Castillo de Encinas de Esgueva
 
 
 
 
 
 
CASTILLOS DE VALLADOLID
 
Si dispones de alguna fotografía reciente o antigua que pueda realzar esta página, así como cualquier tipo de información, curiosidad o anécdota de la ciudad, mándalo al siguiente mail:
 
Castillo de Encinas. A la izquierda la Torre del Perejil (la de las banderas)...a la derecha la Torre de la Bola...al fondo a la izquierda la Torre del Homenaje.

EScudo de Encinas de Esgueva

Algunos restos hallados atestiguan la antiguedad de la presencia humana en la zona (1).

Siglo IX. La población se supone que surge durante la repoblación realizada en este siglo, en el que la frontera entre los reinos cristianos y musulmanes está fijada en los ríos Duero y Esgueva.

Siglo XII. La villa es posesión de Estefanía Armengol -hija de Armengol V de Urgel y de María Pérez Ansúrez-.

Originalmente pertenece a la Merindad del Cerrato.

1352. Los primeros señores conocidos de Encinas son Alfonso Díez y Gonzalo Gutiérrez.

En el Libro Becerro de las Behetrías se puede leer

"Es del Obispado de Palencia.
Es solariego.
Et son de Alfonso Díez e de Ruy Gutiérrez.
Et de Sancho Díaz de Baltanas.
Et de fijos de Gonzalo Gutiérrez..."

1382. El 9 de abril Diego López de Zúñiga compra la villa de Encinas de Esgueva -junto con las de Capilla y Urbel-.

1386. Y cuatro años más tarde la villa de Curiel.

1393. El rey Enrique III nombra como Justicia Mayor del Reino a don Diego López de Zúñiga.

1394. El citado ordena construir un castillo-palacio mudéjar en la localidad.

Escudo de la familia Zúñiga.

Desde la Torre del Homenaje se puede acceder directamente a la Torre del Perejil.

La Torre de la Bola está a la derecha de la Torre del Perejil.

El citado está casado con Juana García de Leiva Señora de Villavaquerín.

1396. Enrique III enferma a la edad de 17 años. Como remedio a su precaria salud pasa, durante tres años, largas temporadas en Encinas de Esgueva, debido a la calidad de sus aguas. A tal efecto, del castillo y sus aguas se dice

“… (con un quarto en que se puede bibir y biven los alcaides que allí tiene y ha tenido su Sª tiene quatro torres la Una grande de homenaje y tiene barbacana y cava de sillería y en el medio del patio tiene un poÇo de agua dulce y esta bien rreparada y se puede ynchir la cava de agua siempre que quisieren es casa muy sana y por ello bibio en ella el rrey don enrrique El enfermo tres años…”

1397. Finaliza la construcción del castillo que dispone de una gran Torre del Homenaje -cuya entrada está en la planta baja, a unos 5-6 metros de altura- y simuladas el resto de ellas -como el cercano de Curiel y el soriano de Yanguas-.

Foto antigua de similar perspectiva, perteneciente a Alhambra Patronato

1417. Muere don Diego López de Zúñiga.

Le sucede como Señor de Encinas su hijo, don Pedro de Zúñiga y Leiva.

Había casado en el año 1407 con Isabel de Guzmán -su sobrina-, III Señora de Gibraleón. El mismo año había conquistado Ayamonte y su castillo a los moros granadinos.

Hernando del Pulgar -haciéndose eco de sus insignes virtudes- le pone como uno de sus ejemplos de Claros Varones.

1418. Pedro de Zúñiga se hace con la población de Canillas de Esgueva.

1437. Junto con Pedro Manrique de Lara y Fadrique Enríquez conspira contra el inusitado poder de don Álvaro de Luna, siendo capturado el primero de ellos el 13 de agosto y confinado en el Castillo de Fuentidueña.

1438. El 20 de agosto el citado se fuga, descolgándose desde una ventana, con la complicidad de Álvaro de Zúñiga -primogénito de don Pedro- y se refugia en el Castillo de Encinas de Esgueva.

La conocida como Puerta de Hierro, especulándose que pudo haber tenido un puente levadizo, desde donde se accedía al castillo.
ENCINAS DE ESGUEVA EN LA RED
Foto aerea realizada por Ricardo Melgar. Otra foto aérea de Encinas de Esgueva, también de Ricardo Melgar.

1453. Muere don Pedro de Zúñiga a la edad de setenta años. Su hijo Álvaro de Zúñiga y Guzmán es el nuevo Señor de Encinas.

El 4 de abril recibe una carta de Juan II de Castilla en la que le comunica

“Don Álvaro de Stunica, mi Alguacil Mayor: Yo vos mando que prendáis el cuerpo a don Álvaro de Luna, maestre de Santiago, y,
si se defendiere, que lo matéis”

1485.Obtiene el título de I Duque de Béjar por merced de Isabel la Católica.

1574. Su sucesor, don Francisco López de Zúñiga, vende a don Antonio del Río, Regidor de Segovia, las villas de Encinas y Canillas de Esgueva por la suma de 25.000 ducados.

El susodicho lo dota de un hermoso patio renacentista -donde campean los escudos de los Zúñiga y los Sotomayor, ignorándose porque el nuevo dueño no puso los suyos propios-. Su intención era la de construir una capilla en la iglesia de Encinas para ser enterrado en ella, pero finalmente sus restos y los de su mujer reposan en el Monasterio del Parral de Segovia.

Foto antigua perteneciente a la fundación Joaquín Díaz

1709. Felipe V concede el título de Conde de Encinas a su descendiente don Antonio de Aguilar y Zuazo.

El escudo de los muros corresponde al apellido Aguilar.

Antiguamente disponía de un puente levadizo para salvar el foso, hoy desaparecido.

La ventana con ajímez es de influencia árabe.

1850. El castillo aún está habitado y es propiedad del Marqués de Lorca.

1915. Se comienza la desmantelación del patio para vender sus materiales.

1950. Su actual propietario, Cándido Moyano, lo vende al Ministerio de Agricultura, que lo restaura y acondiciona como silo -tapiando sus hermosos ventanales-.

Foto antigua, fechada entre 1920 y 1936, perteneciente a Alhambra Patronato.
Foto antigua tomada de Alhambra Patronato Foto antigua del patio interior, también de Alhambra Patronato.
Foto de uno de los capiteles entregados por Antonio Rivera.

Del hermoso patio renacentista anterior no queda ya absolutamente nada.

1970. Deja de funcionar como silo para cereales. Del patio interior únicamente subsisten dos capiteles (3).

1994. Es cedido al Ayuntamiento de Encinas de Esgueva.

 

(1). Antonio Rivera -vecino de la localidad-, ha podido comprobar la existencia de algunos venablos en el Museo de Cantabria. En Encinas se conserva alguna punta de flecha de tipo palmaria, así como hacha de piedra achelense. Igualmente, nos informa de la última aparición: un hacha del Neolítico, en muy buen estado, que también se halla en Encinas.

(2). Antonio Rivera informa que dicho nombre viene dado por una bola que había en la torre antigua, y que se conserva actualmente en el pueblo de Encinas.

(3). Estos dos capiteles fueron entregados por Antonio Rivera.

 
© castillosdejirm.com
Página actualizada el 15/01/2016