Capítulo VIII: Odría y las obras de derivación

CAPITULO VIII

 

ODRIA Y LAS OBRAS DE DERIVACIÓN

 

Ø  Cambio de autoridades

Ø  Bonos para irrigación

Ø  Primeros actos de la Junta de Gobierno

Ø  Medidas contra la especulación y el acaparamiento.

Ø  Suprimen Juntas Provinciales de Obras Públicas

Ø  Llegan los franciscanos a Huancabamba

Ø  Sequías de 1947 y 1948. Lluvias de 1949

Ø  Se inician obras de derivación del Quiroz

Ø  La Ley de Seguridad Interior

Ø  Nuevo estatuto electoral

Ø  Se construye la nueva Talara

Ø  El clima pre-electoral

Ø  Las elecciones de 1950

Ø  Se funda la Federación de Periodistas

Ø  Odría asume el Poder Constitucional

Ø  El fallo de La Haya y el asilo de Haya de la Torre

Ø  Aparece “El Norte” en Sullana

Ø  Se amplía el Distrito de Castilla

Ø  Inauguran el Puente Sánchez Cerro

Ø  Descubren ciudad ignorada de Chusis

Ø  Illescas A y B, la ciudad pesquera

Ø  Crean Distrito de Miguel Checa

Ø  Inauguran el Hospital Obrero

Ø  Cesa estado de guerra con Alemania y Japón

Ø  Muerte del Niño Héroe

Ø  Se funda el Club de Pesca de Cabo Blanco

Ø  Creación del distrito de Marcavelica

Ø  Otros sucesos de 1952

 

 

Cambio de autoridades

ARRIBA

Como consecuencia de los acontecimientos políticos, hubo cambios de prefectos y de subprefectos en todo el país.

En Piura que desde 1945 se encontraba al mando del despacho prefectural don Pedro Llosa Bustamante, cesó en 1948 y se retiró junto con su nieto Mario Vargas Llosa y en su lugar llegó .el señor Gálvez Sosa.

                                                                                                      

El doctor Guillermo Gulman dejó la Junta Transitoria de Piura y en su lugar fue nombrado alcalde  el abogado doctor Víctor M. Zapata, pese a su  filiación aprista.

 

En Sullana, don Juan Klein dejó el cargo de alcalde al doctor en farmacia Félix Mendoza Flores de las filas de la Unión Revolucionaria.

 

En el resto del departamento hubo cambio de gobernadores y la Prefectura nombró a los nuevos alcaldes distritales.

 

Este sistema de nombrar alcaldes a dedo por el Poder Ejecutivo, subsistió hasta 1963, durante el primer gobierno de Belaúnde cuando se realizaron elecciones municipales, las primeras en 45 años.  Esos nuevos alcaldes iniciaron su periodo de gobierno el 1º de enero de 1964.

 

 

 

Bonos para irrigación

ARRIBA

Por Ley 10619 del 29 de junio de 1946, se había autorizado al Ejecutivo para efectuar la derivación de las aguas del Quiroz y del Chipillico al valle de Piura.  La misma ley, dispuso que se efectuase una emisión de bonos en serie, hasta por treinta millones de soles que se llamarían Bonos de Irrigación y Mejoramiento del Valle de Piura.

 

La nueva Junta Militar de Gobierno que había formado Odría, mostró desde el principio gran interés por hacer realidad tal irrigación, para lo cual  buscó la forma de financiarla.

 

Fue entonces que dio el D.S. del 16 de noviembre de 1948, por el cual se disponía que los propietarios de tierras desde Tambogrande hasta Sechura que se beneficiaran con las obras de irrigación, debían adquirir los Bonos hasta un total de S/. 9 525 000,00  pagaderos en un plazo de tres años.  Además se disponía que en el Presupuesto General de la República de 1949 se consignasen S/. 7 000 000,00 para iniciar las obras.  Para vigilar el adecuado uso de los fondos que aportasen los agricultores, se crearía una

 

Junta de Irrigación de Piura, presidida por el prefecto, e integrada por el fiscal de la Corte Superior de Piura, dos ingenieros designados por la Liga Departamental Agrícola y Ganadera y un delegado de la Cámara de Comercio e Industrias.

El partido aprista combatió el sistema de parcelación de tierras  agrícolas logradas por la derivación   del Quiroz, denunciando que se trataba de repartirlas entre ricos.

 

El Apra  planteó en 1949 en la Cámara de Diputados por el diputado  León Seminario en nombre de la Célula Parlamentaria Aprista  un plan para parcelar las tierras del Quiroz entre los campesinos sin tierras-

 

La rebelión de Odría, postergó la discusión del reparto de tierras.

 

 

Primeros actos de la Junta de Gobierno

ARRIBA

Al llegar a Lima Odría de inmediato formó una Junta Militar de Gobierno bajo su presidencia.

 

La Junta estuvo integrada por el contralmirante Federico Díaz Dulanto, como ministro de Relaciones Exteriores y Culto; el teniente coronel Augusto Villacorta, como ministro de Gobierno y Policía; el general Zenón Noriega, como ministro de Guerra; el teniente coronel Marcial Merino, como ministro de Justicia y Trabajo; el coronel Luis Ramírez Ortiz, como ministro de Hacienda y Comercio; el teniente coronel Alfonso Llosa Gonzáles Pavón, como ministro de Fomento y Obras Públicas; el contralmirante Roque Saldías, como ministro de Marina; el coronel Juan Mendoza Rodríguez, como ministro de Educación; el coronel Alberto López en la cartera de Salud Pública y Asistencia Social; general CAP José Villanueva en ministerio de Aeronáutica y el coronel Carlos Miñano en el ministerio de Agricultura.

 

El comandante Alfonso Llosa, el 5 de julio se había sublevado en Puno y al ser derrotado huyó a Bolivia.  Estaba afiliado a la Unión Revolucionaria..

 

El coronel Miñano fue uno de los jefes militares al que se debió la victoria de la batalla de Zarumilla.

 

El 1º de noviembre de 1948, la Junta Militar de Gobierno mediante el Decreto Ley 10890, declaró fuera de ley a los partidos Comunista y Aprista.  En los considerandos se refería a que el régimen anterior sólo había impuesto esa dura sanción al Partido Aprista, más no al Comunista y que éste, el día 28 había lanzado un manifiesto al país ordenando a sus afiliados defender al régimen anterior.  El mismo día se dispuso el corte de juicios a los rebeldes de Juliaca y Puno.

 

En Piura “La Tribuna del Norte”  vocero del Apra, fue adjudicada al Colegio Nacional de San Miguel siendo director el doctor Víctor Moya Méndez.

 

Otras disposiciones dadas también los primeros días de noviembre, fueron la adjudicación del inmueble donde funcionaba en Lima  la Casa del Pueblo del Partido Aprista y la maquinaria donde se imprimía “La  Tribuna”, al  Ministerio de Educación.  La maquinaria era propiedad del piurano  don Fernando Reusche.

 

 

Medidas contra la especulación y el acaparamiento.

ARRIBA

Durante el gobierno de Bustamante, la escasez de los artículos de primera necesidad, sobre todo azúcar, arroz, aceite comestible y jabón de pepita habían dado origen a la especulación, la formación de largas colas en los estanquillos y el racionamiento.  En ese aspecto la situación que vivía el país y en especial las amas de casa, era intolerable y todas las medidas dadas por el gobierno para remediar el mar habían fracasado.

 

Lo cierto era que el mundo entero vivía un difícil situación económica de la post guerra mundial y el incio de la llamada guerra fría entre los países democráticos liderados por Estados Unido y los países comunistas a cuyo frente estaba la Unión Soviética..

 

            El 3 de diciembre la Junta Militar de Gobierno, expidió un Decreto Ley, mediante el cual consideraba como delito perseguible de oficio y denunciable por acción popular, los siguientes actos:

 

            -Venta o intento de venta de artículos de primera necesidad a mayor precio que el oficial.

 

            -Todo acto o convenio que tienda a elevar los precios de las subsistencias o los alquileres de las casas-habitación.

 

            -Actuar de intermediario sin tener licencia.

 

            -Adulterar los artículos de primera necesidad o disminuir su peso.

 

            -Acaparar esos artículos, ocultándolos para obtener una ganancia ilícita.

 

            Los infractores serían sancionados en forma escalonada y selectiva según la gravedad del delito con multa, comiso del artículo, clausura por cinco años del establecimiento, detención, prisión hasta por dos años y expulsión del territorio nacional.

 

            Se creaban también los Consejos Ejecutivos contra la Especulación y el Acaparamiento, que serían departamentales, provinciales y distritales.

 

            Al desaparecer las Juntas Transitorias, también llegaron a su fin, los estanquillos.

 

 

Suprimen Juntas Provinciales de Obras Públicas

ARRIBA

            En enero de 1949, visitó el departamento de Piura el Ministro de Fomento y Obras Públicas, comandante Alfonso Llosa G.P. y encontró que la Junta Departamental de Obras Públicas, por falta de personal técnico no tenía proyectado un Plan de Inversiones, lo cual debía haberse elaborado desde octubre del año anterior.  Esa situación se tornaba más grave en provincias en donde se acumulaban los fondos, sin que se emprendiese obra alguna.  Así por ejemplo Huancabamba disponía de Un millón de soles y no obstante tener tantas necesidades, carecía de proyectos técnicos.  A nivel departamental la inmovilización de fondos llegaba a cinco millones quinientos mil soles.

 

            Por tales motivos y en vista del informe del ministro, se dio el D.L. 10963 de fecha 23 de febrero de 1949, por el cual, se disponía que la función de la JOP departamental sería sólo de administración y control, encargándose al Ministerio de Fomento, la tarea de formular el Plan Anual de Obras para el Departamento, considerando para cada provincia los porcentajes de ley en materia de inversiones.  Por otra parte, se suprimían las Juntas Provinciales y los fondos iban a consolidarse a una sola cuenta en la Oficina Departamental. 

 

            Se planteaban como obras prioritarias, las de agua, desagüe, pavimentación y luz.  También la construcción de puentes, caminos y pequeñas irrigaciones.  Sólo después de atendidas las  anteriores necesidades, se podrían utilizar los fondos en la construcción de los edificios para la Prefectura, Municipalidad y Corte de Justicia en la ciudad de Piura, y locales municipales en provincias.

 

 

Llegan los franciscanos a Huancabamba

ARRIBA

            Para los huancabambinos el 24 de noviembre de 1948 es una fecha de muy grata recordación por la llegada de nueve religiosos de la Orden de Padres Franciscanos de la Provincia del Santísimo Nombre de Jesús de Sicilia.  El superior era el padre Fray Daniel Cultrera.  El 5 de mayo de 1951, el obispo Chirichigno firmó con los franciscanos un convenio de acuerdo al cual se harían cargo de las parroquias de la provincia de Huancabamba por 100 años.

La congregación logró la creación del Colegio Nacional de San Francisco.

 

 

Sequías de 1947 y 1948. Lluvias de 1949

ARRIBA

            Los años 1947 y 1948 fueron secos en Piura, lo cual llevó a la desesperación de los agricultores y pobladores del Bajo Piura. Las poblaciones comprendidas entre las ciudades de Piura y Sechura no tenían agua para sus necesidades domésticas. Una gran cantidad de gañanes y peones agrícolas, emigraban al valle del Chira, ofreciendo su trabajo bajo los niveles que existían en ese lugar, con lo cual creaban un problema social al desplazar a los trabajadores agrícolas permanentes. Los desplazados que llegaban al Chira, retornaban a sus poblaciones de origen cuando las lluvias terminaban, por lo cual se le llamaba golondrinos.

 

            La agricultura era la espina dorsal de toda la economía del valle del Bajo Piura. Las sequías paralizaban gran parte de la actividad comercial y empresarial de la capital del departamento y el estado temporal de pobreza se notaba por que las ventas en general bajaban en forma apreciable. Los piuranos sabían que los grandes agricultores estaban “pobres”, porque en los años de sequía no cambiaban automóvil.

 

            La iniciación en 1949 de las obras de derivación de los ríos Quiroz y Chipillico al Piura, llenó de esperanzas a los agricultores y en general a todas las poblaciones del bajo valle, pero ocurrió que el año de 1949 fue sumamente lluvioso.

 

            Las lluvias se tornaron intensas en febrero, por cuyo motivo la iniciación de las obras de derivación tuvo que postergarse varios meses.

 

            A las 10 de la noche del día 23 de febrero fue de ingrata recordación..Empezó a llover copiosamente y continuó hasta las 5 de la madrugada siguiente. Por el cauce del río empezó a correr agua frente a la ciudad de Piura, pero no se trataba en realidad del río que recién venía por Ñácara, sino de las lluvias de la cuenca. Las veredas de la plaza de armas quedaron cubiertas por las aguas. por la copiosa lluvia. Al originarse cortocircuitos, varios sectores de la ciudad quedaron a oscuras.

Por las calles corría torrentes de agua lodosa proveniente de los techos de “torta” y las viviendas que tenían este techado se inundaron por que el agua se cernía y en no pocos casos destruía totalmente las casas en medio de la angustia de los moradores. Las comunicaciones telefónicas con Catacaos, Sullana y Paita se cortaron por la caída de los postes. La misma situación que se produjo en Piura se había repetido en casi todas las poblaciones del departamento. Catacaos quedó prácticamente nadando en agua. El auto-vagón que corría entre Piura, Sullana y Paita no pudo avanzar más allá de La Huaca. La lluvia caída en esas 7 horas llegó a los 160 milímetros.

 

 

 

Eso era 160 litros por metro cuadrado o lo que es lo mismo 1600 toneladas por hectárea, lo cual significó que todos los campos de cultivo quedaran inundados. Las cosechas se malograron..

 

            Las lluvias siguieron cayendo hasta marzo, con regular fuerza, pero no en la forma del 23 de Febrero.

 

 

Se inician obras de derivación del Quiroz

ARRIBA

            Terminadas las lluvias y en base al S/. 1 000 000 presupuestados por el Gobierno y otros fondos del Banco Mundial, se iniciaron en el mes de mayo de 1950 las obras de derivación de los ríos Quiroz y Chipillico.

            Siendo Ministro de Fomento el coronel José del C. Cabrejos, se dio el Decreto Supremo de 7 de marzo de 1951, por el cual se aprobaba el Plan Nacional de Irrigación, que comprendía a 4 obras que estaban en ejecución y tenían presupuesto financiado; 3 obras en ejecución cuya terminación aún no tenía financiación, 7 proyectos cuyos estudios definitivos se estaban ejecutando y un proyecto con estudios preliminares (represamiento de Tinajones).

 

            Encabezando el grupo de las 4 primeras obras, estaba la derivación del río Quiroz al Piura, a cargo de la firma Morrison Knudsen Company, que iban a beneficiar   51 000 hectáreas.

 

            Toda la atención de los agricultores, políticos y de la ciudadanía en general del departamento de Piura, se concentraban en estas obras de irrigación, viendo la forma y gestionando para que los trabajos no se interrumpieran.

 

            Las obras preliminares estuvieron a cargo de la compañía Cilloniz y Olazábal y en mayo de 1951 fue la empresa Morrison Knudsen los que las prosiguieron, hasta terminar la primera etapa en diciembre de 1953.

 

            La primera etapa consistió en la construcción de las siguientes obras:

 

a)      La bocatoma de Zamba en el río Quiroz para captar hasta 70 metros cúbicos por segundo.

b)      Construcción en el sector de Quiroz de 13 300 metros de canales revestidos.

c)      Construcción en el mismo sector y en Culqui de otros 7 972 metros de canales.

d)     Bocatoma sobre el río Chipillico para la recaptación de las aguas del Quiroz llegadas a ese cauce por la Quebrada Totoral.

e)      Construcción de 6 700 metros de canal en el sector Chipillico.

f)       Construcción de 634 metros de canal (túneles 12 y 13) en el mismo sector de Chipillico.

g)      Construcción de 42 kilómetros de caminos y dos campamentos.

 

            Esta primera etapa costó S/. 201 282 868.

 

            El ministro de Fomento y Obras Públicas, el comandante Alfonso Llosa Gonzáles Pavón, puso el máximo empeño en que las obras se iniciaran cuanto antes y buscó la forma de abreviar trámites.

 

            Tras el año 1949, que fue de grandes lluvias e inundaciones, siguieron varios años con agua, y así también el año 1953, pero no lo iba a ser 1954. Fue entonces cuando las obras de derivación principiaron a dar sus frutos cuando las aguas del Quiroz empezaron a discurrir por el cauce del Piura. Los agricultores tuvieron una magnífica cosecha y la economía departamental se mejoró. La tierra cultivable del Bajo Piura llegaba a 43,000 hectáreas que fueron atendidas en gran parte.

 

            Pero en los años de sequía, también ésta se hacía sentir en el Quiroz y los aportes de agua para la derivación bajaban. En cambio en las épocas de abundancia, todos los excedentes de agua se perdían en el mar.

 

            Además de todo eso, también los agricultores del Medio Piura en donde estaban las obras querían tener un justo beneficio, y como había una gran cantidad de tierras eriazas en ese sector, se pensó en una colonización.

 

            Era por lo tanto necesario ir hacia una segunda etapa con la construcción de un reservorio. Los estudios preliminares que se hicieron, proyectaron a este vaso de agua en el sector de Palominos con una capacidad de 100 millones de metros cúbicos. Pero la firma constructora Morrison Knudsen ya se había adelantado a efectuar otros estudios como alternativa, para lograr en el lugar llamado “Los Cocos” un reservorio de 258 400 000 metros cúbicos. Eso permitía irrigar 50 000 nuevas  hectáreas en lugar de las 20 000 hectáreas sin reservorio.

 

            El 16 de febrero de 1955 con Resolución Suprema N° 27, se aprobó la propuesta hecha por la firma Morrison para la construcción de la represa, a la cual se le llamó San Lorenzo. Para su financiación, se contaba con un préstamo del Banco Interamericano de Reconstrucción y Fomento aprobado con Resolución Suprema N° 72 del 5 de mayo, también de 1955. El control y supervisión de la obra quedó a cargo de la firma Tipton Associated Engineers.

 

            El reservorio se construyó sobre el estribo izquierdo del cerro San Lorenzo y en el cauce del río Chipillico. Hasta esos momentos era la obra de irrigación más grande que en su género se construía en el Perú. La represa está ubicada a 4 kilómetros del pueblo de Las Lomas, capital del distrito del mismo nombre, y a 115 kilómetros de la ciudad de Piura. El espejo de agua  de 16 kilómetros cuadrados, su longitud de 780 metros en su base, el ancho es de 280 metros y 10 metros de coronación. Los taludes están revestidos por ciento ochenta mil  cuatrocientos metros cúbicos de roca.

 

            Las aguas son descargadas por un túnel de 265 metros excavado en el estribo izquierdo. Una válvula tipo mariposa instalada dentro del túnel, controla la descarga de agua. De allí por medio de dos ramales, llega a la “Casa de válvulas”, donde se controla el suministro de agua. De este lugar, el agua sale por un canal de 15.96 kilómetros de largo llamado Yuscay, que llega a un punto llamado “El Partidor”. De este lugar salen tres canales que son: el de Tejedores, el de Tambogrande y el del Tablazo. Estos tres canales riegan la zona de Colonización.

 

            El canal de Tejedores, es el más pequeño, pues cuenta con sólo 12.07 kilómetros, mientras que el canal San Francisco, que llega hasta cerca de la ciudad de Tambogrande, tiene 32.95 kilómetros. En cuanto al canal del Tablazo de 65 kilómetros se prolonga entre los ríos Piura y Chira, irriga las famosas pampas de Imichira y pasando al este de la ciudad de Sullana, se prolonga hasta 15 kilómetros al norte de la ciudad de Piura.

            Pero el reservorio de Los Cocos o San Lorenzo no sólo irrigaba las extensas zonas de la Colonización sino que debía de proveer de agua al Bajo Piura, y eso se hacía por medio de la quebrada de San Francisco, que empalmaba con el canal de Malingas, que vertía las aguas al cauce del Piura.

 

            El costo de la obra ascendió a S/. 711 000 000. La segunda etapa quedó terminada el año 1959.

 

            La tercera etapa está constituida por la Colonización  de San Lorenzo, que se ia en 1961 de la que nos ocuparemos en su oportunidad.

 

            Las obras de derivación y almacenamiento de aguas de San Lorenzo, no sólo aseguraron el riego del Valle del Bajo Piura, sino que también irrigaron extensas zonas de nuevas tierras. Pero se quiso abarcar tanto, que a la vuelta de pocos años las aguas del Quiroz resultaron insuficientes y entonces los agricultores piuranos fijaron sus miradas en las aguas del río Chira.

 

La Ley de Seguridad Interior

ARRIBA

            Odría ejerció un gobierno dictatorial y arbitrario. Tenía como Director de Gobierno a Alejandro Esparza Zañartu, iqueño que había sido comerciante de vinos, el que se mostró implacable persiguiendo a los que se suponía enemigos del gobierno y sobre todo a los militantes del partido aprista. Montó una numerosa policía secreta y agentes a los que llamaban soplones, que se encargaban de delatar a todo sospechoso. Fue así como las cárceles se llenaron de presos políticos, en todos los lugares del Perú. Los apristas, desde la clandestinidad que ellos llamaban las catacumbas, respondieron también con fuerza haciendo explotar bombas de fabricación casera en lugares públicos. Amador Ríos Idíáquez, un militante aprista que había sido guardaespaldas de Haya de la Torre y compañero de aventuras políticas de Alfredo Tello, fue cercado en su casa de Barranco el 12 de mayo de 1949 y los tiros de la policía hicieron explotar un depósito de pólvora y varias bombas caseras que había fabricado Amador Ríos Idíáquez, cuyo cuerpo quedó despedazado por la explosión. y su esposa resultó muerta.

 

Estando en el pensamiento de Odría, prorrogar su mandato en un simulacro constitucional, consideró conveniente contar con un instrumento de represión más eficaz y fue así como el 1º de julio de 1949 expidió el Decreto Ley 11049 o Ley de Seguridad Interior de la República.

 

            De acuerdo a la misma, se convertían en delitos contra la seguridad y tranquilidad pública, hasta los más insignificantes actos que serían penados hasta con 5 años de reclusión militar y multas fuertes. Así, propagar en forma verbal o por escrito doctrinas que tiendan a modificar violentamente el orden político o social, o los que en nombre de asociaciones o sindicatos hicieran peticiones extrañas a los fines constitucionales, o los que presten locales para reuniones de partidos fuera de ley, los funcionarios públicos que por negligencia permitan desórdenes, o los que hagan propaganda por partidos fuera de ley, o los que hicieran manifestaciones sin autorización, cometían delito.

 

            Se impondría pena de muerte a los que atentasen contra la vida del Jefe de Estado, de sus ministros o familiares, contra los miembros de las fuerzas armadas, o contra los funcionarios públicos.

 

            El conocimiento y juzgamiento de los delitos, era facultad de los prefectos, de las Zonas Judiciales de Policía y de las Cortes Marciales.

 

            Si bien es cierto no hubo ningún caso de fusilamiento, en cambio se prestó la ley a muchos abusos de los prefectos y policía. Por otra parte, no sólo la población sino hasta la prensa se vio amedrentada y así se pudo mantener el orden.

 

 

Nuevo estatuto electoral

ARRIBA

            El clima pre-electoral se inició en todo el país, cuando el gobierno expide el 11 de Setiembre el Decreto Ley 11,170 que disponía la apertura de un nuevo Registro Electoral y el Decreto Ley 11,172 de 30 de setiembre de 1949 que daba un nuevo Estatuto Electoral. Desde 1931 se estaban usando las mismas Libretas Electorales.

 

            En el artículo 7° del nuevo Estatuto Electoral, se puntualizaba que el Estado no reconocía la existencia de partidos políticos de organización internacional o de tendencia totalitaria, y los que pertenecían a ellos no podían ejercer ninguna función pública. Esto daría origen a que en pleno proceso electoral se hicieran múltiples denuncias contra candidatos, diputados y senadores, para sacarlos del medio.

 

            Se establecía el Jurado Nacional de Elecciones, que era el supremo organismo electoral de naturaleza permanente y los Jurados Departamentales y Provinciales de Elecciones, de carácter temporal.

 

            El Jurado Nacional estaría presidido por un vocal de la Corte Suprema. Se integraría con el delegado del Poder Ejecutivo, un delegado del Congreso que en esta oportunidad por no estar funcionando, también lo designaría el Poder Ejecutivo y tres delegados de los Jurados Departamentales de Elecciones. Es decir, que el Gobierno se había asegurado una amplia mayoría. Los Jurados Departamentales de Elecciones serían designados por el Jurado Nacional y constarían de 5 miembros. Demás está decir que todos los Jurados Departamentales eran controlados por el Gobierno. También los Jurados Provinciales de Elecciones serían designados por el JNE y constarían de 3 miembros.

 

            El Senado se componía de 34 miembros, y al departamento de Piura le correspondía uno. Los diputados serían 147 y a la provincia de Piura le correspondían 2 curules, y una a cada una de las siguientes: Ayabaca, Huancabamba, Morropón, Sullana y Paita. En total 7.

 

            A Tumbes correspondía la senaduría y un diputado para cada una de sus provincias: Tumbes, Zarumilla y Contralmirante Villar.

 

            Los piuranos reclamaron en cuanto a las senadurías y le dieron una más.

 

            El voto seguía siendo secreto, universal y obligatorio, debiendo votar sólo los hombres. Los escrutinios se harían en la mesa de sufragio y sus resultados serían dados a conocer con un cartel. El ánfora conteniendo las actas, así como las cédulas escrutadas y no escrutadas se remitían al Jurado Departamental de Elecciones para su revisión, siendo ese organismo el que haría la proclamación de los senadores y diputados.

 

 

Se construye la nueva Talara

ARRIBA

            El 20 de agosto de 1949 se expidió una Resolución Suprema, mediante la cual se aprobaban los planes y proyectos que la IPC había presentado para la construcción de la nueva ciudad de Talara y se autorizaba la realización de las obras de urbanización en la llamada Zona “D”. De igual modo se concedía al Estado, el área de 25,000 metros cuadrados para el colegio Ignacio Merino.

 

            En el sitio donde ahora está la ciudad de Talara, no existía población alguna al iniciarse la república. Recién en el censo de 1876 aparece con sólo 11 habitantes, como parte de una hacienda perteneciente al distrito de Amotape.

            La explotación del petróleo que requirió de oficinas, destilerías y muelles en Talara, hizo de ella un pueblo-campamento de rápido crecimiento, en tal forma que cuando se creó el 31 de octubre de 1932 el distrito de Pariñas, Talara  fue su capital. Esa elevación de categoría política contribuyó aún más para su prosperidad y crecimiento.

 

            Por los años de 1945, la ciudad-campamento de Talara, de acuerdo a las necesidades de trabajo, se componía de tres zonas urbanas. La llamada Parte Alta o en las laderas del Morro de Talara, estaba destinada para los jefes y directivos extranjeros de la empresa, su ingreso a la misma estaba prohibido para el que no fuera morador de la misma. Luego venía otra zona llamada Planta Baja, destinada a funcionarios y empleados peruanos y la tercera era el barrio de los obreros, compuesto por canchones de madera, que sin embargo disponía de gas a domicilio.

            En 1948 se trasladó el campamento de la Parte Alta hacia Punta Arenas y en ella también se alojaron altos funcionarios peruanos. En las partes sur y norte de Punta Arenas, se alojó el personal subalterno.

 

            Fue la zona de los trabajadores laque se rediseñó y construyó con modernas viviendas, y para hacerlo tuvieron que trasladarse temporalmente en gran número a la parte alta o zona del tablazo, donde ya había canchones de madera.

 

            Fue la firma Graña y Montero la que edificó la nueva ciudad-jardín, dotándola de todos los adelantos modernos como para una población de 25 mil habitantes. Se constituyó así en la ciudad de tamaño intermedio, más moderna del Perú, la cual no se estructuraba por calles, sino por parques. Se ha asegurado que su construcción se hizo en base a patrones y planes de una ciudad tipo norteamericana.

 

            Las casas que el personal obrero dejó en el tablazo o Talara Alta, se destinó a jubilados y maestros de escuela.

 

            Se reservó dentro de la nueva ciudad, dos zonas donde la Municipalidad ejercería su jurisdicción en forma amplia: el Centro Cívico y el Barrio Particular de Santa Tosa.

 

            El año 1950 la empresa amplió y modernizó sus instalaciones y necesitó de nuevas áreas que ocupaban los pescadores a los que reubicó en San Pedro y se les construyó un muelle. En 1951al este de San Pedro, apareció el primer barrio marginal llamado Leticia.

            En la década del 60 al crecer la población, la empresa se vio en la necesidad de habilitar nuevos terrenos para particulares, en el Tablazo y al norte de la ciudad, los que fueron ocupados por gran cantidad de comerciantes.

 

            Al suroeste del aeropuerto existía una urbanización militar, pero posteriormente sus moradores fueron trasladados a Lobitos. En sus proximidades estaba la Villa FAP.

 

            Más tarde aparecieron los barrios marginales de Cuernavaca y 13 de Mayo. Después de la nacionalización del petróleo y la salida de la IPC, fue declarada Talara ciudad abierta, se paralizaron las obras de infraestructura urbana, empezó un mal manejo de los servicios públicos y empezaron los problemas en la administración de la ciudad.

 

            La construcción de la nueva Talara terminó en 1954.

 

 

 

El clima pre-electoral

ARRIBA

            Habiéndose anunciado las elecciones, para el 2 de julio, se iniciaron en Piura y en  el resto del Perú, los ajetreos políticos. Estos se circunscribían más que todo a la disputa por las senadurías y diputaciones.

            Odría había fundado el Partido Restaurador, con el fin de buscar su elección por vía del voto popular. Se respaldaba  no sólo en las fuerzas armadas, sino en un buen sector de empresarios conservadores, grandes productores de caña de azúcar y de algodón, a los que el APRA llamaba los “barones del azúcar”.

 

            El Partido Aprista que representaba la primera fuerza electoral del país, había sido declarado fuera de ley y su jefe Haya de la Torre estaba refugiado en la Embajada de Colombia desde el 3 de enero de 1949 y allí permanecía hasta 1954, pues Odría se negaba a entregarle salvoconducto. También el Partido Comunista estaba proscrito y la U.R. había perdido peso electoral. Todos los grupos conservadores andaban cada uno por su cuenta, incapaces de unificarse.

 

            Como indudablemente existía una gran masa de electorado que no deseaba la continuidad de Odría, y hasta podía ser la mayoría, se intentó una candidatura de oposición con el general Ernesto Montagne que había sido senador y estaba apoyada por la llamada Liga Democrática Nacional.

 

 

 

Las elecciones de 1950

ARRIBA

            La Constitución establecía que todos los que desempeñaban función pública y deseaban postular a la Presidencia  de la República,debían renunciar seis meses antes. Los consejeros de Odría le hicieron ver que él también podía estar comprendido dentro de la disposición, por cuyo motivo decidió dejar el cargo de Jefe de Gobierno Revolucionario, hecho que se produjo el 30 de Mayo y que se le llamó la “bajada al llano”. En su lugar fue nombrado mediante un decreto ley, el Primer Ministro, el general Zenón Noriega.

 

            Aparentemente Odría iba al llano a competir en igualdad de condiciones con cualquier contrincante. Pero el 11 de junio, el Jurado Nacional de Elecciones descalifica a Montagne, y como éste y la ciudadanía protestase, Zenón Noriega lo hizo apresar.

 

            Fue así, como se realizó sin ningún pudor y con el mayor descaro el proceso electoral el 2 de julio que declaró ganador a Odría sin haber tenido contendor..

 

            En el departamento de Piura, la lucha fue entre el Partido Restaurador y el Partido Socialista de Luciano Castillo.

            Los socialistas, no sólo contaban con los votos de sus propios partidarios, sino también de muchos opositores que no habían podido postular por estar proscritos. El triunfo socialista, fue por lo tanto masivo en las ánforas. Al hacerse la revisión en el Jurado Departamental de Elecciones que presidía el doctor Otoniel Carnero, se produjo una descarada manipulación de los votos y se buscó colocación a varios postulantes perdedores. Todo eso se hacía por presión de don Federico Bolognesi, ex-senador por Piura, hombre todo poderoso en política, que había sido elegido segundo vicepresidente en la fórmula de Odría.

 

            El acomodo que había hecho el doctor Carnero y que hasta había llegado a publicarse no satisfizo a tiros ni a troyanos, y entonces se dejó de lado el resultado de las ánforas. Bolognesi y Luciano Castillo entraron en tratos directos, y ante la posibilidad de desconocer la totalidad de la lista socialista, se avino Castillo a sacrificar a tres de sus partidarios elegidos: el doctor Teodoro Garrido Lecca, Sinforoso Benites y José Castro Silva, éste último por Sullana.. Cuando se trató de reemplazarlos por los otros candidatos que habían sido perdedores, no hubo problema con dos, pero la tercera vacante fue muy disputada entre los perdedores, por lo cual Bolognesi optó por hacer nominar a Isidro Guevara Cornejo que había sido un servidor de su negocio en Paita.

                                                                                                                       

            La representación parlamentaria piurana quedó entonces conformada de la siguiente manera: senadores, Luciano Castillo y Enrique Checa Eguiguren. Como diputados socialistas, Ricardo Cáceres Cherre, Juan Aldana y Víctor Zavala Vilela;  diputados por el Partido Restaurador, Roberto Carrión Guzmán, Isidro Guevara Cornejo, Felipe García Figallo y Florencio Portocarrero Olave. Los dos últimos habían pertenecido a las filas de la U.R.

 

            Un raro caso de longevidad parlamentaria era la del doctor Florencio Portocarrero Olaves, diputado por Huancabamba desde 1939. Fue elegido en las elecciones de 1939, en 1945, en 1950 y lo sería también en 1956. La familia Portocarrero reinaba en Huancabamba, así tenemos que don Juan Nicolás Portocarrero fue diputado entre 1924 y 1930, fecha en que la revolución de Sánchez Cerro interrumpió su mandato que llegaba hasta 1934.

 

            El prefecto Pedro Llosa había durado todo el tiempo que Bustamante estuvo en el poder y en 1948 fue reemplazado por Gálvez Souza. En 1949 estuvo Germán Narváez y en 1950 Gonzalo Ulloa de Somocurcio.

 

 

 

Se funda la Federación de Periodistas

ARRIBA

            El 18 de julio de 1950, el periodista piurano Genaro Carnero Checa funda la Federación de Periodistas del Perú, con la participación de más de 100 periodistas que se reunieron en el local de la ANEA en Jesús María, Lima. El Comité organizador que presidía Carnero Checa, estaba integrado entre otros por el periodista Gastón Aguirre Morales, Alfonso Grados Bertorini y Gerardo Uzátegui, sullanero que laboraba en “La Prensa”.

A continuación se organizó el Primer Congreso Nacional de Periodistas donde se eligió a la Junta Directiva que fue presidida por Gastón Aguirre, pues previamente Genaro Carnero había declinado la postulación.

 

            En octubre de 1950 se celebraron las Jornadas Periodísticas del Norte, cuyo comité organizador fue presidente Carnero Checa, las mismas que se efectuaron en el entonces flamante Hotel Cristina de Piura, en 2006 Río Sol. Esos eventos congregaron a una gran cantidad de periodistas de la república y del departamento de Piura.

 

            Carnero Checa era un periodista pugnaz y batallador que había sufrido muchas prisiones y destierros por sus ideas de extrema izquierda.

 

 

Odría asume el Poder Constitucional

ARRIBA

            Las elecciones de 1950 habían sido sin duda una de las más amañadas de la historia nacional, pero para los efectos prácticos, Odría era un Presidente Constitucional.

 

            El 28 de julio de 1950 recibió la banda presidencial del general Zenón Noriega que continuó en el cargo de Primer Ministro. Otro que siguió en el cargo fue el general Juan Mendoza Rodríguez que había tenido una exitosa gestión al frente del portafolio de Educación. Este Ministro elevó el nivel educativo, promovió al Educación Técnica y creó las Grandes Unidades Escolares a las que dotó de amplios y funcionales locales. Piura, Sullana y Talara se verían favorecidos con Grandes Unidades Escolares.

 

            El lema de Odría fue “Salud, Ecuación y Trabajo”, pero su accionar lo definió en “Hechos y no palabras”.

 

 

El fallo de La Haya y el asilo de Haya de la Torre

ARRIBA

            En enero de 1949, Haya de la Torre, se había refugiado en la Embajada de Colombia en Lima. De inmediato el Gobierno de ese país pidió a Odría el correspondiente salvoconducto, pero éste se negó a concederlo alegando que Haya de la Torre estaba acusado ante los tribunales peruanos por delitos comunes y por terrorismo y pedía que más bien lo pusiera a disposición. En vista de que los reclamos diplomáticos que hizo Colombia no lograron mayor éxito, presentó el caso ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, la cual emitió su fallo el 6 de noviembre de 1950, pero de un modo muy ambiguo. La mencionada Corte dijo que el Perú podía calificar de terrorista a Haya de la Torre y Colombia a pesar de todo considerarlo refugiado político, pero que el Tribunal no garantizaba la concesión del salvoconducto.

 Es decir, que se trató de contentar a Dios y al diablo. En lo esencial significaba que el Perú no estaba obligado a entregar salvoconducto, pero Colombia podía asilarlo. Eso en buena cuenta significaba que el líder aprista iba a estar en la cárcel dorada de la Embajada por un tiempo indefinido. Sin embargo eso no pasó así, pues el Perú se vio presionado por los países americanos y el 1° de marzo de 1954 tras de un acuerdo con Colombia, deja salir a Haya de la Torre, bajo la forma de deportación.

 

            Durante ese tiempo, la embajada colombiana fue cercada por numerosos efectivos de la policía y por banquetas para evitar la evasión del asilado.

 

            Afuera el Apra entraba en un período de crisis, porque había ido dejando sus principios primigenios y viraba hacia una política de colaboración y comprensión con los grupos de la extrema derecha nacional detectores del poder político y económico.

 

            El mismo año se realizó el llamado Congreso Revisionista Nacional del Partido Aprista, que al no poder efectuarse dentro del territorio nacional por la vigilancia de Esparza Zañartu, se tuvo que efectuar en el extranjero. Al terminar ese congreso, se apartaron del partido Ciro Alegría, el sullanero Eduardo Jibaja, Magda Portal, Mario Puga, Alberto Hidalgo, Daniel Valcárcel y otros.

 

 

Aparece “El Norte” en Sullana

ARRIBA

            En los primeros meses de 1950 circulaba en Sullana el diario “Acción” bajo la dirección de don Pedro Miguel Calderón. Este periódico hizo la campaña política que permitió a su propietario don Felipe García Figallo, ganar la diputación de Sullana.

 

            En setiembre de 1950, la maquinaria del diario “Acción” fue transferida a los periodistas Reynaldo Moya y Félix Miranda, a quienes también se les arrendó el local.

 

            El lunes 2 de octubre apareció el diario “El Norte”, de 4 páginas tamaño estándar que se vendía a veinte centavos el ejemplar. Se titulaba Diario Independiente, y se mantuvo siempre en esa línea. Se caracterizó por la defensa permanente de los intereses de Sullana.

 

            Cuando esto se escribe en falta, el diario continuaba saliendo.

 

 

Se amplía el Distrito de Castilla

ARRIBA

            Por Ley Regional 208 del 13 de agosto de 1920, Castilla recuperó su condición de distrito y dejó de ser el barrio de Tacalá, de Piura. Pero tal ley fijaba los límites por el norte con la hacienda Miraflores, cuya línea divisoria coincidía con al recta del puente de Piura. Eso significaba que por el norte le habían cercenado una gran área.

 

            El 18 de julio de 1950, el general Zenón Noriega expedía un Decreto Supremo extendiendo los límites del norte del Distrito de Castilla, a los que había tenido antes, es decir hasta el fundo “La Obrilla” en el Medio Piura, comprendiendo el despoblado Vega del Negro, el despoblado Cardo Mocho y la hacienda Miraflores. La gestión la hizo el coronel José del Carmen Nole.

 

Inauguran el Puente Sánchez Cerro

ARRIBA

            En mayo de 1950 fue inaugurado el segundo puente sobre el río Piura, al que se llamó Sánchez Cerro.

 

            La construcción de este puente que se inició en 1949, dio origen a que se procediera al ensanche de la transversal Ancash, que era sumamente angosta y empalmaba con el puente. Surgió así la Avenida Sánchez Cerro, que requirió de muchas expropiaciones de terrenos, entre ellos el ala izquierda del famoso Centro Escolar N°21.

 

            El puente Sánchez Cerro, dio origen a la revalorización de los terrenos agrícolas de la hacienda Miraflores, ubicada en Castilla. Fue así como sus propietarios, Vignolo & Irazola S.A., lograron por intermedio de don Alberto Piaggio que se diera al Resolución Suprema N° 255 del 12 de setiembre de 1949, por la cual se autorizaba a construir la Urbanización Miraflores, sobre un área de 32  463,42 metros cuadrados.

 

            Con el puente y la avenida Sánchez Cerro, los terrenos circundantes y próximos adquirieron por plus-valía un valor muy alto. Lo mismo ha ocurrido siempre que la ciudad de Piura en pleno proceso de ampliación y modernización, construía nuevas avenidas, plazas y paseos o edificios públicos.

 

            En 1949 era Ministro de Fomento el teniente coronel Alfonso Llosa Gonzáles Pavón que había sido fiel seguidor de Sánchez Cerro, el que logró que Odría expidiera el Decreto Supremo del 30 de abril de 1949 mandando a construir al norte de Piura un puente y una avenida que llevaran el nombre del extinto Presidente. En ese día se cumplían 16 años de su asesinato.

 

 

Descubren ciudad ignorada de Chusis

ARRIBA

            En 1950, el arqueólogo inglés Ross Albert Christensen, descubrió a pocos kilómetros al norte de la actual ciudad de Sechura y a un costado de la carretera, restos de una gran metrópoli.

 

            La ciudad había sido bien delineada, con calles anchas y rectas, llenas de arboledas y casa rectangulares construidas de caña y barro, en la parte baja de la ciudad, próxima al río Piura y eran de adobe en la parte alta o tablazo. La ciudad estaba protegida por una muralla, cuyas bases eran de piedra y sus muros de adobe, los mismos que aún pueden verse. Para Christensen, la muralla era para impedir el avance de la arena del desierto, pero también pudo ser una protección contra incursión de gente enemiga.

 

            El descubridor le suponía una antigüedad de 1 000 años antes de Cristo, lo que la ubicaría en el período Horizonte temprano, época Formativa Temprana y por lo tanto anterior a Vicús y mucho más de los Tallanes. Para el Instituto Nacional de Cultura, Filial Piura, la etapa de auge de Chusis fue durante el período Intermedio Temprano, entre los 100 A.C. y 600 D.C. lo que la haría contemporánea a los Vicús y los Mochicas, pero siempre anterior a los Tallanes.

            El periodista e historiador don Carlos Robles Rázuri, es su tema titulado “Riqueza y encanto de Segura” (febrero de 1979) la considera también del siglo VII.

 

            Christensen estima que la ciudad pudo estar poblada por 20 000 habitantes, lo que haría de ella una gran metrópoli, lo que consideramos exagerado.

 

            Las ruinas fueron estudiadas por la Universidad Católica, por medio de la extinta arqueóloga cataquense Josefina Ramos de Cox, y después de su muerte, por la misma universidad en 1977. Posteriormente, en 1989 el Director del INC de Piura, el arqueólogo Luis Chaparro y los arqueólogos Luis Yépez Pinillos y Rosa Palacios de Villacorta, exploraron 3 hectáreas y media con el apoyo de la Municipalidad de Sechura. En Chusis existe un Museo de Sitio muy interesante. En el mismo hay dos urnas funerarias conteniendo, una los restos de un guerrero de 1.75 metros de estatura, que se le supone unos 35 años, con atuendos militares. En la misma tumba y petrificados hay restos de ceramios y el esqueleto de un perro. En la otra urna, están los restos de una mujer principal.

 

            Algunos ceramios encontrados en Chusis tienen semejanza con los ceramios Mochicas y Vicús, lo que supone que fueron influenciados culturalmente.

 

Illescas A y B, la ciudad pesquera

ARRIBA

            En 1950 el arqueólogo León Kostriisky y la peruana Mercedes Cárdenas, realizaron estudios arqueológicos al sur de la ciudad de Sechura, en el sitio llamado Illescas, al borde del desierto y del mar. En 1955 Kostriisky dio a publicidad una obra titulada “Hallazgos arqueológicos que demuestran la existencia de un antiquísimo pueblo pescador”. En su libro habla de una ciudad arqueológica de varios miles de habitantes ubicada en la parte occidental de la Península de Illescas, en la vecindad de Punta de Aguja y Punta Nunura. Esta es Illescas B y corresponde a un asentamiento humano posterior al de Illescas A que fue muy primitivo.

 

            En Illescas B, los arqueólogos han encontrado restos de ceramios de tipo Chimú tardío, lo cual hace suponer que existió por los años 1 200 después de Cristo.

 

            Fuera de esta zona urbana primitiva, y más próxima al mar, hay viviendas rudimentarias de piedra, cercos del mismo material, cuevas con vestigios humanos, todo lo que correspondería a la época Pre-cerámica. Las cuevas no son naturales sino hechas por el hombre y en su interior forman varios pisos. Esas cuevas son más numerosas en Punta Nunura. A estos asentamientos humanos más primitivos se los conoce como Illescas A, y en ellos se han encontrado restos de ceramios. Utilizaban la calabaza como flotador de sus redes y también como alimento, pero indudablemente que la base alimentaria fueron los mariscos y el pescado. Se cree que en el año 1 000 A.C. se produjo un Fenómeno del Niño muy intenso y un gran maremoto que terminó con este pueblo. Se asegura que Illescas y la Silla de Paita, son los restos de una cordillera costera que existió en tiempos muy remotos, lo que hace suponer que geológicamente la región siguió siendo muy inestable. Todo esto se refiere a Illescas A de la que no se ha podido establecer ni en forma aproximada, cuando principió y cuando terminó.

 

 

Crean Distrito de Miguel Checa

ARRIBA

            El 9 de noviembre de 1950 fue creado el distrito de Miguel Checa en la provincia de Sullana. El nombre fue en homenaje a quien fuera impulsor de la agricultura en el valle e iniciador del Canal de Irrigación que también lleva su nombre.

La gestión de la creación de este distrito se debió a un grupo de vecinos de Sojo, encabezados por el Director de la escuela de varones, don Lizardo Otero Alcas y por don José Cornejo Oballe y a la promesa electoral del que luego fuera diputado Felipe García Figallo. La ley de creación fue la N° 11513 que dice:

 

El Presidente de la República

POR CUANTO

El Congreso de la República Peruana ha dado la Ley siguiente:

Artículo 1°.- Crease en la provincia de Sullana, departamento de Piura, el distrito de Miguel Checa, cuya capital será el pueblo de Sojo.

Artículo 2°.- El distrito de Miguel Checa, tendrá como anexos además del pueblo de Sojo, los caseríos de La Peña, El Prado y el poblado de Jíbito, y sus límites serán los siguientes: por el Norte la Hacienda La Capilla, por el sur la Quebrada Soledad en los límites con la provincia de Paita, por el este con la provincia de Piura y por el oeste con el río Chira.

Comuníquese al Poder Ejecutivo para su promulgación.

Casa del Congreso en Lima, a los nueve días del mes de noviembre de mil novecientos cincuenta. Héctor Boza, Presidente del senado, Claudio Fernández Concha, Presidente de la Cámara de diputados.

Al Señor Presidente de la República.

POR TANTO;

Mando se publique y cumpla. Dado en la Casa de Gobierno de Lima a los diez días del mes de noviembre de mil novecientos cincuenta.- Odría.

 

            Al nuevo distrito se le dio como capital el pueblo de Sojo, nombre que corresponde al apellido de una familia cuya raíz fue el capitán Francisco de Sojo y Cantoral que fue propietaria de esas tierras durante la colonia. La instalación del primer Municipio se realizó el 4 de marzo de 1951 y su primer Alcalde fue don Lizardo Otero.

 

 

Inauguran el Hospital Obrero

ARRIBA

            El 9 de setiembre de 1951 fue inaugurado en Piura el Hospital Obrero. Hasta entonces y desde los tiempos de la colonia, en la capital departamental sólo existía el Hospital Belén.

 

            El nuevo nosocomio se levantó sobre 12 000 metros cuadrados a un costado de la prolongación de la avenida Grau y constaba de una sola planta. Su construcción demoró veinte años. Se podía asegurar que llenaba las necesidades de su época y sólo atendía a los obreros asociados al Seguro Social. Posteriormente la atención se amplió a los empleados asegurados.

 

            A su inauguración concurrió el Ministro de Salud el doctor Edgardo Rebagliati, el Superintendente de la Caja del Pescador el senador por Piura, Enrique Checa,  habiendo sido su primer Director el doctor Jorge Reátegui.

 

            En 1960, se llamó Cayetano Heredia, en 1964 se llamó Hospital Zonal N° 1, por entonces tenía 128 camas pero en 1982 se llamó Hospital Jorge Reátegui en recuerdo a su primer Director, que ya por ese entonces había fallecido.

 

            En 1980 contaba con 46 médicos, 3 odontólogos, 36 enfermeras, 5 obstetras, 2 farmacéuticos, 12 otros profesionales administrativos y 93 auxiliares de enfermería. En 1994 se le modernizó y amplió su infraestructura.

 

 

Cesa estado de guerra con Alemania y Japón

ARRIBA

            Desde el 7 de mayo de 1945, Alemania había capitulado, con lo que la guerra terminó en Europa. Japón se rindió el 10 de agosto, pero el Perú continuaba técnicamente en guerra con ambos países, siguiendo las sugerencias de Estados Unidos. Las hostilidades cesaron de inmediato, pero los aliados tardaron casi cinco años en celebrar la paz. Ya se había formado la Organización de Naciones Unidas (ONU), y toso los países opuestos al Eje a no celebrar tratados de paz por separado. Cuando llegó el momento en que Estados Unidos lo creyó conveniente, conjuntamente con Gran Bretaña y Francia, resolvieron poner fin al estado de guerra y al mismo tiempo invitaron a los demás aliados, entre ellos Perú, a hacer lo mismo. Mediante Decreto, Odría dispuso el 14 de setiembre de 1951, al cese del estado de guerra con Alemania y más tarde con Japón.

 

            Por entonces estaba en todo su apogeo la llamada Guerra Fría entre los países democráticos con Estados Unidos a la cabeza, contra las potencias comunistas encabezadas por la Unión Soviética. Toda esa situación hacía mucho daño a la economía y alas finazas nacionales, porque las exportaciones bajaron, por efecto de la menos demanda de nuestros productos, lo cual notoriamente fue sentido en Piura.

 

            Toda la poderosa industria de guerra de las potencias aliadas, se transformó en industrias de paz, y con los adelantos tecnológicos logrados durante la guerra, se produjo una verdadera revolución industrial.

 

            La nueva maquinaria industrial sumamente sofisticada, elaboraba productos más acabados, a menor costo y en forma masiva. Pequeñas máquinas, reemplazaban a las pesadas, enormes y de altos costos de mantenimiento de la guerra.

 

            En el Perú, y en el departamento de Piura, no se hizo la renovación de la maquinaria industrial, y fue así como una ciudad industrial como lo era Sullana, de la noche a la mañana se vio con un parque industrial que era pura chatarra y que ya no podía competir con los productos de importación mucho más baratos. Como resultado de todo eso, una tras otra fueron cerrando los centros industriales de la Perla del Chira.

 

            El comercio también experimentó un cambio. Se tornó más dinámico. Antes los comerciantes hacían sus operaciones al contado y se contentaban con vender poco pero tener buenas ganancias por unidad. En la post-guerra eso fue al revés. La ganancia se lograba con ventas masivas, aún cuando el margen de utilidad por unidad fuera pequeño.

 

            Pero la paz mundial iba a durar poco. El 8 de Junio de 1950, un poderoso ejército de Corea del Norte, república comunista, atacó de improviso y con gran ímpetu a Corea del Sur, aliada de Estados Unidos. Este, para evitar que su aliada fuera avasallada y que la órbita de Moscú se ampliara, fue en su ayuda.

 

            El 6 de setiembre de 1950, el mismo día que el Tribunal de Justicia de La Haya diera su ambiguo fallo sobre el asilo de Haya de la Torre, un poderoso ejército comunista chino de 200,000 hombres intervenía a favor de Corea del Norte. Entonces la guerra volvió a tomar grandes proporciones y Estados Unidos volvió a requerir de los productos de exportación peruanos, ingresando Piura a un período de relativa bonanza.

 

 

Muerte del Niño Héroe

ARRIBA

            El 10 de marzo de 1951, murió trágicamente en Lima el niño Alejandro Sánchez Arteaga.

 

            Ese día, el niño Alejandro transitaba por la avenida Colonial en Lima a las 5 de la tarde, cuando observó que un gran gentío presenciaba un incendio y a una angustiada madre que tenía a dos pequeños hijos dentro de la casa. El niño que pertenecía a la Policía Escolar de su plantel, tomó una frazada, la empapó en agua y penetró en medio de las llamas. Momentos más tarde, chamuscado apareció con los dos pequeños. Luego en el interior de la vivienda se oyeron nuevos gritos. El niño se puso tenso, titubeó y los vecinos trataron de disuadirlo, pero se volvió a sumergir en el infierno de llamas. No volvió. Cuando los bomberos acudieron, retiraron el cuerpo carbonizado del niño.

 

            Alejandro había nacido el 17 de junio de 1937 en Castilla y sus padres fueron Juan Sánchez Martínez y Santos Arteaga Urdiales. Eran muy pobres y se vieron precisados a emigrar a Lima radicándose en el barrio Tacora en La Victoria. Allí pusieron una peluquería donde también laboraba Alejandro, de 14 años, pues estudiaba en  escuela vespertina. Nº 4451 donde era Brigadier Supremo

 

            En el parque Cánepa de El Porvenir, en La Victoria, por suscripción popular se le levantó un monumento. Dos calles de Piura llevan su nombre, una en la Urbanización Piura y la otra en el A.H. San Martín. Un parque en Castilla lleva su nombre y también un Colegio Secundario, en La Arena (Bajo Piura).

Por Decreto Supremo fue declarado Ni0o Héroe y Patrón de la Juventud peruana.

 

Se funda el Club de Pesca de Cabo Blanco

ARRIBA

            En lo que después fue la provincia de Talara, entre Máncora y Lobitos, se fundó en 1951 el exclusivo club internacional de pesca, “Fishing Club” de Cabo Blanco.

A este lugar se llegaba el año 2000, desde la localidad de el Alto por una carretera , que llega hasta un cruce donde hay dos grandes carteles que señalan los dos hospedajes de la zona, ambos a un kilómetro de distancia de este punto. La entrada al pueblo de pescadores es por un camino que bordea un pequeño cerro y llega a una bonita caleta con un muelle que cuenta con un buen  hotel, llamado Merlín. Debajo de este cerro, al costado de la caleta, está la playa de Panic Point. donde algunos surfista optan por acampar.

Playa de un kilómetro de largo, recta, arenosa, regular rompiente, ubicada 40 kilómetros al norte de Talara. Cabo Blanco es un  paraíso para la tabla hawaiana y la pesca deportiva (merlín y atunes) Los dos hoteles son:. Hotel Merlín y Hotel Fishing Club.

 

Desde entonces fue punto de cita para vacaciones de millonarios extranjeros y personajes de fama mundial que se sentían atraídos por la pesca deportiva del merlín negro y del pez espada. El escritor norteamericano Ernest Heminway, se inspiró en la pesca del merlín y en los pescadores de la caleta, para escribir su novela “El viejo y el mar”, que mereció el Premio Nobel de la Literatura. Un asiduo visitante era el artista de Hollywood, Spencer Tracy..Lo mismo la famosa actriz Marilyn Monroe y el millonario norteamericano Nelson , Rochefeller

 

            Frente a Cabo Blanco, la Corriente Marina Peruana de Humboldt, se desvía hacia el oeste ante el empuje de la contra corriente ecuatorial o del Niño que se introduce como una cuña.

 

            En 1968 dejó de funcionar ante al hostilidad del presidente Velasco, pero en 1985 se reactivó.

 

 

Creación del distrito de Marcavelica

ARRIBA

            Don Felipe García Figallo, había sido el gestor de la creación de los distritos de Salitral y Miguel Checa en la provincia de Sullana.

 

            En 1952 la provincia de Sullana estaba conformada por los distritos del Cercado, Querecotillo, Lancones, Salitral y Miguel Checa.

 

            Los habitantes del pueblo de Marcavelica, en las elecciones de 1950 cuando aún formaban parte de Querecotillo, habían dado muchos votos al referido político.

 

            Se formó entonces un Comité de vecinos principales que integraron Luis Correa Estrada, los hermanos Juan y Zenón Vásquez, Pedro Zapata Cardoza, Catalino Agurto, Marcos Urbina y Adriano Cornejo, para hacer las gestiones conducentes a la creación del distrito de Marcavelica.

 

            Don Felipe García Figallo presentó el proyecto y fue aprobado. El 29 de febrero de 1952 el proyecto de ley era hecho realidad con la firma del Presidente del Senado el ingeniero Héctor Boza y del Presidente de la Cámara de Diputados el doctor Claudio Fernández Concha. El 25 de Marzo el presidente Odría, lo promulgaba como Ley 11794.

            El autor del proyecto Felipe García se apresuró a dar a conocer al diario El Norte y al Comité, mediante telegrama, la nueva creación, causando una explosión de júbilo en el pueblo marcaveliqueño.

 

            El nuevo distrito se llamaría Marcavelica y tendría como capital a la población del mismo nombre.

 

            Sus límites serían: por el norte, la quebrada de Fernández, que separa al departamento de Piura del de Tumbes, desde un punto 1 200 metros al norte del pueblo de Cerezal hasta el frente al lugar llamado La Pechona; por el sur, con la margen derecha del río Chira, entre los linderos de Tamarindo y Salitral.  Por el este con los distritos de Lancones, Querecotillo y Salitral y por el oeste con los distritos de Tamarindo, La Brea y Máncora, corriendo la línea desde la margen en el río Chira, en el lindero oriental del río del distrito de Tamarindo y continuando por la quebrada de Gualtacal y los cerros Orejones, Grande, Cabuyo hasta la quebrada de Fernández, con un punto ubicado a 1 200 metros al oeste del pueblo de Cerezal, en donde comenzó la delimitación.

 

            Esta linderación, se alteró por el lado oeste en 1965 cuando se creó el distrito de Ignacio Escudero.

 

            Marcavelica que es el distrito de mayor extensión territorial de la provincia de Sullana, se creó por cercenamiento del distrito de Querecotillo.

 

            El distrito de Marcavelica comprendía los pueblos de Mallaritos, el Garabato, Pazul, Ovejería, Tangarará, El Angolo, Saucesito, La Noria y Mallares.

 

            El 15 de junio se instalaba el Concejo Municipal Distrital que tenía como alcalde a don Juan Vásquez Bereche y como regidores, Adriano Cornejo Reyes, Marcos Urbina Godos, Eduardo Nole Agurto y José Agurto. Los dos últimos síndicos.

 

Otros sucesos de 1952

ARRIBA

            - El Colegio Nacional San Miguel de Piura, había venido funcionando desde el siglo anterior en el local de la Plaza Merino. Colegio y local se habían convertido en parte de la tradición sanmiguelina. Llegó sin embargo el momento en que el local resultó insuficiente para albergar a la cantidad siempre creciente de alumnos.

 

            En 50 000 metros cuadrados donados por la Municipalidad, el Gobierno construyó un moderno, amplio y funcional local, ubicado en parte oeste de la ciudad frente al Cuartel Grau. Fue en 1952 cuando era Director del doctor Luis Marroquín, en que se hizo el traslado del local, y poco después el Colegio se convertiría en Gran Unidad Escolar con secciones diurna y vespertina de secundaria común, sección primaria y los institutos de comercio e industrial.

 

            - El año 1952 estuvo al frente de la Prefectura de Piura, don Jorge Checa Eguiguren, perteneciente a conocidas familias del departamento. Era don Jorge, como comúnmente se le llamaba un personaje muy popular, promotor del deporte y que había militado en el Partido Aprista. En el cargo le sucedió a don Abelardo Lanfrnaco, Prefecto en 1951.

 

            - El 31 de mayo llegó a Piura el presidente Odría para inspeccionar los avances de la obra del Quiroz.