BATALLA DE LAS PIEDRAS - Monumentos del Uruguay - Mundo Matero
BATALLA DE LAS PIEDRAS
OBELISCO CONMEMORATIVO

Departamento de Canelones.

El lugar que merecían los héroes
El Parque Artigas de Las Piedras cuenta desde el 17 de mayo de este año con el monumento a la Batalla de Las Piedras y al soldado oriental, un lugar para el esparcimiento y el homenaje.
.
Desde el 17 de mayo pasado Las Piedras tiene un paseo del que se puede sentir orgullosa. Ese día inauguró en el Parque Artigas el monumento a la Batalla de Las Piedras y al soldado oriental, un viejo proyecto del actual intendente de Canelones, Tabaré Hackenbruch. En ocasión de una suplencia en la Cámara de Diputados en 1964, propuso la creación del Rincón de las Américas y un museo recordatorio de la batalla. Los años y el tesón volvieron posible ese anhelo.

Diez hectáreas conforman el flamante parque que se destaca por su forestación. Allí se plantaron árboles típicos del país, como anacahuitas, Iapachos, timbós, ibirapitás y plumerillos rojos y la idea es enriquecerlo con todas las especies americanas que se adapten al clima y el suelo de la zona.


En las diez hectáreas del parque se plantaron árboles típicos del país, como eucaliptus, lapachos, timbós e ibirapitás.

En el diseño y construcción del parque se intentó crear un espacio para toda la familia de Las Piedras, para que al tomar conciencia del lugar en que habitan, se sientan orgullosos. No hay que olvidarse de que la Batalla de Las Piedras tiene una importancia a nivel latinoamericano porque fue la primera vez que un ejército criollo venció a los españoles en el proceso de emancipación dijo Hackenbruch.

Alrededor de un obelisco flamean todas las banderas americanas. Esto contribuye a concientizar a la población del significado de la fecha y de la historia nacional. Por eso se promueve la visita de las escuelas, comentó el intendente.

El monumento principal se construyó donde tuvo lugar, el 18 de mayo de 1811, uno de los hechos históricos más importantes de América. Allí antes existía un basural. Ahora se yergue un espectacular monumento subterráneo de granito negro. En su  interior hay dos murales en cerámica confeccionados por la Escuela de Bellas Artes. Uno muestra, en forma superpuesta, el mapa de la zona tanto en la época en que ocurrieron los hechos como en la actualidad. El otro es una reproducción del cuadro de la Batalla, del plástico canario Manuel Rosé.

Un espacio especial es el destinado a la espada de Artigas, el arma de mayor relevancia que se conserva del prócer nacional.

A pesar de su majestuosidad, las obras se terminaron en apenas cuatro meses y trabajaron en ella 100 soldados y 40 obreros municipales.
El monumento y todos los arreglos del Parque fueron financiados por el Ejército y la intendencia Municipal de Canelones.


s/f
Suplemento especial de EL PAIS