Monumento Aparicio Saravia - Monumentos del Uruguay - Mundo Matero

Aparicio Saravia


Ubicado en Av. Millán, Dr Luis Alberto de Herrera y Joaquín Suárez

Fotos: Mart n Atme | © IMM
Autor: Jos Luis Zorrilla de San Mart n, uruguayo (1891-1975)
Inauguración: 18 de mayo de 1956
Ubicación:Av. Millán, Dr Luis Alberto de Herrera y Joaquín Suárez
Material Bronce
Material del basamento Granito gris
Descripción:Estatua ecuestre de Aparicio Saravia con típica indumentaria gaucha. El sombrero luce la divisa “Por la Patria”. En la cara anterior del basamento la leyenda "Aparicio Saravia 1856-1904”. Sobre el cantero frente al mismo, una placa de bronce cubre una urna con tierra de Masoller. La misma tiene grabada le leyenda: “1897 Por la Patria 1904. La tierra oriental que aquí se guarda tiene sangre de héroes que con el General Aparicio Saravia derramaron en los campos de batalla en la lucha por las libertades cívicas. Homenaje de sus servidores en el centenario de su nacimiento -1859-1956".

Aparicio Saravia (1856 -1904) nació el 16 de agosto de 1856 en el departamento de Cerro Largo, hijo de Francisco Saraiva y Propicia Da Rosa. Su padre era brasilero, y aunque Saraiva era su apellido, en Uruguay era conocido como Saravia. La familia de Aparicio tenía campos a ambos lados de la frontera Uruguay-Brasil.
Luego de haberse escapado del internado en Montevideo en donde cursaba sus estudios primarios, con tan solo catorce años se integr a la Revoluci n de las Lanzas (1870 - 1872) impulsada por el Partido Blanco en 1870 contra el gobierno de Lorenzo Batlle con la finalidad de obtener representaci n en el Parlamento.
En 1886, participa en la Revolución del Quebracho. A partir de allí, Aparicio se instalará en la estancia El Cordobés, lugar que sería por muchos años su cuartel general.



En 1893, se une junto a sus hermanos Gumersindo y Mariano, a la guerra civil brasileña. Regresa a su estancia en Uruguay en 1895, continuando con la actividad rural. Se comprometerá con el Partido Nacional, y se enfrentará al gobierno colorado de la poca, presidido por Idiarte Borda. En 1895 se realiza una reunión con mas de mil personas blancas de la zona y Aparicio es proclamado general.
La revolución de 1897 culminó con el Pacto de la Cruz. Desde entonces, Aparicio fue el jefe de todo el Partido Nacional y organizó un poder paralelo al del gobierno de Juan L. Cuestas. En su estancia El Cordobés tuvo el centro de organización y logró que 6 departamentos del país, fueran dirigidos por 6 jefes políticos blancos que lo siguieran como líder indiscutido.
Sin embargo, nunca mantuvo una relación muy estrecha con integrantes del Directorio del Partido Nacional; era un hombre que no gustaba de la vida de la ciudad y del trato con los "doctores".



En 1903 fue electo Presidente de la República, José Batlle y Ordóñez, hombre del Partido Colorado. Ese mismo año, Aparicio reunió a 15.000 hombres para lanzarse a la lucha armada. Tras arduas negociaciones, se acordó evitar la guerra civil.
En enero de 1904, se desató la que se conocería como la Revolución de 1904, los revolucionarios reunieron 15.000 hombres, mal armados, con envíos que les llegaban desde las provincias fronterizas de Argentina y Brasil.
Luego de 8 meses de batalla, los revolucionarios llevaban las de ganar. Pero el 1o. de setiembre, Saravia fue herido de bala en la llamada Batalla de Masoller. Falleció 9 días después, refugiado en una estancia en territorio brasilero. Luego de su fallecimiento su ejército se disolvió. El 24 de setiembre las tropas de Saravia se rindieron en lo que se conoce como la paz de Aceguá.