CURIOSO DISCURSO DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA SOBRE LAS ARMAS Y LAS LETRAS.

"... Lléguese, pues, a todo esto, el día y la hora de recibir el grado de su ejercicio: lléguese un día de batalla, que allí le pondrán la borla en la cabeza hecha de hilas para curarle algún balazo que quizá le habrá pasado las sienes, o le dejará estropeado de brazo o pierna. Y cuando esto no suceda, sino que el cielo piadoso le guarde y conserve sano y vivo, podrá ser que se quede en la mesma pobreza que antes estaba,  y que sea menester que suceda uno y otro reencuentro, una y otra batalla, que de todas salga vencedor, para medrar algo; pero esos milagros vense raras veces. Pero decidme, señores, si habéis mirado en ello: ¿cuán menos son los premiados por la guerra que los que han perecido en ella? Sin duda habéis de responder que no tienen comparación ni se pueden reducir a cuenta los muertos, y que se podrán contar los premiados vivos con tres letras de guarismo."

Don Quijote de la Mancha. Capítulo XXXVIII


"La convicción de que otro mundo es posible es condición para poder acercarse a los límites del sufrimiento humano. Que es posible que otro mundo pueda surgir entre los hombres, por utópico que nos parezca. Sin esta fe en otro mundo posible, humano, más justo, más fraternal, no podremos resistir.
Sin esta convicción nos entregaríamos a salvaciones individuales, algo aberrante y además inútil, dado que estamos viviendo una tragedia que nos afecta a todos como humanidad.
Para poder luchar, aunque no veamos el horizonte, tenemos que creer en él"
"España en los diarios de mi vejez", de Ernesto Sabato

   Circulo de Lectores, 2004
 



Yo soy yo.

Tú eres tú.

Yo no estoy en este mundo

para llenar todas tus expectativas

y sé

que tú no estás en este mundo

para llenar todas las mías.

Porque yo soy yo

y tú eres tú.

Y, cuando tú y yo nos encontramos

es hermoso.

Y cuando, encontrándonos, no nos encontramos

no hay nada que hacer

¡Gracias!

Gracias y adiós...

Jorge Bucay, Cartas a Claudia