El último Card Captor

El último Card Captor

Capítulo XII

Investigaciones

 

"Hoy a empezado un nuevo año escolar y me siento más que feliz... ¡Yukito me regaló un precioso obsequio!!, dijo que era por mi cumpleaños y como felicitación por empezar otro año escolar...

....el problema fue cuando por cazar una carta Clow perdí el reloj.. ¡no pude evitar el llorar!!. Li estaba conmigo y me prometió solemnemente que no me abandonaría hasta encontrar lo que perdí, pero afortunadamente la profesora Mizuki lo encontró y me lo devolvió... ¡me sentí tan feliz por tener de vuelta el regalo de Yukito que casi abrazo a Li!! aunque él se puso muy extraño cuando casi lo hago... y me dijo después que iba a averiguar más de la maestra... que para descartar enemigos es mejor investigar las cosas.. ¿tendrá razón?, ¡a veces es tan desconfiado!"

 

Mei Ling se dio prisa en llegar pero suspiró aliviada cuando notó que no era la última. Al parecer Tomoyo tampoco había llegado hasta el momento, de modo que aceptó el lugar que le ofreció gentilmente Sakura y suspiró otra vez.

Ya Shaoran le había explicado que no podían dejar a Yukito fuera de la reunión y él no estaba en condiciones de movilizarse, pero aún así Mei Ling estaba nerviosa. Sakura lucía preocupada, aunque tan gentil y linda como siempre, pero a su lado y con el ceño fruncido -al igual que Shaoran que estaba sentado al lado izquierdo del profesor Tsukishiro- se encontraba el hermano de su compañera de primaria y no muy lejos de ese grupo estaba la profesora Mizuki -Mei Ling no recordaba su apellido de casada- mientras que Kerberos, aún en su condición de muñeco de felpa revoloteaba de un lado a otro.

A quien no reconoció fue a una hermosa mujer de largo cabello oscuro que llevaba suelto derramándose sobre su espalda... a excepción de un mechón que peinaba en una trenza

Le parecía familiar, pero no estaba segura.

- "¿Qué pasó con Daidouji?" -inquirió Shaoran- "¿No te dijo si iba a llegar tarde?"

- "No" -le contestó su prima- "cuando salió de la casa esta mañana Tomoyo me dijo que nos veríamos aquí.. no me explico porqué no ha llegado.."

Mei Ling estaba quedándose con Tomoyo y su madre, en una casa de propiedad de Sonomi en el mismo centro de la ciudad y esto había mejorado mucho la confianza entre ambas. Porque grande había sido la sorpresa de la joven china al enterarse que su primo estaba alojado en casa de Sakura aunque un muy serio Shaoran le había explicado los motivos y la seriedad de la situación por la que estaba obligado -eso dijo- a permanecer allí, al menos de momento.

También entendía los otros motivos, aunque, su primo jamás los admitiría en su presencia.

Ya había venido preparada. Desde que Shaoran salió de Hong Kong en un desesperado afán de proteger a su compañera de infancia supo lo que él sentía por Sakura. Estaba resignada. De modo que sonrió cuando Tomoyo ingresó -pidiendo disculpas-y la reunión dio inicio..

- "Bien, cuanto antes empecemos, más rápido acabará todo esto" -refunfuñó Touya- "¿sabes algo que nosotros ignoremos Nakuru?.. ¿porqué estás aquí?"

La hermosa mujer le hizo un guiño coqueto y contestó poniéndose un poco seria..

- "Eriol está muy preocupado" -murmuró- "hace algunos días sintió un poder muy antiguo y poderoso.. pero no estaba seguro de lo ocurrido y fue por eso que yo vine hasta aquí"

- "Es perfectamente digno de Eriol haber sentido a esa card desde Inglaterra" -intervino Shaoran, muy sereno- "pero, ¿realmente él mismo no tenía idea de lo que es o nos está ocultando algo como ya lo hizo antes?"

- "Hasta que yo lo ví, estaba muy preocupado e ignoraba que era esa presencia. ¿cómo podía él saberlo?"

- "No sé, pero todo lo que te puedo decir es que Yue pudo sentirlo aún antes de que se manifestara" -replicó Yukito- "pero en cuanto a lo demás...".

- "La cantidad de poder de esa carta es tan alto que todos los que tienen algún tipo de habilidad especial podrían sentirlo"-murmuró Shaoran- "pero es diferente que un ser formado por magia.... creo que tanto Nakuru como Yukito tienen una percepción especial al respecto.. que es lo que les proporciona lo que saben: percepción..."

Nakuru asintió. Estaba totalmente de acuerdo con lo dicho por Shaoran.

- "Me enviaron a investigar, por eso me dirigí a la dirección de la señora Monouhi, fue una suerte que estuvieran en contacto con ella.."

- "Pero ese no es el punto" -protestó Touya- "lo único que debe preocuparnos es enfrentar a esos dos cuando se les ocurra reaparecer.. ¿hay alguna forma de hacerlo?"

- "No lo sé -comentó Yukito- "Lo último que recuerdo de cuando estaba entre la vida y la muerte y decidí volver, fue que Yue dijo que cumpliría su deber de proteger a Sakura hasta el fin y que quizá cruzaría muy pronto la línea que separa a los vivos de los muertos, tal y como era mi deseo entonces.."

Todos quedaron en silencio.

- "Lo importante es saber qué fue lo que dijo esa card,.¿recuerdan los detalles?"

Sakura y Shaoran procedieron entonces a contar a Nakuru lo ocurrido en el viejo templo, sin dejar de lado la aparición de Touya y lo dicho después por Yue.

- "Si va a acabar con todos los que tuvieron que ver con la captura de cartas.." -se angustió Nakuru- " ¡Eriol también está corriendo grave peligro!!"

- "Todos aquí presentes corremos peligro mortal" -le confirmó Shaoran.

Nakuru se retorció las manos con desesperación pero la mirada serena de Shaoran le infundió esperanzas. Este joven hechicero era después de todo descendiente de la reencarnación anterior de Eriol y aunque su rostro expresaba preocupación, no había caído en pánico. Nakuru se dijo a sí misma que tenía que serenarse.

- "Si la existencia de ese niño es desconocida para todos ustedes.. ¿cómo se las arregló ese viejo para ubicarle o invocarle, lo que sea?" -preguntó Touya pensativamente.

Todos se miraron, confundidos.

- "Estamos en las mismas al fin y al cabo" -murmuró Kaho- "porque no tenemos idea de cómo enfrentar a esa carta. ¿cómo hallar una solución a esto entonces?"

- "Tiene que haberla" -Shaoran estaba concentrado en el problema pero su mente seguía en blanco- "tiene que haber alguna forma de acabar con esa carta.. eso casi puedo sentirlo" -miró a Nakuru- "es mejor que me comunique con Eriol de alguna forma.. ¡y pronto!, si todos estamos corriendo peligro es mejor que estemos unidos....."

- "Entonces no podemos perder tiempo.." -repuso Sakura- " ¡todos juntos tenemos que pensar en algo!"

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

- "Espera por favor" -pidió Yukito- "es preciso que hablemos de algo muy importante.."

Kero se detuvo. Yukito había pedido a Sakura que el simpático muñeco permaneciera con él por un par de horas y a Kero no le gustaba nada la idea.

Ese ya adulto conejo de la nieve (*) se veía realmente serio.

- " ¿Que quieres?, ¿que quieres?... ¡me estás poniendo nervioso con tanta esperaaaa!!!!"

El profesor de matemáticas sonrió levemente.

- "¿Quieres mucho a Sakura verdad?"

- "Eso es obvio, porque ella es mi ama además de mi amiga" -replicó Kero- "¿a que viene la pregunta?"

- "¿Estarías dispuesto a morir por protegerla?"

- "¡Eso ni siquiera se discute!!, ¡por supuesto que sí!!" -replicó cruzando sus bracitos- "¿acaso Yue no lo estaría?"

- "Sí, eso es algo indudable" -contestó con suavidad- "pero Yue no es capaz de interferir con los sentimientos de Sakura por mero capricho"

- "¡Claro!" -repuso Kero- "porque Yue no se incomoda con nada, puede ser tan aguafiestas a veces.. ¡un momento!" -de repente notó lo dicho por el profesor y saltó como si lo pincharan- "¿qué quieres decir con eso?"

- "Creo que sabes perfectamente a lo que me refiero" -replicó sin perder su afabilidad- "¿acaso no estás interviniendo en los asuntos de Sakura?.. ella ya no es una niña y cualquier decisión que pueda tomar es suya y solo suya... al menos eso creo."

- "¡Lo sabía!!" -chilló Kero, todo molesto- "¡estás de lado de ese sujeto!!"

- "No" -negó Yukito levemente con la cabeza, sin alterarse en lo más mínimo- "no estoy de lado de nadie, solo de parte de Sakura.... y no me refería al tipo de amistades que ella tenga, decía que cualquier decisión que tome debe ser solo de ella y de nadie más.. después de todo, ¿quiénes somos para decirle que puede o no puede hacer?"

- "¡Pero tú me estas diciendo que me ponga de parte de ese sujeto!!" -se acaloró.

- "No, definitivamente no. Yo solo te estoy pidiendo que aceptes que Sakura ya no es una niña..." -sonrió levemente- "han pasado diez años y ya que lo mencionas tú mismo, también está el hecho que algún día amará a alguien que puede agradarte o no. ¿Porqué no dejar que decida por sí misma?, puede ser que ahora no esté enamorada, quizá falte mucho o quizá muy poco... pero es SU decisión.."

- "¡Pero ella es mi ama y no puedo dejar que esté con un sujeto que no la merece..!"

- "¿No crees que eso tendría que decidirlo ella?" -replico con suavidad.

El rostro de Kero era la viva imagen del enfado, pero cuanto más y más se disgustaba el muñeco de felpa, más amplia parecía la paciencia de Yukito de modo que Kero empezó a sentirse realmente como un muñeco ..... A pesar de que estaba en su forma alterna y no era Yue, este sujeto tenía la desesperante y misma costumbre de tener razón y eso lo enojaba... no solo parecía incapaz de enfadarse -algo de lo que Yue también adolecía, si bien el carácter del antiguo juez de las cartas era por demás opuesto a este sujeto- sinó que también le estaba haciendo sentirse muy mal...

Finalmente dejó de revolotear y repuso con tristeza, mirando al profesor..

- "¿En serio crees que estoy haciendo sufrir a Sakura?"

- "Tampoco hay que exagerar la situación" -la mano de Yukito rozó la cabeza de Kero con gentileza, tratando de animarle- "pero cuando ella se enamore.. de quien sea, sería mejor que no interfirieras.."

- "¡Ajá!!!" -Kero se animó en un segundo, liberándose de su tristeza con rapidez- "una cosa que quede clara.. ¡has dicho cuando se enamore!!.. y si ella no está enamorada todavía.. ¡puedo entrometerme cuanto quiera!!"

Yukito parpadeo detrás de sus anteojos.... mientras una gotita surgía sobre su cabeza..

- "Claro pero.."

- "¡Pues entonces puedo hacer lo que quiera contra ese sujeto!" -chilló mientras una aureola de fuego lo rodeaba- "porque ella no tiene nada con él!!"

La gota sobre la cabeza del profesor de matemáticas se hizo más grande mientras Yukito suspiraba.

Más no podía hacer...

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Kiku estaba aburrida. No tenía nada que hacer. Durante el día se limitaba a estar quietecita en casa para no asustar a las visitas -esa muchacha elegante llamada Tomoyo y su mamá, una señora con mucho carácter- y por ello había preferido ir a hacerle compañía al "ángel sin alas que si sonreía".. ya sabía que él no podía verla pero solía escucharlo leer en voz alta -Yukito lo hacía para la niña, como una forma de agradecerle su compañía- e incluso muchas veces solía ordenar su habitación sin que a él le molestara -el maestro contemplaba impávido el plumero de limpieza de la pequeña flotar por toda su habitación- pero esa tarde Kero se había quedado con su amigo y la pequeña no sabía que hacer.

La hermana Sakura era muy buena aunque un poquito nerviosa. Varias veces había saltado de susto cuando ella cruzaba una pared -aunque nunca como la vez que saltó a los brazos del chico hechicero- pero en las noches solía contarle de las cosas que había hecho cuando era una niña y Kiku se sentía encantada. Además aunque el hermano Touya no era tan dulce ni amable como la hermana Sakura -que ahora estaba en la universidad- eso no quitaba el hecho que la pequeña quisiera mucho al médico. Pero su "hermano" estaba en ese momento en medio de una operación y Kiku no podía verlo cuando estaba haciendo esa parte de su trabajo -algo que Touya le había prohibido tajantemente- por lo que la pequeña vagó por la ciudad hasta acabar en el viejo templo donde conociera a su hermana Sakura...

- "¡Fuiste tú!! ¡fuiste tú!!" -gritó una voz colérica a sus espaldas- "¡tu trajiste a ese hombre aquí e interrumpiste mi venganza!!!.. ¡condenada niña!!"

La pequeña dio un respingo y se puso a temblar. Había estado bastante distraída pensando como convencer a sus hermanos -Touya y Sakura- para que le hablaran a su padre de ella y no había notado que el espectro del anciano Lao que se le había acercado.

- "Yo.. yo... ¡usted es el viejo malo!!" -chilló la pequeña, atemorizada- "¡usted quiso dañar a la hermana Sakura y al chico hechicero!!., pero.. ¿porqué está aquí?"

- "¡Tu me vas a decir donde está ese pequeño que me asesinó!!" -Lao ofrecía en realidad un horroroso aspecto fantasmal, con sus ojos inyectados en sangre- "¡tú debes saberlo!"

La pequeña tembló mientras el espíritu del hechicero se le acercaba más y más -tenía algo real entre las manos fantasmales- pero casi por acto reflejo recordó lo que Touya le había dicho muchas veces que hiciera si era molestada por otros espectros perversos..

- "Si te da mucho miedo, corre y búscame a mí o a alguien en quien confíes"

La niña echó a correr tan aprisa como le permitía su kimono y en unos instantes lo único que podía escuchar era el grito de Lao...

- "¡Devuélvelo malvada niña!!... pero no importa que me quites eso... ¡Pronto ellos estarán como yo!! ¡todos serán como yo, malditos!!"

En su terror infantil no se detuvo hasta llegar al Hospital Central de Tokyo provocando gran alboroto en el camino y llegando justo cuando Sakura -que iba para una última revisión médica al salir de clases- charlaba con su hermano, que ya acababa de terminar su operación....

- "¡Hermano!!... ¡hermana Sakura!!" -sollozó la pequeña deteniéndose ante los asombrados hermanos Kinomoto.

- "¡Kiku!" -se asustó Sakura, que nunca la había visto en tal estado- "¿qué sucede?"

Touya hizo entonces una seña rápida y los tres ingresaron a la diminuta habitación cedida al jefe de residentes del hospital.

- "¿Qué sucede Kiku?" - la voz de Touya era serena, pero no exenta de preocupación- "¿has visto otra vez alguien que te ha asustado?"

- "¿Alguien que la ha asustado?" -se asombró Sakura, mientras la niña fantasma seguía hipando y empezaba a calmarse- "¿alguien puede asustar a un fantasma?"

- "Kiku es una niña" -le dijo su hermano seriamente- "aunque sea un fantasma sigue siendo eso y por consecuencia muy propensa a asustarse ante la maldad de otros espíritus, no olvides que la mayoría de ellos no descansan en paz por odios y rencores.. ¿quién te asustó esta vez?...¿fue un espíritu nuevo o viste al hombre alto del otro día?"

- "¡El viejo que quiso matar a la hermana Sakura!" -dijo la pequeña ante el asombro de ambos- "¡el me asustó!!.. ¡ahora es como yo!"

- "¿Qué????.. ¿el viejo está muerto?" -se asombró Touya

- "Sí" -volvió a hipar la nena- "¡y se ve realmente feo hermano!..... anda todo destrozado, como si le hubieran cortado con agua y viento a la vez.."

- "Bueno, eso nos deja solo al niño sobrenatural ese.."

- "¿Pero dónde lo viste?" -preguntó Sakura.

- "Estuve paseando y fui al templo donde te encontramos... ¡allí está su espíritu, y dijo que pronto todos estarían como él!"

- "¿Qué es eso que tienes allí Kiku?" -repuso Touya de pronto.

Ambas, Kiku y Sakura notaron de pronto el pergamino que tenía la nena en las manos.

¡Con razón había provocado tamaño alboroto!!... no es cosa de todos los días ver un pergamino antiguo y real suspendido en medio del aire deslizándose por todo Tokyo...

Touya tomó el pergamino y empezó a leer en silencio.

- "¿De donde lo sacaste?" -le preguntó.

- "No sé" -repuso la niña fantasma, abriendo más sus enormes ojos- "creo que el viejo malo lo tenía .. como me asusté creo que se lo quité al salir corriendo.. ¡no me di cuenta!.. ¿hice algo malo acaso?" -preguntó con miedo.

- "Por el contrario... pero esto es demasiado confuso para mí...."

- "¿Realmente puedes leer eso hermano?" -preguntó Sakura- "¿o acaso no es un tipo de escritura antigua?"

- "Lo es"

- "Pero... entonces... ¿cómo puedes tu..?"

- "Ya cállate y no estés interrumpiendo.." -replicó fastidiado, como de costumbre- "si no quieres, no lo leo y ya.."

- "No, al contrario" -la muchacha sonrió, entendiendo que ya averiguaría después el porqué su hermano tenía aquellos conocimientos, tan poco comunes en un médico- "¿qué dice?"

Touya le lanzó una mirada enfadada -seguramente Sakura estaba pensando porqué sabía leer eso- pero no dijo nada más. Aquel no era el momento para comentar que había aprendido algunas cosas poco comunes de los espíritus en su afán de esclarecer el porqué una persona ´común y corriente´ como él tenía el peculiar "don" de comunicarse con tales espectros. Por supuesto que todo había sido en vano porque seguía con las mismas preguntas, pero había decidido dejar aquellas dudas atrás y no preocuparse más del porqué de sus habilidades. Su padre había tenido razón, al parecer nunca encontraría respuesta para esas preguntas pero al menos había aprendido algo. No se consideraba un hechicero o algo por el estilo, pero no era del todo ignorante en cuanto a idiomas antiguos y ciertamente pocas cosas le extrañaban.

- "Mira" -le mostró el viejo pergamino a Sakura- "esta cosa parece más una lista vieja y no tiene mucho sentido, ¿para qué se pasearía el espectro de ese viejo con un listado de nombres?"

- "¿Listado de nombres?" -se asombró Sakura.

La muchacha contempló los antiguos caracteres -que eran definitivamente una combinación de escritura oriental y occidental- pero al haber vivido siempre como una chica común no entendía nada. Apenas tenía cierta similitud con los nombres de las clow cards -recordaba- pero no podía entender nada más. Entretanto Touya continuaba leyendo, pero su rostro expresaba que había muchas cosas que tampoco entendía...

- "Tal vez sea mejor llevarle esto a ese tipo chino" -repuso después de continuar infructuosamente por un rato- "creo que esto es suyo o al menos él podrá decirnos que es.."

- "¿Llevárselo a Shaoran?" -se asombró Sakura- "¡.. es raro que tú digas eso hermano..!"

- "¿El chico hechicero?" -murmuró Kiku- "¡creí que no te caía bien!"

- "Y no crean que me hace gracia" -dijo enojado- "pero creo que esto es suyo... aquí mencionan el nombre de ese sujeto.. al menos el nombre de un miembro de su familia"

- "¿De su familia?"

- "¿El chico hechicero tiene familia?" -murmuró Kiku.

- "Sí. ... ¿acaso hay un eco?" -Sakura y Kiku sonrieron mientras Touya arqueaba la ceja, pero continuó- "aquí mencionan nombres.... al menos eso me parece y hay alguien llamado Li... Hien Li.. al menos eso creo"

- "¿Hien Li?" -Sakura palideció al repetirlo- "¿realmente menciona a Hien Li?"

- "Sí" -Touya y Kiku contemplaban ahora el rostro pálido y angustiado de Sakura con sorpresa- "¿qué sucede?, ¿porqué te has puesto así Sakura?, ¿quién es?.. ¿le conoces?"

- "No.... Shaoran no le conoció y mucho menos yo..." -miró el rostro de su hermano con la tristeza reflejada en sus ojos, verdes como los prados- "¿cómo puede estar ese nombre?"

- "¡Ya basta de misterios Sakura!.. ¿quién rayos es ese sujeto Hien Li?"

- "Es el padre de Shaoran... o al menos lo era porque murió antes que Shaoran tuviera edad para recordarle... además" -contempló a su hermano casi con temor al recordar- "ese niño... el último card captor... dijo esa noche que él le había matado.."

Touya quedó asombrado y Kiku seguía sin entender nada.

- "¿El padre del sujeto chino?.. ¿ese niño mató su padre?"

- "Shaoran no lo sabía" -replicó ausentemente- "pero.. ¿cómo puede estar allí su nombre?"

- "Entonces..." -repuso pensativamente el doctor Kinomoto- "esto es una lista de víctimas de ese niño... de las personas que ha matado.." -miró el pergamino amarillento- "bueno, no son muchos y lo mejor es que nuestros nombres no aparecen aún en ella" -Sakura estaba muda- "Mira ´monstruo´... es mejor que te animes un poco o con esa cara espantarás a cualquiera en la calle..." -se volvió a Kiku- "¿tu no reconoces nada de estos signos?"

- "Sabes que no sé leer hermano mayor" -repuso la niña fantasma.

Touya suspiró. A veces esas dos podían hacerle realmente enfadar....

- "¡No digo que lo leas!.. solo si algún signo te parece conocido..."

La pequeña acercó su carita al pergamino extendido y su mano pequeña lo atravesó por un instante pero inmediatamente se alejó del pergamino y se escondió detrás de Sakura.

- "¿Qué sucede?"-preguntó el médico.

- "¡Es malo!, ¡cuando estaba enrollado no podía pasar por él pero ahora sí y es muy feo!!"

- "¿De que hablas?" -se asombró Sakura.

- "Es feo.. y malo" -repuso la niña convencida.

Touya pensó entonces que era muy mala suerte que por ser tan pequeña al morir, Kiku no pudiera explicarse mejor, pero le preguntó igual:

- "¿Qué hace tan malo a este pergamino?"

- "Allí hay algo feo" -replicó la niña, ante la mirada atenta de los hermanos- "cuando mi mano le pasó.."

- "Cuando atravesaste el pergamino con la mano.." -le corrigió dulcemente Sakura.

- "¡Eso!" -asintió complacida- "fue como frío... ¡Kiku tuvo frío y yo ya no puedo sentir frío!..." -dijo alarmada- "ví una sombra que caía mientras otra chiquitita se reía.. ¡era tan chiquita como Kiku pero mala, muy mala!"

- "¿Viste eso cuando tocaste el pergamino o estás recordando lo que me contaste la otra vez?" -dudó Touya.

- "¡No hermano!.. Kiku vió.. yo ví, rápido, pero lo ví... no es como cuando veo al hombre alto y guapo, ahora fue rápido y ..."

- "¿Hombre alto y guapo?" -repitió la muchacha con una leve sonrisa.

- "Alguien que asusta a Kiku, pero en estos momentos no importa" -replicó su hermano encogiéndose de hombros- "posiblemente lo esté inventando.. Entonces, ¿viste morir al padre del sujeto chino?"

- "¡Yo no inventé al hombre alto, el también existe!!" -lloriqueó Kiku.

Ambos hermanos suspiraron, pero en ese preciso momento sintieron algo terriblemente fuerte zumbando en sus mentes y en unos segundos todo el lugar temblaba ferozmente, haciéndoles imposible la salida. El piso se sacudía fuertemente y pese a que el hospital era una construcción segura Touya abrazó a su hermana -con lo normal que eran los terremotos en Tokyo nunca estaba seguro sobre que podría caerse-mientras duró el movimiento sísmico. Finalmente este terminó -no sin que pudieran escuchar el retumbe que producen las cosas grandes cuando caen- y Touya suspiró con resignación.

- "¡Genial!.. y yo estaba a punto de irme. Con lo que debe haber dejado este terremoto no saldré de aquí hasta mañana.."

- "Hasta yo me asusté" -murmuró Kiku.

- "¿Estarán todos bien?"- se preocupó Sakura mientras tomaba el teléfono móvil de su hermano y empezaba a hacer algunas llamadas, ante el ceño de su hermano.

- "¿Dejarás algún día mi teléfono?" -protestaba Touya- "debo trabajar.."

- "Gracias" -se lo devolvió- "todos están bien y eso me tranquiliza. Aunque creo que Tomoyo se dio un buen susto"

- "No me asombra" -refunfuñó el médico mientras caminaban por el pasillo- "seguramente el novio estuvo chillando como una mujer histérica.... si con una operación me hizo un alboroto" -una enfermera se acercó corriendo antes que Sakura pudiera contestar.

- "¡Tenemos más de 20 casos de emergencia!" -dijo- "pero lo peor ha sido el hospital de Shinjuku(**), allí todo se vino abajo, parece que fue la zona más afectada"

- "No envidio el trabajo de los hospitales cerca de Shinjuku" -comentó Touya antes de irse.

Sakura se despidió de él y se dirigió -con el pergamino- a ver a Shaoran mientras Kiku iba a ver a Yukito para acabar de calmarse. Aquel si había sido un descubrimiento importante, ¿Cómo tomaría él aquel pergamino?.

- "Pero.. ¿porqué tendría que existir una lista de víctimas de ese niño?" -pensaba.

En su apuro se cruzó con un hombre muy delgado en amplia gabardina blanca que lanzó una mirada al pergamino que ella sostenía en las manos. Sakura parpadeó pero siguió su camino.....

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Tomoyo estaba aún asustada. La fuerza del terremoto la había dejado realmente espantada pero al menos había procurado disimular su miedo con todas sus fuerzas para no caer en pánico, sin embargo -para su autentico problema- no todos habían reaccionado de la misma manera.

Jean tenía una pierna rota.

El edificio donde los había sorprendido el sismo no había salido dañado pero en medio del pánico Jean se había lanzado por una ventana -y tuvo suerte que el golpe no lo matara- pero definitivamente tendría que regresar al hospital. Y allí estaba, quejándose y maldiciendo los terremotos y a todo el Japón.

- "¡Solo quiero irme de este país lo antes posible!" -se quejaba mientras lo subían a una ambulancia- "Tracie... ¿cuándo volveremos a París?.. ¡desde que llegué aquí solo me la he pasado en un condenado hospital!"

Tomoyo suspiró mientras se instalaba a su lado para acompañarle.

- "Sabes que tengo muchas cosas que solucionar aquí" -repuso con paciencia- "¿tan desagradable te parece este lugar?"

- "Cualquier lugar donde haya un terremoto cada dos días o un edificio se cae diariamente no me parece muy bueno para vivir chérie" -replicó con una sonrisa débil.

Habían estado en medio de una reunión sobre el impulso a las casas de moda -propiedad de Tomoyo- que había que dar en Oriente cuando el terremoto les había sorprendido. Y pese a los dolores de su pierna Jean estaba pensativo.

Realmente Tracie había cambiado muchísimo en el poco tiempo que llevaban en el país. De una elegante muchacha fría y cortante, con un brillo acerado y desconfiado en los ojos azules se había transformado en una gentil y paciente muchacha de dulce sonrisa que era infinitamente más paciente con él que antes. Ahora sí que se había convertido en una muchacha perfecta. Es más, se veía feliz y alegre en compañía de su madre y aquellos amigos de la infancia pero Jean había comprobado que el terreno de los negocios, su habilidad y tino no habían variado en lo más mínimo. Era gentil y dulce con las personas que conocía y confiaba -y él estaba incluido entre ellas- pero su trato seguía siendo reservado y serio con el público en general. Casi como si su dulzura estuviera reservada para muy pocas y selectas personas, si bien no era ya tan cortante y despótica como antes.

No podía perderla. No solo por su condición financiera sinó porque realmente había descubierto que la amaba. Por eso estaba decidido a sacarla de Japón lo antes posible.

Porque le temía mucho a su madre y tampoco le agradaban mucho sus amigos.

- " ¿Se tiró por una ventana?.. ¿qué clase de demente haría eso?" -decía Sonomi conteniendo la risa mientras charlaba con su hija por teléfono.

- "Por favor mamá, no es algo como para reírse. Jean no está acostumbrado a los terremotos y fue presa del pánico, eso es algo que le puede pasar a cualquiera." -repuso- "en este momento estoy camino al hospital.."

- "¡Pero teníamos que salir!" -protestó su madre.

- "Madre... " -suplicó Tomoyo- "no puedo dejar solo a Jean... el pobre no entiende japonés y me necesita.."

- "¡Bueno!" -protestó Sonomi- "de acuerdo.. me alegra que estés bien, con tantos temblores y cosas que ocurren en esta ciudad es un alivio. ¡No quiero que te cases con un sujeto que no te merezca!" -se enojó- "ya tuve suficiente con haber visto a mi querida Nadeshiko arruinar su vida con Kinomoto como para verte a ti en una situación similar con un sujeto que es aún peor.."

Tomoyo sonrió en el interior de la ambulancia. Estaba segura que su madre simpatizaba ya con el señor Kinomoto, pero era tan testaruda que no lo admitiría jamás.

- "Pero mi boda no está en discusión. Pasaré por casa después de ocuparme que Jean quede bien instalado en el hospital.." -se le ocurrió una idea- "¿porqué no van tu y Mei Ling a la casa de Sakura?.. quizá ella si pueda acompañarlas a cenar."

Tomoyo dejó de comunicarse con una leve sonrisa. Su madre si que era muy insistente pero su mirada tropezó con la de Jean que sólo reflejaba preocupación -siempre le veía esa expresión cada vez que hablaba con su madre- y él le dijo entonces..

- "Me alegra es que estés a mi lado" -dijo con intención- "¿nunca me abandonarás verdad?" -continuó anhelante- "así como yo tampoco te abandoné en París, pese a que siempre me tratabas tan mal.. ¿no lo harás?".

Tomoyo asintió, pero se sentía extraña y confusa. La ambulancia se detuvo en la puerta del Hospital Central de Tokyo pero en cuanto lo movieron Jean empezó a gritar..

- "¡Mon Dieu!" -empezó a chillar- "¡ustedes condenados orientales quieren matarme!.. ¡primero con un terremoto y después quieren acabar de partirme mi pobre pierna!!"

Afortunadamente el personal hizo oídos sordos a sus gritos -había mucha gente con heridas por el terremoto aunque lo peor no había sido en su área de alcance afortunadamente- cosa que no hizo más que exacerbar los ánimos de Jean que empezó a gritar a todo pulmón mientras avanzaban por los pasillos del hospital..

- "¡Por favor Jean, contrólate!"

- "¡Pero Tracie!" -en esos momentos Tomoyo tuvo que quedar en la sala de espera- "¡no!!.. ¡no me separen de ella!! ¿acaso no me entienden??.. ¡NO ME ALEJEN DE ELLA!!"

Tomoyo suspiró y permaneció en recepción mientras Jean era ingresado a tratamiento..

- "¡Quieren matarme, me quejaré en mi cancillería!!"

- "¡Demonios!" -repuso Touya apareciendo enfundado en una amplia bata blanca y con el ceño fruncido- "sabía que mi día iba a ser malo, pero no pensé que tanto" -refunfuñó- "¿porqué tengo que lidiar de nuevo con este esquizofrénico??.. ¿y ahora que le pasa?"

- "Saltó de una ventana en pleno terremoto y se rompió la pierna" -le informó una enfermera, conteniendo la risa- "fue el único herido en todo ese edificio.."

- "¿Porqué no me sorprende?" -se burló Touya- "tuvo suerte de salir vivo porque con tamaña idiotez.."

Jean empezó entonces a chillar y a llamar repetidamente a su novia y la enfermera -por órdenes de Touya, que realmente disfrutó el hacerlo- le puso un sedante.

- "¿Vino alguien con él?"

- "Sí doctor" -la enfermera ensayó la mejor de sus sonrisas con el jefe de residentes- "su novia está esperando afuera.."

Touya hizo un gesto de desdén ante Jean y salió a charlar con Tomoyo...

- "Tiene la pierna rota y posiblemente daños serios en la cadera" -le dijo en cuanto la vió- "¿porqué dejaste que hiciera algo tan estúpido como saltar por una ventana?"

- "En medio del pánico puede pasarle a cualquiera"

- "Pues nosotros tendremos que sufrir otra vez su histeria" -Touya estaba realmente enfadado, ese paciente era exasperante- "ahora le están sedando. ¿Piensas quedarte con él?"

- "¿Alguna otra sugerencia?" -saltó ella ya a la defensiva, porque no ignoraba que esos dos se llevaban mal y tampoco la primera impresión que tuvo de Touya fue buena - "es lo menos que puedo hacer.."

- "Como quieras" -se encogió de hombros- "pero Sakura y yo encontramos un pergamino de ese viejo y fue a llevárselo al sujeto chino.."

- "¿Un pergamino?.. ¿Y se lo llevaron a Li?" -repuso asombrada.

- "Sí, a ése" -se enojó más ante la mención de Shaoran- "parece que ese niño es realmente de peligro.. el pergamino que hallamos parecía una lista de víctimas"

- "¿Lista de víctimas?"

- "¡Doctor Kinomoto!" -llamó una enfermera- "¡el paciente se despertó y se queja!!"

- "¿Pues que tiene ese francés?.. ¿quiere arruinarme el día?" -murmuró enojado.

Mientras Touya regresaba a su trabajo -ante el encanto del personal femenino del hospital- y los quejidos de Jean se escuchaban en el vestíbulo, la elegante diseñadora quedó preocupada y en silencio.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Shaoran estaba bastante distraído. Acababa de despedirse de Yamazaki en las puertas de la universidad donde su amigo estudiaba -era increíble.. ¡Yamazaki iba a ser abogado!! y eso sí que le asustaba ¡no quería ni imaginarlo en medio de un juicio con todas sus exageraciones!- y se dirigía a encontrarse con Sakura en casa de la ex-señorita Mizuki pues al parecer Kiku había hecho un hallazgo importante. Estaba algo nervioso. Se sentía tranquilo al saber que Sakura estaba bien -con esos terremotos y la cantidad de poder mágico que sentía en la ciudad no era para estar tranquilo- pero presentía que ella le ocultó algo cuando le habló por teléfono.....

El amable esposo de la maestra parecía emocionado cuando lo recibió pero le condujo con rapidez a la salita donde ya le esperaban.

- "¿Porqué está tan eufórico?" -se preguntó.

De pronto se detuvo en seco mientras sentía que su cabeza daba vueltas. Ante sus ojos se encontraba Sakura, con el rostro arrebolado de emoción contemplando a un desconocido en una amplia gabardina blanca. El hombre tenía un poder mágico tal que lo dejó atónito. ¿Cómo pudo no haberlo notado antes?

Es que realmente estaba muy distraído..

- "Por favor joven Li" -repuso Kaho, la única que había notado la palidez del recién llegado y su expresión de enfado- "permíteme presentarte a nuestro visitante: es el señor Subaru Sumeragi, Cabeza del clan Sumeragi y.."

- "Decimotercera cabeza de su clan, además de jefe y el más poderoso de los médiums del Japón" -Shaoran terminó la frase en lugar de Kaho- "lo siento... es que había escuchado hablar mucho del señor Sumeragi en los círculos místicos, si bien no le conocía"

El desconocido, un hombre muy delgado de aproximadamente 25 años, corto cabello negro y hermosos ojos esmeraldas se volvió hacia Shaoran y se inclinó con cortesía..

- "También había escuchado hablar del Jefe del Concilio de Hechiceros de Oriente, Shaoran Li, aunque no imaginaba que fuera tan joven" -repuso serenamente, sin alterarse- "y aunque vine aquí por pedido especial de mi abuela no veo en que pueda serles útil, esto realmente no es mi especialidad.."

Shaoran estaba francamente asombrado por el poder, la fría urbanidad y reserva del visitante, pero a la vez molesto. No se lograba quitar de la cabeza la expresión de franca admiración de Sakura hacia este hombre y le desagradaba.

- "Su sola visita ha honrado mi casa señor Sumeragi" -repuso el esposo de Kaho, muy halagado- "solicité su presencia por el problema que la señorita Kinomoto ya le explicó.."

Subaru Sumeragi contempló a Sakura pensativamente...

- "Sí, por supuesto... la señorita ... Sakura" -pareció estremecerse al pronunciar el nombre de la muchacha- "pero en realidad no veo en que pueda ayudarles.. esta no es mi auténtica línea de trabajo"

- "A usted le llamó la atención el pergamino, cuando nos cruzamos en la calle hace algún rato" -repuso la muchacha- "¿porqué?.. ¿qué notó en él?"

- "La cantidad de magia antigua que posee no es común"

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Yukito escuchaba en silencio pero levemente divertido.

El día había sido por demás activo. No solo el hospital había salido sin ningún problema en el terremoto del día anterior sino que además le habían servido tres raciones extras de desayuno -¡la encargada era muy amable!- e inclusive habían dicho que podrían adelantar su salida del hospital si continuaba tan bien como hasta ahora. Había tenido muchas visitas aquella mañana -su buena amiga Aya Sato y varios de sus ex -alumnos- aunque Kiku se había quedado en el departamento de los Kinomoto y no había venido a verle. De modo que continuó escuchando lo que Sakura decía:

- "En realidad me hubiera gustado que estuvieras allí." -suspiró-"creo que fue duro para Shaoran ver ese pergamino con el nombre de su padre escrito como otra víctima de ese niño... pero lo tomó muy serenamente. Además que parecía algo molesto.."

- "Bueno, no era como para que se pusiera feliz Sakura" -comentó con suavidad.

- "Lo sé pero me dio la impresión que ya estaba molesto desde que llegó... bueno, pero afortunadamente pudimos establecer que el pergamino es el mismo que se usó para invocar a ese niño. Al parecer la familia de Shaoran tenía aquel texto hasta hace veinte años, en que fue robado, por eso es que casi no tenía nombres de víctimas.. parece que casi nunca ha sido usado..."

- "Pero si era el pergamino que se uso para invocar a la card.. ¿porqué tenía una lista y no la invocación?"

- "Shaoran y el señor Monouhi piensan que en cuanto el anciano invocó a ese niño, el hechizo desapareció.. es decir, solo será visible cuando el niño aparezca.."

- "Entiendo" -repuso pensativamente el maestro- "el hechizo no aparece en el pergamino porque el niño aún no ha realizado su misión.. y solo aparecerá cuando" -se estremeció-"cuando la cumpla"

- "Exacto" -asintió ella trémula-"Y si no hemos visto a ese niño es porque su poder se manifiesta cada séptima noche.."

- "¿Por qué?"

- "Shaoran y el señor Sumeragi nos explicaron que el siete es un número místico. Usado para muchos hechizos de los más antiguos y poderosos y Shaoran agregó que al igual que algunas cards que solo pueden usarse de noche, supone que el niño solo puede aparecer de noche, cada siete noches a partir de la que fue invocado.. eso indicaban algunos signos.."

- "De modo que por eso no nos ha atacado de nuevo... bueno, pero eso solo nos deja al día de mañana por la noche. Si Li no se equivoca entonces ese niño vendrá por nosotros.. mañana.."

- "Sí" -repuso angustiada- "y aunque tenemos ideas todavía no sabemos como enfrentarle"

- "Yo sugeriría que estemos todos juntos, de ser posible en un área donde no haya gente cerca, para que nadie salga herido..." -Sakura asintió en silencio y Yukito la contempló con preocupación- "descuida, al menos tenemos algo... quizá entre Li, Nakuru y ese hombre que me comentaste puedan encontrar una manera de vencerle... "

- "Shaoran no durmió nada anoche. Cuando me acosté todavía estaba estudiando unos textos que trajo Nakuru y todavía hacía lo mismo cuando salí para la universidad esta mañana. En cuanto a Nakuru, ella se la pasó toda la tarde coqueteando con el señor Sumeragi y a mí me daba mucha vergüenza.."

- "¿En serio?" -rió Yukito- "Nakuru no cambia.."

- "Pues a mí me dio pena el señor Sumeragi. Anoche mismo se fué pero me pareció una persona triste.."

- "¿Persona triste?"

- "Sí, definitivamente bastante triste" -comentaba la muchacha- "pero aunque es bastante reservado, algunas de sus ideas nos llevaron a las conclusiones que te dije.."

- "Entonces no puede ser una mala persona.."

- "No lo creo. Me crucé con él en la calle y realmente me sorprendió el poder que posee.. ¡es increíble y al mismo tiempo diferente a nosotros!!"

- "Y supongo que por eso le mirabas de esa forma cuando yo llegué" -interrumpió Shaoran ingresando a la habitación de hospital.

Yukito saludó al recién llegado con una sonrisa pero Sakura quedó confundida..

- "No te entiendo.."

- "Le mirabas la cara como si nunca antes hubieras visto a nadie como ese hombre" -repuso tratando de disimular su enfado.

- "Efectivamente, nunca había sentido tal cantidad de poder... me pareció imposible.."

Shaoran hizo un leve gesto desconfiado mientras sobre la cabeza de Sakura aparecía un gran signo de interrogación y Yukito sonrió. Por la expresión del joven chino seguramente ese hombre no solo tenía poder sino también buen aspecto. Bueno, si Nakuru había coqueteado con él no le asombraba nada, pero le divertía la reacción del hechicero chino... ¿Acaso el joven Li estaba celoso?, ¿qué estaba pasando allí?.

- "Entonces, ¿qué pasó con el señor Sumeragi?" -preguntó afablemente.

- "Se marchó anoche mismo después de la reunión" -replicó Shaoran-"Además que no es una persona que hable mucho. Personalmente creo que es una persona obsesionada en algo"

- "¿Obsesión?" -repitió Sakura.

- "Sí. Le investigué un poco y definitivamente es más que una persona extraña y retraída. Además de Jefe del Clan Sumeragi, el más poderoso clan de médiums de este país y quizá de este lado del mundo, en los círculos místicos se comenta sobre una querella personal con el otro clan más poderoso y oscuro de médiums.."

Yukito y Sakura le miraron expectantes..

- "Sakurazukamori, (***) el clan de los legendarios asesinos.."

- "¿Quiénes son esos?" -repuso Sakura, algo asustada- "¿existe un clan de asesinos?"

- "Hay escasa información del ese clan, aún para el Concilio de Hechiceros de Oriente" -respondió dudoso- "no sabemos tampoco cuantos son sus miembros y ni siquiera está comprobada su existencia pero se comenta que Sumeragi sabe o tiene algo personal contra ese clan.. no pude averiguar nada más "

- "Pero.. ¿existe entonces un clan de asesinos?" -el temor de Sakura era casi palpable.

- "Es solo un rumor.." -repuso, restándole importancia- "nada comprobado, ni siquiera vale la pena mencionarlo.. no le des importancia a un rumor...."

Shaoran tosió un poco y trató de cambiar de tema. Era cierto apenas tenía información, pero sabía más de lo que decía. Entretanto Sakura recordaba la manera en que el señor Sumeragi había palidecido al escuchar su nombre -cuando les presentaron- y se preguntó si ese clan de asesinos cuyo nombre sonaba casi como el suyo existía o no, pues aquella tristeza -aparte de su poder- eran lo único que habían motivado su atención al señor Sumeragi.

Pronto la voz de Yukito la sacó de sus reflexiones.

- "¿Y Lao y el último card captor?"

- "Gracias a Kiku, sabemos que Lao está muerto" -replicó Shaoran- "ahora tenemos algunas ideas.. pero no sabemos todavía como enfrentar a ese niño, al último card captor.."

- "Entonces quizá pueda ayudar" -intervino una voz serena y clara, levemente profunda.

Sakura y Yukito se volvieron a la puerta, mientras Shaoran respondía sin volverse siquiera..

- "Me alegra que hayas llegado Eriol."

De pie ante la puerta de la habitación, la alta y distinguida figura de Eriol Hiragizawa sonrió levemente.

- " ¡¿Eriol?!" -se asombraron Sakura y Yukito.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

- "¡Felicitaciones! ¡que buena noticia!!" -comentó Mei Ling- "¡Es realmente maravilloso!"

Kaho sonrió levemente mientras su esposo la abrazaba con suavidad.

- "Ya era tiempo de tener una buena noticia por aquí" -repuso Nakuru festivamente- "y esto a coincidido estupendamente con la llegada de Eriol.... ¡un bebé!!" -se entusiasmó- "¿cuándo podré tener uno yo también?.. ¡realmente me encantaría!!"

Todos empezaron a reír.

- "Pero para ello tus noviazgos deberían ser más estables Nakuru.." -comentó Eriol.

- "No querido" -le contestó la hermosa mujer con malicia- "para tener un hijo solo se necesita un momentito.. ¡no es tan complicado! ¿verdad chicos?"

Sakura, Tomoyo, Mei Ling, Shaoran y el mismo Eriol tenían una gran gota sobre la cabeza mientras los esposos Monouhi sonreían.

- "Bueno, aún no pierdo las esperanzas de que tu hermano pueda considerar ser padre de un hijo mío" -rió Nakuru dirigiéndose a Sakura- "¿va a venir?"

Sakura estaba roja. Nakuru decía cada cosa.....

- "No lo sé. Tiene mucho trabajo en el hospital y dijo que me llamaría..."

- "¿Y tiene novia?"

- "No sé" -otra vez la gota apareció sobre la cabeza de Sakura- "aunque anoche le llamó a casa una chica llamada Hikari y..."

- "¡Bah!.. no importa, la competencia no me espanta.." -repuso empezando a reír- "¡cuanta más competencia mejor!!"

Sakura intercambió una mirada con Eriol -que se encogió de hombros- y suspiró.

- "¿No creen que sería mejor hablar de algo serio?" -murmuró Tomoyo algo fastidiada.

Shaoran asintió. Toda aquella conversación le hacía ruborizarse. Acababa de recordar que Mei Ling ya no era su prometida y que tenía el deber de casarse pronto -de hecho antes de cumplir los 21 o el mismo día- para poder asegurar la descendencia del clan Li.

Su cara estaba como un tomate y todavía con Nakuru diciendo esas cosas...

Eriol por su parte esbozó una sonrisa. Hay gente que nunca cambia...

- "Daidouji tiene razón" -Shaoran trató de pensar en los problemas inmediatos- "¿Tienes entonces alguna idea de lo que ocurrirá mañana Eriol?.. algo sobre ese niño..."

- "Ante todo no es un niño, pese a todo el poder que tiene, es una card" -replicó- "y según lo que estuve buscando en los textos que tenía en Inglaterra creo que tienes razón en lo del pergamino... el número siete que aparece indica que solo puede aparecer cada séptimo día después de su invocación, si no ha cumplido su misión ese mismo instante. Lo que nos lleva a porque mató a Lao.."

- "El niño... no, el último card captor dijo que su misión era acabar con todos los que tuvieron que ver con la captura de cartas" -repuso Shaoran pensativo- "yo creo es que al ser el mismo una card eso hace que quien le invoque también quede incluido en su misión.."

- "Coincido contigo" -asintió Eriol- "creo que eso fue lo que le pasó al anciano.."

- "Investigué un poco la veracidad de la lista de nombres que aparece en el pergamino" -continuó Shaoran, complacido de compartir sus conocimientos con alguien tan versado en el tema como Eriol- "y efectivamente, todas esas personas murieron por causas no esclarecidas.... de hecho, creo que ese pergamino ha sido usado dos veces antes...."

- "¿Dos veces?" -se asombraron los demás.

- "Sí. La primera fue por un Jefe del Clan Li que murió después misteriosamente. Aparentemente su sucesor sospechó el peligro que encerraba este pergamino y lo selló para evitar que alguien aparte del Jefe del Clan supiera de su existencia.. lo que no sé es como los Chen, que invocaron a la card antes que Lao hace veinte años supieron de su existencia...

- "Hay textos antiguos, orientales y occidentales que hablan del poder de las cartas mágicas" -replicó Eriol- "es posible que hayan ubicado uno lo bastante antiguo como para saber que el pergamino de invocación existía.."

- "¿Y de donde salió ese pergamino?" -quiso saber Tomoyo.

- "Lo heredé como Lead Clow, aunque nunca me llamó la atención como para usarlo.."

- "¿Sabías exactamente lo que era?" -se asombró Sakura.

- "No" -dijo pensativo- "cuando lo heredé como Clow sabía que nació de la misma magia que hacía posible que cada card tuviera características especiales, pero también que era imposible de manejarse, una especie de card rebelde.. por eso nunca me interesó, además que su aspecto me parecía muy antiestético" -repuso con una leve sonrisa- "y lo guardé en mi vieja biblioteca sin usarlo jamás y acabé olvidándolo en casa de mi madre.. mi madre como Clow, lo que nos lleva a porqué lo tenía el clan Li"

- "¿Y recuerdas como es el pergamino antes de hacer la invocación?" -preguntó Kaho.

- "No muy bien, pero sí, algo" -aceptó- "antes de la invocación es una card adherida a ese pergamino.." -señaló la parte superior del mismo- "y el texto de su invocación está a un costado.. aunque ahora no aparezca.."

- "Entonces.. ¿solo aparecerá cuando..?" -murmuró Shaoran.

Eriol asintió en silencio.

- "Eso nos lleva a una conclusión" -repuso Sakura-"¿Cómo enfrentar el poder de una card con otras cards?"

- "Su poder no se limita al ataque con alguien que use cards" -le recordó Shaoran- "no olvides que fue capaz de atacarme a mí, que no estaba usando cards a diferencia de ti.."

La muchacha asintió.

- "Eso quiere decir que ni siquiera nosotros estamos protegidos ante eso" -comentó Eriol- "pero nos deja todavía en lo mismo... ¿cómo eliminar a esa card?"

- "Tal vez sea curiosidad" -murmuró Mei Ling- "pero.. ¿porqué se llama a sí mismo el último card captor"

- "Así como existen cards que pueden representar sentimientos" -repuso Eriol mientras Sakura recordaba la card "amor", la última de las Sakura Cards y que parecía haber quedado en la vieja casa de Tomoeda, pues no la tenía- "esta es la card que representa muerte... como en una baraja del tarot. Supongo que se hace llamar así como una especie de advertencia a quienes sean card captor, para nunca invocarle..."

- "Pues a Lao no le sirvió" -replicó Mei Ling.

Sakura pensó rápidamente.. aquello tenía sentido. En una ocasión había acompañado a Chisato a que le leyeran la suerte -a ella no se la leyeron- y la equivalente a la Sakura card "amor" era posiblemente la carta de "los amantes"...

- "Y si en la baraja del tarot la carta "muerte" no se interpreta literalmente como que alguien vaya a morir si le sale en la baraja, eso me hace pensar que hay alguna forma de enfrentarla.." -repuso Shaoran.

Eriol asintió y por un momento -por primera vez desde que supieron de la existencia del último card captor- todos sintieron renacer la esperanza.

- "Según lo que me dijo el profesor Tsukishiro, cuando hablé con él" -continuó Eriol- "Yue parece sentir especialmente a este ser... tal vez Kerberos, Spinel Sun y Ruby Moon puedan ayudarnos ya que de momento no podemos contar con Yue...."

- "Kero está en mi casa" -replicó Sakura, que estaba distraída pensando en la última de las Sakura cards y temiendo por la vida de Shaoran en la batalla que se aproximaba- "no imaginaba que llegarías tan pronto y...."

- "Bueno, no importa" -repuso Eriol con una leve sonrisa- "de momento voy a acabar de instalarme o de lo contrario me quedaré dormido como Spi.."

Sakura se sonrojó. Eriol era muy apuesto, pero aún más cuando sonreía. Y mientras Kaho instalaba a Eriol en su casa -en una habitación cercana a la de Nakuru- Tomoyo y Mei Ling se acercaron a Sakura..

- "¡Sakura estás colorada!" -susurró Tomoyo.

- "Es que yo.. yo..."

- "¡Realmente es muy guapo!" -se entusiasmó Mei Ling- "y cuando te sonrió me quedé congelada Sakura... ¡vaya reencarnación de Lead Clow!"

Tomoyo sonreía al notar la gran vena en la frente que le surgió a Shaoran.

- "Bue... bueno, realmente Eriol es muy apuesto" -Sakura empezó a sudar frío cuando notó que Shaoran les dio la espalda, como ignorándola a propósito- "pe.. pero..."

Mei Ling notó entonces la expresión de su primo y una gotita surgió sobre su cabeza. Pero en ese momento Shaoran abandonó la habitación con el esposo de Kaho, rumbo a la biblioteca y sin decir una palabra..

- "Nadie podría negar que Eriol se ha convertido en un joven muy atractivo" -repuso Tomoyo, ya tranquilamente y en voz alta- "pero.. no te ruborizaste por eso ¿no?"

Sakura asintió.

- "Es que por un momento me pareció verle .. diferente... creo que por un segundo lo ví más como Lead Clow que como Eriol.." -comentó- "además que casi parecía que pudiera leer mi mente y que se estuviera riendo de mí.."

- "Bueno, si mal no recuerdo, Eriol solía tener una forma muy peculiar de hacer las cosas" -rió Tomoyo- "pero todo depende de lo que pensabas Sakura.."

Sakura se sonrojó otra vez.. ¿podía acaso Eriol haber "visto" la preocupada por Shaoran que estaba en ese momento?

Cabe destacar que el entusiasmo de Mei Ling estaba plenamente justificado. Después de diez años, Eriol Hiragizawa había pasado de ser un encantador y siempre misterioso niño para convertirse en un joven absolutamente atractivo. Alto y de contextura delgada, vestía con la elegancia innata del caballero inglés y esto era ciertamente parte del aire de distinción que le rodeaba. Su rostro, al cabo de diez años, había abandonado ya los rasgos infantiles para convertirse en casi un reflejo del pasado, cuando se llamaba Lead Clow. A diferencia de entonces, Eriol seguía llevando el cabello negro azulado muy corto -como cuando niño- y aunque conservaba sus anteojos -que le daban un aire encantador y misterioso a la vez- estos no podían ocultar el brillo chispeante y seguro de sus ojos de un tono azul grisáceo en los que se reflejaba una tranquila seguridad en sí mismo y en sus propias habilidades a la vez que cierta sabiduría muy particular, como la de quien ha vivido ya muchas experiencias pese a tener apenas más de veinte años....

Definitivamente una persona con la que era difícil rivalizar.

La tranquilidad y confianza de Eriol eran lo que le hacía tan diferente a Shaoran. En el joven chino podía sentirse siempre un aire reflexivo y serio -salvo en los momentos en que se avergonzaba y volvía a ser un común muchacho de veinte años- como la de alguien que tiene una gran responsabilidad a sus espaldas y siempre es consciente de lo que sus decisiones pueden proyectar, a la vez que cierto aire de mando, consecuencia de los altos cargos que ocupaba pese a su juventud. Por el contrario, Eriol parecía más tranquilo, menos presionado y a la vez más era mucho más independiente y libre además de bastante desenvuelto socialmente.

Eso era justamente en lo que pensaba Shaoran cuando ingresaba con Kia Monouhi a la biblioteca... ¡Condenada timidez la suya!!, siempre había sido tan serio que nunca buscó demasiado roce social -ser Jefe de su Clan y también del Concilio de Hechiceros de Oriente no era como para que le sobre tiempo para ser sociable- y si bien reconocía que gran parte de su esfuerzo por mejorar sus habilidades habían venido de su afán no solo de ser buen jefe de Clan sino de su propio espíritu de competencia -no olvido que la reencarnación de Clow existía y deseaba poder rivalizar medir su poder con Eriol algún día- en este momento no era su poder mágico lo que le hacía sentirse como un chico torpe...

- "Eriol es una persona muy amable" -comentó entonces Kia Monouhi- "aunque solo le conocía por teléfono creo que ha elegido un buen momento para hacer lo que deseaba tanto.."

- "¿Que quiere Eriol?"

- "Kaho me comentó que Eriol quería regresar a Oriente" -repuso Kia- "al parecer está buscando reencontrar a alguien especial.."

Ahora sí que Shaoran estaba preocupado.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Touya suspiró. Realmente era ya bastante tarde como para darse una vuelta por la casa de Kaho de modo que decidió volver al departamento de su padre y mientras su auto recorría la distancia su mente iba divagando...

Cinco años. Había estado alejado de su familia por cinco años para averiguar el porqué de sus habilidades pero nada había logrado. Lo más cerca que había estado había sido había sido esa tarde en que descubrió a su padre hablando con el fantasma de su madre.

No ignoraba que su padre podía hacer eso. Había sido una de las extrañas consecuencias después que Sakura enfrentara al niño que venía de Inglaterra, pero nunca antes había escuchado a sus padres hablar así. Además, de hecho, su padre parecía poder ver solo a su madre, porque no había dado señales de ver a ningún otro espíritu...

Pero esa tarde hace cinco años.....

- "No podrás ocultarlo a todos para siempre" -había dicho el espectro de su madre- "algún día tendrán que saberlo.."

- "Pero si no van a intervenir directamente en eso.. ¿para que complicar sus vidas así?" -había replicado el señor Kinomoto- "todo lo que deseo es que tengan una vida normal en la medida de lo posible..."

- "Pero les quitas la libre elección"

- "Porque los amo y si intervienen estarán en peligro de sufrir aún antes del último día. Ya fue bastante con lo que pasó antes.. creo que es mejor que los mantenga a todos fuera de eso...aún el mismo Clow solo lo intuía y ahora que estoy seguro.. no puedo permitir que se enteren" -había dicho con tristeza.

El espíritu de Nadeshiko había visto entonces a su hijo y se lo había hecho notar a su esposo. Aquel había sido el inicio del problema. Touya quería saber de lo que su padre hablaba y Fujitaka había sonreído tristemente. El desenlace había sido su marcha de la casa. Pero ahora, si bien había decidido dejar sus dudas atrás en vista del problema que tenían enfrente, no dejaba de preguntarse si había perdido cinco años alejado de su familia por nada... ¿o había algo que su padre todavía ocultaba?.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Ya estaba muy avanzada la noche cuando Yamazaki ingresó y quedó de pie en medio del silencioso lugar. Chiharu estaba a su lado y ella también se detuvo. La puerta estaba semiabierta cuando la empujaron y si bien el lugar estaba iluminado el silencio era casi sepulcral, aunque con lo elegante del edificio seguramente era imposible que la seguridad fuera un problema.

- "¿Estás seguro que te dijo a esta hora?" -le preguntó Chiharu.

- "Sí, mira, incluso lo anoté" -le mostró uno de sus textos de la universidad- "Li mismo me dijo que viniera a esta hora. Dijo que tenía algunos libros sobre leyes internacionales que podrían servirme..."

- "Creí que se estaba quedando en casa de Sakura.."

- "Pero ya ves que hay luz, por tanto, hay alguien" -repuso tan sonriente como siempre- "aunque como no estoy muy seguro mejor espera aquí.. no demoro"

La muchacha se sentó en el serio y muy masculino saloncito, mientras Yamazaki ingresaba por el vestíbulo silencioso...

- "¡Vaya!!" -comentó para si mismo- "esto es lo que yo llamo un departamento cómodo y elegante.. ¡algún día podré pagarme un lugar así!" -pensó, tan optimista como siempre- "¡tengo que trabajar un poco más pero lo lograré!"

Dejó atrás el amplio vestíbulo mientras escuchaba el murmullo de una voz ..

- "Parece la voz de Li" -pensó- "creo que olvidó que iba a venir..."

- "Protección.. protección... debo terminar este hechizo de una vez por todas.... no importa lo que me pase, no permitiré que nada le ocurra..." -murmuraba Shaoran mientras se concentraba- "no puedo confiar en que Eriol pueda salvarla.. tengo que hacer esto sin que nadie lo sepa.."

Estaba absolutamente concentrado en terminar ese hechizo.

Un rayo de luz surgió de sus manos envolviendo una Sakura Card que giró con rapidez en medio del aire mientras la figura de Shaoran se elevaba lentamente del piso y su rostro palidecía -sabía que estaba todavía muy débil para intentar algo así, pero igual lo había hecho- entretanto el hechizo había terminado en medio de un extraño destello de luz y cards extrañas y nuevas rodeando a la Sakura Card hasta que finalmente el cuerpo del joven chino se desplazó por el aire hasta volver a pisar el suelo sintiéndose agotado y débil.

Suspiró profundamente reuniendo fuerzas y abrió los ojos.

Solo para encontrar la sonriente expresión de Yamazaki, que tenía una gotita en la nuca...

¡Ahora sí que Shaoran quería que la tierra le tragara!!

Más notas de la autora : ¡hola!. Espero que el capítulo no les haya parecido muy pesado pero ya tenía que explicar el enredo que había hecho. ¡Faltan solo dos capítulos para el final!! ^u^.

Supongo que ya habrán notado que Yukito está haciendo lo mejor que puede por Sakura -y en todos sentido realmente- pero Kero definitivamente no hará las cosas fáciles. Y mientras la pequeña Kiku encontró algo "en su camino", Jean se declara la persona mas infortunada del mundo -aunque Touya afirma que ese es él, por tener que soportarle en su hospital otra vez- por estar en una ciudad que sufre de tanto sismo. Yo entretanto, aún doy saltitos de alegría.. ¡al fin ingresó Eriol!! ^u^ -hay tanto chico apuesto allí que me marea @o@- y solo espero que la descripción les haya parecido apropiada ^u^.

Preguntas, preguntas: ¿Porqué Nakuru no se transformó en Ruby Moon desde que llegó?. Bueno, Nakuru no se transformó en Ruby Moon mientras Eriol no llegó, porque ella existe por protegerlo a él -aunque no la necesita, ¡vamos, tiene el suficiente poder para cuidarse solo!- y por ello al menos necesitaba sentir su presencia en la misma parte del hemisferio donde estaba, para hacerlo. ¿Y Eriol?, provocando algo más que enfado en Shaoran con su manera de tratar a Sakura, aunque nadie sabe a que "persona especial" quería buscar hace tiempo en oriente (y no lo diré.. todavía). ¿Quién es Subaru Sumeragi?.. bueno, es personaje de dos mangas de Clamp: Tokyo Babylon y X y no, definitivamente no está interesado en Sakura -ni ella en él- con quien hago el crossover -encuentro entre personajes de uno y otro manga, no siempre del mismo autor, aunque yo si uso personajes de Clamp- y es también el mismo niño que coincidió con Yukito de pequeño en el cap IV y que notó que Yukito era en realidad dos seres en uno. ¿Conoces las historias de los mangas mencionados? ¿si? ¡felicidades!^u^.. ¿no? ;_; no importa, en este fanfic no es necesario saberlo aunque lo que Shaoran comentó es parte de los mangas "Tokyo Babylon" y "X". ¿Lo de las cartas del Tarot?: eso lo investigué y realmente existen la carta de la "muerte" y "los amantes" ¡y no significa que uno se vaya a morir o a enamorarse! (según la gente que cree en eso) pero como en la serie también Sakura usó las clow cards como si fueran cartas de tarot me pareció buena explicación..

¿Qué Touya no sabe el porqué de sus poderes y los de su hermana?.. bueno, eso no queda muy claro en la serie.. de modo que lo dejé así. ¿Y lo que está encubriendo Fujitaka?... de momento no puedo decirlo pero quizá pronto lo suelte.. je,je, ¿qué hay con el descubrimiento de Yamazaki?... ¡pobre Shaoran!!

Vocabulario (para que no se queden con dudas ^u^)

- Conejo de la nieve (*) Es el significado del nombre "Yukito"

- Shinjuku (**) una zona dentro de la ciudad de Tokyo

- Sakurazukamori (***) Guardián del Túmulo del Cerezo (¡Por eso miraron raro a la pobre Sakura!!... ¿recuerdan que su nombre significa literalmente "Cereza"?)

Y aquí terminan.. ¡por fin!.. mis notas de autor.. la próxima será corta.. ¡palabra!^u^'

Mikki cambió de correo!! ^u^ de modo que los comentarios, sujerencias y tomatazos a mikki_chan01@yahoo.com

Avances del siguiente capítulo:

La reacción de Yamazaki sorprende a Shaoran mientras que a Sakura un sueño la llena de temor mientras el enfrentamiento empieza. El último card captor hace acto de presencia y ¡¡ahora sí que no se va a ir tan fácil!!, aunque mientras comprueban el poder de este pequeñajo Yue -¡sí, ya era tiempo que reapareciera! ^u^- descubre algo...... ¡léanlo!!...^u^

Capítulo XIII. Enfrentando al Ultimo Card Captor