EL CINE Y LA MUJER
Las mujeres perfectas
EL CINE Y LA MUJER

Imagen

Joanna Eberhart cree que ha llegado a lo más alto. Es la presidenta más joven de la historia de la cadena EBS y tiene un marido entregado y dos hijos preciosos. En apariencia la vida de Joanna es perfecta... hasta que llega un día catastrófico en el que todo su mundo se derrumba. La echan del trabajo, su matrimonio se tambalea, olvida hasta donde está el colegio de sus hijos y se queda convertida en candidata perfecta para una terapia de electroshock. Pero la crisis nerviosa sirve para que Joanna y su marido Walter se replanteen su vida: reúnen a la familia y se mudan para empezar una nueva vida en el idílico paraíso suburbano de Stepford, Connecticut. Pero algo extraño pasa en la villa de Stepford, algo que levanta suspicacias en Joanna y también en Bobbie Markowitz, que acaba de instalarse en la zona con su irascible y gamberro marido Dave. Y también anda preocupado Roger Bannister, un arquitecto que se ha mudado a Stepford con la esperanza de salvar su inestable relación con su conservador compañero Jerry. El problema son las esposas. Todas son como Claire Wellington, hermosas, felices y asombrosamente activas y creativas: hacen pasteles, pintan la casa, cortan el césped, juegan con los niños y aún tienen tiempo de recibir a sus maridos con lencería sexy cuando vuelven del trabajo. Joanna anda cada vez más preocupada con sus atractivas pero sumisas vecinas. En cambio su marido Walter está encantado. En particular le impresiona la Asociación de Hombres de Stepford, cuya sede es una imponente mansión que se alza en el centro de la ciudad. Walter dice, Esta ciudad, estas casas... este lugar es como un sueño. Así es como debería ser la vida. Hasta que Joanna Eberhart viene a aguar la fiesta.


En Stepford todas las mujeres son perfectas en su aspecto físico, en las tareas que realizan y en todo lo que a un hombre le pueden hacer feliz.



Escríbeme
Acepto y quiero críticas, sugerencias, pataletas, recordatorios... quiero oír (o leer) tu voz. Dame el capricho, y cuéntame tu opinión sobre aquella película que te conmovió, aquella otra que te asustó o indignó, y aquella con la que soñaste ese día.
Cuéntame lo que te gustaría que hiciéramos aquí, y nos pondremos manos a la obra. Que pa eso somos mujeres y podemos con todo, no?

un servicio ofrecido por Hispavista.com