Puerta de la Ciudadela


Ubicada en Peatonal Sarandí y Calle Juncal. Ciudad Vieja. La Junta Departamental de Montevideo, facultó en marzo de 2009 al Ejecutivo Comunal la colocación de una placa en la Puerta de la Ciudadela, recientemente restaurada. La placa reza: Puerta de la Ciudadela. “Documento material directo del complejo de fortificaciones Hispano-Montevideano”. “En la ciudad fortificada de Montevideo, la Ciudadela era el baluarte encargado de resistir el embate final de cualquier ataque del enemigo. Ocupaba la mitad de la actual Plaza Independencia y su única entrada era desde el sector interior de la ciudad. Para ingresar a ella debía cruzarse un puente levadizo. Quitada de su emplazamiento y trasladada a la Escuela de Artes y Oficios en 1879, volvió a este lugar original en 1959”. La restauración de la Puerta de la Ciudadela llevó 4 años siendo reinaugurada en marzo de 2009; un equipo de técnicos logró que el histórico pórtico de la Ciudad Vieja tenga el mismo color y textura que el original.
La construcción de la Ciudadela, sin embargo, llevó más de 40 años. Las obras se iniciaron en 1741 bajo la dirección del Ing. Diego Cardoso, para finalizar recién en 1780. La arquitectura de la época, que se conserva en algunas construcciones de la Ciudad Vieja, responden al neo-clásico español. La Ciudadela era una formidable fortificación de piedra conformada por una gran plaza de armas rodeada de murallas con muros de granito de 6 metros de espesor, 4 fortalezas dotadas de 50 cañones. Era una pequeña fortaleza, una edificación de defensa del Montevideo colonial, donde la Puerta de la Ciudadela era la entrada a esa fortaleza, la comunicación con la ciudad. Bajo tierra permanecen, sellados, algunos de los túneles que comunicaban la Ciudadela con las fortificaciones cercanas que se utilizaban como estrategia de escape en caso de ataque y para vigilar la presencia cercana de ingleses y portugueses. En 1877, fue completamente demolida para luego ser la base de la actual Plaza Independencia, donde en la zona Oeste, podemos apreciar la Puerta de la Ciudadela.