Sociedades matrilineales de Oceanía

Estudios de Género

Sociedades matrilineales de Oceanía

por Francisca Martín-Cano Abreu

MARTÍN-CANO Abreu, F. B. (2001 y 2006): Sociedades matrilineales de Oceanía. Editada en parte (1.200 caracteres) por Periodista en La Senda Aborigen. http://galeon.com/contraandrocentrismo/oceaniamatri.htm, http://s3r3bro.net/arx/sa/sa3.htm

Resumen: En OCEANIA (Enciclopedia Espasa): "En las islas Marianas se desconoce el parentesco paterno, (...) en las islas Haway el rango y la dignidad de jefe se transmitia por las mujeres. (...) en Tonga la descendencia por linea uterina esta solidamente establecida, (...) Con la influencia europea y especialmente de los misioneros catolicos, este sistema familiar va modificándose (...), sustituyéndose la filiación agnatica (filiación matrilineal) a la cognatica (filiación patrilineal)

Sociedades matrilineales de Oceanía

Por Francisca Martín-Cano Abreu

- En OCEANÍA, según leemos en la Enciclopedia U., Tomo 33 (1988, 1004): "En las islas Marianas se desconoce el parentesco paterno, y según Varigny... en las islas Haway el rango y la dignidad de jefe se transmitía por las mujeres. West... y Mariner... afirman que en Tonga la descendencia por línea uterina está sólidamente establecida, la jerarquía se transmitía por las mujeres y los padres no eran parientes de sus hijas Con la influencia europea y especialmente de los misioneros católicos, este sistema familiar va modificándose de una manera paulatina, sustituyéndose la filiación agnática (filiación matrilineal) a la cognática (filiación patrilineal)".

Se encontraron vestigios de matriarcado tanto en el continente de Australia, como en diferentes islas de La Melanesia, La Micronesia y La Polinesia, donde el poder se transmitía por vía matrilineal, la mujer ascendía al trono y ejercía poderes de mando. Con la llegada de los occidentales y su influencia, se acabó con las civilización autóctona, se aniquiló su religión y los nativos fueron encerrados en reservas.

MAPA DE OCEANÍA

En Oceanía existía la creencia, al igual que en los diferentes pueblos primitivos de manera universal, que el varón no intervenía en la fecundación humana. Ellos creían que cuando una mujer se quedaba embarazada, se debía a la actuación de las Divinidades o de los antepasados. Aún en 1938 se mantenía esta creencia entre los Bellonais de las isla Salomón, según refiere Zonabend en (1988, 70): "... ignoraban, hasta la llegada de los misioneros en 1838, la relación entre copulación y procreación. Si una mujer casada quedaba embarazada, ello no se debía a que hubiera mantenido relaciones sexuales con su marido, sino a que los dioses y los antepasados del patrilineaje de su esposo estaban satisfechos con dicha alianza y le daban descendencia."... Y (se creía que) era la Divinidad la que producía la Resurrección de los antepasados, como semilla de Vida, que penetraban en la mujer y se encarnaba en sus descendientes.

De ahí las abundantes ceremonias y ritos mágicos propiciatorios de la Fertilidad, tanto humana, animal, de los antepasados, como de la cosecha, con acompañamiento de esculturas femeninas o hermafroditas. Y que eran dirigidas desde antiguo, por las mujeres. Y mientras ejercía su función, la Sacerdotisas era la encarnación de la misma Diosa. Al respecto afirma Campbell de una Sacerdotisa de la Diosa Pelé de la isla Hawaii (1991, 151): "... una sacerdotisa de Pele es, en cierto sentido, una encarnación menor de la misma Pele. Así que el misionero estaba realmente hablando con la diosa. Le dijo" «He venido a traerle un mensaje de Dios». Y la sacerdotisa dijo: «Ah, ése es su dios. Pele es el mío»."

En diferentes islas se llevaban a cabo "Ceremonias de Fertilidad de la Cosecha" en honor de Diosas, por mujeres, en las que usaban esculturas para que la Diosa promoviese la lluvia y como bailarinas bailaban al anochecer el corroboree destinadas a provocar la lluvia, cuyo modelo eran las Diosas Danzarinas de la constelación de Las Pléyadas. Y las maoríes bailaban por Año Nuevo, coincidiendo con el levantamiento helíaco de Las Pléyadas ("Mararii i Nia" y "Mararii i Raro" "Pléyades Arriba", "Pléyades Abajo") (en nuestro hemisferio norte, el orto matutino de Las Pléyadas tiene lugar en julio-agosto). mientras que bailarinas de Pitjantjatjara del Desierto del oeste (sur de Australia), lo hacían por otoño, coincidiendo con el ocaso de Las Pléyadas (en nuestro hemisferio en abril-mayo). En Hawaii las bailarinas ejecutaban la danza "Hula" en honor de la Diosa Laka. En el archipiélago de Trobriand, bailaban en honor de la Diosa Konjimi. En otras regiones bailaban en honor de otras Diosas: de la Madre Ancestral de la Región Montañosa de Nueva Guinea, en las islas de La Melanesia: Pitilu, Nueva Irlanda, en Nueva Caledonia,... en honor de la Diosa Kabo Mandalat. Y como músicas, las mujeres de Nueva Zelanda, tocaban los instrumentos realizados con pieles de animales: bombos, en honor de la Diosa Tarabanga "La Sabia Madre Primigenia".

En Oceanía, al igual que en el resto del universo, también se dio la revolución patriarcal, y los varones se apropiaron de las funciones femeninas. Por ejemplo se apropiaron de las prácticas que las Sacerdotisas realizaban en las ceremonias religiosas. Apropiación masculina que se codifica en mitos, como apropiación masculina de instrumentos musicales. Y apropiación existente en regiones tan alejadas como en Grecia, donde Apolo se apropió de la lira de las Sacerdotisas Délicas y Pan se apropió de la flauta siringa de la Ninfa Syrinx / Siringa (y a partir de entonces la siringa pasa a denominarse flauta de pan). También se apropiaron de los instrumentos de música que tocaban las mujeres, en regiones americanas, donde los Xinguanos / Chinguanos amazónicos, se apropiaron de las flautas femeninas. E igual ocurrió en Colombia, Brasil, en regiones de Tierra del Fuego y en Australia, donde los varones se apoderaron de los bramadores, objetos que estaban, según afirma Husain en (1997, 22): "... antaño bajo la custodia de las mujeres, hasta que les fueron arrebatados por la fuerza o un timo."

AUSTRALIA

En AUSTRALIA se hallaron restos de la anterior sociedad matriarcal, entre los habitantes de las regiones del este y del sur, mientras en el norte y en el oeste eran patrilineales. Las sociedades Tasmanas (cuya población fue exterminada por los ingleses y desapareció en 1876) y de otras regiones con Cultura del Hacha Cilíndrica, así como en tribus de los Dieri y en los Loritja de la región de Victoria y de Nueva Gales, tenían estructura matriarcal, con forma de parentesco por línea materna. En la sociedad las mujeres tenían gran importancia y jugaban un gran papel en el terreno económico: eran las que en exclusiva se dedicaban a las tareas de recolección de alimentos y a la agricultura. La mujer podía adquirir el rango de jefes y ejercer el gobierno.

Y además en Australia, según afirma Lévi-Strauss (1971: 56): "Las sociedades de mitades matrilineales ( &) tienen una distribución meridional; ocupan en masa el Sureste (sur de Queensland, Nueva Gales del Sur, Victoria y el este de la provincia meridional), y también una pequeña zona costera, al suroeste de la provincia occidental."

De lo que se deduce que alguno de estos pueblos adorarían a las dos Diosas Hermanas Gemelas Yirritja y Dhuwa, Dualidad Creadora llamada Yuankaj como Madres de la humanidad: la Diosa Dhuwa Madre de los Dhuwa / Duwuae una de las mitades en que está dividida la comunidad, la mitad Dhuwa / Duwua y la Diosa Yirritja Madre de los Yirritja / Giririta de la mitad Giririta, ambas lo forman todo, hermafroditas por tanto. Creencias míticas que se extienden por otras islas de Oceanía y por todo el universo.

Incluso hay esculturas dobles que las representarían, ya que presentan rasgos hermafroditas: están embarazadas y tenen cabezas como falos con glande. Presentamos dos ejemplos de Hawai y de la Islas Marquesas.

Escultura de pareja femenina embarazada de Hawai

Escultura de pareja femenina embarazadas de Islas Marquesas, cuyas cabezas simulan glandes (evidencia de la creencia en su hermafroditismo)

En Arnhem Land existe una leyenda que narra que había dos hermanas que intentaban escapar de su hermano, por lo que se convirtieron en peces, pero él las atrapó en un tronco vacío y se las comió. Después tiró las espina y el tronco al Cielo, pero como en las espinas estaba el espíritu de las hermanas, los huesos se dispersaron formando las estrellas de la Vía Láctea y la nebulosa oscura austral, conocida como el Saco de Carbón, es el agujero donde se encuentra el tronco (Tempesti, 1982: 1595).

En varias tribus se practicaba la poliandria y la mujer gozaba de una extraordinaria libertad sexual, incluso casada otorgaba la «amistad del muslo» al huésped o al hermano menor.

Y de acuerdo a la estructura matriarcal de la social, las tradiciones míticas dan la victoria al Principio femenino. Ejemplifican las pautas sociales matrilineales el considerar a dos Diosas Hermanas Gemelas Hermafroditas como Madres Ancestrales de la humanidad: la Dualidad de Diosas Yuankaj: Madres de los Duwuae y de los Giririta; la Dualidad de Diosas Wawilak: Waimariwi y Boaliri Madres Ancestrales de los habitantes de Arnheim Lan; la Diosa Yhi, Creadora de los Karraur (pueblos de Australia); la Dualidad de Diosas Neki y Wapiti: Madres Ancestrales de los Loritja... Y existen mitos que no consideran punible el incesto Divino, que apoyan la existencia anterior de instituciones matriarcales.

MELANESIA

El matriarcado en MELANESIA era muy palpable. En el archipiélago de Trobriand de Nueva Guinea según LÉVI-STRAUSS en (1981, 86): "La organización social de los indígenas de las islas Trobriand, en Melanesia, se caracteriza por la filiación matrilineal..."

De la misma FRANZ K. MAYR en (1989, 154) manifiesta: "A pesar de las acotaciones realizadas de Jones a Ortigues, la sociedad Trobriand se nos ofrece como verificación concreta de una estructura psicosocial matriarcalista: en efecto, la madre y lo que representa no solamente es el centro de la vida a un nivel mitológico y psíquico, sino también a un nivel económico-social, ya que es el clan materno el depositario de la herencia y la comunicación, de modo que el padre no sólo no cuenta psicológicamente (pues no se admite su real efectividad generadora o específicamente procreadora) sino tampoco social-económicamente (en el sentido de que trabaja para su oikos matriarcal, o sea, para su madre-hermana a quien va a parar su herencia)."

Eran de estructura matrilineal, residencia avunculocal (en casa del hermano de la madre de la novia), la descendencia, parentesco y todas las relaciones sociales se efectuaban por línea femenina y los hijos pertenecían al linaje femenino. Además según VAN LYSEBETH en (1990, 125): "... los trobriandeses, que han sido bien estudiados, son uno de los pueblos más felices del mundo: a pesar -¿o a causa?- de su estructura matriarcal, los hombres no están agobiados de trabajo ni son explotados, y las mujeres son libres y desenvueltas".

La mujer, en esta sociedad, tenía una considerable participación en la vida de la tribu, hasta tener un papel dominante en las actividades económicas, ceremoniales y mágicas. La posición social de las mujeres de la zona del Sepik era muy elevado con un status alto. Existían mujeres con rango de jefas en Nueva Guinea que recibían privilegios de su alta condición, incluso de sus esposos de casta más baja. En Nueva Guinea son las indígenas papúes, las que hacen las cerámica, cuidan del cerdo y el totemismo se transfiere de madre a hijos. En Nueva Irlanda, Nueva Bretaña, archipiélago de Bismarch el sistema matriarcal fue predominante. En muchas regiones incluso hoy día las mujeres realizan todas las funciones relacionadas con la economía, mientras los varones mascan betel y se reúnen a charlar. Y existieron mujeres Guerreras. RALPH LINTON en (1942, 125) manifestaba que halló conductas "poco femeninas" en mujeres de culturas Tasmanas y Arapeshas. Así: "Entre los tasmanios, por ejemplo, la caza de la foca era una tarea femenina..."... "... también cazaban zorras mochileras, teniendo para ello que escalar árboles muy altos."

Las mujeres arapesh, por lo general, cargan fardos más pesados que los hombres porque su cabeza es mucha más dura y fuerte»."

Entre los Tiwi de la isla Melville frente a Australia, MARTIN y VOORHIES informan en (1978, 175): "Las mujeres en cambio, no solamente recogen plantas silvestres alimenticias y crustáceos sino que además cazan animales terrestres."... "Cada una de ellas tenía los cuatro elementos indispensables para la caza: un perro, un hacha, un recipiente de corteza y un sistema portátil de producción de fuego."

Asimismo MARGARED MEAD al estudiar las costumbres respectivas de cada género en diferentes pueblos de Nueva Guinea descubrió que entre los Mundufumur tanto varones como mujeres eran agresivos y violentos y entre los Tchambuli las actitudes de cada sexo eran totalmente contrarias a las de nuestra cultura Occidental, mientras que entre los Arapesh ninguno de los sexos presentaba agresión.

En muchas islas han sido las mujeres las que han trabajado y realizado todas las labores domésticas, mientras los varones, aburridos, se dedicaron a matar enemigos y a comer a los muertos, como entre los Nambas que viven en la alejada isla Malekula (Vanuatu) en las Nuevas Hébridas, (cuyos varones usan nambas / piel de plátano para pene y mujeres usan pelucas de igual material), hasta que por fin acabaron con las venganzas y viven en paz.

En Melanesia existen creencias míticas que consideraban a la humanidad como obra exclusiva de la Madre Ancestral. Y así en las islas Salomón creen que la Diosa Katuibware es la Creadora del género humano; en las islas Carolinas se cree que la autoría se debe a la Diosa Ligoapup, en las Marquesas son las Diosas Atanua y a Tuli, en las islas Marshall es la Diosa Loa, en Nueva Guinea son las Diosas Aramemb o Jugumishanta o la Diosa de la Luna. En Nueva Irlanda se creen descender de una Madre Ancestral; para los habitantes de la isla Malekula (Vanuatu) de Melanesia en las Nuevas Hébridas es la Diosa Wata Mur la gran Madre Creadora de las dos razas humanas...

POLINESIA

En POLINESIA perviven costumbres que hace suponer la anterior presencia de instituciones matriarcales. Muchas de estas islas han sido habitadas por los Canacos / Kanakas / Kanaks "Autóctonos", raza de origen malayo, naturales del archipiélago de Hawai, que han ocupado Pomotú, Marquesas, Tahití, Nueva Zelanda, Fijí, Tonga,... adoradores del Tabou, en cuyo culto ocupa un lugar preeminente la Diosa polinésica hawaiana del Fuego y los Volcanes Pelé.

La sociedad de la isla de Pascua / Rapaití era de estructura matriarcal con división del trabajo, de forma que eran las mujeres Vahinas, las que hacían el trabajo, mientras los varones descansaban y pescaban los sábados. En otras islas polinésicas, según leemos en HUSAIN, en (1997, 27): "... las mujeres disfrutaron de una libertad sexual muy superior porque no estaban constreñidas por el comportamiento tapu aunque, por otro lado, tuvieron que acarrear todas las cargas, ya que los hombres no podían llevar nada a la espalda."

Y aún hasta hace poco, la mujer casada otorgaba la «amistad del muslo» al huésped o al hermano menor.

También la jerarquía se transmitía por las mujeres y además acedía al poder. Así ocurrió: en la isla Fidji / Viti / Fiji, en las islas Tonga (la Madre Ancestral es la Diosa Sakauno), en Tahití, en las islas Hawaii, ex Sandwich y en las Molucas y en otras islas. Y la herencia al trono se producía por medio del incesto real: un hermano varón se casaba con la heredera real y era la reina la que transmitía el derecho a gobernar a la hija: la Ali Nui / reina.

Entre las poblaciones de Nueva Zelanda se practicó la poliandria y en las islas Marquesas existían costumbres propios de la sociedad matriarcal como: las mujeres gozaban de gran libertad y la jefatura podía recaer en las mismas: había jefas. Además según LINTON, en (1942, 125): "... en las islas Marquesas, incluso el cocinar, las labores del hogar y el cuidado de los hijos son ocupaciones propiamente masculinos, y las mujeres pasan la mayor parte del tiempo ataviándose."

En Samoa conservan costumbres típicas de la anterior situación matriarcal, entre ellas la elección de una doncella de aldea / Tau Pu, que se la honra con el honor especial de preparar el kava picante (kava personificado por una Diosa), jugo extraído de una raíz, que da lugar a una bebida embriagadora, usada en ritos sagrados y en las asambleas.

En correspondencia a la estructura de la sociedad, en el panteón se consideraba a las representantes femeninas Divinas como Madres de la humanidad. En la isla de Pascua existían las Hechiceras llamadas Nerus conocedoras de los misteriosos 'kai-kai" o juegos de hilos y las canciones que las acompañaban. Y las Tumu Ivi Atua con poderes sobrenaturales que actuaban de Profetisas, de Curanderas y de Adivinas. Existen mitos que promueven el incesto. Y ejemplifica las pautas matrilineales el que la Diosa Hanua sea una Diosa Virgen que Engendró a su hija sin padre. La Gran Diosa Hine-Nui-Te-Po es la Ancestra de los maoríes. Y la Diosa Hannarva, adorada por habitantes de Tahití casada con su hermano, fue Madre de la raza humana.

MICRONESIA

Se hallan restos de la anterior sociedad matriarcal en las poblaciones de algunas islas de MICRONESIA, como en las islas Pelew / Palaos / Palau de las islas Carolinas.

Entre los Tiwi de la isla Melville, frente a Australia, según KAY Y VOORHIES en (1978, 175 y siguientes) se reconocen tanto la filiación patrilineal como la matrilineal. Las mujeres son cazadoras, son las que proporcionan la mayor parte de los alimentos de la dieta diaria y son las principales fabricantes de herramientas.

Algunas REINAS DE OCEANÍA que ejercieron solas la Soberanía

BIBLIOGRAFÍA

CAMPBELL, Joseph. (1991): Las Máscaras de Dios: Mitología primitiva. Alianza Editorial, S. A., Madrid. Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana. 70 Tomos. Editorial Espasa-Calpe, S. A., Madrid (Ediciones de 1930, de 1985-86, de 1991, de 1993 y de 1994).
HUSAIN, Shahrukh. (1997): La Diosa. Editorial Debate, S. A. Madrid. Círculo de Lectores, S. A. Barcelona.
KAY Martin, M. y VOORHIES, Barbara. (1978): La mujer: un enfoque antropológico. Editorial Anagrama, Barcelona.
LÉVI-STRAUSS, C. (1971): El totemismo en la actualidad. Fondo de Cultura Económica. México.
LÉVI-STRAUSS, C. (1981): Las estructuras elementales del parentesco. Ediciones Paidós Ibérica, S. A., Barcelona.
LINTON, Ralph. (1942): Estudio del Hombre. Fondo de Cultura Económica, México.
MAYR, Franz K y ORTIZ-OSÉS, Andrés. (1989): La mitología occidental. Editorial Anthropos, Barcelona.
MEAD, Margared. (1982): Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas. Ediciones Paidós Ibérica, S. A., Barcelona.
TEMPESTI, Piero (Bajo la Dirección de). 1982): El Universo. Enciclopedia Sarpe de la Astronomía. Edita Sarpe (Sociedad Anónima de Revistas, Periódicos y Ediciones), Madrid.
VAN LYSEBETH, André. (1990): Tantra, el culto de los femenino. Ediciones Urano, Barcelona.
ZONABEND, Françoise. (1988): Una visión etnológica del parentesco y la familia. (Bajo la dirección de André Burguière). Historia de la Familia. Tomo I. Alianza Editorial, S. A., Madrid.

------------------------------------------------------------------------

Copyright © 2000 Martín-Cano. Todos los derechos reservados. Se permite difundir, citar y copiar literalmente los contenidos de los documentos en esta web, de forma íntegra o parcial, por cualquier medio, siempre bajo los criterios de buena fe, para fines no lucrativos y citando la fuente.

No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

------------------------------------------------------------------------

 

Contactar con Martín-Cano en el correo electrónico: mailto:culturaarcaica-owner@yahoogroups.com

Si quiere puede debatir sobre sobre el Arte, la Mitología y la Cultura desde la Prehistoria con otros contertulios, tras darse de alta a través de un servidor gratuito de Listas de Correos, en el foro de CONOCIMIENTOS EN LA PREHISTORIA enviando un correo electrónico a: Conocimientos_en_la_Prehistoria-subscribe@yahoogroups.com o en la url de http://groups.yahoo.com/group/Conocimientos_en_la_Prehistoria

O puede darse de alta en el foro VINCULACION-FEMENINA enviando un e-mail a: Vinculacion-femenina-subscribe@yahoogroups.com o o a través de: http://groups.yahoo.com/group/Vinculacion-femenina/

HOME: [Index]

Sociedades matrilineales de Oceania
La visión feminista de Martín-Cano ha revolucionado los mundos académicos androcéntricos de la Arqueología, Antropología y Astronomía: Adherirse: http://www.facebook.com/pages/F-Martin-Cano-Abreu/157077017648843
F. Martín-Cano Abreu

MARTÍN-CANO, F.: - (2012): Sexualidad femenina en diversas culturas. De ninfómanas a decentes. Tomo 1. Chiado Editorial, 296 pgs., ISBN: 978-989-697-620-0. 2.ª ed: Mayo, 2013.

MARTÍN-CANO, F.: - (2013): Sexualidad femenina en ritos, obras de arte y mitos. Del mundo de la Diosa a la sociedad patriarcal. Tomo 2. Chiado Editorial, 347 págs., ISBN: 978-989-51-0219-8. 2.ª ed: nov, 2013.