Castillo de Simancas
 
 
 
 
 
CASTILLOS DE VALLADOLID
 
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:

Los romanos hacen pasar por aquí la calzada romana que une Emérita con Caesaraugusta.

En dicha época se la conoce como Septimancas, posiblemente por el hecho de ser atravesada por la citada séptima calzada romana.

783. Mauregato toma el trono asturiano con la ayuda de Abderramán I. A cambio se compromete al pago del Tributo de las Cien Doncellas.

788. Se produce una revuelta liderada por los Condes don Arias y don Oveco, quienes matan al citado Mauregato en venganza por el famoso tributo.

789. Bermudo I tiene la intención de sustituir el tributo por pago en dineros.

Alfonso II el Casto, su sucesor, no quiere pagar de ninguna de las dos formas. Por este motivo se enfrenta a los musulmanes en la Batalla de Lodos, donde, tras matar al capitán Mugait, resulta triunfante, consiguiendo sus objetivos.

893-900. Alfonso III el Magno ocupa la zona y repuebla la ciudad.

Su posición estratégica sobre el valle del Duero, donde confluye con el Pisuerga, la convierte, gracias a su puente sobre el último río, en un punto de vital importancia en el dominio leonés de la Línea del Duero frente al poder musulmán.

Abderramán II vuelve a pedir al nuevo rey leonés Ramiro I, el Tributo de las Cien Doncellas.

Tras consultar con sus nobles, se decide que lo más prudente es volver a pagar dicho tributo (1) (2).

844. Siempre se ha dado por cierto de que la Batalla de Clavijo, entre Ramiro I y los musulmanes, tuviera como objetivo librarse del citado pago (3).

939. Batalla de Simancas. Ald-el-Rahmán III decide castigar a los reinos cristianos del norte lanzando la "Campaña de la Omnipotencia".

Alfonso III el Magno. Estatua sita en la Plaza de Oriente (Madrid)
Ramiro II de Asturias.

Según modernos estudios la batalla se desarrolla durante cuatro largos días ante los muros de Simancas.

Ibn al_Jatib, cronista del Islam, lo narra así (4).

Tras perder ambas partes miles de muertos y exhaustos los contendientes, el Califa Cordobés estima que el orgullo cristiano ha recibido su merecido, ordenando el retorno a sus dominios (5).

Pero en la retirada musulmana hacia Atienza, sus ejércitos se internan por abruptos barrancos y escarpados desfiladeros que los analistas modernos situán cerca de Caracena (Soria). Los cristianos del lugar, perfectos conocedores el terreno les están aguardando.

Y la avanzada cristiana de Ramiro II, que les pisan los talones, les hace avanzar apresuradamente y caen en una brutal emboscada.

La Batalla de la Alhándega, inmediata a la de Simancas se convierte en un infierno para las tropas musulmanas.

La victoria cristiana lleva el desconcierto al Califato de Córdoba e inicia así un tiempo de exitosas campañas militares cristianas que pondrán en jaque el dominio musulmán de la meseta desde Zamora hasta Soria.

Abderramán III castiga duramente a parte de su caballería, culpándola de la derrota y no dirigirá personalmente ninguna campaña más.

981. Almanzor derrota a un ejército castellano-leonés frente a Simancas, para seguidamente saquear y destruir la ciudad.

Simancas se convierte en la frontera entre moros y cristianos, siendo por tal motivo arrasada por unos y otros durante casi un siglo.

1073. Alfonso VI otorga todas las fortalezas distribuidas a lo largo del Pisuerga, entre ellas Simancas.

1085. Con la conquista de Toledo por Alfonso VI, deja de ser zona fronteriza.

Se repuebla, lo que la hace crecer de forma imparable, convirtiéndose en Villa Jurisdiccional limitando con Cabezón del Pisuerga.

El auge emergente de la ciudad de Valladolid le hace perder protagonismo.

1255. Alfonso X el Sabio dona Simancas al Concejo de Valladolid, a pesar de la oposición de ambas ciudades (6).

Desde ese momento la fortaleza, junto con Cabezon se convierte en una de las llaves de la defensa de la ciudad del Pisuerga.

1465. La ciudad siempre ha demostrado su fidelidad a su monarca, como por ejemplo durante el reinado de Enrique IV , cuando Juan Fernández Galindo y sus partidarios consiguen expulsar de la ciudad a los seguidores del infante Alfonso.

Poco después, sufre un intento de conquista por parte de Fadrique Enríquez -Almirante de Castilla- y aliado del citado infante.

1467. Por ello, Enrique IV ordena a Pedro Niño, Regidor de Valladolid la construcción de una fortaleza en Simancas.

Pero la ciudad es tomada antes de ello por el citado Almirante de Castilla, quien construye la fortaleza actual.

Dota a la fortaleza en el recinto exterior de dos torres, preparadas para uso de artillería. En el interior destaca sobremanera la Capilla del Almirante, bellamente decorada en tracería gótica, y la Torre de la Carbonera, con una magnífica bóveda casamata.

Aunque se trata de un bello castillo-palacio lo dota para resistir la previsible acometida de los ejércitos vallisoletanos -fieles a Enrique IV-.

El Alcaide de la misma es Juan de Vega IV Señor de Grajal de Campos.

Poco después, los Reyes Católicos reclaman la fortaleza para la corona.

SIMANCAS EN LA RED
Grabado antiguo del Castillo de Simancas.

1510. Se refuerza el foso con unos sólidos taludes, construídos por el arquitecto Lorenzo Doncel.

Junto con las Castillos de La Mota y Arévalo se convierte en una de las fortalezas más potentes de Castilla.

1513. Muere Juan de Vega. Su hijo Hernando de Vega es el nuevo Alcaide de Simancas.

1516. Fernando el Católico hace encarcelar en Simancas a Antonio Agustín, Vicecanciller de la Corona de Aragón, por galantear con su segunda y joven esposa Germana de Foix.

1520. Durante la Guerra de las Comunidades permanece fiel a Carlos I sin que los comuneros intenten siquiera su asalto.

1521. Tras la Batalla de Villalar y fracasada la rebelión comunera, se prende al obispo Acuña al que se confina en el Castillo de Simancas, así como a Pedro Maldonado.

Idéntica suerte corre el Mariscal de Castilla, Pedro García de Herrera y Rojas, Señor de Ampudia, tras negarse a reconocer a Carlos I -a pesar de las promesas de rehabilitación de nombre y hacienda-, terminando sus días en las mazmorras de este castillo.

1522. Pedro Maldonado es ejecutado en la Plaza Mayor de Simancas.

1526. El 26 de febrero el obispo Acuña estrangula al alcaide de la fortaleza, Mendo de Noguerol, para intentar huir, por lo que se hace venir al licenciado Rodrigo Ronquillo para juzgarle.

Foto de la fundación Joaquín Díaz.
Postal perteneciente a Almirante 23. Postal perteneciente a la casa Almirante 23.
Fotografía de Charles Clifford de mediados del siglo XIX.

Este dictamina que el acusado debe morir a garrote vil, sentencia que se cumple el 24 de marzo, y aplicada en una de las torres, llamada desde entonces Del Obispo.

Sus restos son colgados en una de las almenas.

1540. Carlos I decide ubicar en él el Archivo General del Reino. Para ello ordena a Juan de Herrera que derribe el castillo a fin de construir uno nuevo, pero el arquitecto hace caso omiso de la promisa real y no derriba el castillo en su totalidad.

Junto al insigne arquitecto, trabajarán también Francisco de Mora, Gaspar de Vega, Pedro Marruecos y Diego de Praves, que darán al castillo una imagen más palaciega que miltiar.

1545. Se nombra a Antonio Catalán como primer Archivero de Simancas (7).

1558. A primeros de enero, Ana de Mendoza Princesa de Eboli se hospeda en las estancias de este castillo.

1558. En marzo nace entre estos muros su primer hijo, fruto de su matrimonio con el noble Ruy Gómez de Silva.

1559. En agosto se traslada a Madrid, para reunirse con su marido.

1567. Felipe II -siguiendo la idea de su padre- ordena a Jerónimo Zurita que haga trasladar aquí los archivos del Reino de Castilla, Aragón y de Italia, naciendo así el Archivo General de Simancas.

1570. Ingresa aquí preso don Flores de Montmorency, siguiendo instrucciones precisas del propio Felipe II, por motivos de estado, al considerársele un espía de los Países Bajos.

Ana Mendoza de la Cerda (Princesa de Eboli)
Grabado que reproduce la ciudad de Simancas en 1556.
Foto nocturna del Castillo de Simancas.

El 9 de octubre, lunes, muy de mañana, es ejecutado por orden directa de Su Majestad.

1588. El mismo rey dá instrucciones para reorganizar el archivo, llegando a convertirse en uno de los más completos de Europa con 35 millones de documentos.

Siglo XVIII. Ventura Rodriguez lo transforma añadiendo el patio, los puentes y sus recorridos internos, con unas magníficas escaleras de cuatro tramos, en torno a un manchón central. Además, se restauran las bóvedas con tirantes metálicos.

1813. Se produce una nueva Batalla de Simancas entre las tropas aliadas -españoles, ingleses, portugueses- contra las francesas.

Estos últimos, se están batiendo en retirada tras la Batalla de Arapiles, resultando destruído por el Duque de Wellington el puente medieval sobre el rio Pisuerga.

1950. Se reforma la capilla, manteniéndose en la misma las armas de sus fundadores: don Alonso Enríquez y doña María de Velasco.

1979. Simancas es declarada Conjunto Histórico Artístico.

Recientemente se ha llavado a cabo una profunda restauración.

Foto aérea, por Ricardo Melgar.
 

(1). En este contesto tiene lugar la Leyenda de las Siete Doncellas. Según la misma, siete de las doncellas se hacen cortar las manos para ser rechazadas por el Califato de Córdoba.

(2). Según algunas versiones, el actual nombre de Simancas, vendría como consecuencia del acto de las Siete Doncellas.

(3). Estudios recientes ponen en duda la existencia misma de tal batalla.

(4). "Luego Dios le afligió (a Abd al-Rahman III, llamado al-Nasir) y le sometió a prueba con la conocida batalla en que padeció duro trato a manos del enemigo de Dios Ramiro hijo de Ordoño, el día viernes 11 del mes de sawwal del año 327, frente a la ciudad de Simancas, en el país de los Rumíes (Cristianos), después de una lucha que duró varios días y en la cual se desarrolló la pugna entre ambas partes de la manera más violenta y ardua, llevando la iniciativa el enemigo.

Los musulmanes experimentaron una derrota inaudita, que fue suscitada por un grupo de hombres de la división militar que dependía directamente de al-Nasir, quienes, envidiosos de los favores que Dios le había acordado, no le aconsejaron lealmente acerca de la conducción de la lucha, sucediendo que al entrar en acción una vez más la caballería se descalabraron las líneas de combate muslímicas. Entonces el enemigo compelió a los musulmanes a replegarse hacia una fosa profunda, por la que se hace referencia a la batalla. En dicha fosa fueron cayendo los hombres hasta que la cubrieron de borde a borde.

Huyó al-Nasir, abandonando sus campamentos, de los que se apoderó el enemigo, con todos los pertrechos y demás elementos que en ellos había. Ahí perdió al-Nasir su Corán y su coraza, cosas ambas de un valor inapreciable, que luego recuperó.

Cuando estuvo fuera de peligro, despachó a Córdoba, de modo que llegaran antes del grueso de las tropas, una cantidad de milicianos de su escolta, quienes comunicaron la buena nueva de que al-Nasir se hallaba sano y salvo, y, en cumplimiento de sus órdenes, prepararon rollos y cruces a orillas del río. Al llegar a la ciudad, hizo apresar alrededor de trescientos hombres de la caballería, a los que clavaron en dichos rollos y cruces, haciendo difundir al-Nasir una proclama en la que decía: "Este es el castigo que corresponde a los que han traicionado al Islam, engañando a su pueblo y sembrando la confusión en las filas del ejército de la Guerra Santa". Luego erigieron aquellos maderos con las víctimas y las alancearon a la vista de la gente, hecho lo cual al-Nasir se fue a su palacio. Desde esta campaña ya no emprendió otra personalmente"

(5). Estudios modernos parecen indicar que dicha batalla terminó en tablas y el desastre musulmán ocurre durante la retirada.

(6). Se origina un largo pleito por esto entre ambas ciudades que no será resuelto hasta el año 1558.

(7). El Documento Fundacional dice asi:

"...avemos acordado que se aga un archivo...en la nuestra fortaleza de Simancas y que allí se recojan todas las escripturas tocantes a nuestro patrimonio y corona real..."

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 13/02/2017