The Black Dragon Society

The Black Dragon Society

by Shougo Amakusa & Misanagi

 

Capítulo 3

"La Pesadilla Comienza"

 

En el capítulo anterior nuestros héroes daban comienzo a su viaje aún sin saber contra qué o quién se enfrentaban; dos destinos, pero un mismo fin; preservar la paz en el país. La líder Onni conocía muy bien la ruta que transitaba junto con sus otros tres compañeros pues muchas veces la había recorrido; Misao pudo darse cuenta que el sitio donde iban se acercaba y eso le alegró enormemente porque no habían tenido ningún tipo de inconveniente.

Misao: Ya estamos cerca de la Base Ninja Sanada.

Shougo: Me alegra saberlo, pensaba que no llegaríamos nunca. Ese lugar está mucho más lejos de lo que pensé; sólo espero que no recibamos ninguna sorpresa.

Aoshi: Ojalá que ella se nos quiera unir; de lo contrario todo este viaje se habrá hecho en vano.

Shouzo: Pues yo cuento con que los demás logren conseguir alguna otra información sobre ese grupo.

Todos seguían caminado como si nada, pero Aoshi y Shougo ya se habían percatado de la presencia de otras personas; sin duda los estaban observando y eso no les agradaba para nada; sin embargo, decidieron esperar a que los sujetos aparecieran. No tenían el menor ánimo de iniciar una batalla, pero sus sentidos estaban perfectamente bien enfocados en detectar cualquier movimiento de los observadores. No tuvieron que esperar mucho para conocer a sus espías, pues súbitamente tres personas aparecieron frente a ellos.

???a: Les ha llegado la hora. Aprenderán a no meterse donde no los llaman; debieron quedarse en sus rezos y en Holanda.

???b: Se han entrometido demasiado en los planes de la Sociedad y eso no nos agrada; todos los que se interponen en nuestro camino deben ser exterminados.

???c: ¡Prepárense a morir!.

Sin mayores preámbulos los tres sujetos se lanzaron al ataque, mientras que Misao y los otros se prepararon para defenderse; a pesar de todo tenían la ventaja numérica y eso les daba cierta confianza en la victoria.

Shougo: Yo me encargo del pelirrojo.

Shouzo: El del sombrero es mío.

Aoshi: Yo me ocupo del tercero.

Misao: Vaya y yo me quedo aquí y me pierdo de la acción.

El del sombrero le lanzó varias dagas a Shouzo, quien las esquivó con facilidad y le respondió con los 3 ataques Kanryu dejando al enemigo en el suelo y muy maltrecho. Para sorpresa del cristiano, su rival se levantó como si nada y se preparó para hacerle frente; a parte de Sanosuke, nadie había resistido sus tres Kanryu por lo que sin duda alguna, el oponente que tenía enfrente era bastante bueno. El hombre extendió su mano contra Shouzo y luego lanzó una bofetada al aire que de forma increíble hizo impacto en el discípulo de Amakusa, lanzándolo contra un árbol.

???b: Te metiste con la persona equivocada. No creas que tus técnicas de bebé van a derrotar mi estilo de pelea; apenas eres un principiante y te has metido en la cueva del lobo mi querido amigo.

************

Mientras que Shouzo lidiaba con un adversario muy astuto, su maestro estaba frente a frente con un enemigo no menos formidable y pronto iba a demostrarlo sin lugar a dudas.

???a: Vamos, golpéame si puedes. Quiero ver si eres tan bueno como dicen.

Shougo: Hiten Mitsurugi Ryu. ¡Ryu Tsui Sen!.

El Samurai saltó por encima de su oponente y le lanzó el golpe con su espada, pero para su sorpresa el sujeto lo esquivo con suma facilidad y le respondió con un golpe a distancia, dejándolo en el suelo.

???a: Esperaba mucho más del gran Shougo Amakusa; representante del estilo Hiten Mitsurugi Ryu, pero veo que no eres más que otro pobre diablo; tu muerte ha llegado.

************

El ex líder de los Onniwa Banshu también tenía un duelo particular; el Ninja trataba de estudiar a su oponente, pero no podía encontrar nada que le fuera de utilidad; de repente, el enemigo se decidió a hablar.

???c: Sigues tú. Pronto acompañarás a tus amigos en el otro mundo.

Aoshi: Ya veremos.

El enemigo se lanzó contra Shinomori y cuando Aoshi iba a desenfundar una fuerza le apretó la mano contra la vaina de sus espadas por lo que quedó completamente indefenso ante el golpe de su rival. El ninja estaba muy sorprendido porque no se explicaba qué le había impedido desenfundar; su rival ni siquiera estaba cerca y nadie en esta tierra es tan veloz como para detenerle las manos, golpearlo y retirarse a una distancia segura en la fracción de tiempo en que todo sucedió.

???c: Veo que sólo eres un pobre iluso; por desgracia no tengo tiempo para jugar contigo.

Justo en el momento que el sujeto iba a matar a Aoshi, sintió dagas que se clavaban en su pecho por lo que se vio forzado a retroceder y a lanzar un gemido de dolor; había cometido un error al no percatarse de la cuarta persona del grupo y eso le había costado las heridas que ahora tenía; de su plexo solar emanaba mucha sangre, lo cual comenzó a debilitarlo y esto ocasionó que la rabia lo invadiera.

???c: ¡Maldita sea!. ¡Fui un tonto al confiarme!. ¡Demonios!.

Misao (sonriendo victoriosa): Creo que se les olvidó alguien. Así que espero me tengan en cuenta para el resto de esa pelea.

???a: Mocosa idiota, has sellado tu destino. Ahora morirás junto con tus amigos; lo único que has logrado es retrasar lo inevitable.

Misao: No me hagan reír. Van a necesitar mucho más que palabras para intimidar a la líder de los Onniwa Banshu.

???a: ¿Te parece bien esto?.

Al tiempo en que el pelirrojo hablaba, extendió sus brazos contra Misao lo cual impidió que la líder de los Onniwa Banshu se moviera. La chica comenzó a lanzar todo tipo de improperios, pero no consiguió nada; el sujeto cada vez apretaba más fuerte y la ninja comenzaba a sentir que le faltaba el aire; poco a poco se asfixiaba y se iba debilitando.

???a: Muy bien, ahora acábenla. No deseo más estorbos en este duelo.

Sin embargo, justo cuando iba a ser asesinada; Aoshi, quien aprovechó un descuido, le causó dos heridas al sujeto del sombrero, mientras que Shougo cortó la espalda del pelirrojo de un certero zarpazo; Shouzo, por su parte, golpeó varias veces al tercer oponente y en cuestión de segundos la balanza se tornaba a favor del grupo de Shougo y en contra de los agresores; todo por un exceso de confianza que causó un ligero descuido.

Misao (aliviada y recobrando su ritmo respiratorio): Justo a tiempo, pensé que no la contaba.

Aoshi: ¿Estás bien?.

Misao: Creo que sí; aún no se ha visto lo último de Misao Makimachi.

Shouzo: ¿Quiénes son esos sujetos?.

Shougo (con una sonrisa muy sarcástica): Ya nos lo dirán. No te preocupes, ellos están deseosos de satisfacer nuestras dudas.

El Samurai cristiano caminó hacia donde estaban los sujetos pues tenía muchas preguntas para hacerles y muy poco tiempo para escuchar las respuestas; los demás lo siguieron porque también deseaban conocer lo que sus oponentes tenían que decir; pero los tres personajes tenían otros planes y a pesar de estar muy golpeados se pusieron de pie al mismo tiempo y miraron a los sorprendidos guerreros con una sonrisa burlona.

???a: Bien, ya obtuvimos lo que queríamos. Es hora de marcharnos.

???b: Tienes razón, ya no hacemos nada acá; debemos regresar.

???c (sarcástico): Ya nos veremos mis queridos amigos, espero que nos extrañen mucho.

Los 3: ¡Por la Sociedad del Dragón Negro!.

Una vez que lanzaron su consigna, los tres seres hicieron un ademán al unísono y desaparecieron sin dejar rastro; Shougo y los demás pasaron varios minutos buscándolos en medio del bosque en que estaban, pero todos sus intentos fueron inútiles; era como si se los hubiera tragado la tierra; ni siquiera había huellas de pisadas que se pudieran rastrear; incluso Misao, quien es experta en el arte de la desaparición al ser una ninja. estaba desconcertada por la forma en que los seres se habían esfumado.

Shouzo: ¡Increíble!. ¿Cómo pudieron irse sin dejar rastro?.

Misao: Nunca vi algo así antes; eso está más allá de mis conocimientos.

Aoshi: Y lo peor es que ni siquiera les logramos sacar información; esos sujetos sólo jugaron con nosotros.

Shougo: Uno de ellos logró evadir de forma fácil mi ataque; o yo he perdido práctica o es extremadamente veloz.

Shouzo: Señor Shougo, yo pude ver su ataque y fue más veloz que de costumbre; lo que sucede es que los tres poseían una velocidad fuera de lo común.

Aoshi: Tenemos que aceptarlo, esos tres son muy buenos y los vencimos por mucha suerte; al menos ya se han ido y podemos continuar con nuestra misión primaria.

Shougo: Lo que me intriga más es que ellos dijeron que ya habían obtenido lo que querían. ¿Qué obtuvieron?. ¿A qué vinieron?. Si aún podían seguir luchando, ¿Por qué irse de ese modo?.

Aoshi: En este momento no podremos saberlo, será mejor continuar nuestra búsqueda, necesitamos contactar a esa mujer llamada Misanagi lo más pronto posible.

Misao: Hai, ya casi llegamos, falta muy poco.

************

La noche se hacía presente a lo largo de todo el país; muchas personas se retiraban a sus casas y otras decidían iniciar su jornada diaria; en una cabaña en medio de un paraje tres personas sostenían una conversación con una cuarta quien parecía ser su líder; la reunión se llevaba a cabo en medio de la oscuridad porque en medio del clima de tensión que se vivía nadie deseaba mostrarle su posición al enemigo por medio de una lámpara encendida.

???a: shisho; ya vimos a esos sujetos y pudimos medir sus habilidades.

???d: ¿Y bien?. ¿Qué encontraron?. Espero que traigan buenas noticias.

???a: Son muy buenos y hábiles, pero no mejores que nosotros.

???d: Eso me agrada, pero no deben confiarse. ¿Los mataron?.

???b: Iyé, shisho. Gomen nasai.

???c: Los subestimamos y eso nos costó la derrota; fuimos demasiado estúpidos en el peor momento; estamos muy apenados.

???d: Ah so desu..........................................Debería matarlos por dejarse vencer por esos sujetos; pero sea como sea, la derrota que acaban de tener indica que no estamos lidiando con guerreros ordinarios; de ahora en adelante debemos tener más cuidado; por ahora dejémoslos vivir un poco más, quiero saber qué piensan hacer..................................................Infórmenme de cada paso que esos sujetos den, ¿Wakarimasu ka?.

???a: Hai shisho, wakarimasu.

???d: Ahora regresen a las sombras y que la Sociedad triunfe.

???a: ¡Por la Sociedad del Dragón Negro!.

************

En el Aoia los demás se encontraban inmersos en una amena charla; la verdad, tenían mucho de qué hablar porque hacía más de un año que no se veían. Sayo y Sanosuke permanecían cerca el uno del otro, pero ni siquiera se atrevían a mirarse a la cara; los dos eran un mar de sentimientos encontrados y no tenían idea de cómo reaccionar o de qué hacer ahora que estaban juntos de nuevo después de tanto tiempo.

Kaoru: Espero que los demás estén bien. Ya no me gusta para nada tener que quedarme con el alma en vilo a rogar porque Kenshin no resulte muerto en las misiones que le da este gobierno. ¿Qué ya no ha hecho suficiente?.

Sano: No te preocupes, ellos saben cuidarse. Además, lo que hacen es por el bien de todos; no podemos ser tan egoístas, era necesario que fuera.

Sayo: Espero que mi hermano esté bien; esta es la primera vez que nos separamos en estas circunstancias y para ser sincera no me gusta para nada tener que esperarlo sin tener noticias.

Yahiko (mirando a la cristiana): Vaya, vaya, así que tú eres la novia de Sanosuke. Porque me imagino que ahora que has vuelto se harán novios de nuevo.

Sayo se quedó helada ante tal comentario y su cara se tornó excesivamente roja; la joven no sabía qué hacer; ni siquiera se atrevía a levantar la cara porque su estado se haría mucho más evidente; en ese momento, el guerrero aprovechó el desconcierto para tocar su mano y esto provocó que Sayo se pusiera de pie a la velocidad de un rayo; entonces, Sanosuke decidió desviar un poco la atención golpeando en la cabeza a Yahiko.

Kaoru (muy molesta): Eres un entrometido; lo que suceda entre Sanosuke y Sayo no te interesa y es problema exclusivamente de ellos, de nadie más.

Sano: Ella y yo NO somos novios; así que deja de hacer estos tontos comentarios, baka.

Sayo (recobrando su color natural, pero sin sentarse): Sanosuke tiene razón.........................................él y yo sólo somos amigos, nada más.

Yahiko (sobándose la cabeza y muy adolorido): ¡Auch!. Yo sólo quería sacar conversación; no es para tanto.

Kaoru: ¡Esa no es forma de hacerlo!. Debes aprender a respetar la intimidad de los demás............................................(Bostezando): En fin, creo que ya es hora de acostarnos, al menos yo ya estoy muy cansada.

Yahiko: Yo también; y necesito reponerme del ¡¡¡¡GOLPE QUE SANÓ ME DIO!!!!..

Sano: Vayan ustedes, yo me quedaré haciendo guardia; no vaya a ser que esos seres decidan aparecerse por aquí.

Sayo (algo temerosa): Cuídate.

Sano (sonriéndole): No te preocupes; no me pasará nada, duerme tranquila.

Todos se retiraron a las habitaciones que le habían acondicionado en el Aoia y se dispusieron a descansar; aunque la verdad, no les iba a ser nada fácil; sus seres queridos estaban en medio de una peligrosa misión y sus vidas estaban en riesgo. Aún no tenían noticias de ellos y eso aumentaba la preocupación; en ese momento, la situación estaba en una tensa calma que podía romperse en cualquier momento. La sociedad parecía muy decidida a cumplir sus metas y eso implicaba sacudir desde los cimientos al Japón; lo peor era que estaban dispuestos a lo que sea por lograrlo y no iban a escatimar esfuerzos en aplastar a todo aquel que se les cruzara en el camino. Mientras tanto, en las afueras del Aoia un hombre se dedicaba a mirar las estrellas, mientras por su mente pasaban muchas cosas, pero todas ellas relacionadas con una mujer cristiana..................................

Sano (para sí mismo): Sayo, qué alegría me da que estés cerca de mí de nuevo; eso me llena de esperanzas y tal vez lo nuestro no sea tan utópico como pensaba........................................Bueno, creo que le debo una al gobierno Meiji; tal vez no sea tan malo después de todo.

************

El indetenible ciclo de rotación de nuestro planeta siguió su curso y pronto marcó el inicio de un nuevo día; una vez más, el exquisito paisaje de la tierra del sol naciente fue iluminado por el astro rey; las flores recuperaron ese brillo que la noche les arrebata; los bosques recobraron su majestuosidad y nuevamente, la luz vencía a las tinieblas. El camino era algo estrecho y frondosos árboles se alzaban a cada lado; se podía escuchar el canto de hermosas aves y a lo lejos se hacía sentir un pequeño río. El policía y el Samurai pelirrojo pudieron divisar una aldea a lo lejos y supieron que se acercaban a su destino; el viaje había sido muy agotador y un descanso no les caería nada mal en ese momento; pronto los dos estaban en medio del pueblo y el ex miembro de Shinsen gumi se dirigió a su compañero.

Saito: Bueno, según mis informantes, Soujiro está en esta aldea; espero que no se hayan equivocado o que el chico no se haya ido.

Kenshin: Sea como sea, pronto lo averiguaremos.

No tuvieron que esperar mucho para encontrar a la persona que buscaban; de una de las posadas que se encontraban en la villa, el Samurai salía con una pequeña mochila a cuestas; el joven de inmediato se percató de la presencia de viejos conocidos y fue a saludarlos.

Soujiro (con su sonrisa de siempre): ¡Vaya!. Jamás pensé que los volvería a ver tan pronto. ¿Qué los trae por aquí?.

Saito: Bueno, para darte la versión corta de la historia, hemos venido a buscarte pues necesitamos contar con tus servicios.

Soujiro: ¿Sou ka?; vaya, esto se torna muy interesante.

************

Una pequeña fortaleza muy conocida por la ninja se alzaba ante ellos; la construcción estaba perfectamente bien camuflajeada por el bosque y sería imposible de ubicar a menos que se supiera exactamente su ubicación; sin duda alguna era un escondite bien ubicado, lo cual no era factor de sorpresa tomando en cuenta que era la Base de uno de los grupos Ninjas más famosos, respetados y sobretodo temidos del Japón......................

Misao: Bueno, hemos llegado; esta es la Base Sanada..

Saito: Así que este es el cuartel general de ellos; vaya, la verdad este lugar es inalcanzable para aquel que no sepa dónde buscar.

Shougo: Entremos de una vez; ya hemos perdido demasiado tiempo y no podemos detenernos a maravillarnos de la majestuosidad de esta obra; al fin y al cabo es sólo una fortaleza entre tantas que existen en este país.

Misao y los demás se acercaron a lo que parecía ser la entrada cuando de pronto un sujeto disfrazado de serpiente les hizo frente con una mirada no muy amable y unos modales bastante toscos.

Misao: Konnichi wa. Hemos venido a hablar con Misanagi, es muy importante lo que tenemos que decirle.

Ren: Nadie habla con la Jefa sin su autorización; mucho menos unos sujetos tan sospechosos como ustedes, será mejor que regresen por donde vinieron si desean volver vivos.

Shougo (muy sarcástico): Misao, ¿No te han enseñado a pedir las cosas?.

Misao (sorprendida): ¿Nani?.

Shougo: Siempre debes decir "por favor" mi querida amiga.

Cuando terminó la frase, Shougo se lanzó contra Ren y lo golpeó en el pecho con el mango de su espada enviándolo lejos de la entrada.

Shougo (sonriendo victorioso): ¿Lo ves?. Es sólo cuestión de tacto, nada más.

Misao (sonriendo): Ah so desu. Creo que me empiezas a caer bien; de verdad creo que no eres tan mala persona después de todo.

Aoshi: Entremos de una vez; espero que el resto de los miembros tengan mejores modales.

Cuando se disponían a entrar, Ren apareció frente a ellos y esta vez sacó los cables que siempre usa como arma; su mirada reflejaba un terrible humor y en su mente sólo pasaba la idea de enseñarle una o dos cosas al sujeto que acababa de golpearlo; el cristiano se adelantó a los otros porque sabía después de todo, la violencia vino de su parte y no iba a huirle al reto.

Shougo (irónico): ¡Oye, te dije por favor!. Debes buscar a alguien que te enseñe algo sobre las buenas costumbres

Ren (son hacer caso a nada): Me las pagarás, malnacido.

???: ¡Suficiente!.

Ren (contrariado): Pero.................................Jefa.

Misao: Konnichi wa Misanagi-san..

Misanagi (dirigiéndose a los recién llegados): Bien, espero que lo que hayan venido a hacer sea muy importante como para atacar a uno de mis hombres en nuestra propia base, de lo contrario van a pagar muy caro su atrevimiento.........................................(Dudando un poco y mirando a Misao): Un momento; yo te conozco, tú eres la líder de los Onniwa Banshu.....................................(Mirando a Aoshi): Y tú eres el antiguo jefe; vaya, debe estar sucediendo algo muy interesante para que dos miembros de los Onni vengan de visita.

Aoshi: Créeme es algo bastante interesante.

¿Qué decidirá Misanagi?. ¿Se unirá a los demás?. ¿Y Soujiro?. ¿Todo será paz en el Aoia?. No se pierdan el próximo capítulo.