Cierra los ojos, ábrete de piernas y piensa... Por Martín-Cano

Estudios de Género

 

Cierra los ojos, ábrete de piernas y piensa en la Diosa o en Gran Bretaña

Francisca Martín-Cano Abreu

MARTÍN-CANO Abreu, F. B. (2003): Cierra los ojos, ábrete de piernas y piensa en la Diosa o en Gran Bretaña. Barataria, Boletín de la Asociación Aragonesa de Amigos del Libro. Núm. 17, diciembre, Zaragoza. http://galeon.com/Culturaarcaica/cierraojos.htm
Plagiado en parte por Mara: secretarianarkista, en junio de 2005, bajo el título: EL REINADO FEMENINO (en total copia de éste y otros dos escritos, 14.300 caracteres) en: http://secretarianarkista.blogspot.com/2005_06_01_secretarianarkista_archive.html, http://secretarianarkista.blogspot.com/2005/06/el-reinado-femenino.html
Resumen: Existio, a principios de epocas historicas pariarcales de muchos lugares distintos, un rito de pubertad, por el que se obligaba a las adolescentes a dejarse desflorar por extranjeros. Y a cambio de una moneda. Por este rito de iniciacion, inventado por intereses machsitas, la chica perdia la libertad y el derecho buscar su placer sexual

 

CIERRA LOS OJOS, ÁBRETE DE PIERNAS Y PIENSA EN LA DIOSA O EN GRAN BRETAÑA Por Martín-Cano

En las culturas existentes desde la más remota antigüedad, se conoce la existencia de diversos ritos de iniciación, llamados también de tránsito, que practicaban los miembros de ambos sexos, a lo largo de las diferentes etapas de su vida. En estos ritos se suministraban a los iniciados una serie de instrucciones y saberes y practicaban una serie de pruebas, para que asumiesen los valores adecuados para adaptarse a los nuevos papeles, que a partir de entonces iban a jugar en su nueva situación. Y que además iban servirles para obtener poder y corroborar su nuevo status.

Sin embargo, existió en época histórica durante cientos de años, en diversas regiones asiáticas y de la cuenca del Mediterráneo, a principios de la transición al patriarcado, un rito de pubertad de las adolescentes (a cuya práctica habían de someterse por ley), con el que se esperaba, asumiesen los cambios, por los que la joven dejaba de ser niña y se hacía mujer.

El rito consistía en dejarse desflorar voluntariamente por extranjeros en los Templos, a cambio de una moneda de plata. Y la joven al llegar a cierta edad, se sometía a esta ley voluntariamente, contra la que no podía rebelarse, al igual que tampoco lo podía hacer contra el futuro contrato matrimonial que le esperaba. Ya que en la sociedad patriarcal, la mujer sólo pasaba a ser miembro de pleno derecho, en el matrimonio y en la dependencia. Y sólo así encontraba seguridad.

De manera que con ese degradante y brutal acto formalizado, la joven era convertida en una esclava del deseo masculino y tratada como un ser inferior, que representaba sólo una ocasión para el disfrute masculino. Y conseguía lo contrario de lo que se esperaba en un rito de iniciación: en vez de alcanzar status, se la disminuía en su capacidad y poder: perdía la libertad de elegir pareja sexual; perdía el derecho de hacer su voluntad; perdía el derecho de buscar su placer sexual; perdía su consideración humana: era mirada de forma inhumana como abertura exclusivamente dedicada al uso y disfrute de los varones y para su sola satisfacción al penetrarla; perdía la posibilidad de buscar su sustento por el trabajo,...

Es significativo también el hecho, de que a pesar de que el rito se hiciese bajo la protección de la Diosa, no era la niña la que la encarnaba y a su través el varón iba a conseguir un bien, sino que es el varón el que vejaba a la niña, y quizás a la vez estaría violentando a la Diosa, ya que en el período de transición al patriarcado, la Diosa fue denigrada, desplazada y marginada, se la sometió a los Dioses masculinos, pasando a ocupar lugares poco destacados y se les restó poderes.

El criterio suministrado con la iniciación, era precisamente: "ábrete de piernas y sacrifícate por la Diosa, sin buscar tu placer y a cambio de una moneda". Dado la hipocresía de los gobernantes, se justificaron en el cumplimiento de indicaciones Divinas, para que las iniciadas cumplieran con la orden y se entrenasen en la situación que les esperaba: entregarse sexualmente, a cambio de sustento.

Lo que muestra que la ley fue inventada, cuando los códigos que intentaban imponer el sistema patriarcal, no se atrevían a condenar las costumbres heredadas de la religión matriarcal anterior, sensual y vitalista. Y para compaginar la total libertad sexual femenina de antaño, a la vez que se quería imponer la total represión sexual de la mujer casada, impusieron un rito religioso, como un acontecimiento formalizado y reflejo de una conciencia pública de ideología sexista, por el que las solteras habían de ser iniciadas de forma brutal, sin buscar su placer y a cambio de una moneda. Es decir que se consideraba como un deber religioso y de servicio a la Diosa Madre, que las jóvenes se sometieran voluntariamente a un violador, para pasar del estado de niña al de mujer, con sexualidad pasiva y subordinada y a cambio de algo.

Y con ello ganarían respecto. Como asegura Donovan en (1988, 21): "En unos u otros tiempos, la prostitución sagrada se practicó en todas las culturas del Oriente Próximo, en Egipto y en Grecia. Una inscripción en Lydia testifica que se prolongó esta práctica hasta el siglo II de la era cristiana. Las mujeres se entregaban en los templos a los extranjeros, no por placer carnal, sino como un solemne deber religioso de servicio a la diosa madre. Se lo exigía la fe, y por esta práctica, más que perder, ganaban respeto."

A los ojos occidentales asombra que las mujeres "ganasen respeto" al entregarse a un extranjero, ya que la prostitución a la que eran obligadas, les parecen más bien una práctica de libertinaje femenino, y por tanto poco respetable. Pero esa es, desde luego la mirada dada por la mayoría de los estudiosos, ante tal deber. En realidad lo que, a nuestro entender, ponen de manifiesto estos intérpretes, es su ceguera ante lo que significaba la estrategia del poder público, que sostenía la dominación patriarcal.

Al imponer a las jóvenes esa prueba, lo que hacía era prepararlas para que adquiriesen los valores adaptativos y adecuados a la nueva situación de sometimiento, que el patriarcado les asignaba. A partir de ese momento la mujer será pura obediencia, elegida por el varón y sin intervención de su voluntad, estará siempre sometida a la voluntada ajena.

Desde esta perspectiva, al obedecer la ley que les exigía ser desflorada por un extranjero, con lo que implica de injusticia brutal a la sexualidad femenina y a su derecho de elección, estaban fortaleciendo el poder establecido. ¡Y claro que las mujeres ganaban respeto por cumplirla!. ¡Pero por cumplir con la obligación sexista de dejarse violar, subordinar y aceptar el maltrato abiertamente injusto, sin sublevarse!. ¡Porque con su sumisión, al sobrellevar la violación en unas circunstancias que parecían inmutables, estaban adiestrándose en soportar la falta de libertad futura!.

Así era cómo se conseguía imponer a la joven los ideales que entonces interesaban tuvieran en el grupo familiar de ese momento histórico. Y esa era la manera para encauzar la voluntad femenina, para que eligiera lo que iba a establecerse para siempre tras el matrimonio: ausencia del poder de decisión, pérdida del control para siempre, y disposición permanente y subordinación al placer sexual masculino.

Aunque no se le exigía llegar virgen al matrimonio, era como el último acto de comportamiento sexual libre que se le permitía tras haber estado vigente en la sociedad anteriormente costumbres de permisividad sexual, propias del matriarcado. Y muestra de la pervivencia de que existían ideas totalmente diferentes a las que se impusieron en etapas más avanzadas del patriarcado.

También con el sacrificio femenino a cambio de una simple moneda, sería una manera de ofrecer sexualidad barata a los varones pobres.

Posteriormente, con el invento de otras religiones como el cristianismo o el islamismo, con ideas morales sobre la sexualidad femenina más estrictas, se eliminó el brutal rito de violación institucionalizada por parte de un extranjero. Pero quién asumía la violación de la joven virgen e inexperta puritana, después del matrimonio, era el esposo en la noche de bodas. Recuérdese la sugerencia de tener que soportar la cópula, como una violación y una vejación, que las personas educadas en la moral victoriana, aconsejaban de forma explícita a las jóvenes de buena familia inglesa para la noche de bodas: "Cierra los ojos, ábrete de piernas y piensa en Gran Bretaña".

 

(DONOVAN, F. R. (1988): Historia de la brujería. Alianza Editorial, Madrid.)

 

Francisca Martín-Cano Abreu


Contactar con Martín-Cano en el correo electrónico:

Si quiere puede debatir sobre sobre el Arte, la Mitología y la Cultura desde la Prehistoria con otros contertulios, tras darse de alta a través de un servidor gratuito de Listas de Correos, en el foro de CONOCIMIENTOS EN LA PREHISTORIA enviando un correo electrónico a: Conocimientos_en_la_Prehistoria-subscribe@yahoogroups.com o en la url de http://groups.yahoo.com/group/Conocimientos_en_la_Prehistoria
O puede darse de alta en el foro VINCULACION-FEMENINA enviando un e-mail a: Vinculacion-femenina-subscribe@yahoogroups.com o o a través de: http://groups.yahoo.com/group/Vinculacion-femenina/

-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Copyright © 2000 Martín-Cano. Todos los derechos reservados. Se permite difundir, citar y copiar literalmente los contenidos de los documentos en esta web, de forma íntegra o parcial, por cualquier medio, siempre bajo los criterios de buena fe, para fines no lucrativos y citando la fuente.

No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

-------------------
Cierra los ojos, abrete de piernas y piensa en la Diosa o en Gran Bretaña

 
[Index]

ANTROPOLOGÍA (1 Curanderas y Brujas, Médicas) (2 Imágenes relacionadas con frutos: Vírgenes) (3 Ceremonias de pubertad femeninas y elección..) (4 Interpretación nacimiento de Jesús) (5 Discriminación de lo femenino en la Arqueología) (6 Falsificación de la "venida" de la Virgen a Zaragoza) (7 Debate de Arqueología - I (Indignación) (8 Debate de Arqueología - II (androcentrismo humano) (9 Debate de Arqueología - III (androcentrismo animal) (10 Ábrete de piernas) (11 Orgía con animales) (12 Orgía con bastones) (13 Amazonas y guerreras) (14 "Faloforias" paganas y "Risus paschalis" cristiano) (15 Símbolos de amor infinitov (16 Falta de lógica de algunos paleontólogos / Atapuerca) (17 Imágenes femeninas relacionadas con frutos: Diosas) (18 Versos epónimos de mujeres) (19 Diosas del Sol) (20 Legitimidad de "matrimonio")

15 DE JUNIO 2003

La visión feminista de Martín-Cano ha revolucionado los mundos académicos androcéntricos de la Arqueología, Antropología y Astronomía: Adherirse: http://www.facebook.com/pages/F-Martin-Cano-Abreu/157077017648843
F. Martín-Cano Abreu