EL CINE Y LA MUJER
Te doy mis ojos
EL CINE Y LA MUJER

Imagen

Una noche de invierno, una mujer, Pilar, sale huyendo de su casa. Lleva consigo apenas cuatro cosas y a su hijo, Juan. Tras nueve años de matrimonio, ha comprendido que el maltrato al que la somete su marido, Antonio, no va a cambiar. Antonio no tarda mucho en salir a su busca, según él, la quiere más que a nada en el mundo. Pilar es su sol, dice, y además, «le ha dado sus ojos». La protagonista se envuelve en una maraña de silencios y de complicidades, de obsesiones y de culpas. Pilar, al escapar de casa, desencadena unos acontecimientos que muchas mujeres en su situación están viviendo, y va cambiando sus esquemas reaccionando con terror donde antes había amor.


No es de las películas más duras en cuanto a violencia, sin embargo retrata muy bien cómo el miedo ya ha hecho mella en Pilar hasta el punto de limitarla en su capacidad de tomar decisiones e incluso de defenderse. Aún así, como nos muestra la película y es en realidad, ella puede vencer ese miedo para salir adelante, con altibajos pero como mejor puede. Nos muestra también a la perfección el síndrome de dependencia hacia el maltratador. Y es que el maltrato no deja de ser un secuestro emocional y lleva ligado algo parecido al síndrome de Estocolmo: "Los hay peores, a mí no me ha roto las costillas, él no sería capaz de matarme..." Se acaba disculpando al agresor, porque se sabe que es capaz de mucha más agresividad de la que ejerce; en realidad el principal arma del agresor es el miedo que provoca, más aún que la violencia.



Escríbeme
Acepto y quiero críticas, sugerencias, pataletas, recordatorios... quiero oír (o leer) tu voz. Dame el capricho, y cuéntame tu opinión sobre aquella película que te conmovió, aquella otra que te asustó o indignó, y aquella con la que soñaste ese día.
Cuéntame lo que te gustaría que hiciéramos aquí, y nos pondremos manos a la obra. Que pa eso somos mujeres y podemos con todo, no?

un servicio ofrecido por Hispavista.com