

Ruinas del Convento de Santo Domingo en el 2017.
Escudo de armas del apellido Sotomayor.

Los Sotomayor son los fundadores de la Capilla Mayor del Convento de Santo Domingo.

Así llegamos hasta don Hernán Yáñez de Sotomayor, esposo de Doña Leonor Mexía, noble esforzado –como todos los Sotomayor- y con innumerables pendencias a lo largo de su vida.

En una de ellas, teniendo un asunto económico con el Obispo de Orense, Pedro Díaz de Cadona (1392-1408), resuelve llevarle preso a su Fortaleza de Sotomayor, donde lo mantendrá por corto tiempo.

A pesar de ello deja constancia de ser muy buen caballero, sin ser jamás preso o vencido y con una casa servida por treinta hombres de a caballo y unos 1000 entre peones, vasallos y criados.

Hallándose el citado noble en Valladolid, acompañando a su rey, se siente atacado de cierta dolencia grave, y creyendo ver próxima su muerte otorga testamento ante el notario Diego Alfonso de Jaén y numerosos testigos.

En este testamento instituye como único y universal heredero a su hijo legítimo y menor Álvaro, habido con su mujer doña Leonor Mexía, la cual queda como tutora durante la minoría de edad de su hijo.

Si este su hijo falleciera sin sucesión, manda Hernán Yáñez que vuelvan sus tierras á su hermana Mayor de Sotomayor, mujer de Ruy Sánchez de Moscoso el Tuerto, y caso de que este falleciese también sin sucesión legitima, que pasase á ser heredero de dichos bienes su primo Lope Sánchez de Ulloa, con la condición de tomar el apellido y armas de Sotomayor.

En este mismo testamento,  además de acordarse de pajes y escuderos, declara tener un hijo natural llamado Pedro (3), ordenando se le facilite cuando necesite para dedicarse a la carrera eclesiástica.

Su hijo, Álvaro Páez de Sotomayor, aumenta en prestigio la Casa de Sotomayor, sobrepasando a todas las demás del Obispado de Tuy.

Al igual que su padre toma parte de las rentas del obispado para sustento de sus vasallos, siendo muy querido y respetado por el resto de nobles.

El único a su altura es el Conde de Ribadavia, Adelantado de Galicia, con el que tiene algunas pendencias (4).

Tiene fama este Álvaro Páez de hombre bueno y así suelen llamarle El Conde Bueno en sus Estados –aunque no tenga dignidad de tal título-.

Su hermanastro Pedro sabe ganarse su voluntad con tanto acierto que Álvaro le prohija, nombrándole como heredero de la Casa de Sotomayor y pasando a llamarse Pedro Álvarez de Sotomayor.

1467. Alonso de Lanzós obtiene de Enrique IV permiso para fundar una Santa Hermandad formada por campesinos e hijosdalgo para luchar contra los abusos de los nobles.

Constituída A Santa Irmandade arremeten contra los símbolos feudales de estos nobles, derribando y destruyendo torres, castillos y palacios.

1468. El 6 de agosto el rey castellano confirma el prohijamiento de Pedro Álvarez mediante Real Cédula.

La gran perdedora de todo este enredo es doña Mayor, que ve fallado el testamento de su hermano Hernán Yánez, protestando enérgicamente por este cambio.

Pedro Álvarez -que se encuentra en Portugal en estos tiempos-, casa con Teresa de Távora, hija de Álvaro Pires de Távora y Leonor da Cunha.

De este matrimonio nacerán:

  • Diego de Sotomayor
  • Alvaro de Sotomayor
  • Fernando de Sotomayor
  • Cristóbal de Sotomayor
  • Alfonso de Sotomayor
  • Mayor de Sotomayor
  • Constanza de Sotomayor, que casará con García Sarmiento
Retrato imaginario de Enrique IV, Ayuntamiento de León.

También tendrá otros tantos hijos ilegítimos entre los que destacan:

  • María Sánchez de Benavides

Álvaro Páez de Sotomayor fallece al defender su casa estando en Tuy, a manos de los irmandiños.

El Castillo de Sotomayor también resulta destruido, aunque no de forma total.

Convertidos los irmandiños en una cuadrilla de bandoleros, los nobles feudales gallegos olvidan sus discrepancias y, reunidos en torno a la figura del Arzobispo de Santiago, solicitan la pronta ayuda del Señor de Sotomayor.

Según las crónicas es Pedro Álvarez de Sotomayor un hombre muy mañoso y sabio en las artes de la guerra, y acepta sin titubeo alguno la misión que le ha sido encomendada.

Reunidas sus huestes en Portugal, penetra en Galicia y ayudado por Juan Pimentel –hermano del Conde de Benavente- sus encuentros contra la Santa Hermandad se traducen en una serie ininterrumpida de victorias, obligándoles a levantar las fortalezas que antes habían derribado.

Pedro Álvarez de Sotomayor sabe ganarse igualmente la voluntad de doña Mayor, hasta  el punto de darle primeramente un poder para que regente sus Estados.

1469. Enrique IV le dota, además, de amplios poderes a fin de contener el poder y la arrogancia de Alonso de Fonseca Arzobispo de Santiago.

Pero una vez derrotados los irmandiños los nobles gallegos vuelven a estar divididos y a conspirar unos contra otros.

1470. Pedro Álvarez de Sotomayor procede a la reconstrucción del Castillo de Sotomayor:

  • Se traza el segundo cinturón amurallado, con puente y que dispone de tres puertas: la del Este –hoy tapiada- la del lado sur, a la vera de la Torre del Homenaje, y la del norte
  • Troneras en cerradura invertida
  • Barbacana de acceso
  • Cambia la puerta de acceso
  • Construye los calabozos

1471. Luis de Acevedo –hermano de Alonso de Fonseca- pone cerco a la Fortaleza de Altamira, de su amigo Lope Sánchez de Moscoso.

El poder del prelado es tal que sus amigos no se atreven a enfrentarse contra él, sino aparece el Señor de Sotomayor.

Andaban ya desesperados cuando hace su aparición Pedro Álvarez de Sotomayor, diciéndoles:

“Patentes c amigas á tales bodas cuino aquestas no era razón
que se hicieran sin mi, rayamos d ellas y sea presto”

Sufren las tropas del Arzobispo una humillante derrota y no viendo como desquitarse, sufrirán una vez sí y otra también, viendo siempre tremolar la bandera de la Casa de Sotomayor.

1472. Doña Mayor redacta testamento donde nombra como heredero universal de sus bienes a Pedro Álvarez de Sotomayor, en unión de su esposa, Teresa de Távora (5).

Pedro Álvarez –que ya es Vizconde de Tuy- se convierte en Conde de Caminha por merced de Alfonso V de Portugal.

1474. En diciembre muere el rey Enrique IV de Castilla.

1475. De la mano de Pedro Madruga (6), los nobles gallegos se declaran firmes partidarios de Juana la Beltraneja y del rey portugués.

Representación ideológica de Pedro Madruga.

Escudo de armas del apellido Fonseca.

Se apodera de la ciudad de Tuy, en nombre del Rey de Portugal.

En apenas dos años se hace con Bayona. Y a su principal enemigo el Arzobispo Fonseca –partidario de Isabel la Católica- le toma las localidades de Pontevedra, Vigo, Redondela, Padrón y Caldos, amén de un sinfín de castillos, palacios y fortalezas.

Seguidamente asedia el Castillo de Sobroso a García Sarmiento, enemigo de su familia, resistiendo el ataque conjunto de los nobles gallegos liderados por Alonso de Fonseca y Sancho de Ulloa.

1476. Los Reyes Católicos mandan una flota a La Coruña –plaza perteneciente al Conde de Benavente- a las órdenes de Ladrón de Guevara.

Muchos nobles gallegos ven complicarse la situación y se pasan en masa al bando isabelino, dejando solo a Pedro Madruga y un escaso número de partidarios.

Entre las muchas deserciones, ninguna tan dolorosa como la de Lope Sánchez de Moscoso, su compañero de armas al que había salvado de la muerte en más de una ocasión.

Dos años mantiene Pedro Álvarez sus plazas, bien guarnecidas, mientras el mismo resiste en Pontevedra, cercado por todas partes y haciendo frecuentes salidas donde lleva el terror consigo.

Hasta dos veces les hace levantar el asedio causándoles numerosas bajas.

Y no sabiendo como acabar con enemigo tan obstinado recurren al engaño y la traición, pero ni por esas consiguen deshacerse del Conde de Caminha.

En una de las treguas, decide ir a visitar a su nuevamente amigo Lope Sánchez de Moscoso, siendo conocidas estas intenciones por el Conde de Benavente, quien le hace detener y:

“No admitió ni los rehenes ni el dinero que se ofreció por su rescate”.

El Conde de Benavente, previendo una traición o conjura para liberarle, le hace trasladar a Orense.

Sin embargo, aún le queda un amigo muy poderoso al Conde de Caminha. Es el Rey de Portugal, quien tiene a dos caballeros castellanos muy principales bajo prisión. Y no duda en ofrecer la libertad de ambos a cambio de la de Pedro Madruga.

Alfonso V de Portugal. Detalle de retrato pintado por Nuno Gonsalves.

1478. Tras un año en prisión sale de su cautiverio, hallando al Arzobispo Fonseca dueño y Señor de Vigo y Pontevedra; a Ladrón de Guevara enseñoreado de Bayona –tomada por mar- y contando, con el permiso de los Reyes Católicos, dispone únicamente de las Fortalezas de Sotomayor, Salvatierra y Fornelos.

Frente al Castillo de Sotomayor, en la cumbre de La Peneda, Alonso de Fonseca ha edificado el Castillo de Castrizán, desde donde controlar a su archienemigo.

No tarda en conquistar y demoler el recién conquistado Castillo de Castrizán, construyendo en su lugar, la Ermita de la Virgen de las Nieves.

Seguidamente, el Obispo de Tuy Diego de Muros es prendido en Bayona por su capitán Payo Veloso.

1479. Su estrella comienza a apagarse cuando los Reyes Católicos ascienden al trono de Castilla y mandan a Fernando de Acuña al frente de la Santa Hermandad para pacificar Galicia.

1481. Pedro Álvarez decide acoger a todos los malhechores que se pongan a su servicio.

1482. Se exilia en Portugal, esperando tiempos mejores.

Envía a su esposa, Teresa de Távora a la corte castellana, en busca del ansiado perdón que nunca llegará.

En lugar de eso, conspira para que los bienes de la Casa de Sotomayor pasen a su hijo, Álvaro de Sotomayor, recibiendo el beneplácito de los RRCC.

1483. Álvaro de Sotomayor se presenta disfrazado en el Castillo de Sotomayor

La fortaleza es fial a su padre. Tras hablar con la guarnición y convencerles de que la causa está perdida, le aceptan como su nuevo Señor.

1486. El 10 de enero desde Portugal deshereda a su hijo

“…el mandil que se contente con cinco reales, por haber sido desobediente,
haberse levantado contra él, haberle tomado la fortaleza y casa de Sotomayor,
ser causa del desfallecimiento de sus estados,
apocamiento de su vida y causa de su muerte…”

Se traslada personalmente a Castilla, instalándose en Alba de Tormes, para un futuro encuentro con los monarcas castellanos.

No llegará a producirse el encuentro porque fallece misteriosamente (7).

Siguiendo su testamento, su hacienda y bienes pasan a su primogénito, Diego de Sotomayor.

Mientras tanto, Álvaro de Sotomayor, que se ha apoderado injustamente del Castillo de Sotomayor, se encuentra en pleitos con su madre y hermanos, y sus bienes descienden de forma alarmante.

Álvaro de Sotomayor, está casado con Inés Enríquez de Monroy y es

"Hombre de gran entendimiento"(8)

Se traslada a Portugal para solicitar el amparo del nuevo rey, Juan II.

Hospedado en Lisboa se vé inmerso en un ardid, supuestamente para conspitar y causar la muerte del rey portugués.

Detenido, es sometido a tormento y sólo la intercesión de Isabel la Católica puede hacer que consiga la libertad, saliendo medio tullido.

Tras ser probada su inocencia, vuelve a Castilla, reclamado por la reina.

1499. Con 29 años recién cumplidos, Diego de Sotomayor ingresa como caballero en la Orden de Santiago, haciendo voto de pobreza, por lo que su hacienda y bienes pasan a su hermano Álvaro –el desheredado por su padre-.

1505. Caminando cierto día por las calles de Valladolid, se encuentra con una pendencia de la que no tiene parte alguna, y al intentar mediar recibe una mortal herida sin que se sepa quién pudo ser el causante de la misma.

Isabel la Católica, en un retrato obra de Juan de Flandes.

Escudo de armas del apellido Moscoso.

Su viuda queda con cuatro hijos menores de edad –el mayor tiene cuatro años- y atendiendo varias reclamaciones a las que no puede hacer frente.

No le queda más remedio que proveer matrimonios ventajosos para sus hijos:

  • Su único hijo varón Pedro y primogénito con doña Urraca Osorio de Moscoso, hija de Rodrigo Osorio de Moscoso, III Conde de Altamira
  • Su hija Ana de Sotomayor con Lope de Montenegro y Sarmiento, Señor de Trabanca, hijo de Lope de Montenegro, Alcalde Mayor de Pontevedra
  • Su hija Francisca con García Sarmiento de Meira, Señor de Sobroso y que reclama la Fortaleza de Salvatierra –la cual consigue-
  • Su hija Teresa casa con Gutierre Bernaldo de Quirós, naciendo de este matrimonio Alonso Bernaldo de Quirós

Fernando de Sotomayor -hermano de Álvaro de Sotomayor- muere a poco de fallecer su hermano Álvaro, y en su testamento suplica a su otro hermano Diego que vele

“por que esta Casa no se perdiese, e mirase mucho por aquellos sus sobrinos, que era la mejor obra que les podía facer”

Mientras Diego de Sotomayor llega a ser Comendador de Almorchón y Cabeza de Buey, la antaño grandiosa Casa de Sotomayor emparenta con los más conocidos enemigos de sus progenitores.

Los conflictos entre Inés Enríquez y su primogénito Pedro de Sotomayor crecen. Este último se queda con la Casa de Sotomayor y su madre con la Fortaleza de Fornelos.

García Sarmiento de Meira –ya dueño de la Fortaleza de Salvatierra- reclama ahora la de Fornelos como pago de una antigua deuda.

Finalmente, García Sarmiento queda como dueño y Señor de la Casa de Sotomayor y hundida para siempre esta noble familia.

Indignados los otros dos yernos, se confabulan con Pedro de Sotomayor  -inmerso en un proceso judicial por escrituras falsas- para sacar a colación el famoso testamento de doña Mayor –declarado apócrifo-.

Escudo de armas del apellido Sarmiento.
Evacuatorio existente en el Castillo de Sotomayor.

Dado que Inés Enríquez se niega a entregar nada, el citado Pedro solivianta a sus vasallos de Fornelos (9), y doña Inés resulta muerta a puñaladas en extrañas circunstancias.

Doña Francisca de Sotomayor, mujer de García Sarmiento de Meira, intenta vengar la muerte de su madre.

1513. En junio ante el célebre alcalde Ronquillo, Juez de Comisión especial para este caso incoa proceso criminal, con sentencia en rebeldía para Pedro de Sotomayor, que pierde su casa.

Pedro de Sotomayor y Urraca Osorio de Moscoso han tenido cuatro hijos:

  • Teresa de Sotomayor, que casará con Suero de Oca
  • Ana de Sotomayor, que casará con Fernando de Lanzós, Señor de Louriño
  • María de Sotomayor
  • Álvaro de Sotomayor, que morirá a los 16 años de edad, sin sucesión

Todos estos sucesos son observados desde cercana distancia por el ya Comendador  Diego de Sotomayor.

Engranaje encima de la puerta de entrada al Castillo de Sotomayor.

Astuto como el que más, que aspira a unificar los bienes que antaño pertenecieran a su padre.

Para ello sigue un meticuloso y concienzudo plan.

Hace arrendar los bienes al fisco por  su pariente Vasco de Ozores, para que su nombre no aparezca por ningún lado, y termina subarrendándolos el mismo.

Después, une sus fuerzas a las de doña Urraca Osorio de Moscoso, y presionan a la Corona.

1525. El 27 de agosto mediante Real Cédula los bienes confiscados a la familia del parricida don Pedro son devueltos a la familia Sotomayor.

De esta forma el astuto don Diego –mientras doña Urraca y sus cuñadas se basan en el testamento apócrifo de doña Mayor- sigue una estrategia más sofisticada.

Auspicia el matrimonio entre el hijo mayor de su sobrina preferida –Alonso Bernaldo de Quirós- con su prima e hija menor de don Pedro, María de Sotomayor.

EL CASTILLO DE SOTOMAYOR EN LA RED
Detalle del recinto exterior en el año 1917.

1543. El 25 de junio hallándose en la villa de Belalcázar, regala al nuevo matrimonio el Coto de Cos, mediante el siguiente documento:

"...que considerando la antigüedad de la dicha Casa de Sotomayor, la cual solía tener más renta y vasallos en tiempos antiguos y por haber sido bienes partibles y divisibles entre herederos ha venido a disminución..., y como no tengo hijos, por el mucho amor que tengo a la señora doña María de Sotomayor, mi sobrina, hija legítima del señor don Pedro de Sotomayor, mi sobrino, e de doña Urraca de Moscoso, su mujer..., quiero y es mi voluntad dejarla todo lo susodicho..."

1550. El licenciado Molina, en una reseña de la nobleza gallega y de las casas fuertes existentes en Galicia, coloca a la de Sotomayor en el lugar que le corresponde en el orden alfabético empleado por el autor para no ofender a ninguno de los poseedores por cuestión de precedencia.

Siglo XVII. Está documentada una descripción en la que se advierten modificaciones a la estructura del siglo XV realizadas por Álvaro Páez de Sotomayor.

“La obra interior del castillo es casa muy habitable.
En disposición moderna y capaz de mucha familia”.

Siglo XVIII. Se resuelve un largo pleito entre Benito Fernando Correa, IV Marqués de Mos, y los sucesores de la Casa de Sotomayor sobre la posesión del castillo, que se resuelve a favor del primero.

Este lo transforma en pazo para residencia y realiza algunos cambios sustanciales:

  • Manda restaurar la torre -1780-
  • El salón principal lo dota de artesonado y la chimenea de granito
  • La Galería de las Damas la pinta en rojo

1795. La Chancillería de Valladolid otorga al IV Marqués de Mos el derecho a los bienes de la rama de la familia de Sotomayor.

Así, sustituye el escudo del Ducado de Sotomayor, situado sobre la puerta sur, por otro con las armas de su casa.

1808. La invasión francesa del general Soult y el posterior incendio del Palacio de Santa Eulalia de Mos destruyen una documentación importantísima sobre algunos antiguos Señores de Sotomayor.

Siglo XIX. El castillo pasa a pertenecer a Antonio Aguilar y Correa, VIII Marqués de la Vega de Armijo.

Antonio Aguilar

1870. Este sitúa aquí su residencia veraniega y transforma el estilo primitivo románico en neogótico

  • Galería de las Damas
  • Capilla
  • Escalera
  • Parapetos y almenado exterior, saeteras y gárbolas de los muros exteriores

Los alrededores del castillo se replantan con árboles exóticos.

1875. El 14 de agosto nace en el Castillo de Sotomayor María Vinyals y Ferrés, sobrina del VIII Marqués.

Bautizada en la misma capilla del castillo, crece entre los frondosos arbóles de su parque.

1896. María casa en citada capilla con Juan Jordán de Urríes VI Marqués de Ayerbe.

1904. Publica El Castillo del Marqués de Mos en Sotomayor, una de las más extensas obras del Castillo de Sotomayor.

1908. El 11 de mayo fallece el VI Marqués de Ayerbe.

El 13 de junio fallece Antonio Aguilar y Correa y la Marquesa de Ayerbe se convierte en la nueva Señora de Sotomayor.

1909. Casa con el médico cubano Enrique LLuria.

Conocida popularmente como La Marquesa Roja, es una de las precursoras del movimiento feminista en España.

El doctor LLuria construye un sanatorio en las proximidades del Castillo de Sotomayor.

1917. Pero las actividades políticas de ambos hacen que pierdan la propiedad del castillo en este año.

En octubre se vende en subasta pública, viniendo su decadencia y abandono.

1940. Exiliada en París, fallece durante la ocupación nazi de la ciudad.

La Marquesa de Ayerbe en 1899, fuente Wikipedia.
Lamina del Castillo de Sotomayor, situada en el mismo. Sepulcro de Paio Gómez de Sotomayor, Iglexa de Santo Domingo, Pontevedra.

1949. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

1974. El 20 de diciembre los Grabados Rupestres de Pedra Dos Riscos son también declarados monumento histórico-artístico.

1982. El castillo es adquirido por la Diputación de Pontevedra, que inicia obras de restauración y rehabilitación, incluyendo

  • Techos artesonados de madera
  • Sustitución de la carpintería exterior
  • Se sustituye la cubierta por una estructura metálica
  • Se construye un mirador sobre el Patio de Armas

1985. Desde este año es denominado oficialmente como Soutomaior.

2011. Su población asciende a 7233 habitantes, repartidos en dos parroquias, Arcade -Santiago- y Sotomayor -San Salvador-.

Hoy día es un museo visitable y se dedica a exposiciones culturales.

 

(1). Así refiere el origen de la casa, Servando, Obispo de Orense, confesor que fué del rey Don Rodrigo, con quien se halló en la batalla de Guadalete.

(2). Si Lafuente pone en duda que las dos cautivas fueran de sangre real, no eran tan escépticos sus contemporáneos, pues aún existe en las ruinas del Convento de Santo Domingo, en Pontevedra, el sepulcro de D. Payo y de su esposa, en cuya inscripción figura ésta como Doña Juana, Infanta de Hungría, hallándose los escudos de la casa de Sotomayor unidos al de la Casa Real de Hungría repetidos varias veces en esta capilla. Dicho sepulcro se halla en la Capilla de Santo Tomás, posteriormente de San Andrés, fundada por el Mariscal D. Diego Aívarez de Sotomavor, y en ella se hallan también sus restos y los de su esposa.

(3). Las crónicas difieren sobre quién fué la madre de D. Pedro, atribuyendo algunos este hijo á una parienta de la Condesa de Ribadavia.

(4). La pendencia es la siguiente:

«Este Alvaro Paez sobre puntos de mellaría v el conde de Ribadavia y Santa Marta que tenia otras muchas tierras en Galicia y Castilla, levantaren question: decia el de Ribadavia que descendía de los Sarmientos que fueron grandes señores, y su muger la condesa (muy endiablada) que despues la mataron los sus vasallos a lanzadas por muchos males que ella les hacia; era muy presunriosa porque dicen que era de los Zuñiga. y por estas razones el conde de Ribadavia quería apremiar al Alvaro Paez, el qual también presumiendo que era de Sotomayor, casa muy antigua en este Reino de Galicia cuyos señores assi como eran antiguos casaban con mugeres de alta sangre que en aquel tiemoo no se oíaba casarse los caballeros con hijas de Prelados, ni de hombres ricos por mucho que ellos tuvieran, ni menos con linaje de Judios, y de las partes de dohde descendían, por las madres, tenían escrituras por donde se sabia la verdad dello. Poníase Alvaro Paez con el decir adecir y hacer con prisiones, y muertes de hombres, y palabras muy graves, y por estas cosas se recrecían muy grandes males. Assi que Alvaro Paez ayuntó su gente y entró en la villa de Rívadavia y sacó al Conde de dentro de su Palacio, y a todos los suyos, y prendido por la Barba y llevolo preso dentro á Sotomayor y, túvolo preso mientras fue su voluntad y al soltar que lo soltó, sacóle todos los partidos que quiso, y todo se lo guardó y tomole á Salvatierra por toda la mitad de la fuerza.»

(5). Testamento otorgado en 1472. Aunque al margen de este testamento consta que esta señora otorgó otros más adelante, no debió de haber en ellos sensible variación, por lo que se deduce de la historia de la familia de acuerdo con las voluntades expresadas en este documento; y el testamento presentado en el pleito y fechado en Vigo en 1482 fué declarado apócrifo por los Tribunales de Justicia.

(6). Pedro Álvarez de Sotomayor, á quien comenzaban á llamar Madruga, ya porque amanecía en un punto cuando había pernoctado en otro, ya porque madrugaba  cuando facía sus cabalgadas .
Es maular la leyenda según !a cual futí ei Conde de Ribadavia el autor do este apodo. Teniendo pendiente arabos señores, eí de Ribadavia y el de Sotomayor, una cuestión da limites, resolvieron zanjarla saliendo á caballo desde sus respectivos castillos, y que, marchando el uno y el otro hasta toparse, el lucrar del encuentro fuese el destinado como límite de sus estados respectivos.
La hora marcada para salir fué la del primer canto del gallo, y tomándolo D. Pedro ai pie de la letra salió de su castillo de Sotomayor al cantar el gallo á media noche, llegando á las puertas de Ribadavia cuando, al rayar el alba, disponía el Conde á emprender su cabalgata. Muy líyvro debía ser ei corcel de D. Pedro y la noche una de ¡as más largas del invierno, y aun así no me explico cómo pudo recorrer este trayecto.
Suponen que, al verle llegar el Conde, exclamó con mucha sarna: -madrugas, Pedro, madrugas;’, transformándose usté dicho en e! apodo porque aún se le conoce en la comarca.

(7). Vasco da Ponte así lo narra

“…unos dixeron que el conde muriera allí de dos carbúnculos, otros dixeron que el alcalde de Proiaño entrara en el monasterio con sus porquerones y que le hechara un garrote en el pescuezo; unos dicen que fue de una manera y otros dicen que fue de otra, quizá fue de entrambas maneras”

(8). Según Da Ponte.

(9). Hizo correr la voz de que su madre quería envenenarlo, y después de amotinar á los vasallos de Fornelos intentó cortar el paso á dicha señora, que al ver el cariz de los acontecimientos había resuelto trasladarse á Salvatierra ó Sotomayor. No se puede probar que D. Pedro estuviese presente ni que tomara parte en la lucha trabada entre los vasallos de Fornelos y los servidores de Doña Inés, pero sí consta que entre los amotinados figuraba su escudero y un criado de toda su confianza. Se entabló una lucha reñidísima por ambas partes, en la cual resultó herida la propia Doña Inés Enríquez; acogida á una choza, recostada en un miserable camastro, aún procuraba animar á los suyos, pero fue muerta á puñaladas por los servidores de su hijo. Entretanto D. Pedro, con gente armada, tomaba la Fortaleza de Fornelos, apoderándose de cuanto en ella había, pasándolo todo á Portugal, donde se refugió. Esta es la versión de Vasco de Aponte y la más popular; pero la cierta debe ser !a mencionada en la sentencia que se dió contra D. Pedro, según la cual dos de sus criados, Juan Martínez y Pedro Froytero, dieron muerte alevosa á la Condesa, con ciertas circunstancias que sería enojoso narrar.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 11/04/2018