Castillo de Castilnovo
 
 
 
 
 
CASTILLOS DE SEGOVIA
 
Alcázar de Segovia
Maderuelo
Turegano
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 
La misma perspectiva en una foto más antigua.

Tierra de arévacos, un poblado de estos se establece a unos 8 km, en lo que hoy es la actual Sepúlveda.

98-93 a.c. La zona es conquistada por las tropas del cónsul romano Tito Didio, quienes establecen su ciudad principal probablemente en Confluentia (la actual Duratón), en detrimento de la antigua orbe celtibérica sepulvedana, convertida ya únicamente en aldea.

La ocupación visigoda lleva al ocaso la ciudad romana de Confluentia.

Los árabes se establecen en la zona sin demasiados problemas.

746. Se produce un primer ataque cristiano contra la cercana Sepúlveda árabe, de la mano del rey asturiano Alfonso I. Como consecuencia se produce un intenso despoblamiento musulmán en la región.

755. Se dice que el califa cordobés Abderramán I, es el artífice de la construcción de una primera fortaleza musulmana en este lugar -para defenderse de futuras agresiones cristianas- (1).

935. Los cristianos realizan un ataque contra la región.

940. Ya está en manos cristianas. Fernán González procede a su repoblación. La vanguardia castellana se estabiliza y los musulmanes retroceden, creándose una vasta zona despoblada conocida como el Desierto del Duero.

979. Almanzor intenta la conquista de Sepúlveda -y zonas aledañas-, sin conseguirlo.

984. Mayor fortuna tiene en este año, aunque de forma efímera.

986. Los castellanos vuelven a perder la región (2).

1010. Sancho García, III Conde de Castilla, la conquista definitivamente y jamás volverá a perderse.

Alfonso VI ordena la repoblación de la zona. Mutitud de Concejos comienzan a surgir a lo largo de la Línea del Duero.

El territorio se integra dentro de la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda (3).

1076. El mismo rey concede a la zona el Fuero de Sepúlveda.

1083. Se conquista Madrid y dos años más tarde Toledo. La región respira aliviada.

La Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda se divide en ocho partes llamadas ochavos. Cada uno de ellos dispone de un procurador que es el portavoz del mismo ante la ley.

Castilnovo queda encuadrada dentro del Ochavo de Prádena.

1108. A partir de la Batalla de Uclés, este fuero castellano -denominado Fuero Extenso- es el que se va a imponer en muchas poblaciones de la Orden de Santiago y en algunas otras de Zaragoza y Teruel.

1111. En estos alrededores -Candespina- se produce la Batalla de Candespina,

En esta batalla la reina Urraca es derrotada por los ejércitos coaligados de Alfonso I el Batallador y Enrique de Portugal.

Como consecuencia, se produce la independencia del incipiente Reino de Portugal y toda la zona pasa a manos aragonesas.

Nuevamente en manos castellanas, estas Comunidades son ampliamente favorecidas por los reyes, especialmente Alfonso VIII, impulsor de estos Concejos.

Siglo XII-XIII. Se crean los arcos del lado oeste del Patio de Armas.

Y comienzan a erigirse algunas de sus torres...La Solana, la Torre de La Puerta, la Torre Vieja....

Después la Torre del Moro, la Torre de Caracol...

Siglo XIV. El Fuero Extenso es ampliado y codificado.

1305. Es ratificado por Fernando IV.

1390. El infante Fernando -futuro Fernando de Antequera- recibe de su padre, Juan I, entre otros, el Ducado de Peñafiel -al que pertenece Castilnovo-, a pesar de no haber cumplido aún los diez años de edad.

Siglo XV. Don Álvaro de Luna lo recibe del rey Juan II, y se encarga de darle al castillo el aspecto mudéjar que tiene en la actualidad -a pesar de las múltiples reformas posteriores- y de construir la última de sus torres -llamada de don Álvaro de Luna por motivos obvios-.

Sello donde aparece el Castillo de Castilnovo.

Tras la muerte de este, Enrique IV hace entrega del mismo a don Juan Pacheco, Marqués de Villena.

Fernando el Católico se hace con él -junto con un extenso terreno alrededor- creando así el Condado de Castilnovo -que incluye las poblaciones cercanas de La Nava del Condado, Torrecilla del Condado, Valdesaz y Villafranca del Condado-.

Juana de Aragón, hija natural del rey católico y de la dama Aldonza Roig de Ivorra, casa con Bernardino Fernández de Velasco, I Duque de Frías, recibiendo como dote Castilnovo.

1509. El 16 de marzo nace Juliana Ángela de Velasco y Aragón, hija de los anteriores.

1525. Son recluídos en el castillo los hijos de Francisco I de Francia, tras la derrota francesa en Pavía.

Foto del castillo tomada en el año 2001.
Imagen del castillo en el año 2001 y la otra muy anterior.

Juliana Ángela casa con su primo, Pedro Fernández de Velasco y Tovar.

1557. El 17 de junio es nombrada como I Condesa de Castilnovo, por merced del rey Felipe II.

Al morir sin descendencia, Condado y castillo pasan a sus parientes más cercanos.

Siglo XIX. El castillo termina en manos del alemán Príncipe de Hohenzollern.

1859. Se lo vende a José Galofre, secretario y pintor de cámara de la reina Isabel II, quien acomete una nueva restauración, tanto interna como externamente.

Foto del interior del castillo.

Siglo XX. El Marqués de Quintanar se hace con Castilnovo. Contrata al arquitecto segoviano Caballero Dorero, quien diseña el pórtico y los ventanales neogóticos en el patio interior.

1931. En junio es declarado Monumento Histórico Cultural.

El actual Conde de Castilnovo es Antonio Sagnier de Taramona, casado con Patricia Pratmarsó.

Y el castillo pertenece a la Asociación Cultural Hispano-Mexicana Castilnovo S.A., que lo ha transformado en un estupendo hotel, donde se realizan actividades culturales de todo tipo.

 

(1). No falta tampoco alguna leyenda atribuyendo dicha construcción al reyezuelo árabe de la propia Sepúlveda.

(2). Se considera también probable que el origen de la fortaleza sea de este período de dominación musulmana. Lo que es innegable, es que, tras la aparición de algunos restos de muro tapial en la fortaleza, su origen es, indudablemente, musulmán.

(3). La Comunidad de Villa y Tierra era un ente jurídico castellano propio. Desarrollado desde ancestrales tradiciones era, básicamente, un sistema de autogobierno que intentaba mostrar equidad ante sus vecinos en temas comunales como el reparto de aguas, tierras y bosques.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 09/17/2013