PILAR









   Volver a INICIO
No os dejéis intimidar si no disponéis de un buen argumento para hacerla reir. La chica de la eterna sonrisa, siempre tendrá su cara más amable y simpática para compartir entrenamientos, carreras o charlas con cualquiera de vosotros. Más madura de lo que nos dice su "corta" edad, responde con firmeza y sinceridad a las cuestiones que le planteamos.

 

Llevas muchos años al pie del cañón, compitiendo, entrenando, luchando por nuevos objetivos...¿Qué te ha hecho mantener viva la ilusión durante tanto tiempo?
Independientemente de objetivos, competiciones, etc, siempre me ha gustado hacer ejercicio por distintos motivos, aunque al final todo se reduce a uno; me hace sentir mejor. Y aunque no evite que me ocurran cosas desagradables, si que me ayuda a sobrellevarlas de una manera positiva.

Empezaste muy joven para lo que es normal en el atletismo popular ¿Te iba la marcha?
Con 15 años comencé a entrenar en el polideportivo de Moratalaz en el equipo Larios. A mi lo que me gustaba era el fondo, lo que ocurre es que por temas de estudio no podía ir a entrenar muy a menudo y, para puntuar en los campeonatos, hacían falta en el equipo lanzadores de martillo o marchadores, en otras disciplinas había atletas suficientes. En un principio me metieron a lanzar martillo pero, tras insistir al entrenador, me puso a hacer marcha que era lo más parecido a lo que me gustaba.

¿Qué conseguiste, bueno y malo, de esos años en esa especialidad?
Lo bueno, no desengancharme, si hubiese seguido haciendo lanzamiento de martillo seguramente habría dejado de ir al Polideportivo y con esa edad entrenar por mi cuenta no creo que hubiese dado resultado. Lo malo, precisamente eso, que no consigo “desengancharme” (je, je)

 Alguna vez pensaste que podrías llegar a ser una “María Vasco”?
Ja, ja, ja, ni de lejos... para ser un atleta de élite además de tener cualidades necesitas trabajar duro y hacer que prácticamente toda tu vida gire entorno al deporte. Desde el principio era muy consciente de que me faltaban cualidades para conseguirlo, simplemente era una afición que me gustaba y que me hacía sentir mejor, prefería dedicar mis esfuerzos a otras cosas.

¿Cuándo y por qué das el paso hacia las carreras en ruta?
Cuando tenía 19 años dejé el equipo y me dediqué a entrenar por mi cuenta, Durante unos dos años estuve saliendo a rodar unos 45 minutos 4- 5 veces a la semana. En un curso que hice en 2003 conocí a dos personas que me metieron de nuevo el gusanillo por competir. Una de esas personas era Yolanda Santiuste, corredora de montaña y la primera persona que me habló del foro de elatleta. Al principio solo me metía al foro para informarme de las carreras de montaña, posteriormente me animé a escribir y, de esa forma, conocí y sigo conociendo a personas que comparten mi misma afición.La otra persona, Antonio, fue el que me convenció para participar en alguna carrera de asfalto, cuando vi que mejoraba mis marcas de carrera en carrera me “piqué”, y comencé a preparar más a conciencia los entrenamientos, que dejaron de reducirse a rodajes y pasé a hacer series, cambios de ritmo...para mejorar en la medida de lo posible.

En ese intercambio de especialidad, ¿Pensaste por algún momento en dejar de ser corredora?
La verdad es que nunca se me ha pasado por la cabeza.

¿Cuántas carreras llevarás sumadas en tus piernas?
Ni idea, pero supongo que entre 60 y 80.

A la hora de entrenar, ¿Cómo te planteas las jornadas o semanas de trabajo?¿Has seguido alguna vez los consejos de entrenadores?
Me imagino que como a la mayoría de los que entrenamos a menudo, en ocasiones los cantos de sirena que nos invitan a quedarnos en casa haciendo caso a la pereza son bastante frecuentes. Siempre intento que la hora de entrenamiento sea la misma, ya que me lo planteo como una rutina más y es necesario crear un hábito para que el cuerpo se acostumbre. Ha habido épocas que ha tenido que ser al mediodía, otras veces a las 6 de la mañana y otras a las 7 de la tarde.

En muchas carreras podemos verte entre las primeras de tu categoría, incluso ganando, ¿cuál piensas que es el nivel de las corredoras populares en Madrid?
El nivel siempre depende de con qué se compare y, actualmente, son tan pocas las chicas que se siguen apuntando a las carreras que exactamente no sé dónde se podría poner el baremo. Por poner un ejemplo, en la media maratón de Moratalaz de 2006 ganó Recuerdo Arroyo con una marca cercana a 1:20, la siguiente en la clasificación fui yo con 1:35, entre medias no había nadie... creo que en Madrid hay atletas con un nivel bastante aceptable, el problema es que son muy pocas y es difícil que coincidan en las carreras a no ser que por distintos motivos, como que haya premios económicos, esto sea así. Afortunadamente el número de chicas que van a las carreras es muy superior al de hace unos años, y gracias a esto también el nivel se va elevando.


¿Qué es lo que más te gusta de practicar este deporte? ¿Y lo que menos?
Lo que más es que es un deporte que se puede practicar solo o acompañado, en el que el material que se necesita es bastante escaso y accesible y que se puede realizar prácticamente a cualquier hora, a diferencia de otros deportes cuya práctica viene condicionada por alguno de los elementos anteriormente mencionados.
Lo que menos, la gente que no respeta que tú también tienes derecho a ir por la calle, aunque sea corriendo: los comentarios machistas o misóginos (no sé muy bien donde está el límite entre uno y otro), los dueños de los perros que no se responsabilizan de su mascota, el conductor que no se para delante de un paso de cebra...


¿Cuáles han sido las carreras que te han dejado algún recuerdo imborrable?
Han sido varias, pero quizás el mejor recuerdo lo guardo del Trofeo Hipercor del año 2005 de Alcalá de Henares. Cuando ocurrieron los atentados del 11-M estuve de voluntaria en el Ifema dando apoyo a una familia que había perdido a uno de sus miembros, esta familia era de Alcalá. Fui a la carrera con la intención de hacerlo lo mejor posible y salí como pocas veces lo he hecho, cuando faltaban aproximadamente 3 kms conseguí pasar a la que iba primera y pude ganar. Al pasar por el arco de meta, con el corazón en un puño, miré y señalé al cielo para dedicarle la victoria a alguien que no había conocido en vida pero que me marcó profundamente.

Muchas veces te tiras para “el monte”, entrenando y compitiendo ¿Qué tienen las carreras de montaña que no lo tengan las de ciudad?
Es sobre asfalto donde normalmente entreno y salgo al monte para cambiar de aires. Mis padres tienen una casa en la sierra y siempre hemos pasado allí las temporadas de vacaciones, por eso, desde pequeña he estado acostumbrada a tirar para el monte. Cuando corro por asfalto a veces manda más el reloj que las sensaciones, sin embargo, en la montaña, se me hace más ameno a pesar de la dureza del terreno, y consigo que la cabeza se centre solamente en eso, en correr o andar o salvar los obstáculos sin importar el tiempo en el que lo hagas sino que el reto se supere.

¿Cuál es tu sueño incumplido en esto de correr?¿Es aún realizable?
La espinita clavada es hacer un maratón de montaña, así que este año quiero hacer el Maratón Alpino Madrileño, a ver qué tal se da...

¿Cómo te planteas el futuro?¿Hasta cuándo crees que podrás seguir corriendo?
La intención de seguir corriendo tiene una parte que depende de mi y otra que no. Si por mi fuera seguiría corriendo muchos años más, pero si por alguna circunstancia esto no pudiese ser así intentaría asumirlo, aunque no dudo que con lo que me aporta correr sería una etapa difícil de pasar.

Aunque éste sea un deporte individual, el apoyo y los ánimos de amigos, familiares y compañeros de equipo son fundamentales para seguir disfrutando del correr. No podría dar una lista cerrada con los nombres de estas personas, desde conocidos miembros del grupo GGM o mi familia, hasta personas que conoces entrenando o en las carreras. Eso sí, desde aquí mención especial para Santi (Hackenbaker) simplemente por el hecho de aguantarme, ya sea por asfalto, por montaña o en la barra de una cafetería tomando un chocolate.