Capítulo IV

CAPITULO IV

 

PIURA EN EL GOBIERNO DE MANUEL PRADO

 

Ø      Carretera Piura a Paita y otras

Ø      Diversos sucesos en 1937

Ø      Levantan  línea de ferrocarril Piura-Catacaos

Ø      Sucesos diversos en 1938

Ø      Fundación del Colegio Santa Rosa  de Sullana

Ø      Intensas lluvias en 1939

Ø      El Chira arrastra parte del puente

Ø      Convocan a elecciones y a plebiscito

Ø      Impuesto a la chicha

Ø      Rebelión y muerte del general Rodríguez

Ø      Elecciones de 1939

Ø      Construyen Hotel de Turistas en Piura

Ø      El agua y desagüe en Piura

Ø      Sucesos diversos en 1939

Ø      Lluvias en 1940

Ø      Amnistía política

Ø      Llegan las Madres Ursulinas a Sullana

Ø      Carretera Piura a Chiclayo

Ø      El censo de 1940

Ø      Fallecimiento del Prefecto

Ø      Diversos hechos en 1940

 

 

 

Carretera Piura a Paita y otras

ARRIBA

            El año 1937, el ingeniero Manuel Chirinos, dio comienzo a la carretera Piura-Paita por disposición de la Dirección Departamental de Caminos.

 La primera etapa estuvo constituida por los estudios, rectificación, nivelación y mejoramiento del terreno.  Los trabajos de asfaltado se hicieron por el ingeniero Carlos Rojas Melgar, que terminaron en 1938.  La longitud de esta vía es de 56 kilómetros y su puesta en funcionamiento determinó la decadencia del ferrocarril Paita-Piura.

 

            El mismo ingeniero Carlos Rojas se encargó de la construcción de la carretera afirmada Piura-Sullana-Talara.  La Sección Piura-Sullana, se inicia en el kilómetro 6,5 de la carretera Piura a Paita y de allí hace 32 kilómetros sobre terrenos arenosos.  Luego de pasar por el Malecón y Puente de Sullana.  Sigue paralela al río Chira y pasa por el puente Samán, hasta la cuesta de Santa Lucía en el kilómetro 52 de donde va con dirección a Talara pasando a bastante distancia de Negritos.  La longitud total de la vía Sullana-Talara es de 95 kilómetros.

 

            La carretera Piura-Ayabaca de 211 kilómetros construida en tiempos de Leguía con la  Ley Vial, fue mejorada.

 

            El Gobierno de Benavides, se preocupó mucho por la construcción de carreteras y sobre todo de la Panamericana, por eso inició también la construcción de la vía Piura-Chiclayo.

 

            Como los recursos que el Presupuesto de la República no eran suficientes, para atender las necesidades viales del departamento, se dio el 15 de noviembre de 1937 el Decreto Ley 8589, por el cual disponía que el 50% de los recursos que se generasen con la Ley 7796, de Obras Públicas de Piura, se invirtiesen en la construcción y mantenimiento de las carreteras del Departamento.

 

 

Diversos sucesos en 1937

ARRIBA

·        El prefecto  Alfredo Scheelje fue reemplazado por el coronel Enrique Duthurbu que iba a estar en Piura por tres años.

 

Con el fin de imponer el orden, el presidente Benavides da el 19 de febrero

de 1937, el Decreto Ley 8505 llamado de Defensa Social y Seguridad Interna de la República, por el cual el más mínimo acto podía ser tomado por las autoridades como alteración del orden público y objeto de severas sanciones.

 

            Luego el 24 de abril del mismo año, se dio el Decreto Ley, prohibiendo toda forma de propaganda comunista y disociadora en general.  También esto significó un atentado contra la libertad de prensa, pues cualquier artículo escrito o transmisión radial, podía ser calificada como disociadora y sancionada.

 

            De hecho, todas las autoridades políticas del Perú y consecuentemente las de Piura, cometían toda clase de abusos amparándose en ambas leyes represivas.

 

            La ley 8528, mencionaba directamente a los comunistas y no  a los apristas, pero los partidos de estas dos agrupaciones estaban fuera de Ley.  La Unión Revolucionaria no se encontraba fuera de Ley, pero sus dirigentes eran perseguidos, apresados y deportados.. Entre los deportados estuvo Luis Flores.

 

 

 

Levantan  línea de ferrocarril Piura-Catacaos

ARRIBA

            En 1888 se formó en Lima una sociedad anónima, para tender una línea férrea entre Piura y  Catacaos.  Eran socios de esa empresa los alemanes Roberto Tode y Christian Schreibmuller, Raymundo C. Ríos de Ecuador y los peruanos Aurelio Pérez y Alejandro Guevara, los mismos que dieron poder amplio a don Federico Moreno para que realizara las acciones que fueran necesarias para materializar el proyecto.  Con el tiempo Moreno llegaría a ser Prefecto de Piura.

 

            Por ese tiempo, era presidente de la Sociedad de Agricultura de Catacaos don  Juan Bautista Vílchez, el cual en nombre de la sociedad y del pueblo de Catacaos, suscribió el 25 de febrero de 1889 un acuerdo con Moreno, mediante el cual le transfería tierras de la Comunidad a lo largo de toda la línea con 10 metros de ancho.  “En cambio, como precio o permuta de la anterior cesión” la empresa debía de construir dos pozos surtidores de agua potable para la población, uno en la Plaza de Armas de Catacaos y otro en el lugar que se señalaría.  Además en la Maestranza que construirían en Catacaos, se crearía una Escuela Taller para carpintería, herrería y mecánica.” El pozo artesiano que se construyó  en la plaza, se encuentra operativo hasta la fecha y da agua de muy buna calidad.

 

            En el siglo XX, el ferrocarril fue adquirido por el acaudalado comerciante español radicado en Piura don Eugenio Pérez, que lo explotó hasta el año 1938.

            La carretera Piura-Catacaos  que se construyó en el Gobierno de Benavides hizo  entrar en crisis al ferrocarril por cuyo  motivo su propietario Eugenio Pérez, solicitó al Gobierno autorización para suspender el servicio y levantar la línea.

 

            El 25 de marzo de 1937, el Ministerio de Fomento expidió la Resolución que autorizaba lo solicitado, encargándose el prefecto accidental don  Octavio León Zaldívar de transcribirla.  También se disponía que la empresa debía de reintegrar al estado los terrenos que le habían sido cedidos gratuitamente conforme al contrato celebrado en Lima por los accionistas y el Estado el 28 de febrero de 1887.

 

            En la misma Resolución se puntualizaba que la empresa debía devolver a la Comunidad Indígena de Catacaos, los terrenos cedidos en virtud del contrato  de 25 de febrero de 1889.

 

            Sea lo que fuere, lo cierto es que don Eugenio Pérez se quedó con los terrenos en donde habían funcionado las estaciones de Piura  y de Catacaos.  En el primero mandó a construir una gran cantidad de casas quinta para alquiler.

 

 

Sucesos diversos en 1938

ARRIBA

·        El coronel Enrique Duthurburu seguía de prefecto y cuando pedía licencia era reemplazado por el subprefecto Octavio León Zaldívar.

 

·        Con Ley 8103 se había establecido en los puertos de Talara y Lobitos un gravamen de 10 centavos por cada tonelada de registro a los barcos que hicieran escala en tales puertos.  Las autoridades y vecinos de esos lugares se quejaron de que los barcos seguían directamente hasta Paita que no tenía ese impuesto.  Por tal motivo, se modificó la Ley 8103 mediante D.L. 8680 del 9 de junio en el sentido que sólo fuera Un Centavo, pero aplicable a todos los puertos del departamento.  Esos impuestos eran para la Escuela de Artes y Oficios de Sullana y la Granja-Escuela de La Huaca que no funcionaron.

 

·        El mismo día 9 de junio, el Gobierno expide el D.L.8681 por el cual se autoriza la concertación de un préstamo por S/.33 600 000 y otro por $85 000 para ser destinados en la construcción de carreteras en lo que el gobierno había puesto tanto empeño.

 

·        El 27 de noviembre de 1938, Huancabamba inaugura su primer Estadio en el sitio llamado Quispampa.  Todo se debió al entusiasmo que había puesto el Jefe Provincial capitán Alejandro Cornejo, que estuvo dirigiendo la obra.

 

 

 

Fundación del Colegio Santa Rosa  de Sullana

ARRIBA

            En agosto de 1938, el alcalde de Sullana, promovió una reunión en el Municipio para contemplar la posibilidad del funcionamiento de dos colegios regentados por religiosos, uno para varones y otro para mujeres.  Asistieron 77 personas de las que 35  eran mujeres.  El párroco Lucas Zarandona manifestó haber tenido reuniones  con la madre Julia del Colegio de Lourdes de Piura, pero que las mismas no habían progresado.  Se decidió formar un Comité y habiéndose hecho en el mismo lugar una colecta se reunió S/.5 070.  El Presidente del Comité fue el alcalde José Ildefonso Coloma, pero las gestiones en Lima las hizo el doctor Carlos Enrique Zapata, quien se contactó con don Alfredo Checa Eguiguren.  Contribuyeron también bastante el párroco Lucas Zarandona y el padre Constancio Bollar.

La gestión tuvo éxito, y el 6  de enero de 1969 se dio la Resolución Ministerial 1239 autorizando el funcionamiento del Colegio y que se  llamaría Santa Rosa, impartiría primaria a varones y sería regentado por la Congregación Marista.  Como director llegó el Hermano Eugenio María y como profesores los Hermanos  David, José Narciso y Pablo.  Este último cuyo nombre era Victorino Elorz Goicoechea, murió años más tarde en un accidente en la  carretera Sullana a Piura, cuando era director de la  Escuela Superior de Educación Profesional “José Ildefonso Coloma” de Sullana.  Fue doña Blanca de Martínez, la que cedió un amplio inmueble de su propiedad de tres pisos, ubicado en la Plaza Grau, para que funcionase el plantel, donde estuvo hasta julio de 1942 en que se trasladó a su local propio.

 

 

 

Intensas lluvias en 1939

ARRIBA

            Desde enero de 1939 se iniciaron en forma intensa las lluvias.  Fue en marzo cuando las lluvias con tempestades de truenos, relámpagos y rayos arreciaron.  Todos los afluentes del río Piura corrieron con grandes volúmenes de agua desbordándose y afectando a los pueblos que estaban en su proximidad.  El 19 de marzo, la lluvia caída en el Alto Piura fue particularmente copiosa y las quebradas se desbordaron.  El día 19, la población de Canchaque casi desaparece por las aguas enfurecidas de la Quebrada Seca que se desbordaron.  El río Piura arrastraba dos millones de litros por segundo y se desbordó por el lado sur de la ciudad.  También el río se salió en Catacaos por el lado del mercado y tuvo que ponerse personal de emergencia para construir defensas.

 

            En Talara, las quebradas Máncora, Honda y Pariñas parecían caudalosos ríos.   En Sullana, el Chira llegó a los tres millones de litros por segundo y se desbordó por el lado de Salitral y de Marcavelica, lo mismo que en el Arenal.

 

 

 

El Chira arrastra parte del puente

ARRIBA

            En abril de 1939 todavía llovía en forma intensa.  El 17 de abril, el río Chira experimentaba una creciente inusitada.  A la altura del puente, se midió una profundidad de 17 metros, pero no se pudo establecer ni el volumen ni la velocidad, aunque se estimaba que pasaba de los 3 500 000 litros por segundo.

 

            Una gran cantidad de gente ubicada desde la Loma del Camal, veía como el río parecía como una enorme y enfurecida serpiente que arrastraba árboles arrancados de raíz, animales muertos y vivos.  Grandes troncos se estrellaban sobre los pilares del puente haciendo vibrar toda su estructura metálica.  De improviso, la gente vio con alarma que el primer tramo parecía querer desprenderse, al inclinarse levemente el pilar.  En esos momentos, desde Marcavelica ingresaba un pequeño auto negro marca Ford T, con 5 personas dentro.

  Las gentes con terror presumían una próxima desgracia y los minutos fueron pasando, pareciendo que el auto no avanzaba.  Por fin y en medio del general alivio, el vehículo ganó la margen izquierda y momentos más tarde, el primer pilar osciló y se inclinó, motivando el desprendimiento del primer tramo que se apoyaba en un estribo.  Después cedió el pilar y cayó el 2do. tramo. con gran estrépito  La furia de las aguas arrastraron las pesadas estructuras de hierro, 200 metros.  Los marcaveliqueños que milagrosamente se habían salvado, concurrían a un sepelio en Sullana.

 

            Dos años permaneció el puente incompleto pareciendo un muelle.  En 1941 durante el Gobierno de don Manuel Prado, se reparó y en lugar de los tramos de 50 metros, de largo cada uno, se construyó uno sólo de arco, de 100 metros de longitud.  De esa manera se evitó construir un nuevo primer pilar, que era por donde corría el mayor volumen de agua.

 

 

Convocan a elecciones y a plebiscito

ARRIBA

            En el aspecto político el año se inició con muchas tensiones, pues corría el rumor de que el  presidente Benavides intentaría una nueva prórroga del mandato que tenía.  De inmediato, en los más diversos sectores surgió una franca oposición, que indudablemente  desalentó a Benavides de cualquier proyecto de prórroga, si es que la tuvo.  En Piura circuló mucho un opúsculo aprista impreso por los desterrados en México entre los que estaba Cossío del Pomar.  En el mismo se hacía una dura crítica al Gobierno de Benavides.  “EL PERU BAJO EL OPROBIO” que así se llamaba y  había sido según se explicaba, escrito por un periodista de la revista norteamericana “Fortune”.

 

            El 27 de marzo, Benavides expide el D.L.8862 mediante el cual convoca a elecciones generales a realizarse el domingo 20 de octubre de 1939.  La convocatoria comprendía la renovación de presidente, de dos vice-presidentes y de representantes a Congreso.

 

            Con el fin de modificar la Constitución del 9 de abril de 1933, Benavides expidió el D.L.8875 de 18 de abril por el cual convocaba a la ciudadanía a plebiscito a realizarse el 18 de junio de 1939.

 

            En el plebiscito se planteaba ampliar, de 5 a 6 años el mandato parlamentario y  que sólo fuera el Poder Ejecutivo el que concediera las pensiones de jubilación, cesantía y montepío.  Se limitaba las facultades de los diputados y senadores, para pedir informes a los ministros.  Se limitaba también las facultades del Legislativo para crear o suprimir puestos públicos.  Se permitía que el Poder Legislativo pudiera facultar al Ejecutivo a dictar leyes durante el receso del Congreso..   Se pedía permitir que el Proyecto Anual de Presupuesto presentado por el Ejecutivo al Legislativo, entrase en vigencia el 1º de enero, si es que el Congreso no lo había aprobado hasta el 31 de diciembre del año anterior.  Se disponía que el Senado Funcional al cual se refería la Constitución de 1933, recién entrase a funcionar el 28 de julio de 1945, mientras tanto el senado se elegiría   por departamentos.

 

            La votación en el plebiscito sería obligatoria para todos los que debían hacerlo en Elecciones Generales.  El sufragante podía depositar su voto en cualquier mesa.  En las cédulas se consignaban los diversos asuntos tema de la consulta y frente a cada uno de ellos, las palabras Si, No.

 

            El plebiscito se realizó en todo el país el domingo 18 de junio.  Los resultados que se publicaron días más tarde daban que por el SI a  368 813 personas y por el NO, solamente 51 132.  Por lo tanto, el 26 de junio de 1939, Benavides dio el D.L.8929, reformando la Constitución de acuerdo  a los resultados del plebiscito.

 

            El 9 de agosto, por medio de otro Decreto Ley, el Nº 8932, establece el número de diputados y de senadores que tendrá el Congreso, y lo que corresponderá a cada provincia y departamento.

 

            En cuanto a senadores, el total será de 48, correspondiendo a Piura elegir a 3 senadores y a la provincia litoral de Tumbes, 1 senador.  En cuanto a diputados, serían 140 y corresponderían  uno a cada una de las siguientes provincias: Ayabaca, Huancabamba, Morropón, Paita, Sullana y provincia litoral de Tumbes.  A la provincia de Piura corresponderían dos diputados.

 

            En la misma Ley se reglamentaba el proceso electoral.  Se daban atribuciones a los Jurados Electorales, se establecía el sistema, se normaba la participación de los partidos políticos, se establecía el procedimiento electoral, se reglamentaba lo referente a la votación, escrutinios y proclamaciones, así como la nulidad de las elecciones.

 

            No se reconocía la existencia de partidos de organización internacional.  Los candidatos a la presidencia y vicepresidencias, debían aportar dos mil firmas y depositar tres mil soles y mil soles respectivamente.  Los candidatos a senador deberán presentar 300 adhesiones y los candidatos a diputados 150.

 

            La votación no se haría en mesa, sino que las ánforas selladas con las actas de votación se enviarían al Jurado Departamental  respectivo para el escrutinio en acto público.

 

 

Impuesto a la chicha

ARRIBA

Desde el 6 de enero de 1924 y mediante la Ley 4901, existía un impuesto de S/.0,50 por cada botija de chicha de 72 litros elaborada en el departamento de Piura.  A partir del 1º de enero de 1926, sería de S/ 1,00.

 

            Serían los municipios provinciales los que recaudarían el impuesto, del que el 30% sería renta municipal y el restante 70% pasaría al Colegio Nacional San Miguel de Piura.

 

            El 6 de junio de 1939 y con D.L. 8919 se modificó la Ley 4901, se dispuso que la cobranza la hiciera la Caja de Depósitos y Consignaciones.  Eso fue motivado porque los municipios con frecuencia se quedaba con el íntegro de la recaudación.

 

 

 

Rebelión y muerte del general Rodríguez

ARRIBA

            En enero de 1939 todo hacía suponer  que Benavides intentaría una nueva prórroga.  Había una gran tirantez política y hasta en los propios institutos armados la idea no tenía simpatía.  Quien recogió todo ese sentir y pensar fue el general Antonio Rodríguez Ramírez, que había tenido destacada actuación durante el Gobierno de Sánchez Cerro y en la Revolución de Arequipa.  Posteriormente, había colaborado muy estrechamente con Benavides, pero se distanció del mismo por asuntos personales.

 

            Con un grupo de militares y marinos resolvió dar un golpe de estado.  Contaba para después con el apoyo de “El Comercio”, de la Unión Revolucionaria y hasta del Apra.

 

            Uno de sus principales colaboradores fue el capitán de navío Pablo César Ontaneda Mesones, natural de Catacaos, que era el 2do. jefe de la flotilla de Submarinos.  Este marino sería nombrado Ministro de Marina en caso de tener éxito el golpe.

 

            Se aprovecharon los carnavales. El 19 de febrero de 1939, Palacio estaba sin la presencia de Benavides, porque éste había salido a tomar unas cortas vacaciones.  El general Rodríguez tomó Palacio, pero no pudo reducir totalmente a la guardia, y el oficial de Policía Rizo Patrón, mató al general con una ráfaga de ametralladora.  Allí terminó la intentona.

 

            Sin embargo, eso fue un aviso para Benavides, que comprendió que ya no podía seguir en el poder, por lo cual convocó a elecciones en marzo del mismo año.

Ontaneda Mesones y otros militares fueron arrestados y condenados por una corte marcial a diferentes penas de carcelería, en locales militares. Donde les daban buen trato y salían a sus casas los fines de semana. Los apristas le llevaron literatura de su partido que leyó A Ontaneda le dieron 10 años pero quedó libre con la amnistía de  Bustamante y Rivero.

 

 

Elecciones de 1939

ARRIBA

            Al darse la Ley de convocatoria a elecciones, la tensión política cayó de golpe.  Los principales partidos que podían ser animadores de la contienda o estaban proscritos o eran hostilizados.  El Apra y el Comunismo declarados fuera de ley,  con sus líderes presos o deportados.  Lo mismo sucedía con la Unión Revolucionaria cuyo jefe Luis Flores y otros líderes de su agrupación estaban en el destierro.  Desde 1936 Luciano Castillo se encontraba deportado en México.

 

            En Bolivia se encontraba el comandante Julio Guerrero que había luchado al lado de los bolivianos en la Guerra del Chaco, que sirvió de nexo entre los apristas de Cuzco, Puno y Arequipa, con el general boliviano Toro, y más tarde con los coroneles Bush y Peñaranda, a fin de proporcionarles armas.

 

            Se presentaron dos candidatos: Manuel Prado Ugarteche, hermano del anterior candidato Jorge y José Quesada, propietario del diario “La Prensa”.

 

            Prado contaba con el apoyo del Ejército, del presidente Benavides y de nutridos grupos comunistas, que incluso fueron en sus listas de diputados como Juan Luna y Esteban Pavletich.  De parte de José Quesada estaba el diario  La Prensa”, “El Comercio” y la Unión Revolucionaria, como candidato a la 1ra. Vicepresidencia de Quesada iba don Manuel Diez Canseco de la Unión Revolucionaria y como 2do. Vicepresidente el capitán de fragata (en retiro) Víctor Escudero, piurano.

 

            En la Unión Revolucionaria había un grupo contestatario que formularon diversas denuncias sobre un fraude futuro que se estaba planificando.  Benavides optó por desterrarlos y fue así como marcharon al ostracismo Manuel Mujica Gallo, Guillermo Hoyos Osores, Andrés Echevarría Maúrtua, Carlos Bulnes Byrne, Carlos Alberto Araníbar y José Muñoz.  Otros fueron apresados.

 

            Prado movilizó ingentes recursos económicos, pues llevaba para las Vicepresidencias a Rafael Larco Herrera y Carlos Gibson.

 

            Se pensaba que el Apra iniciaría una violenta campaña en contra, como en el caso de Jorge Prado, al que llamaba el hijo del traidor, pero no fue así.

 

            Luis Alberto Sánchez en “Haya de la Torre y el Apra”, dice que Manuel Prado y el Apra entraron en contacto.  A éste lo representó el médico sullanero Rodrigo Franco Guerra y el abogado José León Bueno.  Se llegó a un acuerdo de que Prado tendría los votos apristas, a cambio de una amplia amnistía, legalización del Apra y de permitir en 1945 la candidatura de Haya de la Torre.

 

            El diario “La Prensa” inició una violenta campaña contra Benavides y Prado, siendo clausurado la víspera de las elecciones, es decir el 19 de octubre y sólo se le permitió reaparecer el 21 de noviembre cuando ya prácticamente había terminado el escrutinio de votos.

 

            El acto electoral fue tranquilo, y el 1º de diciembre se dio a conocer el amplio triunfo de Prado, pero éste, el Gobierno y el Jurado Nacional de Elecciones no tenían mucha confianza en que tal cosa sucediera, de tal manera que se preparó y llevó a cabo el fraude sobre todo en Lima.  Por eso, el historiador Luis Durand Flores, en “Compendio Histórico del Perú, La República Siglo XX” expresa: “El candidato oficial se impuso en unas elecciones fraudulentas y toscamente falsas; una de las más falsificadas y adulteradas de nuestra larga historia de escamoteos y atentados contra la voluntad popular.  Se impuso también, una vez más, el hecho consumado”.

 

            En Piura las elecciones transcurrieron con relativa tranquilidad, habiendo el Prefecto dictado en forma personal e in situ, disposiciones para que no fuese alterado el orden público.

            Para senadores, fueron elegidos el hacendado e industrial Federico Bolognesi con votos pradistas.  A partir de entonces se convertiría en un hombre políticamente muy influyente.. Era Bolognesi, nieto del héroe de Arica, y con otros familiares se radicaron primero en Paita y luego en Piura, construyendo una mansión frente al parque Merino..En la agricultura se renriqueció  Era don  El segundo senador fue el doctor Víctor M. Zapata, abogado de profesión que capitalizó los votos apristas y el agricultor  doctor Max Cerro que se favoreció con los votos de la Unión Revolucionaria por ser tío de Sánchez  Cerro.

 

            Para diputados fueron elegidos Roberto Carrión Guzmán, el doctor Manuel I. Cevallos, el doctor Florencio Olave, Jorge Checa Eguiguren y Octaviano Hidalgo.  Este último era maestro primario, y había destacado en la promoción de creación de la Provincia de Morropón, de la cual llegó a ser su primer diputado.

 

            Casi  de inmediato, toda la representación piurana se sumó a la representación del gobierno. 

 

 

 

Construyen Hotel de Turistas en Piura

ARRIBA

             En 1939, la Empresa Nacional de Turismo del Perú, ENTURPERU, construyó frente a la plaza de armas de Piura y la transversal Ayacucho, un moderno y amplio hotel para turistas, en los terrenos que había adquirido a la Beneficencia Pública y donde antes del terremoto de 1912, funcionó el Hospital de Belén.

 

            Fue desde entonces, el mejor hotel de Piura, pero equiparlo era muy costoso y eso  postergó por muchos años su inauguración.  En julio de 1943, la Cámara de Comercio de Piura, solicitó al senador Federico Bolognesi y al resto de representación parlamentaria su pronta inauguración, lo que fue ofrecido.

 

            Pocos años más tarde, se construyó por iniciativa propia  el Hotel Cristina, en la avenida Loreto, también muy amplio,  cómodo  y moderno, donde en 1950 se realizaron las jornadas periodísticas nacionales. Este hotel se ha modernizado en el presente siglo, es de 4 estrellas y se llama “Costa del Sol

 

            Cuando el Hotel de Turistas entró en funcionamiento, su bar fue lugar muy concurrido por los piuranos.

 

            En la década del 90, bajo la política de privatizaciones, ENTURPERU y la Compañía Hotelera del Perú fueron desactivadas, y el Hotel de Turistas de Piura se convirtió en Hotel Los Portales.

 

 

El agua y desagüe en Piura

ARRIBA

            Desde 1901, parte de la ciudad de Piura disponía de una red de agua a domicilio de propiedad del empresario italiano don Nicolás Taiman. No era agua potable.

 

             Los trabajos de tendido de redes, tanques de almacenamiento, casa de fuerza y oficinas que desde el año 1931 se habían iniciado con fondos de la Junta de Obras Públicas, fueron entregados por los ingenieros Luis Picasso Peralta y Gustavo Laurie Solís en 1939 siendo presidente de la Corte Superior y de la Junta de Obras Públicas  el doctor David Alva y alcalde don Eduardo León Zaldívar.

                         

 

 

Sucesos diversos en 1939

ARRIBA

·        El 17 de junio, monseñor Chirichigno, asumía en medio del júbilo de la feligresía y de la sociedad en general, la Administración Apostólica del recientemente creado Obispado de Piura.

 

·        Desde 1921 se había instalado en la ciudad de Piura una Estación inalámbrica tipo Marconi de onda amortiguada, para transmitir mensajes a Lima y a los vapores.  Los piuranos la llamaban siempre “la Marconi”.  En 1939, la Compañía Marconi, logró del Gobierno la buena pro para instalar en diversos lugares del país, ocho modernas estaciones de onda continua y alta frecuencia,  habiendo correspondido una a Piura.  La estación de 250 W de potencia, transmitía mensajes a ocho centavos la palabra.

·        El 27 de noviembre, se inauguró en la ciudad de Piura, el Cuartel Grau que había sido construido por el coronel de infantería Farfán.  Hasta el momento sólo existía el pequeño cuartel de artillería de La Merced, que ocupaba el antiguo convento del mismo nombre y en el Chipe había otro cuartel para el auto-tren.  Al inaugurarse el nuevo cuartel, sirvió de inmediato de acantonamiento al batallón de infantería Nº 15.  El cuartel fue levantado sobre un aislado arenal al sur-oeste de la ciudad, lugar  que pronto se pobló e incluso al frente se construyó la Gran Unidad Escolar Grau, que pasó a ser ocupada por el Colegio San Miguel de Piura.  Con el tiempo esa GUE se le dio el nombre antiguo.  El cuartel fue bautizado con el nombre de Grau.  En Sullana se inauguró el Cuartel Miguel Cortés.

 

·        En diciembre de 1939, se produjo un incendio en el local de la Cámara de Comercio de Piura, quedando destruidos los archivos de la institución.

 

·        El 1º de setiembre estalla la guerra mundial con la invasión de Polonia por los ejércitos alemanes.  Desde hacía bastante tiempo las noticias de Europa con el encumbramiento de Hitler al poder en Alemania y los sueños imperialistas del dictador italiano Benito Mussolini que lo llevaron a intervenir en la Guerra Civil Española, luego a invadir y conquistar Etiopía y hacer otro tanto con Albania, había cubierto las páginas de los diarios piuranos con grandes titulares.  Con el estallido de la  guerra mundial, los asuntos internos pasaron a segundo plano para los piuranos, que vivían pendientes de los graves sucesos en Europa.  Una excursión de los alumnos salesianos de Piura a Italia tuvo que cancelarse.

 

·        Lo primero que hizo el flamante Congreso, fue dar el 21 de diciembre la ley 9040, por la cual se elevaba al rango de Mariscal al saliente dictador general Oscar Benavides.

 

 

 

Lluvias en 1940

ARRIBA

            En los primeros meses del año, volvieron a repetirse las lluvias en todo el departamento al igual que en Tumbes.  Sin embargo, no tuvieron la intensidad que las caídas en 1939.

 

            La creciente de las quebradas obstaculizó el tránsito normal de personas y vehículos.

 

            La Quebrada de Cascajal en los límites de nuestro departamento con Lambayeque creció tanto que impedía en determinados días el tránsito por la recién terminada vía Piura a Chiclayo y se tenía que recurrir al trasbordo, lo que dificultaba la comunicación.

 

 

Amnistía política

ARRIBA

            Prado se había comprometido con el aprismo antes de las elecciones en dar una amplia amnistía política.  Como tenía pleno dominio del Congreso, éste dio una ley que se promulgó el 25 de enero con el Nº 9048, por la cual se facultaba al Ejecutivo a decretar el cese de las penas de prisión impuestas a civiles o militares por haber participado en actos subversivos.

            Pero Prado no dio una amnistía general, sino mediante diversas disposiciones específicas. Fue así como dispuso la libertad de Carlos Manuel Cox y de Pedro Muñiz que desde hacía cinco años y por disposición de Benavides se encontraban presos.  También fueron liberados Antenor Orrego y Ramiro Prialé.  Saliéndose de la norma legal que lo autorizaba y haciendo uso de sus facultades constitucionales, indultó a Juan Seoane Corrales y a Reynaldo Bolaños, más conocido en el mundo del periodismo y de la polítca como Serafín del Mar.  Por el momento, José Melgar no se benefició con el indulto como los otros dos por el atentado contra Sánchez Cerro en Miraflores, porque durante su carcelería había matado un guardia.

 

            Pero una gran cantidad de líderes apristas, comunistas, de la Unión Revolucionaria y del socialismo siguieron en el destierro.

 

            En Piura y otras ciudades, fueron puestos en libertad algunos detenidos apristas que por alterar el orden público hacía algunos meses estaban recluidos.

 

 

Llegan las Madres Ursulinas a Sullana

ARRIBA

Para lograr la creación del Colegio Santa Rosa de los hermanos Maristas funcionó un comité local y el mismo continuó para gestionar la creación de un colegio religioso femenino. Como se recordará, lo integraban el alcalde Ildefonso Coloma, doctor Carlos Enrique Zapata, Manuela Cortés de Camminati, María Ignacia García de Gonzáles, Blanca de Martínez, Antonia Figallo de Borasino, María Cortés de Zapata y el padre Lucas Zarandona.

 

            El doctor Zapata en viaje que hizo a Lima tomó contacto con las religiosas alemanas de la Congregación Santa Ursula que tenían un colegio en la capital, as mismas que se pusieron en contacto con la Casa Matriz que estaba en la ciudad alemana de Erfurt.  La situación de la venida de las religiosas desde Alemania era muy difícil dados los aprestos bélicos en ese país.  Para facilitar las cosas, don Jorge Checa, que aún no era diputado pero sí una persona influyente, logró interesar a Benavides para otorgar facilidades y el pago de los pasajes de 10 religiosas desde Alemania hasta Lima.  En agosto de 1939 llegó a Sullana, desde Lima la Madre Loyola Weinert, para trabajar más directamente con el Comité.  Fue así como se consiguió que se diera en arrendamiento un amplio inmueble de don Alejandro Zapata ubicado en la calle Lima, para Colegio y vivienda.

 

            El viaje de las madres ursulinas desde Alemania fue muy accidentado.  En primer término pasaron a Italia, donde Benavides estaba en muy buenas relaciones con Mussolini y allí tomaron el trasatlántico “Orazio”, que se incendió a la altura de Marsella.

  En otro barco llegaron al Callao.  Mientras tanto la madre Loyola hizo otro viaje a Sullana el 19 de febrero de 1940, para abrir la matrícula habiéndose inscrito 145 alumnas de primaria.  Posteriormente, se produjo el arribo de las madres Anunciata Menzel, Stéfana Thiel, Ambrosia Kaul, María Teresa Thema y Rita Hochgesang.  El arribo fue el 29 de marzo de 1940, ocupando la casa de la calle Lima.  A los pocos años falleció la madre Rita.  En 1944 se incorporó la madre Bautista Hartman.  La inauguración del colegio se realizó el 18 de agosto y en 1950 fue traspasado a la Congregación Carmelita, porque las ursulinas ya no contaban con personal religioso y el colegio había crecido.

 

 

Carretera Piura a Chiclayo

ARRIBA

            Hasta 1940, el transporte de pasajeros del departamento de Piura a Lima, lo mismo que la carga se hacía por vía marítima partiendo del Puerto de Paita.  Para atender a los viajeros y comerciantes existían en el Puerto gran cantidad de agencias marítimas.  Paita, aún cuando en el aspecto urbano no había experimentado gran avance, tenía en cambio inusitado movimiento marítimo y varias líneas de vapores hacían escala allí.  El viaje de Paita al Callao, normalmente se hacía en tres días pero había que pernoctar antes en Paita, lo cual hacía que el Hotel Pacífico tuviera mucho movimiento y fuera el mejor del departamento.

 

            En 1940 quedó terminada la construcción del tramo Piura-Cuesta de Ñaupe con 107 kilómetros.  Hasta el kilómetro 50, o sea donde se encuentra el desvío a Chulucanas, la carretera había sido construida por el ingeniero Arturo Solís Taboada y el resto lo hizo el ingeniero Carlos Rojas. Posteriormente, se asfaltarían los primeros 75 kilómetros, labor que corrió a cargo de la firma Gramovel S.A. y luego por Morís y Montero S.A.  Pasada la cuesta de Ñaupe, ya existía una carretera afirmada que enlazaba a las poblaciones de la ruta: Olmos, Motupe, Jayanca y Lambayeque.

 

            Las comunicaciones Piura-Chiclayo se hacían antes por la ruta del desierto de Sechura, que desde 1940 se abandonó.

 

            La carretera Piura-Chiclayo permitió hacer por tierra el viaje a Trujillo y a Lima en forma directa y sin trasbordos, a menor costo y en menos tiempo de lo que exigía la ruta marítima.

            Las consecuencias directas de la apertura de esta vía fue la decadencia del movimiento portuario de Paita, y un gran impacto para el ferrocarril que suprimió el servicio para pasajeros y los dejó sólo para carga sin horario fijo.  En lugar del tren para pasajeros se usaron los llamados auto-vagones, pero eso sólo significó prolongar la agonía de la Peruvian Corporation.

 

            En cambio, todos los pueblos de la ruta en la carretera Panamericana, se beneficiaron con el tráfico de pasajeros y carga.

 

 

 

El censo de 1940

ARRIBA

            El 9 de junio de 1940, se realizó el Primer Censo General del Perú, que había sido preparado desde los tiempos de Benavides.  La dirección de dicho censo se encomendó al doctor Alberto Arca Parró, pero debido a que en esa época sólo existían máquinas sumadoras manuables, el procesamiento de los datos demoró mucho y los resultados recién se conocieron ocho años más tarde.

 

            Para el Perú, el censo arrojó una población de 7 023 111 habitantes y la ciudad de Lima 540 100 habitantes.

 

            Los resultados para Piura y Tumbes fueron los siguientes:

 

Dpto. de Tumbes         población normal:         25 709             reajustada:       26 473

Dpto. de Piura             población normal:      408 605             reajustada:      431 487

 

Dpto. Tumbes              población urbana:         10 698             rural:                15 011

Dpto. Piura                  población urbana:      145 276             rural:             263 329

 

Población normal por provincias:

 

                                   Piura  ..........................107 605

                                   Ayabaca.....................  71 087

                                   Huancabamba............  48 876

                                   Morropón..................  59 640

                                   Paita..........................  68 733

                                   Sullana......................   52 743

                                       TOTAL                   408 605

 

Las ciudades con mayor población eran:

 

                                   Sullana             22 582

                                   Piura                20 308

                                   Chulucanas      12 757

 

La ciudad de Tumbes tenía 6 365 habitantes.

 

            Como se puede apreciar, Sullana era la ciudad más poblada del departamento, pero Piura no incluía a Castilla, en cambio Sullana sí comprendía a Bellavista que todavía no era distrito.  Sullana ocupaba el 9º lugar entre las ciudades más pobladas del Perú.  Talara aún pertenecía a Paita y Tumbes seguía de Provincia Litoral.

 

 

Fallecimiento del Prefecto

ARRIBA

            En 1940 don Héctor García Cortés reemplazó al coronel Duthurburu en la Prefectura del departamento.

 

            La nueva autoridad política era paiteño y de familias muy bien relacionadas del Departamento.  Había actuado antes por muchos años en política y fue así como desempeñó las Prefecturas de la Provincia Litoral de Tumbes,  de Amazonas, Huánuco y Loreto; todo lo cual le había permitido tener un amplio conocimiento del Perú.

 

            El 18 de noviembre falleció el Prefecto causando su deceso verdadera consternación, pues era el primer caso que ocurría.  Tras de un interinato del Subprefecto don Octavio León Zaldívar, fue nombrado don Teófilo Ibarra.

 

 

 

Diversos hechos en 1940

ARRIBA

·        El 3 de junio se promulga la ley 9126, por la cual se declara que el 8 de octubre de cada año, será de homenaje para Grau y los tripulantes del "Huáscar".  A partir de entonces, el 8 de octubre la marina celebra el aniversario del combate de Angamos, lo que tiene especial relieve en Lima y Piura.

 

            La misma ley establece que el 27 de julio, aniversario del nacimiento de Grau sea considerado como fiesta de la Marina.

 

·        El 1º de marzo y por Ley 9052, se crea la Beneficencia Pública de Morropón con sede en la ciudad de Chulucanas.

 

·        El 1º de junio y con Ley 9121 se crea un impuesto de 20 centavos por cada fanega de 300 libras o 138 kilos, producida en los departamentos de Piura, Lambayeque, La Libertad, Ancash y Lima.  Los fondos estarían destinados a promover el cultivo del arroz.

 

            Este producto que  era la base de la alimentación peruana, sobre todo en la costa, principió a escasear debido a que en el mercado internacional había aumentado de precio, por la demanda que tenía el producto de parte de los países en guerra.

 

·        El 5 de noviembre se da la Ley 9196 por la cual se prohíbe que en las Beneficencias Públicas y Municipios, se desempeñen personas con parentesco consanguíneo en línea recta en cualquier grado y hasta el 2do. grado por línea colateral o por afinidad.  Esto regía, tanto para servidores rentados como para concejales.

 

·        El 29 de febrero se crea el Obispado de Piura, que hasta ese momento sólo era una Administración Apostólica desempeñada por el P. Fortunato Chirichigno.

 

·        En 1940 se termina la construcción del Hotel de Turistas que el año 1943 recién se inaugura el 23 de mayo.  En los terrenos en donde se inició la construcción existía un vetusto edificio de material liviano de propiedad de la Beneficencia.  La demora en su inauguración se debió a la falta de mobiliario.

 

·        Como consecuencia de la Guerra Mundial, los países en conflicto suspendieron sus exportaciones, porque toda la potencia industrial se convirtió en industria de guerra.  Lo mismo ocurrió con Estados  Unidos, que si bien al principio se mantuvo al margen del conflicto, también inició un proceso acelerado para la reconversión de la industria.

 

                    El Perú tenía por entonces una industria incipiente, y bien pronto se pudo notar que una gran cantidad de artículos manufacturados en el exterior habían desaparecido de los lugares de expendio.  La industria tuvo que seguir laborando con su maquinaria obsoleta y completamente anticuada, sin poderla renovar y cuando una pieza se malograba, tenía que ser reemplazada por otra confeccionada por herreros, fundidores, o mecánicos peruanos, en lo que mostraron gran pericia.

·        En 1940 aparecen las llamadas colas.  Para comprar el pan, se hacían larga colas por que se entró en una etapa de racionamiento de ese alimento, por cuanto ya no se podía importar harina y la que producía el Perú era insuficiente para atender la demanda del consumo interno.  También se produjeron colas en los lugares de expendio del arroz, porque ese producto viajaba al exterior dejando desatendidas las demandas domésticas del país.  La guerra estaba lejos pero sus efectos ya se sentían en el Perú y con el tiempo la situación se acentuaría.

 

·        En 1940 se anunció que se habían terminado los estudios para la derivación de las aguas del río Quiroz al curso medio del Piura.  El proyecto que había sido preparado por el Ministerio de Fomento era costoso y eso demoró su ejecución.  Una comisión integrada por el doctor Florencio Velasco y Víctor Checa Eguiguren viajó a Lima para agradecer al Presidente de la República y a la vez solicitarle la agilización de las fases finales del trámite para la pronta ejecución del proyecto.  En ese entonces no se consideraba al Reservorio de San Lorenzo. 

 

            Otro proyecto que estaba en estudio era el Reservorio de “El Ala” en el Alto Piura.