El último Card Captor

El último Card Captor

Capítulo III

Noticias inesperadas

"Hola de nuevo diario.... tengo varias cosas que contarte y estoy tratando de recordarlas ahora... ¡es que ocurren tantas cosas que a veces hasta no sé donde empezar!

Bueno, hoy capturamos una carta con ayuda de Tomoyo.. ¡y no me refiero a que nos estuviera filmando!... bueno, ¡la capturé gracias a que Tomoyo cantó una canción preciosa que les encantó hasta a Mei Ling y a Li!.... ¡creo que Tomoyo es la mejor amiga que he tenido y me parece la chica más amable del mundo!... Kero me dá la razón, porque siempre le ha simpatizado Tomoyo... a diferencia de Li, al que siempre suele llamar "mocoso" -bueno, al igual que el antipático de mi hermano- y de Mei Ling, a la que estaba molestando mucho esta noche por el hecho que no tiene magia... ¡vaya con Kero!

Aunque sí debo agradecerle algo a Li... ¡y es que gracias a su sujerencia pude grabar la canción que Yukito acaba de escuchar que realmente le ha encantado!.. por supuesto que no le dije a Li que la quería grabar para Yukito.

Después dudé si realmente fue bueno grabar la canción.... mi hermano se puso a preguntar de donde había conseguido la grabación y no sé como se me ocurrió eso de que a Tomoyo se le habían olvidado uno de sus aparatos de audio en el salón de música toda la noche.... claro que Touya no se quedó tranquilo y quiso seguir preguntando pero tanto papá como Yukito sólo deseaban oír la canción y tuvo que dejarlo... ¡mi papá es tan bueno!.... y también Yukito claro... ¡es tan amable conmigo!!!!, incluso insistió en ayudarme un poco con mi tarea de matemáticas para agradecerme y .. ¡eso me puso muy feliz.!

.................................

Ha veces Kero me pone nerviosa. ¡Es tan desordenado y caprichoso!.... esta noche tuve que preparar algunas gelatinas para que se tranquilizara aunque mi padre me ayudó a hacerlas... ¡si no le hago caso o le doy un dulce puede ser realmente terco!!!..... ¡No quiero ni pensar en lo que sería capaz de hacer si no le doy gusto!... a veces es tan difícil ...."

 

La puerta del ascensor se abrió y Sakura ingresó al vestíbulo de la suite más elegante del hotel con algo de timidez. No se sentía nada cómoda. No sólo estaba visitando a una persona que no había visto hace muchos años, sino que se sentía cohibida y nerviosa. No era que la señora Sonomi la hubiera tratado mal alguna vez, pero si el paso del tiempo a veces suele enfriar las amistades más cálidas... ¿que puede hacer a una simpatía espontánea?

La señora Sonomi volteó a verla y Sakura quedó estática. No era precisamente por la elegancia de la suite o las exóticas flores cuyo aroma era casi embriagador... era la señora Sonomi la que la sorprendió al punto de quedar muda por unos instantes... ¡Se veía exactamente igual que antes!!!... ¡incluso parecía que no hubieran pasado casi 10 años!!!.

- "Seño... señora Sonomi... buen... buenos días..." -tartamudeó algo confundida- "soy Sakura Kinomoto, había solicitado que me diera una cita para..."

- "¡Sakura Kinomoto!!!!!" -repitió Sonomi, contemplando también con asombro, a la hermosa muchacha que tenía frente a sí- "¡es increíble!... ¡no puede ser!!!"

- "Sí, soy yo.. ¿no me recuerda?... usted misma me dijo por teléfono que podía venir y..."

- "Por supuesto que te recuerdo querida..." -dijo haciendole un gesto para que se sentara ante una mesa de té- "lo que pasa es que me sorprendiste un poco.... estás hecha toda una mujer y además.. ¡te pareces tanto a tu madre!!... por un momento, me pareció ver de nuevo a mi querida Nadeshiko... ¡me hace tan feliz verte!" -repuso con una sonrisa- " ¿y como has estado?.. ¡no sabes el gusto que me da que hayas venido a verme!!... ¿que ha sido de ti y que haces?... ¿me habías dicho por teléfono que ahora vives aquí en Tokyo?"

- "Sí, señora" -le contestó con suavidad- "hace casi cinco años que mi familia y yo nos mudamos a Tokyo...."

- " ¿Y que haces ahora?... porque supongo que estarás estudiando algo.... ¿o acaso trabajas?"

- "De hecho estoy estudiando periodismo en la Universidad de Tokyo.... y trabajo de camarera en mis ratos libres y..."

- " ¡¿Cómo que trabajas de camarera?!... pero ¿como puede permitirtelo tu padre?... ¿acaso te falta algo??"

- "No, no es eso precisamente... lo que sucede es que ya no soy una niña y me agrada poder ganar un poco de dinero por mí misma y mi papá lo entiende muy bien ... además no es que me falte nada porque papá es Decano de la Facultad de Arqueología en la Universidad de Tokyo y gana lo necesario... sólo que quiero ser un poquito independiente en algo... ¿y que me puede decir de usted y Tomoyo?... porque aunque no lo crea y pese al tiempo que tengo de no saber nada de ella creo que estudio periodismo por influencia suya... ¡con esa manía que tenía con las cámaras de video y las fotografías!!" -repuso con una sonrisa.

- "Bueno... pues...." -repuso con ciertas dudas- "Tomoyo se encuentra muy bien, realmente está bien, ella está en este momento en París porque decidió volverse Diseñadora de Modas y por lo que sé le está yendo estupendamente... ¡incluso es bastante conocida en el medio de la moda!.. aunque con eso de que los diseñadores no usan su nombre real tal vez por eso no sabes de ella... bueno, incluso supe por un periódico parisiense que ha logrado asociarse con una importante casa de la moda de allá... ¡es tan inteligente y hermosa!... aunque..."

Permaneció en silencio por un instante, como si no supiera que decir...

- "Pero.. ¿porqué lo dice en ese tono señora?.. ¿Tomoyo está bien verdad?"

- "Sí. Bueno, ella está bien.... pese a su juventud es ya una personalidad en su medio y puede decirse que es una persona exitosa, pero...."

- " ¿Pero?"

- "Ha cambiado mucho. Tomoyo ya no es la dulce y encantadora niña que conociste hace tanto tiempo.... de hecho ella y yo apenas si nos hemos visto una o dos veces este año.... y la última vez fue porque coincidimos en un evento, pero nada más. Vive sola en un apartamento en París y su carácter...... ha cambiado de una forma que no podrías creerlo..."

- " ¡Eso es imposible!!.. ¡Tomoyo es la chica más amable y gentil que he conocido en mi vida!!!... ¿como podría haber cambiado?... además que ella y usted se querían tanto..... ¡ella no puede haber cambiado!"

- "Tomoyo cambió mucho Sakura. Ocurrió poco después que su padre y yo nos divorciamos... ella... ella, bueno, la verdad es que le afectó más de lo que yo esperaba..." -repuso con tristeza- "después, cuando la saqué de aquel internado en Estados Unidos nunca fue la misma... las cosas cambiaron entre nosotras y yo estaba tan ocupada viajando por los negocios que creo que no estuve lo suficientemente cerca como para escucharla cuando me necesitó..."

- "Disculpe Señora Sonomi. Pero Tomoyo..... bueno...... ella no parecía estar muy unida a su papá.... tal vez sea solo que se sintió un poco ... sola... no creo que sea algo que no puedan solucionar si no hablan a solas algun rato.... estoy segura que Tomoyo la quiere mucho ..."

- " No Sakura. ¡Ojalá fuera tan fácil!... No sabes cuanto me gustaría poder hablar con Tomoyo el suficiente tiempo como para poder arreglar nuestras diferencias.... ¡como me gustaría que ella fuera como tú eres ahora!... ¡que hubiera seguido siendo mi dulce niña!!!... pero temo que ella misma me evade las veces que voy a verla y eso me duele mucho..."

- "Por favor, no se entristezca por mi culpa. Lo menos que deseo es traerle algún recuerdo triste.."

- "Nada de eso Sakura... al contrario. Verte de nuevo me llenó de una gran alegría... una alegría que no tenía en mucho tiempo...."

- "Bueno, entonces permítame alegrarla un poco" -repuso abriendo su bolso y con una sonrisa- " ¿me permite servirle el té?... ¡traje unas galletas riquísimas!!!!.... mi padre las horneó justo antes de que viniera para acá y pensé en compartirlas con usted...."

- " ¿Tu padre?"

- "Sí. El es un gran cocinero y todavía no puedo prepararlas tan bien como él, aunque lo intento mucho. Me dijo que le enviara sus saludos y el mismo insistió en que le trajera algunas.."

Sonomi quedó en silencio mientras Sakura empezaba a servir el té.

Pensaba.

Pensaba en muchas cosas y a la vez en ninguna. Había pasado mucho tiempo desde que vió a la pequeña Sakura pero vió con alegría que la hija de su querida Nadeshiko había crecido hasta convertirse en una joven feliz y alegre.... Era irónico... Siempre había sostenido que Fujitaka no sólo no había merecido a Nadeshiko sinó que muy en el fondo, siempre pensó que no podría hacer que Sakura creciera tan alegre y feliz como su madre hubiera deseado.... sin embargo... sin embargo fue ella la que no pudo lograr que Tomoyo conservara su dulzura y candorosidad... Era ella la que había fracasado... pero quizá si Sakura pudiera volver a hablar con Tomoyo podría ayudarle a recuperar a su hija...

- " ¿No te gustaría el número telefónico de Tomoyo?" -le dijo- " ¿O tal vez su correo electrónico?... quizá sería bueno que ustedes dos pudieran encontrar una manera de comunicarse.." -añadió con una triste sonrisa.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

- " ¡No puedo creerlo, eso es imposible!!"

- "No te estoy engañando Kero. Eso fue exactamente lo que la señora Sonomi dijo y no creas que a mí me tiene muy contenta... ¿que puede haber motivado que Tomoyo se alejara tanto de su madre?... además que parece que no se llevan muy bien ahora y eso todavía es algo difícil de creer para mí... ¡Siempre recordé a Tomoyo como una chica tan dulce!!!... y me preocupa.. además con lo que me dijo su mamá no me animo a llamarla o a enviarle un correo.... tal vez está tan ocupada que ni me recuerda..."

- " Pues yo no puedo aceptar lo que dices con tanta facilidad Sakura. Tomoyo es.. bueno, siempre fue tan amable... ¡y con lo bien que cocinaba!!... aún recuerdo sus deliciosos bocadillos y quiero ponerme a llorar... ¿que puede haberle pasado?"

- " ¡Sakura!" -era la voz de su padre tocando la puerta de su habitación- " ¡la cena está lista!!"

- "Si papá, ahora mismo voy" -dijo mientras se dirigía a la puerta- "escucha Kero... espera aquí y anda pensando que vamos a hacer...."

Al acomodarse en la mesa y compartir la cena con su amable padre, Sakura no pudo evitar sentirse triste. Las palabras y la expresión de la señora Sonomi le eran muy difíciles de olvidar y su actitud no dejó de ser observada.

- " Es que no puedo .... no logro entender lo que puede haber pasado entre las dos para que su situación acabara de esta forma.... papá, tu conociste a Tomoyo, y ella es muy dulce... esas cosas ... bueno, lo que somos no puede cambiar así... es.... es extraño..."

- "Es claro que algo más ocurrió entre ambas Sakura. Si tú misma dices que tu amiga no era muy unida a su padre como para que el divorcio la afectara de esa manera.."

- "Papá: Tomoyo nunca hablaba de su padre.... creo que casi nunca lo veía... ¿como puede afectarle entonces de tal forma su ausencia definitiva como para alejarla así de su madre?... ellas sí eran muy unidas.... y el cambio en su personalidad que mencionó la señora Sonomi.. es muy difícil de creer para mí"

- "Tomoyo siempre me pareció una niña muy dulce y tal vez en el fondo eso no halla cambiado hija, lo que creo es que, tal y como te dije, algo más ocurrió entre ellas o en todo caso, algo hizo que Tomoyo cambiara su actitud hacia los demás, ocultando su verdadera personalidad como bajo un escudo o una protección.... lo que quiera que le haya pasado la lastimó de tal manera que ahora se cuida de lo que la rodea para no ser lastimada..."

- " ¿En serio crees eso papá?"

- "Sí. Tienes razón en una cosa: es muy difícil que la personalidad auténtica de una persona cambie de una manera tan radical sólo por capricho. Y cuando somos niños normalmente somos más sinceros y abiertos al expresar nuestro verdadero yo que cuando crecemos.... las circunstancias a veces nos hacen cambiar un poco... o nos hace "adaptar" mejor nuesro verdadero yo a lo que nos rodea... puede que tu amiga sí sea ahora como su madre mencionó... pero, al igual que tú, creo que en el fondo, y quizá muy en el fondo, sigue siendo la dulce Tomoyo de siempre.. tal vez necesite de una amiga para ayudarla a recordar lo que verdaderamente es..... aunque sea a la distancia...."

- "Gracias papá. Realmente eres el mejor. ¡no sabes cuanto me ha animado lo que dijiste!!!... estaba dudando en comunicarme con ella.. ¡pero voy a hacerlo!..." -y repuso pensativa- "aunque todavía me apena la tristeza de la señora Sonomi.. creo que siente que ha fracasado como madre y eso debe ser muy duro para ella "

- "Bueno, si puedes comunicarte con Tomoyo, quizá puedas, poco a poco... ayudar a que todo vuelva a ser entre ellas como cuando ustedes dos eran niñas.."

- " ¡Eso es cierto!!!" -comentó con alegría y volvió a probar sus fideos - "oye paá... cambiando un poco el tema... no me dijiste a donde va a desarrollarse tu reunión de la próxima semana...."

- " ¿No lo dije?" -comentó distraído- "es que en ese momento creo que me decías algo del campamento a donde no fuiste... bueno, todavía tengo tiempo de preparar algún equipaje aunque preferiría comprar un poco de ropa en Hong Kong..."

- " ¡¿ Hong Kong??!" -casi gritó Sakura

- " ¿¿¿¿¡¡¡¡¡¡ HONG KOOOONNNNGGG!!!?????" -repuso una vocecita desde la cocina.

- " ¿Qué fue eso?" -el señor Kinomoto se puso de pie con cierta alarma, casi dirigiéndose a la cocina.

- " ¿Eh???" -Sakura empezó a sudar frío mientras retenía el brazo de su padre.. ¡ese Kero estaba husmeando en la cocina y no solo lo escuchó todo sinó que se le ocurrió gritar!!- " ¡espera!!... ¡yo misma iré!!" -dijo adelantándose casi corriendo y entrando a la cocina.

Todo para pillar a Kero atragantándose con un enorme plato de fideos...

- " ¿Qué se supone que estás haciendo?" -dijo en voz baja, pero casi histérica- " no solo te encuentras atiborrándote de comida en la cocina... ¡donde mi padre podría encontrarte!.. sinó que además das ese grito espantoso... ¿que te propones???... ¿matarnos de un susto?"

- "No te enfades Sakura" -dijo después de pasar el bocado de fideos- "es sólo que me sorprendió saber que tu padre irá a Hong Kong... además que tú también estás de vacaciones.. ¿no?..." -su ojitos brillaron y Sakura tembló- " ¿acaso no te parece una oportunidad brillante?"

- "Pa.... ¿para qué?" -dijo con una gotita en la nuca.

- "Para ir a Hong Kong... ya te lo había dicho... si le decimos al mocoso podríamos reunir a todos y hacerlo muy fácilmente... hasta quizá podamos localizar a tu hermano.."

- "¿En serio? ¿También podríamos saber donde está Touya?"

- " ¡Claro!"

- " Sakura.. ¿que sucede?"

- "Nada papá" -repuso asomándose con una gran sonrisa en la cara- " ¡en un segundo estoy contigo!"- dijo antes de volver a meterse a la cocina- "pero Kero... ese plan no me convence.... sí quiero saber si mi hermano está bien pero me voy a morir de vergüenza al presentarme ante Shaoran... ¡piensa en otra forma!"

- "No la hay... además es una oportunidad única: ¿que tiene de raro que acompañes a tu padre en su viaje?.... y de paso que haces compras te das una vuelta por esa casa y.."

- "¡¡¡¡ No, no y no!!!" -dijo moviendo agitadamente los brazos- " ¡no me voy a atrever!!!.. ¡y no pienso ir!!!"

- "Si que puedes ser testaruda" -insistió el muñeco de felpa- "es lo mejor..."

- "¡¡¡¡ No, no y no!!!"

- "Pues si no vas... voy a..." -una idea brillante cruzó por su mente- " ¡voy a salir de aquí en este instante y me presentaré ante tu papá!!!"

- " ¡Kero!!!!"

- "Vamos, Sakura. Decide" -dijo el muñeco cruzando sus bracitos con decisión y volando hasta la puerta entreabierta.

- " ¿Sakura?... ¿que pasa?.. ¿necesitas ayuda???"

- " ¡No papá!" -dijo rápida y luego de mirar de nuevo el decidido semblante de Kero, añadió- "Bien. Tu ganas. Iré a Hong Kong. ¡Pero no habrá nada que puedas hacer para convencerme de presentarme ante esa casa!!"

- "Bueno" -cedió Kero, con astucia- "pero no te negarás a visitar a algunos hechiceros de allí... ya que no quieres ir donde ese mocoso, tal vez otros hechiceros nos puedan ser útiles.."

- "Eso sí que me parece mejor" -suspiró aliviada- "Dalo por hecho.. ¡pero ahora mejor te deslizas hacia mi habitación sin que papá te vea!!!"

Su padre se sorprendió un poco cuando ella le dijo que si podría acompañarlo en su viaje, aunque por supuesto la idea le pareció buena. Y cuando poco después, Sakura volvió a su habitación después de asear los platos, Fujitaka Kinomoto contempló la figura de su hija y permaneció pensativo.... ¡pobre Sonomi!.... él tenía a Sakura a su lado.... aunque no podía dejar de pensar en su hijo y por eso comprendía por lo que la prima de su esposa debía estar pasando...

 

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Shaoran descendió de su recinto privado con una expresión que motivó que nadie del Clan Li -o que estuviera en su sano juicio- se le pusiera enfrente. Se cruzó con Mei Ling sin dirigirle la palabra y se encerró en sus habitaciones durante el resto de la tarde. Su prima observó que estaba todavía con su traje ceremonial - ¡realmente se veía guapísimo!- y como había estado trabajando en algún hechizo secreto del que nadie parecía tener idea -aunque ella sospechaba que Wei sabía más de lo que decía- no dudó que el motivo de su comportamiento tuviera su origen en ese preciso hechizo.

¿Que sería lo que lo tenía tan preocupado?

Como sabía que no podía hacer nada por ayudarlo -ha veces su reserva la exasperaba, pero no había remedio- no le quedó otra opción que enviar a Wei a verle con una bandeja de té y bocadillos, después de todo, era la única persona que podía ser calificado de confidente y amigo de su primo.

El anciano encontró al joven jefe del clan en un estado de depresión difícil de describir. No se parecía a lo que ocasionó el matrimonio de Mai Tsi, más bien lo que los brillantes ojos del muchacho reflejaban era pesar mezclado con... ¿culpa?

- " ¿Se siente bien amo Li?"

El joven, que había dejado de ver el suelo cuando vió ingresar al anciano pareció contener su desesperación a duras penas... pero al fin no pudo mantenerse así por mucho tiempo y dijo casi atropelladamente..

- " ¡Me he dado cuenta muy tarde Wei!!! ¡demasiado tarde!!!" -repuso cerrando los ojos, como si no pudiera soportar la mirada asombrada del anciano ante su actitud- " ¿no lo entiendes?... no sé como pude ser tan estúpido en no notarlo antes...."

- "Pero amo.... ¿a qué se refiere? ¿acaso el hechizo salió mal?..... y con todo el trabajo y el tiempo que le tomó prepararlo... "

- "No Wei. El hechizo resultó ser bastante apropiado y efectivo. Lo suficiente para saber que gracias al odio que siente Lao por mí y el clan Li ha hecho daño a muchas personas a quienes su único crimen ha sido llegar a tenerme alguna estimación o afecto" -repuso con profunda tristeza- " ¡todo ha sido mi culpa!..."

- "Pero amo, tal vez pueda hacer algo para ayudar a las personas que el señor Lao ha perjudicado..."

- "Eso pensaba yo también.... pero hay varios a los que no podré ayudar de ninguna manera.... ¿recuerdas a Tao Piang, mi mejor amigo de la secundaria?..." -el anciano asintió- "pues está muerto.... aparentemente murió por una sobredosis de somníferos...."

- "Eso no puede ser su culpa mi amo.."

- " ¿Lo crees?.... el hechizo que hice me permitió seguir rastros de magia y pude descubrirlas a su alrededor y ahora sé que cuando tuvo problemas al no ingresar a la universidad las alucinaciones que padeció no eran alucinaciones... eran ilusiones provocadas con magia... y en su desesperación por liberarse de las alucinaciones tomó aquella sobredosis que finalmente lo mató..."

- " ¡No puede ser!... ¿está seguro?"

- "Sí, y eso no es lo peor porque no es el único caso. De las personas sin poder mágico que he conocido y han llegado a estimarme a lo largo de mi vida, hay al menos 9 que han muerto en circunstancias aparentemente naturales o accidentales y que he podido percibir ahora, tuvieron magia a su alrededor antes de sus muertes... mis conocidos hechiceros parece que no han sido grandemente afectados... o en todo caso lo han sido de una manera muy indirecta..." -suspiró- "al menos hasta donde pude soportar que el hechizo me mostrara....."

- " ¿Acaso no terminó de realizar el hechizo?"
- "No.. no pude seguir observando como personas que conocí pagaban con accidentes o muertes aparentemente naturales el hecho de haber contado con mi simpatía... además decidí empezar por lo peor... por si había gente muerta y ya ves que sí.."

- "Pero... ¿aún no sabe si hay más personas perjudicadas por Lao que aquellos que ya murieron?"

- "No. No me sentí lo suficientemente preparado como para continuar después de enterarme de esas muertes.."

- " ¿Acaso piensa dejarlo así amo Li?"

- " ¡Claro que no!!!" -dijo con su acostumbrada energía- "es sólo que me sentí muy mal por aquellas 9 personas..... y lo que más me indigna es que no puedo probar todavía que Lao ha estado detrás de todo eso.."

- "Pero si logra seguir el curso de su magia cuando esté actuando para perjudicar a alguien, tal vez pueda probarlo ante el consejo.."

- "Es mi única esperanza...." -el anciano le ofreció entonces el contenido de la bandeja- "no, no puedo comer ahora... sólo me detuve a recuperar fuerzas pero ya estoy bien.." -trató de levantarse de la silla donde estaba sentado y casi cae al piso pero el anciano le sostuvo- "sólo estoy algo cansado y deprimido pero ya pasará... ¡debo completar el hechizo para poder rastrear la magia de Lao!"

- "Creo que por ahora será mejor que descanse... si el hechizo quedó incompleto eso quiere decir que los rastros del poder que invocó han lastimado su cuerpo y debilitado sus fuerzas... tal vez hasta puedan ocasionarle un gran daño si no se recupera apropiadamente.."

- " Sí. Sé que fue estúpido de mi parte dejar el hechizo inconcluso y me merezco que mi cuerpo se lastime.. pero no pude soportar el remordimiento...." -y continuó- "y tampoco puedo permitir que esta torpeza siga perjudicando a otros.."

- "Pero si está débil no podrá realizar bien el hechizo completo y entonces hasta podría morir al recibir toda esa magia sobre usted. Y si muere no podrá ayudar a nadie.."

Shaoran apretó los puños pero permaneció en silencio. Wei tenía razón. Tenía que estar vivo y fuerte para proteger a su clan y a aquellos que podían ser perjudicados por Lao. Tendría que descansar por algunos días.

Pero después..... después se aseguraría de proteger a la siguiente víctima de la venganza de Lao.

Ojalá tuviera alguna ayuda.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los adolescentes echaron a correr casi atropellándose. Acababan de salir del colegio -al que no volverían por varios días en vista de las vacaciones de fin del primer semestre- y no habían encontrado a la persona que buscaban en la sala de maestros. Más de una estaba casi a punto de estallar en llanto pero la maestra Sato les indicó que acababa de irse. Esa noticia motivó salida masiva de los alumnos y una sonrisa en los labios de la profesora. Definitivamente todos lo iban a extrañar.

La noticia había caído como bomba en el colegio y muchas alumnas habían escrito indignadas y llorosas cartas a la dirección para manifestar su pesar. Todos los profesores se habían reído mucho al saberlo pero era ciertamente algo que se podía esperar. Era cosa bien sabida que todas las estudiantes de la escuela estaban enamoradas de su colega. Cosa que no era de extrañarse pues era muy guapo, amable, sólo tenía 26 años y enseñaba matemáticas en una secundaria llena de chicos y chicas con muchas hormonas.

Había sido testigo en muchas ocasiones de la enorme cantidad de cartas de amor que aparecían -todos los días- en su casillero, y todos los profesores hacían continuas apuestas sobre cuando su colega finalmente se enfadaría.... pero todos habían perdido.

Parecía que fuera incapaz de enojarse.

Ni siquiera cuando se encontraba en medio de su clase y notaba que todas las chicas lo estaban mirando a él y no prestando atención a su curso. Siempre parecía tomarlo todo con inagotable paciencia y después ayudar a la alumna o alumno -porque eso también le había pasado y ella misma lo había visto, habiendo sido motivo de enormes bromas por parte de los otros maestros- de turno a volver a la realidad con una pregunta en un tono amable, continuaba tan traquilo como siempre. Y sus demás colegas sí que le hacían bromas al respecto, bueno, al menos hasta el año pasado......

Todos sabían que la muerte de su esposa había sido una espantosa desgracia para él. Casi no tenía parientes y a decir verdad él también había estado en ese accidente. Pero mientras había salido de allí con diversas contusiones -por las que tuvo que permanecer 2 meses en el hospital- la muerte de ella había sido instantánea.

Y todo eso ocurrió antes de celebrar un año de matrimonio.

Había sido fuerte en medio de su tristeza, pero la profesora Sato sabía que la foto de ella estuvo en su casillero hasta hoy, el último día que permaneció en esta escuela: donde había conocido a Keiko cuando ella se encontraba ayudando en la enfermería de la escuela.. porque era estudiante de enfermería. Se habían casado a un año exacto de conocerse -las alumnas habían hecho un auténtico drama griego cuando la noticia se supo- y habían sido la pareja más feliz que hubiera visto por el tiempo que duró el matrimonio.

Hasta el accidente.

Un terremoto había provocado el derrumbe de la estación del metro y mucha gente había quedado atrapada entre los escombros. Muchos habían muerto a raíz de lo ocurrido y Keiko había sido una de ellos. Por eso no le extrañaba que hubiera hecho todo lo posible por buscar un empleo que le permitiera abandonar definitivamente la ciudad que debía ser fuente de penosos recuerdos.

Entretanto los alumnos alcanzaban -después de una larga carrera- a ver una figura masculina que se alejaba llevando un portafolios y lo llamaron a grandes gritos...

- " ¡Sensei, sensei!"

El aludido, un hombre joven de 26 años y estatura regular se detuvo.

- " ¡Como han estado chicos?.... ¿acaso olvidé algo?"

- "No sen.... no sensei" -le contestaron mientras recuperaban el aliento- "lo que pasa es que no habíamos podido despedirnos bien de usted..."

- " ¡Y queríamos entregarle un obsequio de despedida!!" -dijo un chico.

- " ¡Sí!!! ¡lo vamos a extrañar mucho!!!" -protestó una chica.

- " ¿Porqué tiene que irse??" -preguntó otro chico.

- "Sí... ¡no se vaya sensei!" -suplicó una jovencita.

- "Son ustedes muy amables" -respondió con una sonrisa que motivó que las alumnas a duras penas contuvieran un suspiro- "pero creo que ya les expliqué que les dejo en buenas manos... la profesora Sato me reemplazará en todas mis clases y estoy segura que pronto se sentirán tan cómodas con ella que tendré suerte si me recuerdan un poquito... ella es una gran maestra.."

- "La profesora Sato es muy bonita.." -comentaron unos chicos.

- "Y sí que lo es. Sólo espero que ustedes sepan respetarla como ella lo merece.."

- "Lo sabemos. ¡Pero igual lo vamos a extrañar muchísimo Tsukishiro sensei!!!" -protestaron unas chicas con pañuelos en las manos.

- "Quizá volvamos a vernos alguna vez muchachos, el mundo da muchas vueltas y la verdad, como les dije antes, he tenido mucha suerte en conseguir que me acepten en ese lugar.... aunque tenga que mudarme a Tokyo para tomar ese puesto.."

- " ¡Eso es cierto sensei!!" -comentó un chico- " ¡a mí también me gustaría estar allí!"

- "Bueno, Tsukishiro sensei es un estupendo maestro de matemáticas" -dijo otro muchacho con gesto de comprensión- "y es por eso que ha conseguido el trabajo de maestro dentro del Campus Clamp... es comprensible.... yo también me presentaré allí el año próximo"

- "No seas tonto Takeo" -le recriminó otra chica- "todo el mundo sabe que en el Campus Clamp sólo aceptan a estudiantes con un nivel de inteligencia superior y allí definitivamente no encajarías nunca.."

- " ¿Como te atreves?"

- "Ya basta chicos. No peleen. Agradezco mucho su gesto y el obsequio" -repuso tomando el paquete de manos de una muchachita que lo miraba embelesada- " ¿que es?" -sonrió levemente mientras le quitaba la envoltura- " ¡gracias chicos!!!.... un portaretratos..."

- " ¡Son para dos fotos sensei!!"

- "Pusimos allí una foto de todos nosotros... para que nos recuerde" -intervino un chico que había permanecido atrás porque nadie le había permitido avanzar hasta el maestro, mientras se sonrojaba.

- "Y también otra que creemos es importante para usted..." -dijo otro chico con la típica expresión de jefe de la clase, mientras algunas chicas y chicos hacían retroceder al anterior, para que el sensei Tsukishiro no se diera cuenta de su sonrojo.

Pero en ese momento, el profesor estaba contemplando a través de sus gafas y con profunda atención la otra foto donde aparecía ante una mesa vacía junto a una encantadora joven de ondulado y largo cabello castaño oscuro, de sonrientes ojos grises..

Sonrió tristemente...

- " ¿Acaso lo molestamos sensei?"-dijo el delegado de otro de los salones donde daba clase.

- " ¿Lo ves?" -protestó la jefe de clase de otro salón- " ¡ya te había dicho que era una mala idea!!"

- "No. Al contrario. No saben cuanto se los agradezco..... en verdad" -dijo afablemente- "yo mismo no tenía esta foto.. ¿como la consiguieron?"

- "La profesora Sato la tenía sensei" -intervino otra chica, que estaba pendiente de cada movimiento del maestro- "... una preguntita... ¿porqué posaron ante una mesa vacía?"

- "Estaba vacía porque acabábamos de cenar... recuerdo que acababan de llevarse los platos y después de eso Aya insistió en tomarnos una foto con su cámara portátil.."

Todos se empezaron a reir.... el apetito del profesor Tsukishiro era famoso en la escuela. La misma profesora Aya Sato les había comentado eso a las alumnas, que invariablemente le ofrecían sus almuerzos en los descansos aunque todos sabían que él no aumentaba de peso en lo más mínimo pese a la cantidad de alimentos que era capaz de ingerir. Finalmente y después de una conversación que todavía duró unos minutos, los muchachos empezaron a retirarse, aunque un par de alumnas insistieron en acompañarlo un poco más.

Una de ellas dudaba si darle o no a su adorado maestro la última nota de amor y como la otra la animaba, ambas se retrasaron un poco. Divertido con la situación, el maestro sonrió y se volvió a mirar la autopista.... en la misma esquina, un camión acababa de girar a toda velocidad mientras, a un descuido de una joven madre, que estaba admirando la mercadería exhibida en una tienda de ropa, una pequeña de aproximadamente 3 años trataba de atrapar su pelota, que estaba precisamente en medio de la pista.

Todo ocurrió demasiado rápido. El camión intentó frenar desesperadamente pero no pudo hacerlo a tiempo y el grito angustiado de la madre detuvo a todos los que pasaban por la calle, mientras la pelota estallaba ante el impacto.

Las dos estudiantes se quedaron mudas. El llanto de la ensangrentada niña hizo que las personas se arremolinaran en un instante al lugar de los hechos y mientras algunos habían llamado a una ambulancia otros estaban silenciosos. Sólo la niña gritaba cada vez que alguien la tocaba -en este caso su sollozante madre- y la gente empezó a murmurar que debía tener uno o más huesos rotos cuando menos. El que no emitía un solo movimiento era el hombre que había protegido a la pequeña recibiendo el impacto con su cuerpo y que yacía en medio de un charco de sangre, abrazando aún a la niña, mientras sus anteojos destrozados y su portafolios estaban a unos metros y tirados en plena calle.

Las dos chicas empezaron a llorar hasta que finalmente una corrió a la escuela, para avisar a todos que el profesor Yukito Tsukishiro había tenido un accidente y era muy probable que ya estuviera muerto.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Sakura estaba realmente furiosa. Había salido a hacer compras al centro mismo de Hong Kong con Kero en su bolso, pero el simpático peluche le había salido con el asunto aquel de buscar la casa de Shaoran y eso era algo que no estaba dispuesta a hacer. ¡Se suponía que verían a otros hechiceros pero todo había sido una mentira de Kero!!!... sí que estaba adquiriendo malas costumbres.. ¿cómo se le pudo ocurrir?. De este modo no quiso hablar más del asunto y como el peluche le amenazara con dejarla sola, ella misma se había alejado al lado opuesto de donde él pretendía llevarla y sin decirle una palabra... Kero estaba muy caprichoso últimamente y a veces la ponía nerviosa.. ¿porqué no podía comprender que era una situación demasiado vergonzosa para ella?.... una no puede ir allí después de 10 años a pararse ante la puerta de la casa de quien casi fue su "noviecito" de la primaria sin ningún anuncio o ceremonia... ¿que estaba esperando ese peluche?... ¿quién creía que era?.... ¡eso es más de lo que podía soportar!!!

No muy lejos de allí, el viejo tablero empezó a relucir señalando una línea recta que se perdía en las calles principales que estaban atiborradas de gente comprando cosas y un preocupado muchacho se vió en la obligación de bajar de su lujoso automóvil para poder seguir la luz y llegar hasta la persona que estaba en peligro de ser atacada por la magia de Lao. ¿Quién podría ser?. Tenía que averiguarlo...

Sakura vió entonces una línea de luz que apareció de entre la gente y que parecía seguirla. ¿porqué a ella??? ¿que había hecho ahora?: como no quiso averiguarlo empezó a correr, mientras en su mente asustada nacían las siguientes interrogantes:

- " ¿Que es esto? .. ¿porqué solamente me sigue a mí??...." -pensó mientras corría a toda prisa por la calle- "nadie más parece ver esta cosa... ¿que está pasando?... ¡Ayyyy!... ¿donde se habrá metido Kero?.... ¡debo escapar, escapar... debo seguir corriendo!!!!" -algo aumentó su pánico mientras corría, una sensación extraña- " ¡no puede ser!... hay mucha gente por aquí pero siento como si me estuvieran persiguiendo.... ¿que está pasando aquí???" -trató de escabullirse por un desierto callejón pero el rayo de luz y unos pasos rápidos estaban detrás de ella y no pudo contenerse más- " ¡auxilio!!!!! ¡socorro!!!!.. "

- " ¡Espera!!! ¡quiero ayudarte!!!" -repuso una voz de hombre a sus espaldas

- " ¡Auxilio!.. ¡socorro!!!!" -gritó

En un segundo sintió que alguien se arrojaba contra ella y ambos -ella y la otra persona- rodaron por el piso mientras un sonido -algo cayendo al mismo tiempo que ellos- también se hizo eco en el callejón. Al instante, y antes que la otra persona tuviera oportunidad de reaccionar, tomó su bolso y empezó a descargar fuertes golpes sobre la cabeza de un joven alto que estaba a su lado.

- " ¡Aléjate de mí!!!... ¡deja de perseguirme!!! .... ¿acaso crees que estoy indefensa??... ¿quién te crees?" -gritaba para disimular su pánico, mientras el joven a duras penas podía protegerse de su mortífero bolso.

- " ¡Ya basta!, ¡deja de golpearme!!! .... ¡eso duele!.." -le retuvo el bolso con una mano y ambos forcejearon- " ¡te digo que basta, sólo quiero ayudarte!!!"

- " ¿A mí?.. ¿porqué?..."

- "En realidad ya no lo sé.. parece que puedes cuidarte sola" -repuso un con gesto huraño en su rostro apuesto- "aunque tal vez esté equivocado... no creo que necesites protección... no te conozco"

- " ¿Y porqué me perseguías con ese rayo de luz o lo que fuera?"

- " ¿Pudiste verlo?" -se sorprendió- " ¡es increíble!" -la miró detenidamente por un instante y parpadeó confundido- "tu cara .... no sé"

Sakura parpadeó también confundida y por un breve instante ambos jóvenes se miraron con atención. Al siguiente instante ambos notaron que estaban siendo analizados por el otro y apartaron la vista mientras se ruborizaban...

- " ¡Genial!" -pensaba Sakura- "un autético chico guapo me persigue por Hong Kong y yo lo golpeo con mi bolso por premio... ¿y ahora cómo arreglo esta situación?... además... un momento..... ¿me persiguió con un rayo de luz?"

- "Es.... una chica muy .... bonita" -pensaba confundido mientras la miraba disimuladamente una vez más- "pero... ¿porqué la señaló el tablero?... a lo mejor el hechizo no ha salido tan bien como pensaba... ¿y como puedo ver la luz?... porque si pudo verla es que tiene poderes mágicos.... y esa cara.... no lo sé...." -volvió a verla y Sakura lo sorprendió haciéndolo en esa ocasión- " ¡vaya!" -pensó enfadado, mientras sentía que se ruborizaba otra vez- " ¿porqué será tan bonita?... así no me daría tanta vergüenza mirarla a la cara..."

- "Oye... ¿y como hiciste con ese rayo de luz?.... ¿acaso lo usas para perseguir mujeres?"

- " ¡Claro que no!!!.. ¡no soy ningún pervertido!!!"

- " ¿Entonces?"

- " La luz sale de este tablero y.." -le mostró el objeto que estaba tirado no muy lejos de ellos- " ¿que tanto le ves?"

- "Nada.... es que..." -dudó- "este tablero se me hace familiar.."

- " ¿Familiar?"

En ese mismo momento, un pequeño ser, bastante parecido a un muñeco de felpa y con unas alitas en la espalda, apareció volando en medio de ellos:

- " ¡Buen trabajo Sakura!" -alborotó mientras agitaba sus patitas- " ¡lo hiciste bien!"

- "¿De que hablas?" -tartamudeó ella.

- " ¡Mira ex-mocoso!" -continuó Kero volviéndose hacia el confundido Shaoran- " ¡Necesitamos tu ayuda!"

- "Tú.... tu eres Kerberos....." -murmuró el joven, algo confundido mientras señalaba al muñeco de felpa- "y si tu eres Kerberos... ella..."

- "Este tablero..." -Sakura lo miraba con atención- "yo lo he visto muchas veces cuando era niña.... y estaba en manos de..."

- " ¡Vamos!..... ¿acaso no se habían reconocido?" -rió Kero- "¿porqué se están mirando y señalándose uno al otro de esa forma?"

- " ¡¡¡¡¡¿¿¿¿¿ SAKURA?????????!!!!!!!!!!!"

- " ¡¡¡¡¡¿¿¿¿¿ SHAORAN???????????!!!!!!!!"

Notas de la autora: ¡Hola de nuevo!... aquí voy con el capítulo tres... se que a estas alturas puede que alguien quiera matarme pero mejor esperen.... esperen un poco para que puedan entender mejor la historia ya que todo tiene su porqué.. un poquito más de paciencia.... ^u^. Bueno, en cuanto a la mención al Campus Clamp, creo que está muy claro el porqué... ¿que pasará?, ¿que pasará?... ¿me animaré a hacer un crossover o no?

Como siempre, comentarios, sujerencias y tomatazos a mikki_chan@hotmail.com

Avances del próximo capítulo:

¡Nos empezamos a enterar de lo que hicieron algunos otros personajes!!. Sakura y Shaoran empiezan a ver claro el problema que tienen en frente -además de enfrentar algunos peligros- y Mei Ling se siente relegada. Le daremos también un vistazo al vengativo Lao. Por otro lado, Sonomi recapacita los verdaderos motivos de sus problemas con Tomoyo al recordar una conversación que sostuvo con alguien y Yukito vé su vida ante sus propios ojos mientras Kero empieza a preocuparse seriamente....

Capítulo IV. Reencuentro con los recuerdos..