El último Card Captor

El último Card Captor

Capítulo X

La sombra de la luna

"¡Me siento muy feliz!!.. acabo de regresar del concurso de preguntas de la ciudad y.. ¡ah no, no lo he ganado!.. pero igual soy feliz por haber pasado el día con Yukito, aunque él se lastimó por protegerme... ¡eso sí que lo siento!... Es que me quedé mirando la luna, que realmente estaba muy bella y por estar distraída caí por un pequeño barranco. Al final no me lastimé porque Yukito me protegió aunque mi hermano me regañó mucho porque como llegamos tarde tuvo que trabajar hasta esa hora por mi culpa.

... .........................

 

..hasta mis compañeros me estaban esperando y cuando Li me preguntó si estaba bien le conté todo y cuando le sonreí para animarlo miró hacia otro lado... ¡la verdad es que no le entiendo!!....

¡Pero que hermosa es la luna!"

 

Estaba de pie, indeciso ante aquel camino de luz. Era extraño, ahora que tenía la libertad de elegir se encontraba dudando... pero entonces vió a una figura familiar..

¿Keiko?

Ella parecía triste.

- "¿Acaso no quieres que vaya contigo Keiko?.. ¿no me quieres a tu lado?" -preguntó Yukito, realmente confundido- " ¿que es lo que quieres decirme?"

- "Solo quería preguntarte si realmente quieres quedarte conmigo..."

- "Sabes que sí" -le contestó- "cuando me casé contigo nunca esperé perderte de esa forma.. ¿te extraña que quiera seguir a tu lado?"

- "No. Eso no. Pero me extraña que digas que no tienes razón para vivir Yuki.... siempre has sido tan animoso y fuerte aún con esa cálida sonrisa... y no quiero que te rindas por mi culpa.."

- "¡Keiko!"

- "Eres especial Yukito, y por eso te amo aún estando muerta. Pero debes vivir porque en el accidente fui yo quien murió y no tu... fue el destino quien lo eligió y yo estoy muerta.." -hizo una pausa y le sonrió dulcemente- "vive entonces y sin remordimientos, vive por mí... busca una nueva familia.. la familia que yo hubiera querido darte y trata de ser feliz. Te digo esto porque te quiero y mi deseo es tu felicidad... ¡no te dejes morir!... date a ti mismo la oportunidad de ser feliz y vivir.... por mí.. hazlo por mí; tal vez creas que te pido demasiado, aún más que él" -señaló a Yue, que continuaba impasible a un costado.

- "No, no es así, sino todo lo contrario.. haz venido a verme y eso te lo agradezco" -sonrió tan dulcemente como siempre- "gracias Keiko... gracias por todo.."

- "Tu me hubieras pedido lo mismo si hubiera sido al revés.... Hasta siempre Yukito."

La imagen de Keiko se desvaneció y Yukito se volvió a la figura de Yue.

- "Voy a regresar... ¿estás de acuerdo?"

- "Me parece apropiado. Porque significa que podré ayudar a mi ama si continúo existiendo.. su vida corre un grave peligro.."

- "Entonces ya estamos de acuerdo" -se ajustó los anteojos- "porque también estoy dispuesto a ayudar....."

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

- "Tal y como esperaba, Sakura presenta contusiones y heridas punzocortantes pero ningún daño verdaderamente serio" -repuso Touya sentándose al lado de su padre en el Hospital Central de Tokyo- "por lo tanto, la mantendré aquí hasta mañana para algunas observaciones y después podrá irse a casa.... ¿estás más tranquilo?"

- "Sí hijo... ¿y los demás?... el amigo de Sakura y..."

- "La condición del mocoso sí es seria. En realidad ha perdido mucha sangre y habrá que hacerle algunas transfusiones, además que parece tener lesiones internas y ya ordené que le hagan algunas pruebas.. el problema es que Sakura dice que no tiene ningún familiar en el país y sería mejor que les informemos de su condición lo antes posible... tal vez tengamos que operarle.. "

- "Entonces le preguntaré su dirección pero.... ¿porqué le dices mocoso?"

- "Porque lo es" -replicó Touya casi cortante pero añadió- " ¿y no vas a preguntar como se hicieron eso?"

- "Sonomi llamó a la compañía metereológica y le informaron que había perturbaciones en las afueras de Tokyo... lo que no me explico es lo que estaba haciendo Sakura por allá... ¿acaso tú y ella estaban hablando..?"

Touya quedó pensativo un instante.. de nada serviría preocupar a su padre, además ahora él mismo se encargaría que nadie lastimara a Sakura...

- "Supongo que lo podemos llamar un reencuentro.... aunque fue un mal lugar para llevarlo a cabo.."

- "Bueno hijo.. ignoro como fue que tu hermana y tu se encontraron, pero si deseas hablar con ella no tienes que pedirle que se dirija a las afueras de la ciudad..." -su padre le miró con tristeza- "si deseas verla, sabes que las puertas de la casa están abiertas para ti.."

Hubo un largo silencio.

- "No deseas volver a casa.. ¿verdad?"

- "Al contrario" -contestó bajando la cabeza, casi avergonzado- "no me atrevo siquiera a pedírtelo después de lo que hablamos esa tarde.. yo"

- "Hijo, no hay nada más que decir sobre eso... fue solo una desafortunada charla" -dijo colocando una mano sobre el hombro de Touya- "solo espero que ya hallas encontrado esa respuesta que buscabas.."

- "No, realmente no. Supongo que el hecho que yo tenga la habilidad de ver espíritus.." -y pensó para sí- "y mi hermana tenga poderes mágicos por decirlo de alguna manera.."-continuó en voz alta- "es .. es algo que no puede explicarse .. no hay algún porqué o algún factor que lo explique... posiblemente es algo que casual que le ocurre a una persona entre un millón... supongo que tal y como dijiste no hay ninguna respuesta para mi particular 'don' "
Su padre contempló su expresión pensativa en silencio.

- "Ya no tiene caso pensar en eso.... solo me ha servido para estar lejos de ustedes por cinco años.... y no valió la pena.."

- "Lo único que importa es que estamos juntos y somos una familia otra vez" -la sonrisa de su padre era tan cálida como de costumbre y Touya pensó que tenía razón, como siempre- "¿sabes que tu hermana y yo vivimos en un departamento aquí?... aunque tal vez te gustaría conservar tu independencia y continuar en tu casa... ¿donde vives ahora hijo?"

- "También en un departamento y..."

- "¿Cuál es la condición de Tomoyo?" -intervino Sonomi apareciendo súbitamente- "vengo de hablar con ella y está muy aturdida y confusa..."

- "Ella no tiene nada" -replicó Touya, tan cortante como de costumbre- "solo unos cuantas contusiones menores.... puede irse a su casa en el momento que lo desee.. incluso ahora"

- " Pero ¿si tiene alguna herida interna o grave que aún no han descubierto?.. ¿Como puede estar tan tranquilo??? .. ¿si se desmaya otra vez en mi casa??.. ¿que voy a hacer?"

- "¡Oiga!" -protestó Touya ante la reacción casi histérica de Sonomi- " ya le hemos hecho los exámenes y le digo que está bien y...."

- "Pero ¿que clase de médico es??.. ¿como se atreve a..?"

- " Mire señora.." -murmuró Touya a punto de explotar.

- "Por favor, cálmense los dos" -intervino el decano Kinomoto, antes de que se produjera el estallido no solo de parte de su hijo, sinó también de Sonomi- " Touya, por favor... ¿porqué no le realizas un examen más detallado a Tomoyo antes de que salga del hospital?... la pobre muchacha parece estar muy afectada con lo de sus amigos...."

- "Como si el hecho que dos idiotas se rompieran la espalda fuera tan grave.." -murmuró Touya con enfado.

- "Hijo por favor.." -sonrió su padre.

- "¡Estás hablando de los amigos de mi hija!!!"

- "No me hable de esa manera señora.." -el enfado de Touya crecía a la misma proporción que el de su tía- "porque definitivamente.."

- "Definitivamente creo que lo mejor es que revises a tus pacientes hijo... en ese mismo momento" -intervino su padre empujando levemente a Touya hacia la salida del vestíbulo- "yo te esperaré hasta que termines.."

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Sakura se abandonó su habitación casi furtivamente. Tenía varios vendajes y estaba un poco aturdida por los medicamentos, pero no podía resistir más la inquietud. Había escuchado perfectamente a su hermano conversar con otros médicos y a su preocupación por Yue ahora se unía la condición de Shaoran.

- "¡Por aquí!!" -le dijo Kiku.

No tenía idea de donde se encontraba él, pero afortunadamente Kiku vino en su ayuda en ese sentido... era una auténtica ventaja que nadie pudiera ver a la pequeña deambular por el hospital, si bien ya le había advertido que no le comentara nada a Touya por ningún motivo.

- "¿Porqué no?"

- "Porque... bueno, porque mi hermano se preocuparía si ve que me estoy moviendo de la habitación" -sonrió cuando vió que la pequeña hacía una expresión de tristeza- "no te preocupes, me dí cuenta que le dices también hermano y no me molesta que lo hagas... es más, no sé como puedes soportarle con la manía que tiene de estar molestando a los demás.."

- "¿Entonces Sakura también es mi hermana mayor?"

- "¡Claro que sí!"

- "¡Viva!!, ¡tengo dos hermanos ahora!!.. ¡un hermano y una hermana mayor!!"

- "Pero ya no grites que Touya puede escucharnos y él es la última persona que quiero que se entere que voy a visitar a Shaoran.." -pidió con un dedo sobre los labios- "aunque no sé donde está.."

- "¿Mi nueva hermana quiere saber donde está el chico hechicero que también me vé?.. ¡pues yo lo voy a buscar y te llevo con él!!.. ¡solo espera un ratito y verás!!!" -había ofrecido la pequeña fantasma con en enorme brillo en sus ojitos.

Y ahora iban en camino. Afortunadamente era aún de noche y no había mucha gente en esa área del hospital, de modo que solo esperaba que Shaoran estuviera despierto cuando empujó levemente la puerta. Frente a ella y sobre el lecho de hospital, con una sonda que le comunicaba a una botella de suero se encontraba Shaoran. Estaba despierto y consciente, aunque su palidez era notoria y también cierto expresión de dolor que se apresuró a ocultar en cuanto ella ingresó.

- "¿Qué haces aquí?"

- "Kiku, vigila que nadie interrumpa" -la pequeña asintió y atravesó la puerta para quedar como un vigía y entonces Sakura continuó-"es que estaba preocupada por ti.... mi hermano dice que en cuanto le entreguen los resultados de tus exámenes puede que te operen y por eso..."

- "No te apures, no será necesario" -dijo con un gruñido al recordar al hermano de la joven- "las heridas producidas por magia no pueden curarse de manera convencional... solo necesito controlar la pérdida de sangre y la debilidad, algo de descanso suficiente para fortalecer mi poder mágico y levantarme..."

- "Pero mi hermano dice.."

- "Tu hermano se llevará una gran sorpresa cuando vea los resultados de los exámenes ... si el poder mágico de ese sujeto no me mató de una vez fue por suerte.."

- "Pero mi hermano dijo que estás grave.. quizá te operen si..."

- "Estoy vivo, eso es lo que importa.... mi cuerpo salió golpeado y casi muero, de hecho ahora estaría como esa niña fantasma si no hubiera tenido tanta suerte pero te repito: por mi propia seguridad, tranquilidad y por el bien de la gente que se atiende aquí, es mejor que salga de este lugar cuanto antes..... esa carta puede aún matarnos y me parece que es casi un capricho que sigamos vivos.. aunque es muy desagradable que una circunstancia así haya evitado que ese sujeto me partiera en pedazos..."

- "¡No hables así!"

- "Soy realista, eso es todo. No creas que la intervención sorpresiva de tu hermano fue lo que nos salvó la vida, en realidad esa cosa, esa carta no nos mató porque no le dio la gana.."

La muchacha quedó pensativa. Ella había tenido suerte pero estaba segura de una cosa: si Shaoran no hubiera sido un hechicero poderoso a estas alturas hubiera muerto con ese ataque o quizá en el camino al hospital, si Touya no le hubiera prestado la ayuda necesaria cuando sufrió esa hemorragia.. ¡tenía que pensar en algo!, ¿acaso había vuelto a ver a Shaoran después de tanto tiempo para observar como su vida corría peligro?... solo de pensarlo...

- "¿Entonces estarás bien mañana?"

- "La parte física de mi cuerpo requerirá descanso, pero no creo que este lugar sea lo mejor para mí así que volveré a mi casa sin importarme lo que tu hermano diga o deje de decir... no imagino nada peor que ser atendido por semejante tipo... que desagradable momento escogió para aparecerse.."

- "¡No digas eso!!.. si mi hermano no hubiera retirado esas cosas que cortaban tu cuerpo al igual que el del mío y de Kero estarías aún peor y dudo que hubieras podido explicar eso en este lugar.."

Shaoran se mordió los labios con enfado ante la veracidad de lo que ella decía y Sakura quedó en silencio. Nada le desagradaba más al joven chino que deberle algo a un sujeto que le caía tan mal como Touya Kinomoto...

- "Bueno" -refunfuñó- "¿Y que hay con Kerberos?.. ¿donde está?"

- "Descansando en mi habitación.. incluso acomodé mis almohadas a su alrededor para que nadie note mi ausencia y.."

- " ¡Hermana, hermana Sakura!!" -murmuró Kiku atravesando la puerta.

- " ¡AYYYYYYYYYYY!!!" -gritó la pobre muchacha, aún no acostumbrada a las apariciones de la pequeña fantasma.

- "¿Entonces viniste a abrazar al chico hechicero?" -murmuró la pequeña mientras sus ojitos se abrían como platos.

Sakura notó entonces que en medio de su susto había saltado sobre el lecho de Shaoran casi como acto reflejo y abrazaba la cabeza del muchacho con todas sus fuerzas en una posición nada.... apropiada -la verdad es que estaba sentada sobre sus piernas y mientras abrazaba la cabeza del joven chino el aludido tenía un encuentro cercano con su... pecho, de tal forma que podía sentirlo muy claramente a través de la bata del hospital que ella tenía- y el solo notarlo hizo que se congelara instantáneamente... -¡es decir que no movió ni un músculo, se quedó estática tal y como estaba!!- mientras el color empezaba a subir por sus mejillas y su cabeza estaba toda roja como un tomate...

Decir que Shaoran estaba sudando frío es poco.

El joven estaba absolutamente alelado, ni siquiera atinaba a tartamudear -como solía hacer de niño.. ¿lo recuerdan?- y mucho menos a pensar.... También y pese a la hemorragia sufrida.. -¿es que aún debo decirlo?- estaba mas colorado que un tomate...

- " ¿Y porqué se ponen rojos?" -preguntaba Kiku- "yo solo quería avisarles que.."

La puerta se abrió en ese momento y el hospital casi estalló...

- " ¡¡¡ SAKURAAAAAAAAAAAAAA!!!"

Decir que Touya tenía un brillo demoníaco en la cara era poco. La expresión de su cara era lo más aterrorizante que Sakura y Shaoran podían haber recordado mientras el decano Kinomoto, que dormitaba en una pequeña habitación -donde los residentes de medicina solían cambiarse de ropa- cedida por su hijo despertó instantáneamente...

Algo le dijo que la vida de Sakura corría peligro otra vez...

¿De donde vino ese grito de Touya???

- "¿Qué demonios están haciendo ustedes..???" -dijo casi masticando cada palabra mientras la infortunada chica trataba de levantarse del piso (donde había caído ante el grito de su hermano) y el pobre Shaoran pugnaba por hacer lo mismo (el pobre chico cayó de su cama con todo y sonda, suero y lo demás)- " ¡tienes solo medio segundo para decírmelo Sakura porque..!"

- "Es que vine a ver si estaba bien y Kiku me asustó .. ¡y tu sabes como me asustan los fantasmas y salte sin darme cuenta y....!!!"

- "Vuelve a tu habitación en este mismo instante.." -dijo con voz gélida mientras se acercaba a Shaoran para.... ¿ayudarle?

La muchacha pensó con pánico que ahora sí que iban a matarse mutuamente pero en ese momento su padre apareció en la puerta.

¡Nunca fue más oportuno!!

- "¡Touya!!! ¡Sakura!!.. ¿que pasó?"-añadió rápido al ver a Shaoran aún en el piso- "!ya lo veo!!!.. ¡ayúdalo Touya!.. posiblemente el pobre joven esté peor..."

Touya tuvo que obedecer a su padre lanzando rayos por los ojos mientras Shaoran -cuyas mejillas se ponían incendiarias con solo mirar la figura de Sakura- no atinaba a decir ni media palabra y el notar adonde se dirigían sus miradas y su reacción ponían a Touya aún peor... Más de veinte veces mientras lo ayudaba a acomodarse sobre el lecho -¡es decir cosa de cinco a siete segundos!- pensó en darle una gran paliza a ese "mocoso" en cuanto se recuperara (sí, ya sé que es ilógico que le ayudara a recuperarse y se animara ante la idea de enviarle de nuevo al hospital pero es médico pues) pero tuvo que controlar su ataque ante la mirada gentil de su padre, de modo que amparada en esta presencia fue que la muchacha obtuvo el permiso de instalarse en una silla por media hora más mientras su padre le preguntaba a su hijo -afuera- sobre la condición del joven amigo de su hija.

La ventana estaba abierta y la luz de la luna era la única iluminación.

- "Lo... lo.. siento"

- "No.. no.... yo... yo lo... lo siento" -tartamudeó él.

La mente de Shaoran era un caos. Repentinamente veía las imágenes de sus días de infancia junto a Sakura y su corazón latía demasiado de prisa.... hasta que repentinamente surgió la imagen de Mai Tsi y el dolor que ella le había causado, la desilusión, la vergüenza...

Y apretó los puños con ira.

- "Mejor márchate" -dijo casi cortante y frío, como cuando recién se conocieron en la primaria- "ya he tenido bastantes problemas por tu culpa y quiero dormir.. mañana tengo mucho que hacer y no necesito que me estorbes más.."

La chica le miró entre asombrada y confundida.

Era injusto... y él mismo lo sabía pero tenía miedo. Miedo de encariñarse con ella, miedo de verla sufrir o morir, miedo que esa carta la lastimara por su culpa... miedo de ella también y de ver sus entristecidos ojos verdes..

- "No.. no tienes que preocuparte.." -dijo la muchacha, casi en un sollozo- "no volveré a molestarte nunca y.."

- "No. Saben bien que eso no es cierto.." -repuso una voz serena y ya conocida para los jóvenes- "para ninguno de los dos..".

- " ¡YUE!" -murmuraron ambos muchachos mirando repentinamente a la ventana.

- "¿Yue?.. ¿estás aquí?" -murmuró Sakura.

- "Cerca de ti... mi ama... y para ayudarles y protegerles a ambos.."

- "Pero... pero.." -repuso Shaoran- " ¿porqué no podemos verte?"

- "Porque no soy una presencia física... aún"

- "Sin embargo estuviste ayudándonos en el combate con esa carta ¿verdad?" -siguió Shaoran- "porque él también pudo sentirte e incluso te dijo que no podrías detenernos.. ¿pero porqué entonces solo la niña fantasma pudo verte y oírte y nosotros no?"

- "Entonces era casi un espíritu.. casi estaba por abandonar el mundo de los vivos.."

Ambos jóvenes se miraron mientras una misma idea pasaba por sus mentes...

- " ¿Yukito?" -murmuró Sakura- "¿Acaso...?"

- "Aprendió a despedirse de alguien que ama.. por eso aún estoy aquí.."

La luz de la luna se hizo más opaca y entonces Kiku atravesó la puerta haciendo ruido:

- "¿Era el ángel?' -preguntó- " ¿ya pueden verlo?'

- "Pudimos oírlo Kiku" -respondió Sakura- "dime... ¿nos llevarías con él mañana temprano?.... ¿puedes?"

- " ¡Siiiiii!"

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Kero estaba realmente enfadado. No solo Sakura le había dejado solo buena parte de la noche -¡el también estaba lastimado!- sinó que imaginaba que estaba con ese tipo y..

¡Ese muchacho le desagradaba mucho!!!!

No importaba que tuviera poderes mágicos o que fuera descendiente de Lead Clow, no era bueno para Sakura -según su propia opinión- ni aún cuando les ayudó de niños o hace un rato, en la pelea con esa carta... ¿Acaso le gustaba a Sakura?, ¡eso sí que no!!.. el joven que se quedara con su ama tenía que tener poderes mágicos comparables solo a los de Clow, ser un hechicero poderoso y valiente y....

Bueno, tenía que admitir que Shaoran Li cumplía con todos esos requisitos .... ¡pero no con el más importante!!!!

No contaba con la aprobación del gran Kerberos..... y nunca la tendría.

¡Como si pudiera olvidar que solía decirle "muñequito"!!

Eso lo ponía furioso... además que Sakura pasara tanto tiempo con él y le dejara solo tampoco contribuía a mejorar su humor.

- "Pero hermano.." -murmuraba la muchacha al ingresar a la habitación acompañada de Touya.

- "Mira monstruo, ya no quiero seguir oyendo tus excusas.."

- "¡Pero..!"

- "No quiero hablar de ese mocoso una palabra más y punto final" -dijo Touya- "a ver si descansas sin meterte en problemas por un rato.. con eso tendría bastante, que por tu culpa ando por aquí esta noche que no me tocaba guardia.."

La muchacha pareció avergonzada.

- "Lo siento" -dijo- "debes estar muy cansado de haber trabajado todo el día y encima con lo que pasó.."

- "No me canso con frecuencia" -repuso con un gruñido- "no es la primera vez que me quedo sin tener guardia., normalmente tengo mucho trabajo.."

La muchacha sonrió.

- "¿En serio no estás cansado de atendernos?"

- "Que no me canso con frecuencia y no andes discutiendo lo que digo" -dijo con aparente fastidio-"ahora duérmete y..."

- "¡Sakura!!.. ¡me dejaste solo!!" -intervino Kero.

- "Lo que faltaba... el peluche parlante.."

- " ¡Oye, no me llames de esa forma!!!" -chilló Kero- "soy el gran Kerberos y.."

- "Por favor Kero, no te enojes" -pidió su ama mientras se acomodaba en el lecho y a su otro pequeño ocupante en el cojín- "¿te has sentido mal acaso?"

Sonrió al contemplar a Kero.

- "Me veo como una pequeña momia.. ¿qué te parece divertido?" -protestó haciendo muecas ante la divertida mirada de la chica y un nuevo gesto de enfado de Touya- "¿Acaso no merezco siquiera algo de atención?"

- "Pero Kero, ya no sangras y no puedes adquirir tu verdadera forma si estás muy débil....."

- "¡Pero eso no significa que no siga siendo la Poderosa Bestia del Sello que impresiona a todos con su aspecto!!"

- "Su aspecto ridículo..."

- "¿Qué has dicho?!" -saltó ante el comentario de Touya pero entonces casi se desploma.

- "¡Kero!!"

- "Las molestias nunca acaban.." -murmuró Touya antes de revisar las heridas del peluche- "hmmmm... esto está cicatrizándose pero sería mejor que tuviera otra opinión..."

- "¿Pero quién más podría ver a Kero?"

- "¿Me lo preguntas a mí?" -su hermano se encogió de hombros- "quizá habrá que buscar a alguien que se encargue de la fabricación de muñecos de felpa o algo así.."

- "¡No soy un muñeco de felpa!!

- "Pues no calificas para ser paciente mío porque no eres humano... y ¿dónde encontraríamos un veterinario que atienda muñecos de felpa?"

- "¡Que no soy un muñeco!!"

- "Pues... yo creo que Shaoran tal vez pueda verte" -sugirió Sakura pensativamente y sonrojándose ante una inquisitiva mirada de su hermano mayor-"después de todo es hechicero y quizá sea la persona más calificada para atender a Kero por el momento..."

- "¡Que no me gusta ese tipo!" -chilló Kero.

Touya alzó una ceja. Eso se veía interesante. El muñeco ridículo tampoco soportaba al "mocoso"... quizá fuera posible llegar a un acuerdo...

- "Bien, ahora descansen un poco.. veremos como están en la mañana"

- "Espera un momento hermano.." -le dijo- "¿crees que mañana pueda salir de aquí?.. es que Kiku me va a llevar con Yukito..."

- "¡Yo también quiero ir!!" -murmuró Kero antes de dormirse.

- "Estarás aquí hasta que me entreguen tus resultados Sakura y eso será mañana" -replicó- "de modo que no creo que haya problema..." -añadió- "¿realmente sabes donde está?"

- "Kiku dice que sí. Dijo que pudo ver a Yue, no olvides que fue el quien los guió con nosotros..."

- "Bueno, ya duérmete..."

Y cerró la puerta mientras la mirada de la muchacha se dirigía hacia la ventana -y contemplaba la luna...

- "¿Porqué Yue dijo que Shaoran había mentido?..." -recordó antes de dormirse- "él acababa de decirme que le estorbaba..."

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Tomoyo sollozó quedadamente apretada en los brazos de Sonomi. El día estaba ya muy avanzado y casi desde antes del amanecer madre e hija habían estado inmersas en una larga charla que acababa de terminar.

Los silencios se habían terminado entre ellas y al final no había reproches ni odios -como ambas temían- sinó una profunda tranquilidad y calma entre ambas. Las paredes que un secreto y un malentendido habían creado, reforzadas con años de silencio y soledades habían caído y ahora eran otra vez madre e hija.

De nuevo eran una familia.

Tomoyo contempló la cara de su madre y trató de contener sus lágrimas..

- "Lo siento.. es que.."

- "Déjate consentir hija.. no sabes cuanto tiempo tuve miedo de perderte... de que no lo entendieras.... y por eso... por eso perdimos tanto tiempo...."

- "Somos un buen par de tontas.." -sonrió Tomoyo entre lágrimas.

Y en ese momento tocaron la puerta.

- "¿Puedo pasar?" -repuso la grácil figura de Sakura desde la puerta.

- "Adelante Sakura... por favor" -pidió Sonomi- "¿ya te vas?"

- "Si, estoy lo suficientemente bien como para hacerlo.." -dijo con una amplia sonrisa- "¿cómo te has sentido Tomoyo?"

- "Muy feliz Sakura" -repuso con una de sus dulces sonrisas infantiles- "y todo gracias a ti.."

- "¡Oh no digas eso!!"

- "Si no hubieras hablado con mi madre, ella y yo habríamos seguido sin vernos y...."

- "No hables así Tomoyo.. yo sabía que tú y tu madre tenían que hablarse y solo le dí un poquito de ánimo.. es todo. Lo importante, que fue hablar y solucionar sus diferencias la hicieron ustedes" -sonrió- "¿te quedas todavía?"

- "Sí. Pero solo a ver a los dos fotógrafos que viajaban conmigo... ahora ellos también ocupan un lugar en este hospital, además que debo presentarle a Jean a mi madre.."

- " ¡Aun no puedo creer que estás comprometida!!" -rió Sakura, aunque no conocía al novio de su amiga.

- "Que no te sorprenda tanto.. porque no dudo que tú misma lo estarás en muy poco tiempo" -comentó Tomoyo con un guiño- "¿acaso no me comentaste que Li está también aquí?"

Sakura se ruborizó pero no dijo nada mientras Sonomi manifestaba en voz alta su deseo que el prometido extranjero de su hija fuera alguien que realmente la mereciera. Conociendo a su madre y a su flamante novio Tomoyo suspiraba con preocupación al pensar en la entrevista que podían tener mientras por la mente de Sakura aún pasaba el bochornoso momento en que Kiku la asustó y ella casi se arrojó sobre Shaoran.

Cabe aclarar que ambas jóvenes habían conversado antes que Sonomi hablara con su hija. Aunque Sakura había temido que por los cambios que había pasado su amiga su reencuentro fuera muy frío, grande había sido la sorpresa de Tomoyo al ver a su querida amiga en este hospital -donde no recordaba haber llegado- y ambas habían hablado mucho de los felices tiempos en la primaria mientras Sakura aprovechaba la conexión de su pasado como card captor para contarle a Tomoyo lo ocurrido aquella noche y el verdadero porqué de sus lesiones. Tomoyo había quedado tan preocupada como ella por la presencia de esa carta y sus consecuencias pero Sakura se había apresurado entonces a contarle de las excepcionales capacidades que ahora tenía Shaoran, de tal forma que la joven diseñadora había sonreído mientras una idea aparecía en su mente.

El regresar a Japón parecía significar que muchas cosas de su feliz infancia volverían a ser como antes y al parecer la relación entre su mejor y más admirada amiga y el condiscípulo chino que estudió con ellas iba a ser la misma.

¿Tardarían en notarlo ellos mismos, tanto como cuando eran niños?....

Aquello le parecía divertido.

Sakura no tenía mucha experiencia social y mucho menos en relaciones sentimentales. Ella misma tampoco demasiado -en París la frialdad de Tracie Junot era bien conocida- pero por el mundillo de la moda en que se desenvolvía Tomoyo había aprendido a reconocer las señales de atracción mutua entre dos personas.

Y lo de esos dos sí que tenía un antecedente. De modo que ahora, mientras Sakura se despedía -no la retuvo porque sabía que iría a buscar a Yukito- a Tomoyo empezaba a preocuparle la idea del encuentro entre Jean y su madre...

Suspiró.

Bueno, quizá ese asunto tuviera también un resultado bueno para ella.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Kaho Monouhi sonrió. Realmente esperaba esto. La noche anterior había tenido un susto horrible con esa presencia que sintió, pero al mismo tiempo ya sabía que Sakura, Shaoran y Touya estaban vivos y en la ciudad, de modo que no se sorprendió nada cuando le avisaron que el profesor Tsukishiro tenía visitas.

- "¡Señorita Mizuki!.. ¿usted aquí?" -se asombró Sakura.

- "La maestra Mizuki.." -repitió Shaoran alzando una ceja- "¿qué hace aquí?"

- "Tal desconfiado como siempre joven Li" -respondió con una sonrisa- "la verdad es que el profesor Tsukishiro trabaja ... o al menos lo hará cuando se recupere, bajo mis órdenes..."

- "¿A qué se refiere?"

- "Lo que quiero decir Sakura, es que el profesor Tsukishiro está contratado por la institución Clamp como maestro de matemáticas para el área de secundaria que es justamente donde yo soy la Jefa de Profesores.."

- "¿Entonces Yukito es maestro?" -intervino Touya.

- "Sí, enseña matemáticas... " -le contestó gentilmente- "¿cómo has estado Touya?"

- "Bien Kaho... afortunadamente" -la saludó serio y casi con formalidad-"¿Qué sabes tú de lo que pasó anoche? ¿tuviste algo que ver?"

- "Eso es precisamente lo que yo iba a decir" -intervino Shaoran- "¿porqué está usted aquí señorita Mizuki y qué tiene que ver con la aparición de Yue?.. ¿porqué él está así?.. ¿qué sabe de esto?"

- "Ante todo vamos por partes joven Li. Primero que todo, ahora soy la señora Monouhi y repito que el profesor Tsukishiro trabaja para la institución Clamp: el motivo de su condición es que sufrió un accidente de tránsito antes de ocupar su puesto de maestro..."

Los muchachos miraron a Yukito con preocupación mientras Kaho contaba los detalles del accidente y la vida del profesor -que había investigado con los recursos del campus Clamp- pero finalmente la mujer le hizo una seña a Touya y ambos abandonaron la habitación.

- "¿Dices que ya está estable?.. ¿cómo está su ritmo cardíaco?"

- "Los médicos del campus han monitoreado su reacción después que les informé de que presentaba cambios ... por supuesto que lo hice solo después que Yue habló conmigo...."

- "Parece que la noche de ayer fue bastante complicada para todos" -repuso Touya pensativamente.

- "Lo que importa es que se ha recuperado... y al fin podrá ver a Sakura... parecía verdaderamente angustiado por lo que podría pasarle anoche.."

- "Y tuvo verdaderos motivos..." -dijo pensativamente- "¡pobre Yukito!.."

- "Realmente le estimas mucho. Bueno, no es fácil encontrar un auténtico amigo.."

- "Sí, eso es verdad. Además tú bien sabes que no me es fácil hacer amigos..."

- "Lo sé, lo sé. Siempre te has sentido algo alejado de los demás y creo que no has cambiado en eso pero ¿acaso no hay alguien ahora en tu vida?, ¿no tienes verdaderos amigos o alguna muchacha a la que ames?"

- "Hay alguien, aunque no es muy seguro que permanezca en mi vida" -repuso pensando en Hikari y recordando que anoche tenía una cita, a la que por supuesto no acudió- "y no estoy del todo seguro que funcione.."

- "¿Porqué?"

Como siempre que charlaba con alguien que tenía habilidades similares a la suya, Touya se relajó un poco.

- "Porque ella no sabe todo de mí... y no me atrevo a contarle sobre mi don.. tal vez no lo entienda.. de hecho, poca gente lo hace ni siquiera en asuntos de amistad.."

- "Sí" -asintió pensativa- "Lo sé. A los que son como nosotros nos miran de reojo .. pocos son los que nos tratan normalmente y nunca es fácil, ni para ellos ni para nosotros, supongo que es por eso que no te es fácil llevar bien tu relación..... mucho menos una que sea más que amistad."

- "Algo así" -repuso pensativamente mientras su mirada se posaba en la puerta de la habitación de su amigo- "Pero me alegra que Yukito hubiera encontrado a alguien al menos por un tiempo y en cierto sentido creo que le envidio eso... haber encontrado a una mujer que le entendiera y le aceptara sin preguntas no es algo que puedas hallar a la vuelta de la esquina e imagino que debe haber sufrido mucho con la muerte de su esposa; yo mismo ví a mi padre cuando mi madre murió de modo que puedo hacerme una idea de lo que pasó Yukito... aún ese accidente es un gesto clásico suyo: casi morir por salvar a alguien.."

- "¿Acaso no haces tú lo mismo?... al ser médico te dedicas a salvar vidas.."

- "¿Cómo lo sabes?" -casi saltó sorprendido.

- "Por la forma en que preguntaste por la condición de tu amigo... ¿acaso no es cierto?"

Kaho había dicho esto último con una gran sonrisa, notaba que pese a los años que tenía de no verle él todavía seguía tratando de ocultar su gentileza y sensibilidad a los demás con algunos gestos bruscos, pero siempre sus acciones solían delatarle de una u otra forma. Por su parte Touya no dijo nada, pensaba en esos momentos en Hikari y si realmente la amaba tanto como para pedirle que estuviera siempre a su lado. ¿Le aceptaría ella?.

- "¿Y tú?. ¿Dónde está tu esposo?"

- "Debe estar aquí en cosa de un par de horas. Tenía una reunión muy importante en Kyoto, por eso no estuvo aquí cuando encontré al profesor Tsukishiro.. pero se lo conté por teléfono y por eso vendrá lo antes posible"

- "¡¿Se lo contaste?!"

- "Sí. Es que él es médium, de modo que estas cosas no le sorprenden como lo harían con cualquier otra persona. De hecho la reunión donde estaba era de todos los médiums del país.." -sonrió- "no puedo quejarme... tal vez tu hermana también pueda encontrar pronto a esa persona especial.." -Touya hizo un gesto de enfado, el mismo que traía al ingresar a la habitación de hospital del profesor Tsukishiro- "¿dije algo malo? Pareces tan molesto como cuando llegaste.. ¿te molestó mi presencia o lo que he dicho?"

- "No, es que venía discutiendo con ese mocoso y me hiciste recordarlo.. ¿porqué tuvo que venir?"

- "¿Y también te molestó algo que dije?"

- "No. Lo que sucede es que ese sujeto realmente me desagrada."

- "¿Shaoran Li?"

- "Sí." -asintió disgustado- "está demasiado cerca de mi hermana..".

Kaho sonrió. Efectivamente y pese a los diez años transcurridos Touya no había cambiado.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Sakura, Shaoran y Kiku estaban en silencio. Contemplando la figura del hombre en que Yukito se había convertido Sakura parecía algo confundida y miraba al piso como buscando allí la respuesta. Realmente y luego de diez años ¿Yukito podía sentir algún afecto por ella?... vívidamente pasaron por su mente las escenas que compartieron....

¿Podía ser verdad que aún la recordaba?

- "Sakura..."

La muchacha levantó la cabeza con rapidez, solo para olvidar la barrera de los años y encontrarse otra vez con la cálida y gentil mirada de Yukito y su sonrisa.

- "Me alegra que estés bien.." -dijo Yukito con lentitud, pero ampliando más su sonrisa- "no sabes cuanto me alegra que estés aquí.."

Sakura no podía hablar. Tenía un nudo en la garganta.

¡El había estado casi muriéndose todo este tiempo y al despertar lo único que hacía era preocuparse por ella!

- "Buenas tardes Shaoran, me alegra que estés protegiendo a Sakura de nuevo" -comentó Yukito mientras se ponía los anteojos nuevos que estaban en una mesita cerca de su cama- "también agradezco mucho que me hayas visitado..... ¡realmente ustedes dos han crecido mucho!"

Shaoran también estaba contento. Alguna vez, cuando aún era un niño había admirado profundamente a esta persona -bueno, en esos días él pensaba que era otro sentimiento el que Yukito le inspiraba, pero ahora estaba seguro que había sido una confusión infantil más que la influencia de los poderes de la luna- y repentinamente se sentía agradablemente sorprendido al descubrir que Yukito adulto era tan amable como el adolescente que conoció en su niñez., siempre con esa sonrisa y esa afabilidad que rompía las tensiones, infundiendo calma y tranquilidad.

Digno de admirar de alguien que estaba solo en el mundo y había sufrido la pérdida de su esposa apenas hace un año.... ni que decir que salir de un coma.

- "Me alegra mucho saber que vas a recuperarte" -le saludó con una leve inclinación- "de haberlo sabido antes, tal vez nosotros...."

- "Eso ya no importa, lo único realmente bueno es que ustedes están bien y que Yue pudo ayudarles.. tal y como también era mi deseo" -Sakura entonces le abrazó con emoción y Yukito sonrió otra vez pero este gesto de la muchacha provocó en Shaoran una sensación difícil de describir.

- "En realidad, quien nos trajo aquí fue Kiku.. ¿la ves?" -dijo la joven señalando a la pequeña fantasma.

Los ojos de Yukito parpadearon detrás de los cristales de sus anteojos.

- "¿Hay alguien allí?"

- "¿No la ves?, es el espíritu de una niña.. ¡ella vió a Yue y pudo sentirlo hasta aquí!"

- "¿En serio?" -murmuró parpadeando de nuevo.

- "¡No puede verme!" -casi sollozó Kiku- "¡¡el ángel sin alas que sí sonríe no puede verme!!" -lloriqueó.

- "No puede hacerlo porque todavía está muy débil" -informó Kaho, ingresando con Touya de improviso- "pero quizá cuando se recupere pueda hacerlo.."

- "La señora bonita.. ¿dice la verdad?" -se asombró la pequeña.

- "Por supuesto que sí." -asintió Touya y continuó a modo de saludo casi regañando a su viejo amigo- "¡ey Yuki!!.. realmente tú no cambias para nada.. ¿qué estabas pensando en dejarte morir o qué?"

- "No podía dejar morir a esa pequeña" -le contestó el otro, sin asombrarse ante el peculiar saludo de su viejo amigo- "y tú también lo hubieras hecho de haber estado en mi lugar.. "

- "Pues todo depende de quien fuera a morirse" -murmuró su amigo mirando a Shaoran, que no perdía a su vez de vista a la feliz Sakura.

- "¡Ya veo que tu tampoco has cambiado Touya!!!" -comentó Yukito festivamente notando la expresión de su amigo y a quien iba dirigida.

- "Pero es mejor que descanses un poco"-intervino Kaho- "apenas deberías hablar tanto, tienes mucho que descansar..."

- "A menos que seas un mocoso necio"

- "¿A quién llamas mocoso necio?"

- "A ti por supuesto. ¿Porqué demonios tenías que venir con nosotros?.... aunque no tuvimos que operarte lo menos que debiste hacer es quedarte en el hospital hasta que te recuperaras pero insististe en venir con nosotros como un idiota..."

- "¡Hermano!!"

- "¿A quién llamas idiota?"

- "¡Shaoran por favor..!!"

- " ¡A ti por supuesto!..... Eres el único que veo en la habitación..."

- "¿Hola?.. ¿me están escuchando?" -casi se lamentó Sakura con una gotita en la nuca.

- "Es que ellos dos también están contentos de volver a verse Sakura.." -susurró Yukito mientras Touya y Shaoran se lanzaban sus viejas miradas de desconfianza y Kaho sonreía- "además que no te preocupes, no hay forma de que se odien verdaderamente ya que ambos te quieren y aunque sea de formas diferentes eso siempre impedirá que se lastimen seriamente... ninguno de los dos haría algo que te pueda entristecer..."

- "¡Mocoso!"

- "¡No acepto que trates como mocoso! ¡soy un adulto!!"

- " Un adulto idiota..."

El rostro de Sakura estaba rojo mientras las palabras de Yukito estaban en su mente..

- "Ambos ..¿me quieren?" -susurró- "... lo entiendo de mi hermano pero..."

Yukito sonreía mientras veía a Sakura nadar en un mar de confusiones pero Shaoran solo vio que ella se ruborizaba ante lo que el profesor decía y palideció.

Y Kaho y Touya lo notaron.

- " ¡Escucha tu..!"

- "Touya.. ¿podrías por favor preguntarle al doctor Kigure cuando es que podré salir de aquí?" -le interrumpió Yukito- "es que realmente quiero saberlo...."

Touya le lanzó una mirada de advertencia a su amigo -¡que no se pusiera de parte de ese tipo!- y salió murmurando algo contra Shaoran en voz baja pero llevándose a Sakura con él y Kaho les acompañó en silencio.

- "Tus sentimientos por Sakura son realmente profundos" -repuso Yukito con amabilidad en cuanto la puerta se cerró- "y no tienes porqué temer que vayan a hacerse daño porque.."

- " ¡¿Porqué dices eso?!!" -protestó Shaoran con la cara roja.

- "Porque veo que las heridas que tienes son profundas y Sakura en cambio, está casi ilesa" -dijo tranquilamente- "por eso deduzco que la protegiste a costa de tu propia seguridad.."

- "No fui yo.." -dijo desalentado- "fue Kerberos quién salvó su vida... yo por el contrario casi pierdo la mía.."

- "Pero lamentas no haber podido ser tú quien fuera herido por protegerla..."- sonrió-"ya le había dicho a Yue que tú la protegerías bien, siempre estuve seguro de que lo harías"

Shaoran quedó en silencio.

- "Mientras tú discutías con Touya, ella y yo hablábamos de ti y fue por eso que se ruborizó... no por mí" -continuó Yukito.

- "No... no... no sé de que hablas..."

El maestro de matemáticas lo miró pensativo y pensó que tal vez se estaba extralimitando. A lo mejor estaba imaginando cosas... pero Shaoran estaba más colorado de solo pensar en que Sakura se había ruborizado por su culpa y al notarlo, Yukito volvió a sonreír. No, no se estaba equivocando... conocía bien los síntomas pues ya los había vivido con Keiko en el pasado pero se dijo a sí mismo que ambos muchachos tenían que darse la oportunidad de descubrirlos por sí mismos..

- "¡El doctor dice que todavía tendrás que quedarte aquí Yukito!!" -dijo Sakura, ingresando muy animada con Touya pegado a sus talones y Kaho siguiéndoles- "pero tenemos permiso para visitarte..."

- "Me alegra mucho, porque realmente hay cosas importantes que decir y espero recuperarme lo antes posible..." -dijo con un leve toque de preocupación- "Yue dijo que es preciso encontrar alguna manera de enfrentar al Ultimo Card Captor lo antes posible.."

- "¿El ultimo card captor?, ¿ese es el niño?... ¿y que hay del viejo?"-preguntó Touya.

- "El anciano es un hechicero chino de nombre Lao, que quiere vengarse de mí.." -repuso Shaoran, casi automáticamente.

- "¿Y que tiene mi hermana que ver con eso??"

- "Por favor Touya, ese no es el punto" -dijo el profesor Tsukishiro impartiendo calma antes que su amigo explotara- "además por lo que me dijo Yue el trabajo de ese niño es eliminar a aquellos que han tenido que ver con la captura de cartas y eso nos incluye a todos los presentes al menos...."

- "¿Eliminar?" -repitió Touya, con preocupación.

- "¡Eliminarnos!!" -murmuró Shaoran pensando en su padre.

- "Eso explica el porqué de su ataque tan feroz contra Sakura" -repuso Kaho- "pero.. ¿no te dijo Yue algo más que pueda ayudarnos?"

- "Temo que no" -repuso Yukito con preocupación- "solo pude establecer contacto con Yue cuando estaba por cruzar la línea entre la vida y la muerte, al decidir seguir viviendo solo sentí que Yue regresó como parte de la dualidad que siempre ha existido en mí.... pero no puedo comunicarme con él a menos que.."

- "¿A menos que..?" - repitió Sakura

- "A menos que intente que Yue regrese y hable con ustedes.... físicamente hablando...." -dijo Yukito con cierto brillo de decisión en sus ojos.

Y antes que alguien pudiera detenerlo cerró los ojos mientras una luz rodeaba su cuerpo....

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Las alas de plata se extendieron final y débilmente mientras las personas a su alrededor quedaron en un absorto silencio de varios segundos que fue roto por la vocecita animada de la pequeña Kiku...

- "¡Regresaste señor angel!!" -casi gritó entusiasmada- " ¿ahora todos lo ven?.. ¿lo ven?"

- " ¡Yue!!!" -repuso Sakura con asombro, mientras Kero, sintiendo la presencia de quien fuera el juez salía del bolso de Sakura aún pareciendo una pequeña momia.

- " ¡Yue!!" -se asombró la Bestia del Sello- "que bueno que estés aquí... dime.. ¿lo viste?.. ¿pudiste verlo?.."

- "Sí, al igual que tú mismo, pude verle perfectamente... y él a mí"

- "Pero... ¿porqué no te atacó entonces?" -repuso Shaoran recuperándose aún de la sorpresa de ver a Yue- " ¿como fue que no pudimos verte nosotros y él sí?"

- "Pudo verme porque a pesar que me encontraba entre el límite de la existencia y el convertirme en espíritu ambos, al igual que Kerberos tenemos un mismo origen.."

- "¿Que quieres decir con eso?" -intervino Sakura- "nosotros pensamos que ese niño era una carta y tú y Kero no lo son........"

- "El Ultimo Card Captor...." -Yue palideció y sus alas parecieron sostenerle a duras penas- "proviene de la misma magia antigua por la que pudimos ser creados nosotros..."

- "Pero.. ¿porqué Lead Clow crearía una carta como esa?" -murmuró Kaho.

- "Lead Clow no lo creó.... el es.... está formado de la misma fuerza que hace que cada carta tenga voluntad, forma y carácter ...... hay cartas que se pueden crear... o nacen de los poderes o sentimientos de los que maestros de cartas..."

- "Pero no hay ninguna carta que tenga poderes como los que yo sentí en esa cosa.. y si dices que Clow no lo creo.."

- "El amo Clow no creo la Luz ni la oscuridad por dar un ejemplo... pero uso la magia que poseía para darles personalidad y usar su poder bajo la forma de una carta... ¿eso lo hace creador de la luz y de la oscuridad o de cosas como el viento y el agua?.. el último card captor.. es la carta final de aquel tipo de magia antigua, que reúne el poder..." -palideció y casi se desploma.

- " ¡¡¡¡¡¡¡ YUE!!!!!!!!!" -gritaron Sakura y Kero.

- "... reune el poder..." -repitió Yue-" el poder de.."

- "¿Que le sucede?" -preguntó Touya- " ¡está empezando a cambiar!"

- " ¡Yukito!" -replicó Kaho- "Yukito acaba de salir de un coma.. ¡no está en condición de convertirse en Yue!!"

- "del fin... del final y del equilibrio.." -las alas de Yue envolvieron su cuerpo débilmente.

- ' ¡Olvidalo, ya lo averiguaremos!!" -le pidió Shaoran- " ¡el esfuerzo puede ser fatal!"

- " ¡No sigas!" -pidió Kaho.

- " ¿De que están hablando?" -casi gritó Touya.

- "El esfuerzo puede matarlos a ambos.. ¡a Yue y a Yukito!" -replicó Shaoran.

- " ¡Basta!!.. ¡ya no sigas esforzándote!!!" -gritó Sakura.

- " ¡Yue!" -murmuró Kero.

- "y debemos hallar una forma de..." -dijo la voz de Yue antes de perderse en silencio.

El resplandor rodeó su cuerpo -ya la noche estaba muy avanzada y todos pudieron notarlo- y en unos instantes el cuerpo de Yukito se desplomó sobre el lecho ante los ojos de una angustiada Sakura y mientras Kaho salió apurada a buscar ayuda, Touya le atendía con rapidez..... apenas tenía pulso pero entonces Sakura se acercó al lecho de Yukito seguida por Shaoran y Kero y sin decir una palabra apretó su mano suavemente mientras el profesor de matemáticas abrió los ojos lentamente...

- ".. ¿les .. dijo algo..... útil?"

- "Sí Yukito.. sí.... pero no tenías que esforzarte tanto.."

- "Pero sirvió.." -dijo con una débil sonrisa- "¿verdad?'

- "Sí' -asintió Shaoran- "descuida, será suficiente.."

- " Tranquilo, eres demasiado necio.." -le recriminó Touya- "me has dado un buen susto pero creo que te si descansas podrás hablar con nosotros en unos días.. y es mejor que me hagas caso amigo..."

Los doctores que ingresaron después confirmaron la primera impresión de Touya y todos suspiraron con alivio.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Sakura y Tomoyo caminaban por las calles centrales de Tokyo con una gran cantidad de paquetes tres días después de que la Maestra de Cartas pudo ver a Yue en el Hospital del Campus Clamp. No habían vuelto a ver al último card captor y era el primer día en que Sakura pudo levantarse por orden expresa de Touya y Tomoyo había insistido en que la acompañara a revisar algunas de las casas de moda que tenía en la ciudad.

Es que realmente Sakura necesitaba espantar la tensión.

Su pacífica casa estaba convertida casi en un campo de batalla. Shaoran estaba probando ser un paciente bastante testarudo y no era fácil hacer que siguiera las recomendaciones del médico y mucho menos si éste era Touya, de modo que cada vez que su hermano entraba a la habitación cedida al huésped ella tenía que ir con su padre para asegurarse que la situación no degenerara en batallas verbales cuando mínimo...

Todas las noches eran lo mismo.

En ese punto Tomoyo y Sonomi habían probado ser una estupenda ayuda. Tanto madre como hija habían dejado momentáneamente sus ocupaciones para atenderla -pese a que ella se sentía mejor cada día con la casa llena de gente - pues su padre y el recién mudado a casa Touya salían muy temprano y llegaban muy tarde -lo cual era bueno, pues así su hermano no peleaba con Shaoran de día- y como tenía permiso para no asistir a la universidad hasta restablecerse del todo no pudo negarse a acompañar a Tomoyo, mucho más cuando se estaban encargando de decorar la casa de Yukito.

Es que el profesor Tsukishiro había llegado al hospital Clamp antes que a su casa y no había tenido oportunidad de acomodarse ni nada y por eso ella había pensado en darle esa sorpresa. Tomoyo estaba encantada con la idea y juntas habían recorrido varios lugares y aunque Sakura había temido por su economía pronto notó que el nombre de "Tracie Junot" era casi mágico para obtener lo que deseaba sin costo alguno...

Es que todos deseaban halagar a la talentosa diseñadora de modas...

- "¿Crees que a Yukito le guste?"

- "Bueno, yo creo que sí" -sonrió Tomoyo- "si dices que su casa de Tomoeda era una típica casa japonesa seguramente le encantará la forma en que quedará esta.. al fin y al cabo es grande.. tal vez le quede demasiado grande para él solo..."

- "Eso sí, pero la señorita Mizuki... la señora Kaho" -se corrigió con una mueca- "dijo que era la casa asignada para él por la institución Clamp.."

- "Sí... es una pena que no tenga una familia con quien compartirla.."

La muchacha quedó en silencio. Había ido a visitar a Yukito varias veces en esos días y jamás le había oído quejarse o con algún signo de tristeza; también había conocido a algunos de sus ex-alumnos en una ocasión. Seguramente debía ser muy querido por ellos para que viajaran hasta Tokyo para visitarle..

- "Ven, vamos a renovar nuestro guardarropa y luego quiero buscar algunos libros.." -le llamó Tomoyo- "mañana Jean vendrá a casa de mi madre a una primera cena formal y temo que necesitaré renovar mi guardarropa completo y libros para aliviar la tensión que eso me produce.."

- "Entonces ¿siguen llevándose tan mal?...."

- "Sí. La primera entrevista en el hospital fue un auténtico fracaso. Jean le tiene pánico a mi madre y ella repite que es un pobre tipo y que no me merece.."

- "Pero no pareces molesta por ese comentario.."

- "Bueno" -sonrió- "quizá mi madre tiene razón.. Jean es... bueno, no es siempre lo que yo quisiera que fuera.."

- "¿Entonces lo quieres o no?"

- "Eso es confuso. Empecé a salir con él porque su forma de ser era lo que nunca quise en un chico pero de repente seguimos saliendo y antes de venir se me ocurrió aceptar su proposición matrimonial..."

- "Pero...." -pareció confundida- "perdona pero.. ¿no te parece que falta algo entonces entre ustedes?"

- "¿Como qué te parece que falta?" -sonrió.

- "Amor.."

- "¿A que tipo de amor te refieres?.... ¿acaso lo has sentido tú antes?"

- "No. Pero... ¿no se supone que deberías emocionarte al verlo o hablar de él, preocuparte por su salud y cuidarlo ahora que está enfermo?"

- "¡Que gracioso!" -rió Tomoyo viendo que su intuición no la engañaba- "¡¡estás describiendo lo que tu haces por Li en estos días..!"

Sakura quedó congelada.

- "Hablando de él" -continuó Tomoyo tratando de cambiar el tema con una sonrisita traviesa- " ¿no sería bueno que llamaras a ver como está?.. no olvides que hoy mi madre tuvo que ir a la compañía y le dejamos solo en tu casa..... ¡y con lo terco que es!.. ya ves que siempre insiste en que puede moverse y quiere salir.."

- " ¡Oh no creo que haya salido!!" -comentó, aún abochornada por el anterior comentario- "dijo que estudiaría esos libros de magia que le trajo la señora Kaho.. no creo que fuera tan terco.."

Una alta figura masculina que se alejaba del Campus Clamp con pasos rápidos estornudó.

- " ¡Vaya!" -se dijo a sí mismo- "lo único que faltaba sería que me resfriara por salir un rato de esa casa ¡allí si que me arman un escándalo si se enteran de esto!!.... pero lo peor es que no pudo reconocer nada de estos libros mágicos... para que tenga recuerdos de Yue creo que todavía debe mejorar... ¡además que todo lo que hizo fue preguntar como me iba con Sakura!..."

Imaginó por un momento la cara de Sakura si estornudaba en su casa... Casi la podía ver poniéndole un paño remojado en agua fría sobre la frente mientras sus ojos verdes brillaban con preocupación....

Su cara se puso como un tomate.

¡Tenía que dejar de pensar esas cosas!!!!

Fue entonces que se estrelló con alguien y cayó al piso con todos sus libros...

- "¡Oh lo siento!!" -dijo la persona con quien se había estrellado poniendo una mano detrás de la cabeza- " ¡yo también estaba distraído!!"

- "No, yo estaba pensando en otra cosa.." -dijo mientras recogía los libros tirados en la calle- "no hay problema.."

- " ¡Sí que son libros antiguos!!" -repitió la otra persona mientras recogía uno- "¿Son todos tuyos o los estás vendiendo?"

- " ¡Nada de eso!!!" -protestó mientras el joven con quien había tropezado miraba los libros con interés- "hmmm espera.... ¿acaso te conozco?..."

La cara de este chico le resultaba realmente familiar cuando este continuó..

- "¡Ah estos son libros de magia!.. ¿sabes que la magia es algo muy antiguo que viene de los principios del mundo conocido??.." -dijo mientras sus ojos se cerraban y aparecía una gran sonrisa en su cara-"... antiguamente las personas creían que los libros mágicos podían ser reverenciados como dioses e incluso hay libros tan antiguos que sí lo fueron.. en la antigua China...."

- "¡Yamazaki!!" -gritó Shaoran- " ¡no puede ser, eres tú!, ¿no me recuerdas?.. ¡Soy Li!".

El aludido detuvo sus acostumbradas frases y miró a su interlocutor...

- " ¿Li? ¿Shaoran Li?"

- " ¡ Sí, soy yo!!"

- " ¡Eso es estupendo!!!..." -se alegró aún más- "justamente me acordaba de ti no hace mucho... ¡entonces escucharás mi explicación sobre libros de magia hasta el final..!"

Shaoran tenía una gran gota en la nuca.

- "Pero..."

- "Toma tus libros.." -pidió, tan risueño como siempre- "pero mejor me acompañas a mi trabajo para que te lo explique con detalle y quizá te sorprendas de algo .."

- "¿Trabajo?"

- "Sí. En una librería infantil muy cerca... ¿sabes?..los libros mágicos empezaron a ser reverenciados como dioses en los albores del siglo XI...."

Shaoran suspiró mientras en su mente fluctuaban dos estados de ánimo: alegría por ver a su mejor amigo de la infancia y pesar, por tener que escuchar la cantidad de mentiras que decía sobre cosas mágicas, posiblemente el único tema en que él podía reconocer las mentiras de Yamazaki....

- "¡Ya llegué Jefa!!!... ¡y no imaginas la gran sorpresa que te traigo!!" -dijo cuando ingresó a una encantadora tienda mientras empujaba a su amigo a otra habitación, algo oculta del mostrador- " ¡nunca imaginarás a quién te traigo!!".

- "¡Oh por favor Yamazaki, no más sujetos escapados de un manicomio!" -suspiró Rika con una sonrisa desde la habitación donde solía sacar las cuentas- " ¡Además que no es el momento porque te tengo una sorpresa!!!"

Shaoran se detuvo en la puerta pero en ese momento Sakura y Tomoyo salieron de la otra habitación con Rika y el joven chino empezó a sudar imaginando la excusa que daría para haber salido de la casa...

- "¡Li!!" -se sorprendió Rika- "¡que gran sorpresa!.. ¡Ya Tomoyo y Sakura me dijeron que estaban en contacto contigo pero creí que estabas un poco enfermo.."

- " ¡Sasaki!!" -se asombró- " ¿pero como están ellas.. ustedes aquí?"

- "Estábamos paseando por la ciudad y nos comentaron de esta tienda... como conocimos una muy parecida en Tomoeda decidimos dar una vuelta..." -rió Tomoyo, al ver la cara de su antiguo condiscípulo- "Rika es la dueña y Yamazaki trabaja con ella... ¡también me dicen que están en contacto con Naoko!.. ¿y ustedes como...?"

- "Tropecé con Li hace un par de calles" -repuso Yamazaki con una enorme sonrisa.

- "¡Pero Shaoran!!!" -Sakura estaba aún algo asombrada- "¿porqué saliste de la casa?"

Tomoyo disimuló otra risita -¡casi parecían esposos!- y Rika sonrió sin decir palabra cuando Yamazaki intervino súbitamente:

- "¿Saben lo que esto me recuerda?....... antiguamente hace años...."

Todos tenían una gran gota en la nuca.

- ".. estaban estos buenos amigos y como gracias a terribles misterios volvieron a reencontrase pensaron que debían agradecer a los dioses estar juntos de nuevo y por eso planearon realizar este evento tan importante y significativo...."

-" ¿De que estás hablando?" -murmuró Rika

- "¡Una reunión de reencuentro para nosotros!!!" -sugirió Yamazaki con una gran sonrisa- "de eso es de lo que hablo.... sólo déjemne a mí los detalles y .."

Las muchachas quedaron encantadas y Sakura olvidó a Shaoran por unos instantes para discutir el día que se llevaría a acabo mientras que de solo imaginar lo que su amigo podía sugerir para eso a Shaoran le daban ganas de salir corriendo...

Ineludibles notas de la autora ^u^: Aquí estoy de nuevo con mis comentarios y parece que cada capítulo me sale más largo que el anterior (^u^) de modo que otra vez les pido paciencia porque temo que es algo que continuará en los capítulos que quedan.

¿Y que les pareció? ¡finalmente saqué a Yukito del coma y Yue apareció a la vista de todos! (ya me habían amenazado si no lo hacía ^u^´ y quiero seguir con vida) de modo que espero que se sientan tan felices como Sakura y si bien admito que Yue no estuvo mucho rato, es cuestión de que Yukito mejore, de modo que espero no haya problemas.. Je, je ¿y la escena en el cuarto de Shaoran que casi le causa un ataque al hígado a Touya? ^u^.. el susto que le dio Kiku a la protagonista fue realmente oportuno, quizá pueda seguir asustándoles más seguido para que al fin pase algo entre esos dos, claro que ahora con Shaoran instalado momentáneamente en la casa seguro que la pobre Sakura debe rezar para que no estalle la tormenta y entre su hermano y Kero no empiecen a matar al pobre muchacho. Seguro que a nadie le sorprende que a Sonomi no le agrade el prometido de Tomoyo, aunque a la tía de Sakura no suelen caerle bien las personas -como la casi pelea que tuvo con su sobrino en el hospital- de modo que allí tenemos a una animada Tomoyo que otra vez notó lo que Sakura y Shaoran se traen aún antes que ellos. Bueno, no solo Tomoyo, hasta Yukito recién salido de un coma lo sintió al instante. ¿Y la reunión que planea Yamazaki?.. realmente es para celebrar que Shaoran al fin haya notado una de sus mentiras desde el principio, aunque no es seguro que eso continúe... ji, ji..

Como siempre: comentarios, sujerencias y tomatazos a mikki_chan@hotmail.com

¡Avances para el próximo capítulo!: Lao se enfada con el último card captor y descubrimos por que es que nuestros conocidos han gozado de algunos días de tregua, mientras que alguien más descubre la presencia de la problemática carta en Tokyo. Kerberos y Touya firman una alianza contra Shaoran mientras Yukito trata de abrirle los ojos al joven chino aún a riesgo de ser tildado de traidor y Sonomi declara guerra abierta al prometido de su hija. Kaho busca investigar al último card captor y encuentra ayuda inesperada. Y Mei Ling regresa a Japón justo a tiempo para un esperado reencuentro que hace que el pobre Shaoran pase una noche terrible... ¡y con grandes sorpresas! ^U^

Capítulo XI. La ira de Lao.