Manuel Oribe


Homenaje al Brigadier General Manuel Oribe (1792-1857), héroe nacional.
Autor: Federico Moller de Berg, uruguayo
Inauguración: 8 de octubre de 1974
Ubicación: Avdas. Fernandez Crespo y 18 de Julio
Material: Bronce
Material del basamento: Hormigón revestido de ladrillo
Descripción: Figura ecuestre del general Oribe. Viste uniforme militar. En su mano derecha empuña un sable en actitud de saludo. El basamento luce la inscripción en letras de bronce aplicadas: “Oribe”.

Incorporado a la Revolución Oriental a fines de 1812 luchó en la Batalla del Cerrito y en la rendición y la ocupación de Montevideo por las fuerzas patriotas (1814), que puso fin al dominio español en la Banda Oriental.
Actuó luego en la campaña de resistencia oriental a la invasión portuguesa, pasando a residir en Buenos Aires a partir de 1817.
Vuelto a Montevideo en 1821 intervino en los trabajos revolucionarios de la sociedad secreta “Caballeros Orientales”, que luchaba a favor de la independencia frente a la dominación portuguesa.
En 1824 volvió a Buenos Aires, donde colaboró activamente en la preparación de la “Cruzada Libertadora” que organizaba Juan Antonio Lavalleja.
Fue 2do. jefe de los inmortales “Treinta y Tres Orientales”y formó parte en la campaña militar contra la dominación brasileña.


Declarada la Independencia nacional y constituido el nuevo Estado, asumió durante la presidencia del General Rivera como 2do. Presidente Constitucional de la República no pudiendo finalizar su mandato a raíz de la revolución promovida por aquél en julio de 1836.
Vencido por Rivera en la batalla de Palmar. Oribe resignó su mandato presidencial en octubre de 1838. Dispuesto a recobrarlo se alió con Rosas al frente de un ejército argentino-oriental, entran en el territorio de la República iniciando el llamado “Sitio Grande”.
En su campamento del Cerrito de la Victoria, Oribe organizó y presidió un gobierno que controló la casi totalidad del territorio nacional. Terminada la “Guerra Grande” y suscripto el “Tratado de Paz del 8 de octubre de 1851” sin vencidos ni vencedores”, se retiró a la vida privada en su quinta del Paso del Molino, donde falleció en 1859.