Calificación de prostitución de conductas que no lo son

MARTÍN-CANO Abreu, Francisca Bella (194) (2010): Calificación de prostitución de conductas que no lo son. Editado como Nota en Facebook. http://galeon.com/contraandrocentrismo/prostquenoson.htm,  http://www.facebook.com/note.php?note_id=323748556290

RESUMEN: Si hoy dia la palabra prostitucion se refiere al intercambio del acto sexual de un miembro, por la contribucion alimenticia o economica del otro, no siempre ha sido asi, ya que se han incluido conductas que no merecen tal denominación

Calificación de prostitución de conductas que no lo son

Francisca Martín-Cano Abreu

 

Para que haya sido considerada la prostitución como la profesión más antigua femenina, hay que empezar explicitando qué han entendido los historiadores por prostitución en tiempos antiguos.

Si hoy día este concepto se refiere al intercambio del acto sexual de un miembro, por la contribución alimenticia o económica del otro, no siempre ha sido así, ya que se han incluido conductas que no merecen tal denominación.

De modo que se ha considerado como prostitución, de forma inadecuada:

a) La que adoptaban mujeres con apetito insaciable, que se entregaban al acto sexual por «placer», no para concebir.

Por lo tanto, bajo ese rótulo inadecuado, era practicada por mujeres que no tenían ningún pudor, ni inhibiciones, ni limitaciones morales, y que en el ejercicio de su libertad sexual, se entregaban a una intensa actividad sexual y satisfacían su lascivia muy a menudo.

b) También, la conducta sexual que la religión obligaba a practicar a las mujeres en fiestas religiosas una vez al año (E. U. I., T. 2, 1988: 981). Dado que las mujeres practicaban sexo de forma gratis, también es inadecuado incluir bajo ese rótulo a las celebrantes de ceremonias sagradas.

Para tal conducta debe entenderse que la religión permitía, que al menos un día al año, realizaran el acto sexual por «placer», y no de la única manera que la sociedad patriarcal consideraba adecuada para ellas: sólo para procrear.

c) Incluso, los historiadores han llamado prostitución de forma desacertada, la conducta practicada por mujeres de sociedades en las que estaba legalizada la poliandria, por lo que en ellas las mujeres se casaban con varios varones, hermanos o no.

d) Asimismo han llamado prostitución la «amistad del muslo», actividad consistente en que la cabeza de familia matrilineal cohabitaba con el viajero que la visitaba en su hogar. Y la han llamado prostitución, a pesar de que no había ningún regalo por parte del visitante, y a pesar de ser una costumbre que estaba legalizada por lo que el esposo estaba habituado a admitirlo como normal.

e) La misma forma inadecuada de calificar como prostitución ha sido utilizada por Fröhner y Wuttle, cuando consideran que también ¡la ejercen ciertas especies animalísticas inferiores, como los monos antropoides!, porque observan que realizan: el acto sexual con fines puramente sensuales y no de simple reproducción de la especies (E. U. I., T. 47, 1988: 1102).

¡Ahora entendemos el porqué tantos historiadores se han atrevido a afirmar que la profesión femenina más antigua sea la prostitución!

¡Incluían su desconsideración machista del derecho femenino a realizar el acto sexual por placer y cuando le diese la gana!

O sea, que la falsa frase de que la prostitución es la profesión más antigua femenina, traduce machistamente la dedicación femenina desde los tiempos más remotos a realizar actos sexuales sin ningún pudor, ni inhibiciones, ni limitaciones morales.

Así que ya va siendo hora de que llegue al conocimiento general los datos que ponen de manifiesto los campos en los que se corrobora que la mujer trabajadora y autónoma de sociedades maternales, prehistóricas y primitivas, podía disfrutar de su sexualidad en todas las etapas de su vida y cuando le surgiese el deseo, sin subordinarse a ningún varón.

Y que por tanto disfrutaba de una vida sexual muy diferente a la que se le ha obligado a llevar a partir de la revolución patriarcal, con la imposición del matrimonio heterosexual monógamo, la causa de que perdiese su libertad sexual y su independencia económica. A partir de entonces, fue explotada y tuvo que trabajar para su esposo, considerada meramente una fuerza de trabajo subordinada y sin derechos, ni libertad sexual; o tuvo que ejercer la prostitución para poder vivir.

Si además, el estudio sistemático de esas sociedades ejemplifican que la mujer no ha estado sometida sexualmente, ni en todos los continentes, ni en todas las épocas, y evidencia que la subordinación femenina no es innata, ni es un hecho universal, hora es de que la ciencia lo acepte.

Por lo que, dada la mayor permisividad y democracia actual (si es que la verdad científica necesita de tales andamiajes), parece que ya va siendo hora de que los arqueólogos/as y antropólogos/as, responsables del androcentrismo, se retracten de las ideas estereotipadas, convencionales y manipuladoras del varón prehistórico imponiéndose sexualmente a mujer, o del mayor protagonismo masculino en el arte prehistórico. Y admitan las evidencias que testifican que la mujer no estuvo subordinada al varón, ya que tuvo un papel importante en su sociedad

Francisca Martín-Cano Abreu

------------------

Copyright © 2000 M-C. Todos los derechos reservados. Se permite difundir, citar y copiar literalmente los contenidos de los documentos en esta web, de forma íntegra o parcial, por cualquier medio, siempre bajo los criterios de buena fe, para fines no lucrativos y citando la fuente.

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Contactar

ARTÍCULOS de MARTÍN-CANO

HOME: [Index]

<font size="-2"><i>Calificación de prostitución de conductas que no lo son</i></font><B><FONT SIZE="+3" COLOR="#BF6774"> </FONT></B><FONT COLOR="#A6568A">por Francisca <A HREF="http://galeon.com/contraandrocentrismo/curri.htm">Martín-Cano</A> Abreu</FONT>
La visión feminista de Martín-Cano ha revolucionado los mundos académicos androcéntricos de la Arqueología, Antropología y Astronomía: Adherirse: http://www.facebook.com/pages/F-Martin-Cano-Abreu/157077017648843
F. Martín-Cano Abreu
MARTÍN-CANO, F.: (246) - (2012): Sexualidad femenina en diversas culturas. De ninfómanas a decentes. Tomo 1. Chiado Editorial, 296 pgs., ISBN: 9789896976200. Depósito Legal n.º 342795/12. 1.ª edición: Maio.
MARTÍN-CANO, F.: (257) - (2013): Sexualidad femenina en ritos, obras de arte y mitos. Del mundo de la Diosa a la sociedad patriarcal. Tomo 2. Chiado Editorial, 347 págs., ISBN: 978-989-51-0219-8. Depósito Legal n.º 355559/13. 1.ª edición: Maio, 2013.