Capítulo VII: Piura en el Gobierno de Bustamante

CAPITULO VII

 

PIURA EN  EL GOBIERNO DE BUSTAMANTE

 

 

Ø  Llega  el niño Vargas Llosa a Piura

Ø  Primeros roces entre el Apra y Bustamante

Ø  Las Juntas Transitorias

Ø  Proyecto de Ley de censura de prensa

Ø  Muerte del senador Castro Pozo

Ø  Sucesos diversos en 1945

Ø  El Coto de Caza El Angolo

Ø  Panorama político en 1946

Ø  El Contrato de Sechura

Ø  Crean distritos de Sapillica y Lagunas

Ø  Se autoriza ejecución de obras de derivación del río Quiroz

Ø  Se crea Distrito de Salitral en Sullana

Ø  Luis Flores gana la Senaduría.

Ø  Comuneros invaden tierras en Catacaos

Ø  Confirman ascenso a Almirante Grau

Ø  Sucesos diversos en 1946

Ø  Asesinato de Francisco Graña

Ø  La expedición Kon Tiki

Ø  Se incendia el templo de Talara

Ø  El receso parlamentario

Ø  Otra vez la Escuela Náutica de Paita

Ø  La Viruela en Sullana

Ø  Cercenan el Departamento de Piura

Ø  Se convoca a una Asamblea Nacional

Ø  El motín del 3 de Octubre  de 1948

Ø  Deposición de Bustamante

Ø  Las 200 millas marítimas

Ø  Ponen fin a las Juntas Transitorias

 

 

Llega  el niño Vargas Llosa a Piura

ARRIBA

Como ocurre siempre, cuando se producen cambios en la conducción del país, también se hace la remoción de autoridades políticas.

 

Al frente de la prefectura de Piura se encontraba don Teófilo Ibarra desde 1941 siendo por lo tanto el que más había durado en el cargo en los últimos 15 años.

 

En su reemplazó llegó don Pedro Llosa Bustamante y con él vino su nieto, el niño Mario Vargas Llosa, de 9 años que cursaba el 5º año de primaria y fue matriculado en el Colegio Salesiano.  En dicho plantel, Mario  conoció a Javier Silva Ruete con el cual lo unió una gran amistad que no se apagó con el correr de los años pues el futuro economista, llegó a ser padrino del primer matrimonio de Mario Vargas Llosa.

 

Don Pedro Llosa estaría en Piura hasta el año 1948, fecha en que fue reemplazado al ser depuesto Bustamante por el entonces coronel Odría.. Don Pedro tuvo con su nieto Mario emigrar a Lima.

 

 

 

Primeros roces entre el Apra y Bustamante

ARRIBA

Desde el primer momento quedó patentizado que el Apra buscaba asumir el total control del país, por intermedio del Parlamento al que llamaba Primer Poder del Estado.  En la práctica, la falta de experiencia política de Bustamante lo llevó a una subordinación al Congreso y al debilitamiento del Poder Ejecutivo.  El mismo Bustamante se reconocía que no era un político sino un jurisconsulto, y por lo  tanto buscaba de implantar un gobierno de la juridicidad.  Muchos de sus aliados del FDN, un tanto desalentados, decían que deseaban a Bustamante como capitán del equipo, pero que él se empeñaba en ser el árbitro.

 

El primer gabinete, estuvo presidido por un notable político, don Rafael Belaúnde, al que por su clara inclinación por el aprismo, la oposición lo llamó “apristón” y esa denominación se dio a todos aquellos que sin ser apristas colaboraban con ellos.

 

Bustamante buscó de rodearse de gente de prestigio en su gabinete y fue así como nombró a Jorge Basadre Ministro de Educación, Luis Alayza en Justicia, Rómulo Ferrero en Hacienda, Enrique Basombrío en Agricultura.

 

Al Apra no le gustó que ese gabinete se hubiera formado sin su coordinación y lo atacó duramente en el Parlamento.  El ministro Basombrío fue interpelado en torno al alza de precio de los artículos alimenticios y un miembro aprista del departamento de Ica, le preguntó al ministro cuál era el precio que tenían en Ica los pallares y como Basombrío no pudo responder adecuadamente, bastó para que lo censurasen.  En los tres años que  duró el gobierno de  Bustamante, los apristas censuraron seis gabinetes.  Basombrío sólo había durado dos meses en el cargo.

 

La actitud del Apra, tuvo como reacción, que todas las fuerzas políticas contrarias se reagrupasen y entrasen en una acción muy beligerante.  En  el parlamento, los diputados y senadores que eran del FDN y no apristas, marcaron distancias con el Partido Aprista, sin entrar en oposición con él,  por el momento y actuaron en forma más cohesionada.  Un joven miembro del FDN que recién intervenía en política era el Arquitecto Fernando Belaúnde  Terry, hijo de don Rafael.

           

            Como es lógico suponer, la intranquilidad política también llegó a Piura.  Los partidos y los grupos políticos se reorganizaron y se creó un ambiente de beligerancia.

 

 

Las Juntas Transitorias

ARRIBA

            La Constitución de 1933, hablaba de Concejos Departamentales y Concejos Municipales Provinciales, elegidos por voto popular.  Tales disposiciones no se habían cumplido hasta el momento.  Se pensó que tal cosa podía hacerse efectiva en 1946 pero que previamente había que establecer organismos transitorios.  Fue entonces que se crearon las Juntas Municipales Transitorias.

 

            El 4 de setiembre de 1945, se promulgó la ley 10233 que creaba  a dichas Juntas Municipales Transitorias elegidas por Asambleas Electorales Municipales.

 

            Estas Juntas durarían hasta que se implantaran los nuevos Concejos Municipales y en el artículo 2º se disponía que las  elecciones municipales se debían de realizar en el primer trimestre de 1946.

 

            Las juntas eran designadas por una asamblea.  A más tardar el 17 de setiembre, el fiscal más antiguo, debía de convocar a una asamblea integrada por delegados del Colegio de Abogados  o el abogado más antiguo, delegados de la Beneficencia Pública, del cuerpo médico, de los odontólogos, de la universidad, del cuerpo de ingenieros, del jefe militar, un representante de la autoridad  eclesiástica, el director del colegio nacional más antiguo, dos delegados de la Asociación de Maestros Primarios, un delegado de la Cámara de Comercio e Industrias, otro de la Asociación de Comerciantes Minoristas, seis delegados de las organizaciones de empleados de comercio e industrias, seis delegados de las organizaciones de obreros y artesanos, dos delegados de la Asociación de Agricultores y Ganaderos y un delegado de las Comunidades  Indígenas.

 

            Reunidos en asamblea, se procedería a elegir entre los vecinos a las personas que debían de cubrir los cargos ediles a que se refería la Ley Orgánica de Municipales en vigencia.  Posteriormente, se completaría el número de miembros con delegados distritales.

 

            El gran poder político adquirido por el Partido del Pueblo o PAP a raíz de las elecciones y por su buena organización, prácticamente controlaba a las instituciones que iban a componer las asambleas que designasen a las Juntas Transitorias.  Por eso no llamó la atención que tanto los alcaldes, como regidores designados, fueran aprista.

           

 

Para controlar la distribución y precio del arroz y del azúcar, se establecieron estanquillos, que eran los únicos que podían vender tales artículos.  Generalmente los administradores de los estanquillos eran apristas o “compañeros”.  Con los estanquillos, las colas se hacían más largas y la gente madrugaba para conseguir los primeros lugares antes de que se agotase el producto.

 

            En Piura fue alcalde de la Junta Transitoria el doctor Guillermo Gulman Lapouble en Sullana el empresario Juan Klein y en Huancabamba don Eliseo García.

 

 

Proyecto de Ley de censura de prensa

ARRIBA

            La Célula Parlamentaria Aprista presentó ante el Parlamento un proyecto de Ley de Prensa.  La oposición parlamentaria, se opuso tenazmente a ella porque entrañaba una clara censura.  La gran mayoría de periódicos de Lima y del país protestaron y para los partidos de oposición del PAP, fue una brillante oportunidad de organizar mítines de protesta.  Hasta el momento eran los apristas los que se habían adueñado de las calles y para defender ese privilegio organizaron grupos de choque.

 

            El 7 de diciembre de 1945, se organizó en el Parque Universitario, un mitin contra la mencionada “ley mordaza” y grupos de choque apristas atacaron con manoplas y cachiporras a los manifestantes, armándose una trifulca con gran cantidad de heridos. A los sucesos del Parque Universitario, la prensa anti aprista le dio gran publicidad.

 

            En Piura también se efectuaron manifestaciones de protesta, con la hostilidad de los apristas, pero sin tener la gravedad de las de Lima.

 

            Gran escándalo se armó en la prensa, en los medios parlamentarios y en el ambiente político.  Cuando en el Parlamento fueron tratados los sucesos del Parque Universitario, don Rafael Belaúnde defendió a los grupos de choque apristas diciendo que las masas se combatían con las masas.  A causa de esa desafortunada intervención, se le conoció en adelante como “Rafael, el de las masas”.

En la noche, los apristas jubilosos recorrían las calles de Lima. Entonces se produjo el incendio del Palacete Tenaud, en el Paseo de la República, donde tenía sus oficinas la Unión Revolucionaria,. La violencia campeó en las calles de Lima y provincias; y las barras regimentadas ocuparon las galerías del Congreso. Los partidos antiapristas también organizaron a sus defensistas. Turbas apristas se apoderaron de las calles, sin que fuera posible ponerles orden. Como el diario “La Prensa”era uno de los grandes opositores del aprismo, los grupos japistas se dirigieron a su local, ingresaron al mismo, apalearon a empleados y periodistas , haciendo graves daños en los talles y oficinas adnstrativas. Como para que se supiera quienes eran los autores de estos hechos dejaron las paredes pintarrajeadas,

 En este clima de tensión, se produjo el ausentismo de los senadores antiapristas.

            Los sucesos del Parque Universitario dieron motivo a la caída del gabinete y su reemplazo presidido por don Julio Portugal, y como se había coordinado con el Apra para su conformación, lo integraron los apristas Manuel Vásquez Díaz en Hacienda, César Elías en el Ministerio de Fomento y Manuel de la Rose Ugarte en el Ministerio de Agricultura.  En enero de 1946 asumía sus funciones el nuevo gabinete.  Mucho antes había renunciado don Jorge Basadre al Ministerio de Educación ante la intransigencia política.

 

            La Unión Revolucionaria que en 1945 pudo haber formado una alianza política con el Apra, pasó nuevamente a una franca oposición a ese partido, porque turbas apristas habían quemado su local político ubicado en el Palacete Tenaud.  Los dos partidos antes mencionados, tuvieron reuniones antes de las elecciones, siendo el PAP representado por el pradista Moreyra y la UR por Hoyos Osores.  Se trataba de convencer a Prado de que alegase vicios procesales y postergase las elecciones y también se prolongase el mandato de Prado, y tras de un tiempo prudencial convocar a nuevas elecciones.  Prado no aceptó.  Lo cierto era que el Apra no estaba contento con la postulación de Bustamante.

 

            En el mitin del 7 de diciembre en el Parque Universitario, había hecho su aparición un grupo anti -aprista llamado UNIR, muy beligerante, que buscó no sólo unir en un solo frente a los estudiantes universitarios no apristas, sino también crear un frente político.

 

 

Muerte del senador Castro Pozo

ARRIBA

            El senador Hildebrando Castro Pozo, había sido un ardoroso y constante defensor en su Cámara de las obras de derivación de los ríos Quiroz y Chipillico al Piura.

 

            El 1º de setiembre de 1945 fallece Castro Pozo, de un ataque al corazón, estando en su escaño..Por lo tanto su gestión parlamentaria fue muy breve.

 

            Castro Pozo había nacido en Ayabaca el 9 de setiembre de 1890 habiendo sido sus padres Santiago Castro y Flora Pozo.  Sus primeros estudios los hizo en el Instituto de Piura, los mismos que interrumpió para viajar a Darién en Panamá.  Cuando retornó al Perú, terminó sus estudios secundarios en el Instituto Lima en la capital y al poco tiempo de egresado ejerció la docencia en el mismo Instituto entre 1911 y 1916, ingresando en 1911 a la Universidad de San Marcos.  En ese centro de estudios fue dirigente estudiantil ya ganado por las ideas socialistas, luchando por la jornada laboral de 8 horas.  Por las privaciones en que vivía contrajo tuberculosis y tuvo que viajar a Jauja donde fue comerciante, docente y periodista.  En 1918 retornó a Lima trabajando como secretario en el Ministerio de Fomento hasta 1920 en que asciende a Jefe de Estadística del Ministerio de Agricultura.   En 1923 Leguía lo deportó a Panamá en donde se vio en la necesidad de trabajar como obrero para poder subsistir.  En 1924 retornó a Piura, ingresando al Colegio Nacional San Miguel como Profesor hasta el año 1930, fecha de la caída de Leguía.  En 1931 es elegido representante al Congreso por el Partido Socialista.  A partir de 1936 se dedicó a ejercer la abogacía siendo asesor de varios sindicatos obreros y organizaciones campesinas.  En 1940 viaja a México como delegado del Perú ante el Primer Congreso Indigenista reunido en Pazcuaro y en las elecciones de 1945 fue elegido Senador.    Llegó a publicar las siguientes obras:  “Celajes de Sierra” en 1917;  “Nuestra Comunidad  Indígena” en 1924; “Del Ayllu al Cooperativismo Indígena” en 1936; “Renuevo de Peruanidad” en 1934; “El Yanaconaje en las Haciendas Piuranas” en 1947; “Legislación Social y Previsión del Trabajo” en 1925; “Las Comunidades Indígenas en el Perú” en 1944 y la novela “Sol, Algarrobos y Amor”  publicada después de muerto.

 

            Castro Pozo estuvo casado con doña Carmen Castro, su pariente, a quien el Congreso con Resolución Legislativa 10424 del 8 de marzo de 1946, le otorgó una pensión de gracia.  También por iniciativa del Senado se acordó dar su nombre a lo que por entonces era un proyecto: la derivación de aguas del Quiroz.

 

            Catorce años más tarde, cuando la derivación de aguas era una realidad y se estaba en el proceso de adjudicación de tierras, también el Senado decidió dar el nombre de San Lorenzo a la Colonización, lo cual motivó una protesta de su viuda.

 

            La ingratitud del nuevo Senado era más in sensible, por el hecho de que Castro Pozo había muerto en plena Sala de Sesiones del Senado, tras una ardorosa intervención defendiendo el Proyecto de Derivación de Aguas.  Un infarto terminó con su vida.

 

 

Sucesos diversos en 1945

ARRIBA

·               En el año 1945 se establecieron en Piura las casas Wiesse, Reiser y Curioni y Ferreyros.

 

·               El Gobierno encargó a la Frederic Snare Corporation, la construcción del Terminal Marítimo de Paita.  El ingeniero jefe de dicha empresa, Mr. Grant hizo una exposición de la obra a varias instituciones de Piura.

 

·               El Presidente del Consejo de Ministros, don Rafael Belaúnde, en exposición que hizo en el Congreso, resaltó la necesidad de reactualizar el proyecto del ferrocarril Paita al Marañón, que a principios del siglo había sido presentado por el senador piurano, Coronel Zegarra y había sido archivado.

 

·               Con Ley 10278 del 30 de octubre, se declara a la Iglesia de Sechura, monumento histórico colonial y se le asigna una partida para su refacción.  El proyecto había sido presentado desde el 31 de agosto de 1943 por los entonces senadores Bolognesi, Cerro y Zapata, siendo aprobado por el Congreso el 30 de diciembre del mismo año y como no fuera promulgado por Prado, lo hizo Bustamante.

 

 

El Coto de Caza El Angolo

ARRIBA

            Don Calixto Romero era en 1950 uno de los principales accionistas de la Negociación Agrícola Mallares S.A.. Como era aficionado a la caza, proyectó hacer al norte de la extensa hacienda, en las proximidades de los cerros de Amotape, un Coto de Caza.

 

            Habiendo sido declarado durante el goierno de Velasco, el departamento de Piura Zona de Reforma Agraria Nº 1, los accionistas por acuerdo del 23 de mayo de 1970, decidieron donarlo a la Dirección General de Reforma Agraria.  El 16 de mayo de 1972 fue incorporado al Dominio Público con Resolución Directoral Nº 369-72 AG. En el Registro de la Propiedad Inmueble de Piura, se inscribieron 10 280 hectáreas.

 

            Por R.S. 0264-75 AG del 1º de julio de 1975 se le da oficialmente el carácter de Coto de Caza.

 

  En materia de flora, predominan en el Coto de Caza los bosques espinosos secos y los bosques secos tropicales. Se produce allí el algarrobo, el hualtaco, el guayacán, el palo de vaca, el palo amarillo, el palo santo, el ceibo, el charán, el zapote, el faique, el overal, el angolo, el higuerón, oreja de león, almendro y cactos.

 

            En cuanto a la fauna, existe el venado gris, el jaguar, el puma, el tigrillo, el oso hormiguero, el sajino, el hurón, el gato silvestre, el chonto, el zorro costeño, el añás y ardillas.  Entre las aves, hay la pava ala blanca  (que se consideraban extinguidas, aunque hay un criadero en Lambayeque), varias especies de perdices, cóndor, buitre, gallinazo cabeza colorada y cabeza negra, guaraguao, huerequeque, varias especies de palomas, loro, zoñas canoras, chilalo, urraca.

Gran variedad de  reptiles.

En años recientes el Grupo Romero ha rescatado el Coto de Caza.

 

 

Panorama político en 1946

ARRIBA

            Al iniciarse el año 1946 continuaba de prefecto en Piura don Pedro Llosa Bustamante, abuelo del niño Mario Vargas Llosa que lo acompañaba . El prefecto era  pariente del Presidente de la República.  Se trataba de  un caballero de edad muy avanzada y muy ponderado.

 

            En Lima y en el resto del país, la beligerancia política había aumentado.  Políticamente sólo había dos posiciones: el aprismo y el anti-aprismo.

 

            El Apra dominaba en el Congreso.  En la Cámara de Diputado tenía una amplia mayoría, pero en el Senado esa mayoría era muy pequeña.

La muerte de  Castro Pozo ponía en peligro la pequeña mayoría anti aprista en el Senado.

SEASAP

 

            Don Rafael Belaúnde, después de que tuvo que dejar el cargo de primer ministro se tornó gran enemigo del presidente Bustamante.  En realidad, Belaúnde sentía desde 1944 un resquemor contra el presidente, porque consideraba que fue él quien debió ser presidente por el FDN.  En efecto, el poderoso Comité de Arequipa lo había propuesto para la presidencia, pero no fue aceptado por el Comité Nacional que funcionaba en Lima.  Cuando Bustamante llegó a presidente, en forma generosa lo hizo  primer ministro.

            El PAP había copado las galerías del congreso, es decir  los ambientes destinados al público con barras regimentadas que armaban gran alboroto cuando un parlamentario de la oposición hacía uso de la palabra y aplaudían a rabiar haciendo “maquinitas” cuando intervenía un aprista.  En las Cámaras se produjo un deslinde con el antiguo Frente Democrático Nacional.  El Apra se apartó de él formando sus Células Parlamentarias y los demás frentistas formaron un bloque de apoyo al Presidente.  Eran los bustamantistas que contaron con la cooperación de los restantes, independientes, socialistas y comunistas.

 

            En Lima “El Comercio” y “La Prensa” hicieron frente al Apra.  También lo hicieron “Jornada” un bisemanario que dirigía el joven abogado Luis Bedoya Reyes y “Cascabel” semanario humorístico. Cuando en octubre se funda el Partido Social Cristiano, aparece “La Nación”, ambos sobre la base del grupo estudiantil UNIR.

            En Piura, el diario “La Industria” del ex–senador Cerro, fue francamente anti-aprista.  En cambio,  “La Industria” de Trujillo del mismo propietario, hizo una oposición más mesurada, por estar en lo que se llamaba “la mata del aprismo”.

 

            El 12 de abril, grupos de manifestantes apristas asaltaron los talleres en donde se editaba el diario “La Prensa” y causaron graves daños.  Otras dos imprentas que publicaban semanarios opositores fueron saqueadas.  Como resultado de todo eso, fue destituido el prefecto de Lima.  “El Comercio” y “La Prensa” habían iniciado desde enero una intensa campaña contra el contrato de exploración geológica otorgado a la International Petroleum Company en  el desierto de Sechura..  La destitución del prefecto Jorge Dulanto Pinillos se hizo con R.S. del 13 de abril.

 

El Contrato de Sechura

ARRIBA

            El 15 de enero de 1946, mediante Decreto Supremo, se autorizó al Director de Minas y Petróleo, a firmar en nombre del Gobierno Peruano un contrato con la International Petroleum Company para que ésta pudiera hacer estudios geológicos y trabajos de prospección y exploración en busca de petróleo, en el desierto de Sechura, dentro de un área de 560 000 pertenencias. 

 Para tal fin la IPC debía de pagar un derecho ascendente a tres millones quinientos mil dólares y devolver al Estado el 70% del área explorada.  El contrato debía ser ratificado por el Congreso. Todo se hizo muy rápido como sucedía siempre que de por medio estuviera la IPC, pues al día siguiente, 16 de enero de 1946 en la notaría del doctor Gastón García Rada, se firmaba el contrato entre el Director de Minas y Petróleo y el Gerente de la IPC señor Luther Philo Maier.

 

            A causa del llamado asunto de la Brea y Pariñas, la opinión pública se encontraba sensibilizada contra la IPC, en forma que cuando se abrió una intensa campaña contra el contrato en la prensa nacional, el asunto embargó totalmente la atención nacional.  Los parlamentarios apristas dieron a conocer su opinión favorable al contrato y su decisión de aprobarlo en las cámaras.  La minoría parlamentaria anti-aprista planteó la interpelación del ministro de Fomento, César Elías el cual fue defendido ardorosamente por sus compañeros de la Célula Parlamentaria Aprista y por las barras regimentadas.  Al final de cuentas, las Cámaras eran dominadas por el PAP y todos los ataques se enfilaron contra el Apra, ya que el contrato se motejaba de entreguista.

 

            Durante el resto del año, el contrato siguió siendo atacado, mientras que la IPC iniciaba la exploración.  Al final no se encontró petróleo, pero sí gas, que en 1906 se entregó a la Olympic Perú Inc. como lote XIII de 376 000 hectáreas.  Fue el diario “La Prensa” uno de los que puso mayor pasión en los ataques contra el contrato que llamaba entreguista y para acentuar más la campaña, fue nombrado como Director de ese diario, don Francisco Graña.

 

            Otro personaje que atacó con furia el contrato, fue Eudocio Ravines, un político que había llevado una agitada vida de conspiraciones, protestas, prisiones y deportaciones.  Había militado en el Partido Comunista y visitado varias veces Rusia, pero habiendo vuelto al Perú bajo el Gobierno de Prado, se afilió al Partido Socialista de Luciano Castillo y fundo el semanario “Vanguardia” en el que atacó durante al Apra y al contrato.  En esa campaña estuvo también en Piura y Sullana, presidiendo raleadas manifestaciones, y puso de manifiesto de ser muy temperamental, pues no quería que lo interrumpiesen con aplausos.

 

 

Crean distritos de Sapillica y Lagunas

ARRIBA

            El 9 de marzo de 1936, el diputado por Ayabaca, capitán en retiro Ernesto Merino Rivera, había presentado un proyecto para crear en dicha provincia los distritos de Sapillica y Lagunas.

 

            Por nueve años, el proyecto permaneció encarpetado en las Comisiones Parlamentarias, hasta que al ser elegido para un nuevo período en 1945, logró que se pusiera a la orden del día y aprobase el 13 de febrero de 1946 y promulgado como Ley 10399 el 23 de febrero del mismo año por el presidente Bustamante.

 

            La Ley en mención dice lo siguiente:

 

Artículo 1º .- Créase en el distrito de Frías de la provincia de Ayabaca, los distritos de Sapillica y Lagunas, que se segregarán del mencionado distrito, teniendo como capital los pueblos del mismo nombre.

 

Artículo 2º .- Elévanse a la categoría de villas los caseríos de San Juan, y Yerbas Buenas en Lagunas; Saire y Naranjo, en Sapillica; y Huasipe, Chucapis, Vaquería, Pampa Grande, Comín, San Antonio y Ticaqui en Frías.

 

Artículo 3º .-  Los límites de los nuevos distritos son los siguientes:  Sapillica, por el norte la línea que partiendo de la cumbre del cerro Romero en el límite de las provincias de Ayabaca y Piura, sigue dirección noroeste por el espolón del citado cerro, cortando al río Chipillico a dos kilómetros aguas abajo, de la afluencia del rió Pillo (caserío de Timbes), continuando en la misma dirección por el espolón que conduce a la cumbre occidental del cerro Huacas inflexionando en dicho punto en dirección este, para proseguir por la línea de crestas del cerro Huacas y la divisoria de las aguas que van al río Quiroz al norte de las  que van al río Pillo, al Sur, hasta encontrar la cumbre situada a un kilómetro al Sudoeste del caserío Cacaturo; por el este del punto anteriormente citado, el límite sigue en dirección, primero sur, y después sureste, por la divisoria anteriormente citada hasta encontrar la línea de cumbres del Cerro Peña Colorada;  por el Sur: del punto anterior, en dirección suroeste, por la línea de cumbres del Cerro Peña Colorada, hasta su cumbre más occidental, de donde continuará por una línea recta que una la citada cumbre con la cumbre oriental del Cerro Cacharis, situado a trescientos metros norte  del caserío del mismo nombre, de donde seguirá por las cumbres del Cerro Cacharis, línea divisoria de las aguas que van al río Chipillico, al norte de las que van al río Yapatera al sur, hasta encontrar los límites de las provincias de Ayabaca y Piura; y por el Oeste:  el límite de las provincias de Ayabaca y Piura.

 

Lagunas, por el norte:  la línea que partiendo de la cumbre que se halla situada a mil quinientos metros al noroeste de Cacaturo, sigue por la línea de crestas que avanza en dirección noroeste hasta encontrar el río Quiroz, frente a la desembocadura de la quebrada de Agoa.  A partir de dicha confluencia sigue en dirección sudeste por el thalweg del río Quiroz, aguas arriba, hasta encontrar por la margen izquierda, la boca de la quebrada Malaca, setecientos metros antes de la desembocadura del río Mangas al Este y Sur; del punto anterior sigue el límite en dirección general suroeste por el thalweg de la quebrada de Malaca, aguas arriba hasta encontrar, por la margen izquierda, la boca de la quebrada que baja de las pendientes del norte del Cerro de San Pedro, por cuyo thalweg continúa hasta sus orígenes en las alturas situadas a cuatro kilómetros al noroeste de la cumbre del Cerro de San Pedro, prosiguiendo después de transponer la altura, por el thalweg opuesto que baja al río San Pedro; por el oeste:  el curso del río San Pedro, aguas abajo, hasta encontrar el límite del distrito de Sapillica, por cuyo límite continúa hasta la cumbre situada inmediatamente al sur de la Hacienda Pillo.

 

Frías, por el norte: los límites de los distritos Sapillica y Lagunas; por el este, sur y oeste: sus límites actuales.

 

 

Se autoriza ejecución de obras de derivación del río Quiroz

ARRIBA

            En el siglo XIX ya se había planteado la derivación de las aguas del río Quiroz, perteneciente a la cuenca del Chira, hacia el bajo Piura [..  La obra que utilizó la quebrada de San Francisco, afluente del río Piura a la altura de Tambogrande, supuso construir 8 kms. de túneles y se realizó en veinte meses, inaugurándose en 1953]

 

            El 15 de enero de 1946, la Célula Parlamentaria Aprista, presenta en la Cámara de Diputados, un proyecto para derivar aguas del río Quiroz al Piura.  Era el mencionado río Quiroz el principal afluente del Chira y los estudios para su derivación habían sido elaborados desde 1937 por el ingeniero sullanero Carlos Leigh Ginocchio.

 

            El proyecto fue presentado en la Cámara de Diputados y entre enero y junio las comisiones de Aguas e Irrigación y de Hacienda de ambas Cámaras emitieron dictámenes favorables.

 

            Los días 22, 25 y 26 de marzo fue discutido en la Cámara de Diputados, donde fue aprobado por amplia mayoría, pues a la bancada aprista que era mayoritaria en esa Cámara se sumaron toda la representación piurana y otras más.

 

            El 11 de junio, es aprobado por el Senado y el presidente Bustamante lo promulgó como Ley 10619 el 29 de junio de 1946.

 

            Era Presidente del Senado, don José Gálvez y de Diputados Fernando León de Vivero.  Como Senador Secretario firmó Alcides Spelucín y como Diputado Secretario Javier Pulgar Vidal.

 

            La ley 10619 dispone lo siguiente:

 

Artículo 1º .- Procédase a la ejecución de las obras proyectadas para la derivación de las aguas de los ríos Quiroz y Chipillico y su almacenamiento parcial en Palominos y San Francisco, para asegurar el riego de treinta y un mil (31 000) hectáreas de tierras actualmente  cultivadas en el valle de Piura, desde la quebrada de Palominos hasta el mar, y para la irrigación de veinte mil (20 000) hectáreas de tierras eriazas situadas entre el río Chipillico y Tambogrande, de conformidad con el Proyecto aprobado por Resolución Suprema del 10 de abril de 1943.

 

Estas derivaciones se harán respetando los derechos existentes en los valles de Quiroz y Chipillico.

 

Artículo 2º .- El Poder Ejecutivo efectuará por series, conforme lo requieran las necesidades de las obras, una emisión de Bonos que se denominará “Bonos de Irrigación y Mejoramiento del Riego del Valle de Piura” hasta la suma de treinta millones de soles, aun tipo de colocación no menor del 98% y un interés anual no mayor del 6% que se amortizará en el plazo de veinte años.

 

El producto de estos bonos se invertirá exclusivamente en la forma mencionada en el artículo anterior.

 

Artículo 3º .- La emisión de bonos a que se refiere el artículo anterior, podrá ser ampliada hasta suma de S/: 1’000,000.00 en las mismas condiciones  establecidas en dicho artículo, dedicando esta suma a la ejecución de obras de drenaje en la parte baja del valle de Piura, cuyo valor será abonado por los propietarios de las tierras beneficiadas.  Para este efecto, el Poder Ejecutivo podrá conceder hasta diez años de plazo para el pago de las obras.

 

 

 

Artículo 4º .- El Poder Ejecutivo atenderá trimestralmente, a partir de 1947, el servicio anual de amortizaciones e intereses de los bonos con cargo a los fondos provenientes de las 

Rentas que se obtengan de la Ley Nº 8499, incorporada como Cuenta de Orden en el Presupuesto General de la República.  Durante el año 1946 el servicio de la primera serie, que será no mayor de nueve millones de soles oro, se atenderá con cargó a la Partida 323 del Pliego de Fomento y Obras Públicas del Presupuesto General de la República vigente.

 

En el caso de que la garantía no sea suficiente, el Poder Ejecutivo consignará una Partida en el Presupuesto General de la República para cubrir la diferencia.

 

Artículo 5º .- Declárase de utilidad pública las obras autorizadas por esta ley, debiendo el Poder Ejecutivo delimitar y expropiar las veinte mil hectáreas de tierras eriazas, de propiedad particular, que van a ser irrigadas, quedando también autorizado para adquirirlas por compra directa, siempre que el precio no exceda al valor de la tasación.

 

Artículo 6º .- Resérvase a favor del Estado la utilización de las aguas derivadas de los ríos Quiroz y Chipillico, a la salida del túnel grande proyectado,  para la generación de energía eléctrica.  El Poder Ejecutivo podrá adjudicar este derecho, previa licitación que se realizará sobre la base de dos millones de soles, que se pagarán con “Bonos de Irrigación y Mejoramiento del Riego del Valle de Piura”.

 

Artículo 7º .- El Poder Ejecutivo procederá a la parcelación de las tierras irrigadas y a su venta, al contado o al plazo máximo de veinte años, en lotes no menores de cinco hectáreas y no mayores de veinte, observándose el siguiente orden de preferencia para su adjudicación:

 

a)      Campesinos o pequeños arrendatarios, peruanos de nacimiento, mayores de edad, que sean propietarios de tierras de cultivo en los valles de Chira y Piura, teniendo prelación los que están organizados en cooperativas.

b)      Propietarios de menos de cinco hectáreas de iterasen los indicados valles.

c)      Bonistas de la irrigación.

d)     Otros particulares.

 

Artículo 8º .-  Los propietarios de tierras mejoradas en el riego, en virtud de las obras de irrigación a que se refiere la presente Ley, deberán de pagar al Estado la cuota que corresponda a esas tierras en el valor de las referidas obras, de acuerdo con la reglamentación que expedirá el Poder Ejecutivo.

 

Artículo 9º .- Los compradores de lotes y los propietarios de tierras mejoradas en el riego, que optasen por el pago de su valor a plazos, deberán de abonar intereses del 6% anual al rebatir.

 

Artículo 10º .- Los fondos que se recauden de conformidad con lo dispuesto en los artículos 8º,9º y 10º de esta ley, pasarán a incrementar la correspondiente Cuenta de Orden, a que se refiere el artículo 4º sirviendo además de garantía subsidiaria para el servicio de los bonos a que se contrae dicho artículo.

 

Artículo 11º .- Ninguna persona podrá adquirir ni acumular, en ningún momento, por sí, su cónyuge e hijos menores, una extensión mayor que la fijada por el Ministerio al hacer la parcelación de las tierras irrigadas conforme a esta ley.

 

Artículo 12º .- El Poder Ejecutivo reglamentará la presente ley.

 

 

Se crea Distrito de Salitral en Sullana

ARRIBA

            El diputado por Sullana, Felipe  García Figallo, había presentado desde el 20 de  agosto de 1945, un proyecto de ley creando en dicha provincia, el distrito de Salitral.

            El 26 de marzo de 1946, la Comisión de Demarcación Territorial, emitió dictamen favorable a la Cámara de Diputados y en el Senado fue dispensado de ese trámite.  Luego el proyecto fue brevemente debatido y aprobado en Diputados el 11 de junio y al día siguiente sucedió lo mismo en el Senado.  El 19 del mismo mes el Congreso envía la ley al Poder Ejecutivo, que la promulga el 29 de junio de 1946 como Ley 10617 que dice:

 

Artículo 1º .- Créase el distrito de Salitral en la Provincia de Sullana, debiendo tener como su capital el pueblo de su mismo nombre.

 

Artículo 2º .- Téngase por sus límites políticos:  por el norte, hasta llegar a un punto que corresponda a la mitad de la distancia entre los pueblos de Querecotillo y Salitral; por el sur, con los linderos de la Hacienda Mambré, por el este con el río Chira y por el Oeste con terrenos de la Hacienda Mallares.

 

 

Luis Flores gana la Senaduría.

ARRIBA

            Para cubrir las curules vacantes en el Senado y en Diputados, desde las elecciones de 1945, así como las dejadas por fallecimiento de congresistas, entre ellas la curul del Senado causada por fallecimiento del senador Hildebrando Castro Pozo, el Ejecutivo convocó a elecciones complementarias que se celebraron el 30 de junio.

 

            El jefe de la U.R. Luis Flores hacía poco que había llegado del destierro y de inmediato se alineó entre los opuestos al Contrato de Sechura.

 

            Flores había encontrado a su partido dividido.  Una facción encabezada por el general en retiro Cirilo Ortega, le había mermado huestes..

 

Era Ortega un hombre  de gran integridad, pero sin ascendiente en las masas y mas bien contribuyó a la dispersión de las fuerzas urristas.

 

 Pese a eso, con gran audacia Flores  decidió postular por Piura.  De fracasar en la tierra del urrismo hubiera sido desastroso para ese pugnaz político, que había antes estado a punto de ganar la elección  presidencial. 

Pero  Flores, reavivó en Piura a las marchitas filas de la U.R. apelando al patriotismo de los piuranos y dado su carisma y su probada  fidelidad a Sánchez Cerro y siendo  un   hombre de gran coraje. Flores triunfó por amplio margen sobre candidatos apristas y socialistas.  Su actuación en el Senado fue sin embargo muy breve, pues al poco tiempo se produjo el receso parlamentario.

 

Comuneros invaden tierras en Catacaos

ARRIBA

            Tras las elecciones de los comuneros del Bajo Piura, dirigidos por comuneros de Catacaos y  Sinchao, efectuadas el martes 10 de setiembre de 1946, resolvieron proceder a lo que llamaban las invasiones reivindicatorias de las haciendas del mencionado valle, empezando por las propiedades de la Compañía Irrigadora que tenía una prensa desmotadora en Catacaos.

 

            El día 13 a las cuatro de la madrugada una gran cantidad de comuneros, hombres y mujeres, a pie y a caballo, muchos con machetes, irrumpieron en Catacaos por la calle Comercio y enfilaron a la avenida Heredia ante la pasividad de los policías del Puesto de la Guardia Civil.  A coro gritaban “Viva la Comunidad de Catacaos, abajo los gamonales”.  A continuación los comuneros procedieron a invadir los terrenos de la mencionada compañía que estaban próximos a Catacaos.  Cada comunero en la parte de la parcela que le tocó construyó pronto una choza y plantó una bandera peruana.  En la misma mañana las invasiones se generalizaron en gran parte de la zona de Catacaos, La Arena y La Unión.  Por la noche, una avioneta sobrevoló la zona invadida invitando a los comuneros a retirarse en orden pues caso contrario intervendría la fuerza pública.

 

            A las diez de la mañana del día siguiente contingentes de policía se presentaron y apresaron a los dirigentes. Luego al mando del mayor Ruiz Oliva se procedió a la tarea de desalojo.  Los líderes fueron llevados a la Prefectura a donde habían sido citados también los hacendados y el Director de Asuntos Indígenas de Piura. Luego se formó una junta de conciliación y a las 10 de la noche del 17 de setiembre se llegó a un acuerdo entre la Comunidad de Catacaos y la Compañía Irrigadora, por la cual ésta entregaba a los comuneros el fundo “Hipoteca” y la zona de cultivo en San Pablo Norte.  El acta se firmó en el estudio del abogado doctor Luis Altuna.  El 27 de diciembre de 1947 se emitió una Resolución Suprema, aprobando el Acta.

 

Confirman ascenso a Almirante Grau

ARRIBA

            El 25 de octubre de 1946, el diputado por Paita Luciano Castillo, presentó en su Cámara un proyecto de Ley, para confirmar el ascenso a la alta clase de Almirante que la voluntad nacional había concedido al Contralmirante de la Armada don Miguel Grau,

 

            El proyecto fue dispensado de los trámites de Comisión en ambas Cámaras y el mismo día se aprobó en las dos Cámaras, siendo promulgado por el presidente Bustamante al día siguiente.  Era Presidente del Senado José Gálvez y de la Cámara de Diputados Pedro E. Muñiz.- Senador Secretario L.F. Ganoza Chopitea y en la otra Cámara J.A. Haya de la Torre.

 

            Posteriormente, el 24 de noviembre de 1967, con Ley 16730, se le reconocería el título honorífico de Gran Almirante del Perú.

 

Sucesos diversos en 1946

ARRIBA

·               El 1º de junio de 1946, empezó a funcionar el Colegio Nacional de Sullana que se llamaría después Carlos Augusto Salaverry.  Se iniciaba con dos secciones mixtas del 1er. año con un total de 103 alumnos, de los cuales 40  eran mujeres.  El día 14 de julio fue la solemne inauguración, con asistencia del prefecto don Pedro Llosa y del Obispo monseñor Chirichigno.

·               El 14 de agosto de 1946, empezó a funcionar el Colegio Industrial Nº 33 de Sullana, después  convertido en  Instituto.  Su Director, el doctor Edmundo Aramburú Valverde, recién había arribado a Sullana el 29 de julio.  Es decir que en 15  días, consiguió en préstamo un local para el plantel de propiedad del diputado Felipe García, lo amobló, contrató personal, organizó el internado y puso en marcha el plantel, todo eso sin contar con dinero.  El funcionamiento de este colegio vino a significar un triunfo para la dama sullanera Carmen Cardoza de Morales, que por muchos años luchó en forma casi obsesiva por el funcionamiento de una escuela de artes y oficios.

·               El 16 de junio de 1946, empezó a funcionar en Talara, por entonces integrante de Paita, un Colegio Nacional que inicialmente se llamó Alejandro Taboada, en recuerdo a ese líder sindical que se inmoló en sus luchas contra la IPC.  Posteriormente, en 1949, cuando se le convirtió en Gran Unidad Escolar se le puso el nombre de Ignacio Merino.  Lograr la creación no fue fácil, pues por una parte la IPC se opuso tenazmente a ello y por otro lugar, no habían antecedentes de creación de planteles secundarios en distritos.  El doctor Juvenal Llanos, ex –alcalde de Talara, Francisco Larrea y Moisés Merino Saavedra fueron los que asumieron la dura tarea de gestionar su creación, para lo cual se contó con el apoyo del diputado Luciano Castillo.  Su primer director fue el doctor Humberto Oliveros Márquez.

 

 

Asesinato de Francisco Graña

ARRIBA

            La tensión política había aumentado hasta lo que podríamos llamar un punto crítico.  De súbito la opinión pública fue conmovida por el asesinato del director de “La Prensa” el 7 de enero de 1947 en la avenida Perú en Lima.

            Las investigaciones demostraron que el principal responsable del grupo que ultimó a Graña, fue Alfredo Tello Salavarría, el mismo que había dirigido la  toma del Cuartel O’Donovan de Trujillo, en la revolución de julio de 1932.

 

            El Congreso se encontraba sesionando en Legislatura Extraordinaria, y en el mismo se produjeron ardorosos diálogos.  Las barras regimentadas de los apristas apagaban las voces de los parlamentarios no apristas.

 

            El crimen sirvió para que las fuerzas tanto parlamentarias, como políticas y ciudadanas que no comulgaban con el Apra se alinearan en un frente.

 

            En Piura, el asesinato causó conmoción e indignación en los sectores no apristas y los diarios eran arrebatados por los lectores en busca de mayor información.

 

            El 12 de enero cae  el gabinete Portugal donde había tres apristas,  es reemplazado por un gabinete militar presidido por el contralmirante José Alzamora que llevó como ministro de Gobierno al general Manuel Apolinario Odría.

 

            Odría pertenecía a un grupo secreto militar denominado los “Jóvenes Turcos” que pedía la adopción de medidas  extremas contra el Parlamento, pretendiendo   su disolución, pero Bustamante no se atrevió a tanto.

 

            Durante todo el año había circulado un rumor insistente en Lima y en el resto del Perú de que estaba próximo un golpe de estado encabezado por el general José del Carmen Marín.  Este general entró en contactos con Haya de la Torre y planearon el golpe del ejército con el apoyo del Apra.  Según los acuerdos, Bustamante sería depuesto y una junta de gobierno asumiría el poder, convocando de inmediato a elecciones, que a no dudar serían ganadas por el Apra y de ese modo Haya de la Torre sería presidente.  Pero por una parte los acontecimientos se precipitaron y de otro lado, Marín no encontró respaldo en otros oficiales.  En la Cámara de Diputados, el Partido del Pueblo dominaba ampliamente, pero en el Senado el quórum  era precario y necesitaba del apoyo de algunos miembros del extinto Frente Democrático Nacional.

 

 

La expedición Kon Tiki

ARRIBA

            El navegante noruego Thor Heyerdahl, en sus largas instancias en las islas de la Polinesia, había recogido la tradición Kon Tiki, o Hijo del Sol, que en grandes balsas había llegado de ultramar con gentes de color casi blanco.

 

            Posteriormente, Heyerdahl leyó la tradición e historia  del Imperio de los Incas y descubrió que al Dios Sol, se le llama indistintamente Kon Tiki o Illa Tiki, por lo cual asociando un conocimiento con el otro, llegó a la conclusión de que los Incas habían llegado de Oceanía.

 

            Para probarlo proyectó realizar una expedición del Perú hacia la Polinesia en una nave que tuviera las mismas características que las usadas en aquellos remotos tiempos.

 

            Al llegar al Perú, tuvo Heyerdahl el más decidido apoyo del presidente Bustamante y del ministro Armando Revoredo.

            En el Arsenal Naval, construyeron una balsa de totora y bambú de 15 metros de largo y 10 metros de ancho a la que llamó Kon Tiki.

 

            El 28 de abril de 1947 salió del Callao con siete tripulantes.  A mediados de mayo se suponía que arribaría o pasaría frente a Paita.  Como los diarios piuranos daban frecuente información sobre la aventura, una gran cantidad de paiteños durante varios días aprestaron lanchas para dar la bienvenida a los navegantes noruegos.  Pero la Kon Tiki, pasó como a 100 millas de la costa.  Por fin tras de 101 días de navegación culminaron exitosamente su aventura.

            Heyerdahl, publicó años más tarde sus aventuras en el libro “Kon-Tiki”, al cual siguieron “Hombres primitivos en el Océano”, y también “Indios americanos en el Pacífico”.

La foto que damos representa al navegante noruego en 1990

 

            En setiembre de 1992, estuvo en Piura en el curso de la Semana de la Identidad Cultural, época en la que era director del Museo Kon Tiki de Oslo.

 

            Para el científico noruego, Vicús fue una cultura matriz.  Aseguró que la economía pre-incaica giraba en torno al comercio y que los antiguos piuranos (los tallanes) con sus balsas llegaban por el Sur hasta Chile.  Presentó el libro “Arqueología Piurana” editado por la Universidad Nacional de Piura, haciendo conocer que se encontraba realizando excavaciones en Lambayeque en la región de Túcume.

 

Se incendia el templo de Talara

ARRIBA

            Desde el año 1941 en que llegó a Talara como párroco monseñor Luis Pacheco Wilson, abrió un libro que llamó “Historia Parroquial de Talara y Negritos”, en el que apuntó todo suceso de importancia ocurrido en su parroquia.

 

            El 17 de octubre de 1947, anota lo siguiente: “El viernes 17 se hizo el rezo como de costumbre.  El párroco cerró la Iglesia mirando que todas las luces estuvieran apagadas.  A las 9 de la noche me retiré del templo con la hermana Angélica Gallo, venerable anciana consagrada al templo y además de cinco niños que habían ayudado en la bendición del Santísimo.

 

            A las 2 y 30 de la madrugada fui llamado apresuradamente por un policía que gritaba:  “Se incendia la Iglesia”.  Inmediatamente, llamé por teléfono a la Compañía contra Incendios, desperté al padre Martín y luego salí corriendo.  Efectivamente, en la forma más extraña, envuelta en llamas estaba la fachada del templo que era todo de madera, revestido interiormente con cartón prensado con pintura sintética.  Desafiando el peligro, por la puerta de la Sacristía entré al Altar Mayor para salvar al Santísimo;  pero el calor y el humo espeso me obligó a salir para tomar aire y valor en mi intento; mucha gente había corrido tras mío para impedirme toda acción que juzgaban temeraria.  Cogido de las manos, presencié el avance de las llamas.  El fuego consumió por completo el edificio.  Nada pudo salvarse.  Todo se perdió.  A las 3 y 30 ya nada había por hacer. El pueblo lloraba de sentimiento”.

 

            El  antiguo templo tenía dos torres de madera.  monseñor de inmediato inició una colecta para construir un nuevo templo y la Compañía Petrolera hizo un importante aporte, de tal manera que un año más tarde, se inauguraba una nueva Iglesia de material noble, de corte moderno con una torre, contando con la concurrencia del obispo de Piura, monseñor Fortunato Chirichigno.   Esa iglesia es la que aún existe.

 

 

 

El receso parlamentario

ARRIBA

            El Congreso en base a legislaturas extraordinarias funcionó hasta el 15 de marzo de 1947.

 

            En vista de la tiranía parlamentaria impuesta por la Célula Parlamentaria Aprista, bajo el criterio de que el Legislativo era el Primer Poder del Estado; muchos sectores políticos y altos militares aconsejaban al presidente que lo disolviera, pero éste apegado a las normas democráticas y a lo que llamaba la juridicidad, se negaba a ello.

 

            En el Senado, las fuerzas anti-apristas con la elección de Luis Flores,  lograron formar mayoría y decidieron no acudir a la Legislatura Ordinaria convocada por el presidente.  Por lo tanto, no hubo quórum para instalar el Senado y de acuerdo a la Constitución, una Cámara, en este caso la de Diputados no podía funcionar en el receso de la otra.  Fue así como llegó julio y el Congreso no se instaló, todo eso en medio de un ambiente de gran zozobra.

 

            El Presidente se vio, por lo tanto, impedido de leer ante el Congreso el mensaje de 28 de julio y debió de efectuarlo por radio.

 

            El segundo semestre de 1947, transcurrió con la esperanza de que los senadores apristas y sus aliados lograsen una momentánea mayoría que les permitiera la instalación de las Cámaras pero eso no sucedió ante la monolítica unión de los senadores contrarios.  Los senadores piuranos Luis Flores y Jaime Benites formaron parte de este grupo, mientras que Leoncio Elías, por su filiación aprista, estaba en otro grupo.

 

            Finalizó el año y el Presupuesto de la República no había sido aprobado por el receso, por lo cual el presidente Bustamante se vio en la necesidad de dar el primer Decreto Ley 10945, que  llamó Decreto del Poder Ejecutivo Nº 1, en la parte considerativa expresaba que por las razones por todos conocidas, no se había aprobado el Presupuesto y que la Constitución no contenía ninguna disposición para resolver un caso semejante;  que por otra parte no se podía dejar de atender el gasto público porque ello paralizaría toda la administración, habría que licenciar a las fuerzas armadas y de policía, suspender todos los servicios públicos y detener la vida misma de la nación,  y que ante esa situación de hecho que el Ejecutivo no puede dejar de afrontar, sin incurrir en seria responsabilidad, por lo cual el Poder Ejecutivo debe adoptar las disposiciones necesarias para asegurar la continuidad de la Administración Pública.

 

            Bustamante no quiso denominar como Decreto Ley, que lo eran, las disposiciones que daba y las llamó Decretos del Poder Ejecutivo, empezando por el Nº 1 y así continuó hasta el 25 de octubre de 1948 cuando dio el Decreto Nº 24.

 

            Hasta  agosto de 1948, Bustamante no volvió a dar otro dispositivo de esta naturaleza.  Cuando se iniciaba el año 1947, el Partido Aprista había copado una gran cantidad de cargos de la Administración Pública en todos sus niveles.  La presentación del carnet partidario fue uno de los principales requisitos para  acceder a cualquier puesto.

 

            Pero Bustamante tampoco quería quedar maniatado por los militares, y en octubre de 1947, creyó oportuno cambiar su gabinete militar, por otro presidido por el contralmirante  Roque Saldías, de tipo mixto, pues había  varios civiles en el mismo.

 

            Los grupos conservadores del país  aprovechan la oportunidad, y crean el Movimiento Cívico Independiente que busca cohesionar a todas las fuerzas antagónicas al Apra.  Uno de sus portavoces fue Pedro Roselló, un empresario que se improvisó como fogoso orador, haciendo una gira exitosa  por el territorio nacional y en Piura, en la plaza Grau  presidió un mitin bastante concurrido.

 

            Después aparece en Lima, Pedro Beltrán, un rico financista y empresario que con otros grupos también conservadores funda la Alianza Nacional, que tiene más eco, absorbiendo al Movimiento Cívico Independiente.

 

            Al iniciarse el año 1948, la situación sigue muy tirante.  El asesinato del prefecto de Cerro de Pasco, don Francisco Tovar Bustamante, del que se culpó al Apra, ensombrece más el ambiente político.   Esto sucedía el 16 de febrero de 1948.  De inmediato se decreta por 15días  la suspensión de las garantías constitucionales, y Bustamante envía un mensaje  radial al país, culpando al Apra.   El rompimiento de este partido con el presidente se hace entonces total.  En el mismo mes de febrero se introducen modificaciones en el gabinete de Roque Saldías.  Salen los civiles  y son reemplazado por militares, entrando nuevamente el general Odría en el Ministerio del Interior.  Este pide a Bustamante que el  Apra sea declarado fuera de Ley, pero Bustamante prefiere esperar.

 

 

Otra vez la Escuela Náutica de Paita

ARRIBA

            Por Decreto Supremo Nº 3 de fecha 8 de enero de 1948, se creó en Paita la Escuela  Náutica “Miguel Grau”, para preparar oficiales en el ramo de cubiertas y de máquinas con el fin de que presten servicios en los barcos de la Marina Mercante Nacional.  Pero la Escuela no tenía lo principal:o sea  local, por lo cual, cuando el Decreto Ley 18711 del 29 de diciembre de 1970 la transforma en Escuela Nacional de la Marina Mercante “Almirante Miguel Grau”, la traslada al Callao, Chucuito, mientras no tenga local en Paita.  Esto que se suponía temporal se convirtió en permanente.

 

            Ya mucho antes, el 13 de diciembre de 1911 se había dado la ley 1509  que “creaba una Escuela Náutica en el Puerto de Paita”.

 

La Viruela en Sullana

ARRIBA

            En diciembre de 1947, llegó a Sullana un oficial del ejército procedente de Loreto, que se alojó en una vivienda de la avenida José de Lama, en donde ahora es el Instituto Tecnológico “San Juan”.  Su esposa padecía de viruela y aunque logró salvarse, propaló el mal, causando una verdadera hecatombe en Sullana.

 

            En marzo, al iniciarse las clases, el profesor Reynaldo  Moya del Colegio Nacional en sesión de profesores, presentó un resumen estadístico de la Dataría Civil, dando informe de las defunciones que hasta ese momento se habían producido en la ciudad.  El plantel hizo la denuncia pública, pues hasta ese momento las autoridades sanitarias de Sullana no se habían pronunciado.  De inmediato el joven médico  Miguel Cruz Merino, por propia iniciativa asumió la campaña anti-variolosa, acondicionando un Hospital de Emergencia en lo que antes había sido Lazareto.  Las clases se iniciaron siempre en el mes de abril, lo cual contribuyó a la propagación del mal.

 

            En ese mes se registraron 75 decesos de viruela en la Dataría Civil del Municipio de Sullana, y se suponía que un número igual se había enterrado en el cementerio clandestino llamado de los bubónicos, en el pueblo joven  Santa Teresita  Por cada deceso se estimaba que había 10 que habían contraído la enfermedad.  En mayo los decesos fueron 60 y ya por julio estaba la epidemia prácticamente controlado.

 

            Al terminar el año, se habían registrado en la Municipalidad 128 defunciones de menores con viruela y 65  adultos, lo que hacía un total de 193.

 

Cercenan el Departamento de Piura

ARRIBA

            El 23 de abril de 1946 se dio la ley 10553, que declaró de necesidad nacional la elaboración de un Estatuto de Demarcación Territorial y también la Redemarcación  Territorial de la República. La ley autorizaba al Poder Ejecutivo  al nombramiento de una Comisión para que hiciera el estudio del territorio nacional.

 

El 24 de mayo de 1946, fue designada la Comisión de que era miembro el coronel lambayecano  Absalón Jaimes.  Este influyó para que el departamento de Piura, en la zona del desierto de Sechura, fuera despojado de una zona triangular de 269 714 hectáreas, las mismas que fueron agregadas al distrito lambayecano de Olmos.

 

            De acuerdo a la Constitución del Estado, toda modificación de la demarcación nacional debía ser sometido a la aprobación del Congreso y hasta la misma ley autorizativa 10553 así lo puntualizaba, pues la Comisión y el Ejecutivo sólo podían elaborar un anteproyecto de Estatuto de Demarcación Territorial.

 

            El presidente Bustamante, en lugar de esperar que el receso parlamentario se solucionara, procedió a autorizar a la Comisión a la colocación de hitos entre Lambayeque y Piura, de acuerdo a la re-demarcación hecha.

 

            El 14 de abril de 1948, Bustamante no obstante su apego a la juridicidad, procedió a dar el siguiente Decreto Supremo:

 

El Presidente de la República

 

Considerando:

 

Que según adjunto Oficio s/n de la Comisión del Estatuto y Redemarcación  Territorial, creada por Ley 10553, se ha realizado la labor de demarcación política de las Provincias  y los Distritos del Departamento de Lambayeque, como labor preliminar para los estudios de una futura redemarcación.

 

Que es indispensable continuar la obra de demarcación del territorio de la República para los efectos de la administración política, municipal y administrativa del país; y proceder a la colocación de los hitos respectivos de acuerdo con las cartas levantadas en el terreno.

 

Decreta:

 

1º La Comisión del Estatuto y Redemarcación Territorial, procederá a la colocación de los hitos divisorios de los Distritos y Provincias del Departamento de Lambayeque, de conformidad con los mapas y cartas geográficas levantadas.

 

2º Los gastos que demande la confección de los hitos serán abonados por los Municipios Provinciales y Distritales, en la proporción que les corresponda, para cuyo efecto se pondrán de acuerdo los municipios interesados, asesorado por la Comisión Técnica de Demarcación.

 

3º El presente Decreto regirá para los Departamentos y Provincias donde se vaya completando los estudios y levantamientos de mapas de demarcación; y

 

4º Las autoridades políticas y judiciales del país prestarán el apoyo necesario para llevar a debido término dicha labor, así como los Notarios de la República, para la consulta de documentos que sean necesarios para establecer los límites distritales  y provinciales del país.

 

Dado en la Casa de Gobierno en Lima, a los catorce días del mes de abril del mil novecientos cuarenta y ocho.  J.L. Bustamante y R- M. Odría.

 

            Cuando se publicó el Decreto en “El Peruano” pasó desapercibido para todos los piuranos y fue recién cuando se publicaron los primeros mapas oficiales, cuando se dieron cuenta del problema, levantándose un clamoreo general de protesta.

 

            En diarios y revistas se denunció el despojo, habiéndose destacado en la campaña de  reivindicación  que se desarrolló, el profesor Néstor Martos y  sobre todo el periodista Carlos Chávez Sánchez, que hico de “Ecos y Noticias” una trinchera infatigable.

 

            Cuando en 1968 el general Velasco toma el poder, Chávez Sánchez que era amigo personal del mandatario, influyó para que éste el 12 de diciembre de 1968 diera el Decreto Supremo 083-68 GP que restituía los límites de Piura con Lambayeque, a los que habían sido antes.

 

 

Se convoca a una Asamblea Nacional

ARRIBA

           Desde 1946, era presidente del Senado  el notable jurisconsulto tarmeño  José Gálvez Barrenechea y no obstante sus inclinaciones por el partido aprista, tuvo que  ser consecuente con la mayoría de los senadores y fue así como  el Senado se declaró en receso. y no se instaló

        

          En la Cámara de Diputados, era presidente el líder aprisa Fernando León de Vivero y a pesar de que tenían holgada mayoría  no se pudo instalar por que el Senado no se había instalado.

 

            El 17 de junio de 1948, Bustamante reemplaza el gabinete militar por otro presidido por el general Armando Revoredo, que a su vez desempeñaría la cartera de Relaciones Exteriores y Culto.  Los demás ministros eran: en Gobierno y Policía, el piurano doctor Julio César Villegas Cerro; en Justicia y Trabajo, el doctor José León Barandiarán; en Guerra, al general Héctor Martínez; en Hacienda, Manuel Llosa; en Fomento y   Obras Públicas, el coronel Bernardino Vallenas; en Salud Pública y Asistencia Social, el doctor Alberto Hurtado; en Aeronáutica, el general CAP Ergasto Silva y en Agricultura, el ingeniero Rómulo Ferrero.

 

            Bustamante resolvió buscar remedio al receso parlamentario, para lo cual convocó     a la elección de una Asamblea Nacional Constituyente.  Esto lo hizo el Decreto Nº 2 del Poder Ejecutivo de fecha 6 de agosto de 1948.

 

            Expresaba Bustamante que por inasistencia de un buen número de representantes de una y otra Cámara no se había podido instalar el Congreso el 28 de julio,  para lo cual requería el 55% del número legal de miembros de cada Cámara.  También puntualizaba Bustamante en el decreto que 22 senadores habían reiterado su determinación de no concurrir al Parlamento, lo cual privaba al Congreso del quórum requerido para estos casos, lo cual impedía el funcionamiento de las Cámaras Legislativas.

 

            Que por otra parte los diputados del Frente Parlamentario (opositor al Apra) habían comunicado al Ejecutivo, no concurrirían a su Cámara mientras estuviera en receso el senado y que en los dos últimos años no se había hecho elección de presidente del Senado y que la Cámara de Diputados no había elegido su Comisión Directiva para la Legislatura de 1948, por lo cual y ante el grave problema de ver paralizada la vida legislativa, se procedía a convocar a una Asamblea Nacional para reanudar el funcionamiento del Poder Legislativo y reformar la Constitución,  para lo cual se dictaría un Estatuto Electoral

 

            La mencionada Asamblea Nacional estaría constituida por los anteriores parlamentarios y otros más que serían elegidos de acuerdo al nuevo Estatuto Electoral.

 

            El 22 de agosto del mismo año, se da el Decreto Nº 3 del Poder Ejecutivo, en donde se establece que los nuevos miembros a ser elegidos serían 134 y se elegirían  a nivel nacional, por voto popular directo con representación de las minorías.  Cada elector votaría por 107 representantes.  Las elecciones tendrían lugar el 13 de marzo de 1949 y la Asamblea Nacional se instalaría el 25 de abril de dicho año.

 

            Mediante otro Decreto Legislativo, se autorizaba al Poder Ejecutivo a ascender a los miembros de las fuerzas armadas a los últimos grados.  Fue así como el coronel Zenón Noriega Agüero, fue ascendido a General de Brigada.

            El Apra había tenido en las Cámaras la mitad más uno, de tal modo que en las sesiones ordinarias de las Cámaras siempre se imponía; pero no llegaba a tener el 55% en el Senado, lo cual fue aprovechado por los senadores anti-apristas para proceder al autoreceso.

 

            Era también creencia generalizada que a nivel nacional que  el Apra no gozaba de la simpatía del electorado nacional, y por lo tanto los resultados electorales le iban a ser contrarios.

 

            Eso también lo comprendió el Apra y empezó a conspirar.  Pero tampoco la derecha peruana y los sectores conservadores estaban contentos con el régimen de Bustamante al que calificaban de débil, y fue así como también empezó a conspirar tratando de ganar a oficiales de alta graduación.  Al frente de este movimiento conspirador de terratenientes y grandes empresarios, estaba Pedro Beltrán que había reasumido la Dirección del diario “La Prensa” y había sido miembro del Directorio del Banco Central de Reserva.

 

 

El motín del 3 de Octubre  de 1948

ARRIBA

            Todo hacía suponer que la situación no podía continuar y que de un momento a otro, algo muy grande se iba a producir.  En Lima, los apristas gracias a su buena organización formaron brigadas de choque llamados “los dorados” y “los búfalos” nombre este último en recuerdo a Manuel Barreto, el dirigente que cayó en la revolución de Trujillo.  Para atemorizar a la oposición se hablaba de actuar a la boliviana, colgando gente de los postes de alumbrado y hacer “chicharrones gigantes” y que corrieran  “cataratas de sangre”.

        En la madrugada del 3 de octubre, las poblaciones de Lima y del Callao se despertaron sobresaltadas a causa de los cañonazos disparados por la escuadra.  Pronto se supo que parte de la escuadra se había sublevado y en tierra el capitán de fragata EnriqueÁguila Pardo y capitán de corbeta José Mosto, tomaron con un grupo de marinos subalternos la Escuela y también el Arsenal Naval, mientras que el Real Felipe era atacado por civiles y militares.  El comandante Alberto León Díaz al frente del Regimiento Nº 39 enfrentó a los rebeldes en el Real Felipe y los venció.  Este militar había estado el año anterior de servicio en Sullana.  El contralmirante Félix Vargas Prada rescató el Arsenal Naval y el general Zenón Noriega con efectivos de la Escuela Militar de Chorrillos y de la Guardia de Asalto, completó la acción ofensiva del ejército.  Noriega era Comandante General de la II Región Militar.  A las 4 de la tarde, el movimiento había sido dominado.  Muchos fueron los muertos y heridos en ambos bandos y el comandante Juan Revoredo fue asesinado.

               Cuando aún había grupos de resistencia en el Callao, el Gobierno da el Decreto Nº 22 suspendiendo las garantías constitucionales en toda la República.  Ante esto el prefecto de Piura tuvo reuniones de coordinación y de urgencia, al mismo tiempo que las fuerzas armadas y de la policía en el departamento se ponían en estado de alerta.

 

            El 4 de octubre Bustamante pone fuera de ley al Partido Aprista, se prohíben sus actividades y se dispone que sus dirigentes sean sometidos a la Justicia como instigadores y causantes intelectuales del motín.                                                              

 

            Se tomó entonces el local de “La Tribuna”, se prohibió la circulación del diario “EL Callao” y  clausuró Radio Alegría.  Al mismo tiempo el local de la Casa del Pueblo en Alfonso Ugarte era allanado y lo mismo se hacía con los locales partidarios sectoriales. Se dio orden de captura contra Haya de la Torre.  La policía pudo capturar a pocos líderes  porque la mayoría pasó a la clandestinidad y otros se refugiaron en embajadas.  Haya de la Torre estuvo escondido y a salto de mata en diversos lugares, resguardado por sus defensistas, hasta que tres meses mas tarde, logra asilarse en la embajada de Colombia.

Los diputados y senadores apristas salieron de la circulación.

 

            Pero el Apra no se daba por vencida, pues desde la clandestinidad atacaba.  Ante eso el Gobierno dio un Decreto  declarando el Estado de Emergencia Nacional, asumiendo la plenitud de poderes.  Eso se daba el 26 de Octubre, es decir cuando ya era muy tarde y el fin del mandato de Bustamante era cosa inmediata.

En todo el departamento de Piura hubo una redada general de dirigentes apristas, pero muchos lograron esconderse.

 

 

 

Deposición de Bustamante

ARRIBA

            Cuando estalló el motín del Callao ya se encontraba avanzado el complot civil-militar para derrocar a Bustamante mediante un movimiento castrense.

 

          Lo cierto era que ya Bustamante no manejaba la situación política sino los militares. Muchos conspiraban abiertamente contra él presidente.  Entre ellos el contralmirante Roque Saldías, el general José del Carmen Marín, el general Juan de Dios Cuadros y un numeroso grupo de civiles entre los cuales estaba Beltrán

            En el  Perú se vivía una situación caótica.  Con el término de la guerra mundial, el alto precio de los productos de exportación se vinieron abajo y la balanza comercial se afectó.  Los principales artículos de primera necesidad escaseaban lo cual dio margen a la aparición de la bolsa negra.  Los pocos artículos existentes se vendían en los estanquillos donde había que hacer largas colas desde la madrugada.  El gobierno impuso la política de control de cambios, implantando los certificados de divisas, por lo cual se obligaba a los exportadores a entregar al gobierno los dólares, a cambio de lo cual se recibían  un certificado.   Los más perjudicados con esas medidas fueron los grandes exportadores mineros y agrarios y muchas empresas norteamericanas.  Los grupos oligárquicos fueron los que financiaron el movimiento revolucionario que se preparó en Arequipa y al frente del mismo pusieron al general Manuel Odría el ex –Ministro de Gobierno de Bustamante.  No fue pues Odría el  que preparó el golpe, sino el elegido para encabezarlo.  Se afirma que cuando iba en viaje a Arequipa para asumir el control del golpe militar, quiso desistir y fue obligado casi a la fuerza a continuar, porque todo estaba ya en marcha y no se podía detener.

 

            Al sublevarse la guarnición de Arequipa con Odría al frente, este lanzó un manifiesto al país.  Llamó Revolución Restauradora a su movimiento.  Expresó que las fuerzas armadas habían hecho grandes esfuerzos para devolver el orden al  país, pero que había faltado colaboración por parte del presidente, al cual se le acusaba de negligencia culpable y de incumplimiento del deber, del Apra dice que era un peligro para el país, terminaba el manifiesto diciendo que no sólo se estaba llevando a la Nación a la ruina, sino que además se trataba de debilitar el poderío y menoscabar el prestigio de la fuerza armada al mismo tiempo que se pretendía destruir su unidad.  Culpaba a Bustamante de no haber construido un solo cuartel bajo su mandato y de disminuir los efectivos del Batallón Nº 21 de Huancané de 900 a 500 hombres.  Entre el Manifiesto de agosto de 1930 de Sánchez Cerro y el manifiesto del 27 de octubre había un abismo de diferencia en cuanto a las motivaciones, y al espíritu doctrinario.

            Los rebeldes de Arequipa solicitaron la renuncia de Bustamante y éste se negó.  Entonces entró en escena el general Zenón Noriega, Jefe de la II Región Militar y se adhirió a Odría.

 

            Zenón Noriega procedió a deponer a Bustamante y desterrarlo a Buenos Aires.

 

            Carlos Miró Quesada Laos en “Radiografía de la Política Peruana” dice que el golpe no fue contra Bustamante sino contra el Apra, y que no hubo un solo grito hostil contra el mandatario, ni una demostración de desafecto contra su persona.

 

            En el resto del Perú y también en Piura, los sucesos de Arequipa y la deposición de Bustamante se tomó con una calma rayana en el desinterés.  Más que por adhesión a Odría, el movimiento se aprobó en un sector de la población, porque se suponía que sería una forma efectiva de detener al Apra.  Como consecuencia natural de todas estas cosas, otro fuerte sector del país constituido esencialmente  por simpatizantes apristas reprobaba el movimiento al que calificaban de cuartelazo e inicio de una dictadura militar, criterio en el que no estaban equivocados.

 

 

Las 200 millas marítimas

ARRIBA

            Uno de los principales logros del gobierno de Bustamante fue sin duda el haber extendido el mar territorial del Perú hasta las 200 millas marítimas.

 

            Antes, todas las naciones del mundo, bajo la influencia de las grandes potencias que tenían poderosas flotas mercantes y de guerra, sólo reconocían 3 millas de mar territorial y otras 9 millas en donde se podía ejercer cierta vigilancia aduanera, policial y sanitaria.

 

            El 1º de agosto de 1947, Bustamante dio un histórico Decreto Supremo, refrendado por el ministro de Relaciones Exteriores en el que se precisaba que la plataforma submarina o zócalo continental formaba con el continente una sola unidad morfológica y geológica, donde existían riquezas naturales cuya pertenencia al patrimonio nacional era necesario preservar y proclamar, por lo cual era preciso fijar de manera indubitable el dominio marítimo de la nación.  Se declaraba por lo tanto que la soberanía y la jurisdicción nacional, se extienden a la plataforma submarina o zócalo continental adyacente a las costas del territorio nacional, en una distancia de 200 millas.

 

 

            Estados Unidos, Gran Bretaña, Noruega, Holanda, Suecia, Dinamarca y Noruega, dieron a conocer su oposición, pero el año 1952 tanto Chile como Ecuador también proclamaron las 200 millas marítimas.

 

            Pocos años más tarde el armador greco-argentino Aristóteles Onassis, pretendió con una flota de grandes barcos, pescar dentro de las 200 millas sin permiso frente  a Paita, pero el Perú en forma enérgica hizo valer  sus derechos.

 

Ponen fin a las Juntas Transitorias

ARRIBA

            Por ley 10233 se habían creado las Juntas Transitorias Municipales, hasta la   realización  de las elecciones municipales que debieron realizarse en el primer trimestre de 1946.  Como esto no sucedió, se prorrogó el mandato de las Juntas Transitorias hasta el 31 de diciembre de 1946, luego vino otra prórroga.  En 1948 las Juntas  seguían funcionando pero sin sustento legal.  En el decreto que las hacía cesar se aseguraba que muchas habían caído en abandono y acefalía, que se habían cometido graves irregularidades en el manejo de las rentas y que habiendo creado esas Juntas una repulsa general en el país, ha dado origen a acciones populares de violencia que han alterado el orden público.

 

            El 8 de marzo de 1948, se dio el Decreto Supremo que las cesaba y autorizaba al Poder Ejecutivo a designar Juntas que se encargasen de la Administración, lo que se haría con Resolución Suprema para el caso de los Municipios Provinciales y por Resolución Prefectural, para los distritales.