El último Card Captor

El último Card Captor

Capítulo V

¡Uf! ... ya empiezan las complicaciones..

 

"¡Hola de nuevo diario!.. ¿como has estado?.. bueno yo estoy recuperándome de un susto...¡esta noche fui absorbida por un árbol!... fue en el templo donde vive la señorita Mizuki, allí pasó todo y pasé mucho miedo.. parece que la carta Clow del 'regreso' me hizo regresar al pasado y allí ví cosas que no entendí para nada.. ¡afortunadamente Li me ayudó a regresar!... le estoy verdaderamente agradecida, aunque a Kero todavía no le agrada... ¡no lo entiendo!.

.........................

Hoy hicimos un pastel en la escuela.. ¡estoy muy contenta porque a Yukito le encantó!.. tuvimos algunos problemas con una carta Clow, pero Li me ayudó de nuevo y Tomoyo y yo pudimos hacer un pastel delicioso que a Yukito le agradó.. ¡Eso me hace muy feliz!"

 

Suspiró satisfecha. Mei Ling había sido muy eficiente en limpiar sus heridas y se sentía mucho mejor ahora, sin embargo, repentinamente se dio cuenta de lo ocurrido.

Todas las personas de la habitación le estaban viendo con expresión más bien crítica.

- "Eh... yo.... tal vez sea mejor que vuelva al hotel... mi padre puede estar preocupado..."

- "Permítanos primero ofrecer una excusa por las complicaciones que mi hijo le ha ocasionado" -dijo una dama, de voz exquisita pero también muy serena- "y también agradecerle su ayuda esta noche para capturar a Chiang Lao..."

- " ¡Oh no señora!" -replicó Sakura prontamente- "yo no hice nada, es más, temo que Shaoran fue quien salvó mi vida esta tarde.... yo... yo" -dudó y se inclinó- "me siento profundamente agradecida"

- "El amo Li se encuentra ya despierto mi señora" -intervino Wei, después que la madre de su joven amo le permitió ingresar a la habitación- "asimismo pidió su presencia en su habitación por unos instantes.."

La dama se puso de pie y Sakura parpadeó. La había visto una vez, cuando era una niña y el ganar un sorteo la había llevado a un paseo por Hong Kong. Pero ciertamente la dama había cambiado muy poco. Su cabello seguía siendo negrísimo y su porte y su expresión seguían siendo las de una reina, aunque algunas líneas diminutas surcaban ya su rostro hermoso cuando se le acercó.

- "Has cambiado mucho en 10 años" -dijo tuteándola por primera vez- "pero me ha dado una grata sorpresa volver a verte"

Y había ingresado a la habitación de su hijo.

Como si hubieran esperado que la dama se marchara, las demás personas de la habitación prácticamente la rodearon.

- " ¿Y quién eres tú?"

- " ¡Eres muy linda!!"

- " ¿Porqué te atacó Lao?"

- " ¿Tienes algo que ver con Shaoran?"

- " ¿Cual es tu nombre completo?"

- " ¿Porqué no has venido antes?"

Sakura sonrió con cierta timidez mientras una gotita aparecía en su nuca.

- "Bueno, la verdad yo..."

La puerta se abrió otra vez y Shaoran y su madre salieron de la otra habitación. La dama contempló por un momento el paso todavía inseguro de su hijo pero no hizo ninguna observación aparte de una casi imperceptible señal dirigida a Mei Ling que la joven comprendió perfectamente.

- "Creo que lo mejor será que me delante de una vez a la reunión del Concilio" -dijo en medio del silencio- "es mejor que todo el caso Lao quede muy claro ante la asamblea"

- "Te estoy profundamente agradecido por reemplazarme en eso" -replicó su hijo en un tono que sin ser dominante, era a la vez sereno y lleno de deferencia hacia su madre- "solo espero que el consejo sea lo suficientemente justo, para no quedar otra vez como el malvado ante Chiang" -continuó- "realmente esta situación me es profundamente mortificante"

Ante el silencio reinante, madre e hijo se saludaron con mutuo respeto y la dama se retiró mientras las otra personas -incluyendo a Sakura- parecían contener el aliento.

Es que madre e hijo irradiaban tal serenidad en el ambiente que todos se sentían algo cohibidos.

- "Veo que ya saludaste a mis hermanas y a sus esposos" -dijo el joven con la misma expresión de "yo mando aquí" que ahora parecía serle frecuente- " solo espero que no hayan estado importunándote demasiado ¿verdad? -inquirió mirando a los otros.

Por supuesto que a los aludidos instantáneamente se les apareció una gran gota en la nuca.

- "Pues... pues yo... yo creo que ya no se acordaban de mí, pero han sido muy amables" -dijo Sakura con una sonrisa mientras trataba de ocultar su asombro por la actitud de su amigo ante los miembros de su familia- "todos han sido muy gentiles conmigo y.."

- "Si, por supuesto. Conozco de su gentileza" -dijo con aire de velada amenaza que no pasó inadvertida para la muchacha, mientras intentaba sentarse en un sillón de alto respaldo que dominaba el lugar. Pero palideció súbitamente y tuvo que sostenerse del respaldo de la silla y Mei Ling -que se levantó rápidamente a ayudarle- para no caer al piso, ante la alarma de Sakura y de todos los que estaban allí.

- " ¿Te sientes bien?"

- " ¿Quieres que llamemos a alguien más?"

- " ¿Pedimos ayuda?"

- "No. Es suficiente" -dijo con un aire de autoridad ante el cual todos retrocedieron- "solo... solo me sentí un poco mareado... estoy bien y creo que sería mejor que..."

Se oyeron leves pasos en el amplio vestíbulo y Mei Ling dijo rápidamente, casi como si tratara de prevenir a su primo de algo ...

- " Ah... por cierto Shaoran... creo que no te había mencionado que..."

- " ¡Ajá!!!" -casi gritó una voz desde las sombras- "¿qué es lo que tenemos aquí?"

Al sonido de esa voz Mei Ling suspiró. Shaoran pareció más preocupado de lo que había estado en el encuentro con Chiang Lao mientras los rostros de los demás se llenaban del mismo alivio y alegría que experimentan los niños de una escuela cuando la campana del recreo los libra de un maestro muy severo.

Sakura parpadeó repetidas veces cuando se encontró de pronto siendo observada por un par de ojos muy inquisitivos....

- "¿Y tú quien eres?... ¿Acaso ese cretino de Lao interrumpió alguna cita entre Shaoran y tú?"

- " ¡¡¡ABUELA!!!" -se sofocó Shaoran perdiendo toda su compostura.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La pequeña tiró del brazo de la muchacha que se dejó llevar con una sonrisa mientras ingresaba al establecimiento. El lugar era bastante agradable y aunque no era el tipo de establecimiento al que Naoko solía ir, le pareció encantador.

A decir verdad, le recordaba en algo a un lugar similar que solía visitar cuando era pequeña.

- " ¡Allí está!! ¡Allí está!!" -gritó su sobrinita señalando a un joven que estaba en medio de un grupo de niños- " ¡llegamos a tiempo para la lectura del cuento!"

- " ¿Y tu padre te trae todos los jueves aquí para escuchar un cuento?"

- " ¡Shhhhh!!!" -murmuraron los niños, mientras empezaban a acomodarse alrededor del joven, quien de espaldas a Naoko, parecía muy acostumbrado al alboroto infantil.

La muchacha se alejó entonces a recorrer los aparadores. Más que una librería, aquel establecimiento tenía todo lo que un niño pudiera desear y se llenó de mucha nostalgia al encontrar muchas de los libros de fantasía que solía leer. Animada, tomó entonces uno del estante y se dirigió a cancelar el dinero por su compra cuando..

- "Un momento por favor" -le dijo la cajera, una muchacha de largo cabello recogido en una coleta- "no recuerdo el importe por este libro y voy a consultar con la dueña" -se dirigió hacia una chica, que catalogaba unos libros de estampas- "¿cual era el precio de este libro?"

- "¿Este?" -se asombró la chica cuando la otra se lo mostró- ".... pues... espera.. buscaré en el catálogo.... ¡que lindo!" -comentó mientras se volvía a mirar a la compradora distraídamente- " va a hacer una buena compra señorita aunque este libro me recuerda a alguien que conocí llamada..."

Ambas, la vendedora y la ocasional compradora quedaron mirándose por un segundo.

- " ¿Naoko?"

- " ¡Rika!!!"

Ambas jóvenes se reconocieron mutuamente ante el asombro de la otra dependienta.

- " ¿Qué haces aquí?... ¡Que sorpresa me has dado!"

- " ¿Y crees que yo no estoy sorprendida?... solo vine a traer a mi sobrina y mira a quien me encuentro.... ¿que haces aquí?... ¿es cierto que eres la dueña?"

- "Bueno, sólo soy la responsable del lugar. La tienda es de mi padre. ¡Pero sólo mírate!... ¡te ves estupenda!.. ¿Cómo has estado?.. ¡este mundo es realmente pequeño!!"

- "Bueno.. voy a acabar creyendo que sí. Yo he estado muy bien, estoy estudiando en la Universidad Clamp y me ha ido estupendamente..."

- " ¡Me alegra mucho saberlo!.. ¡y justamente hace unos días estaba conversando con alguien sobre la gente de la primaria..!" -pareció recordar algo- " ¡oh es cierto!.. ¿acaso no le has visto?"

- "¿A quién?"

- "A una persona que no estaba del todo en nuestro grupo, pero que solía decir cosas disparatadas todo el tiempo.."

- " ¡Ah ese era Yamazaki!... ¿acaso lo has visto?"

- " ¿Ahora que hice jefa?" -repuso el muchacho que había estado leyendo a los pequeños dirigiéndose a Rika ante el asombro de su acompañante.

- " ¡No puede ser!" -se asombró Naoko- " ¡Tú eres Yamazaki!"

- " ¿ Yanahisawa?.. ¿realmente eres tú?"

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

El ascensor se abrió y la hermosa muchacha de largo cabello oscuro ingresó sin decir una palabra. En cuanto las puertas se cerraron los camarógrafos dieron un largo suspiro de alivio. Había sido una tarde realmente pesada para todos y ya estaban hartos de las constantes exigencias de las que habían sido víctimas. Era difícil mantener satisfecha a la nueva y más joven socia de la casa de modas más importante de París. Especialmente considerando que no solo era perfeccionista al supervisar la elaboración de los catálogos de la nueva temporada, sinó que además parecía saber demasiado sobre cámaras fotográficas y de video, como para que la pudieran engañar con algún tipo de tecnicismo.

Si tan sólo pudiera limitarse a su labor de Diseñadora de Modas. Había logrado el éxito con su notable talento en un tiempo relámpago, y se la consideraba como todo un suceso en el mundo de la moda. Pero no, era socia también de la compañía y ahora se ocupaba de labores tan administrativas como la firma de convenios publicitarios con diversas empresas y realmente su capacidad de trabajo era difícil de igualar, al igual que su eficiencia.

Si tan solo no fuera tan difícil de satisfacer.

Uno de los fotógrafos suspiró y comentó en ese momento:

- "No saben cuanto me alegra que tenga que abandonar el país por asuntos administrativos.."

- "Es una muchacha realmente bella" -comentó otro- "pero realmente no sé como Monsieur Le Blanc es capaz de soportarla"

- "Si tan sólo no tuviera un carácter tan difícil" -suspiró otro- "si fuera dulce y gentil además de hermosa, sería verdaderamente encantadora"

Todos asintieron.

En ese momento, en la entrada principal del edificio el portero se apresuró en abrir la puerta mientras un joven en un amplio coche descapotable esperaba en la entrada.

- "Demoraste mucho más de la cuenta chérie" -dijo con una sonrisa- "en lugar de un almuerzo creo que podemos cenar..."

- "Me he cansado de decirte que no me llames cherié" -le replicó la joven, mientras ingresaba al auto con gesto despectivo- "además que no estás obligado a esperarme si te molesta tanto.. soy perfectamente capaz de ir a cenar con otra persona si no estás disponible"

- " ¡No te enfades Tracie!... ¡vaya!" -dijo con un suspiro- "parece que tuvimos un día difícil por aquí... ¿tan complicado estuvo la elaboración de ese catálogo?"

- "Las personas a veces quieren lograr cosas hermosas sin hacer un verdadero esfuerzo para ganarlas" -comentó la muchacha a modo de respuesta- "eso puede resultar exasperarte".

- "Pero tú eres una perfeccionista Tracie... ese es el problema. Te agrada demasiado tu trabajo y quieres que todos compartan tu visión.... a algunas personas también les importan cosas como la diversión y hacer vida social.."

- "No es necesario que lo digas. Sé de sobra que hay demasiada gente como tú en este mundillo que me rodea. Mi preocupación es que nuestra firma no sea solo una casa de modas o la mas importante agencia de modelos de Europa... lo que deseo es que podamos desarrollarnos en todos los niveles posibles... eso es todo".

- "Bueno, bueno. Mejor no te enfades conmigo. Yo no te invité a salir para que me hables de tu trabajo sinó para que me respondas de una buena vez... ¿fijamos la fecha del matrimonio?... ¿me permitirás conocer a tu familia?"

- "Ya te he dicho que no deseo hablar de mi familia Jean" -dijo serena y fría- " ¿porqué insistes en casarte conmigo de esa forma?. No puedo entender porque te preocupen cosas tan absurdas como el tener una familia"

- "Sabes que te necesito Tracie" -dijo apasionadamente- "no te entiendo para nada, pero ciertamente eres la mujer con la que quiero casarme... eres brillante, hermosa y perfecta para la sociedad en que yo vivo.... estoy segura que serás la mejor anfitriona para mis recepciones y también será la unión de dos exitosas personas... ¿por qué no?"

- "Supongo que tienes razón Jean" -repuso con expresión pensativa- "¿porqué no?"

- " ¿Entonces?"

- "Que acepto tu proposición matrimonial Jean. La acepto" -dijo sin molestarse en mirarlo o darle importancia al asunto, mientras descendía del automóvil frente a un lujoso restaurante- " tu mismo lo has dicho.. ¿porqué no?"

El joven rubio sonrió brillantemente. La hermosa joven oriental que había conquistado París con su talento sería su esposa. Aquello era realmente perfecto y aumentaría notablemente su popularidad y su fama de irresistible. La muchacha más popular y también desdeñosa que había conocido había aceptado casarse con él y la sociedad parisina iba a desvivirse en fiestas y reuniones para agasajarlos -de eso estaba muy seguro- como para mantenerle ocupado al menos por un mes. Además que eso de presumir a la siempre desdeñosa Tracie, que ningún otro playboy había podido conquistar, le llenaba de orgullo y profunda satisfacción.

Y por supuesto, que el matrimonio sería anunciado por todos los medios de prensa.

Ajena a los pensamientos de su novio, la muchacha cenó con indefinible serenidad. Muchos de los comensales les saludaron durante el transcurso de la velada y si bien Jean solo inspiraba desdén por su existencia banal y vacía -de todos conocida- muchas de las personas importantes que los habían saludado, lo habían hecho por la presencia de la muchacha.

- "Una jovencita de notables talentos y gran capacidad de trabajo" -comentó un caballero a su esposa, después de saludar a los jóvenes- "no entiendo en verdad lo que hace con ese playboy irresponsable siendo ella tan exitosa y bella"

- "Pero tiene una manera de ser tan extraña" -comentó la dama- "siempre parece estar a la defensiva con las personas y es muy desconfiada... "

- " Tal vez. Pero es muy capaz en lo que hace, además de hermosa"

Esa noche, cuando la joven regresó a su departamento, se dejó caer sobre su lecho con un solo pensamiento en su mente:

- " ¡Casarme!.. ¿que mas da?... Jean es un estúpido pero al menos no interferirá demasiado en mi vida ni la complicará demasiado... además que ni me quiere ni yo a él.... no hay forma de que nos lastimemos mutuamente.." -suspiró- "ni siquiera me ha preguntado mi verdadero nombre.... el de la diseñadora famosa parece bastarle..... como a todos"

Antes de acostarse, apagó la luz de su velador sobre la cual estaba una foto de una hermosa mujer de cabello castaño y corto abrazando a un niña de largo cabello oscuro y brillantes ojos azules que tenía una cámara de video entre las manos. En la foto, en típicos kanjis japoneses se leía para quien lo entendiera:

"Un recuerdo de tu madre. Cuídate mucho.

Sonomi Daidouji"

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

- "Escucha abuela, es mejor que te retires a descansar y.."

- "Cuando muera descansaré de una vez, querido" -había sonreído la anciana- "además que es preciso que examine a esta chica concienzudamente para asegurarme que no te equivoques otra vez...." -pese a su bastón y su adelantada edad dio varias vueltas alrededor de una atónita Sakura- "hmmmm.... me agrada. Eres realmente una chica muy hermosa, mi pequeña..... además que tienes poderes mágicos que puedo percibir con gran fuerza.... y si conoces bien a Shaoran tal vez puedas manejarle apropiadamente...."

- " ¡Pero señora, usted está confundida!" -dijo rápidamente Sakura, mientras se sonrojaba- "sería imposible que yo manejara a su nieto porque.."

- "¡No soy un automóvil!" -protestó Shaoran con gesto airado y perdiendo la paciencia.

- "Los hombres son mucho más complicados que los automóviles querido, si lo sabré yo que tuve que soportar a tu abuelo por bastantes años" -replicó la anciana, sin alterarse ante el sofoco de los aludidos- "por eso es muy importante realizar una elección apropiada a la hora de realizar un matrimonio"

- "¡Eso es cierto, es cierto!" -afirmaron dos de las hermanas del jefe del Clan Li.

- " ¡¿MATRIMONIO?!" -se espantaron Sakura y Shaoran.

- " El matrimonio es algo que no se puede tomar en broma" -repuso uno de los hombres allí presentes- "es importante para mí y mi esposa, que su hermano, el jefe del clan Li y que fue tan amable en aceptarme en su familia, tenga un matrimonio con la persona apropiada.."

- "Pero el amor es importante" -dijo otra de las presentes

- "El amor es lo más importante" -comentó otro de los hombres muy animadamente.

Una sola mirada del Jefe del Clan Li bastó para enmudecer a las cuatro parejas de esposos pero lastimosamente no tuvo el mismo efecto sobre la anciana, que continuó impertérrita.

- "A veces es preciso tomar decisiones crueles, pero es mejor que las cosas estén claras en el período del noviazgo y no después de la ceremonia... entonces sí que sería mucho más complicado.."

- "Pero abuela, si Mei Ling y yo.."

- "Mei Ling es también mi nieta Shaoran. Y no necesito que me recuerdes que tenemos que pensar en el futuro de ella" -dijo deteniendo con un gesto las palabras del muchacho- " ¿verdad querida?"

Mei Ling sonrió. Pero la verdad era que estaba muy pálida. Sabía que su abuela estaba bromeando a costa de su nieto, como era su costumbre, pero esta vez ella no lo encontraba divertido.

- " ¿Y como fue eso que Chiang Lao usó el báculo de su tío para querer matarte mi niño?... ¿acaso los Lao acabaron de volverse locos?"

- "No te preocupes por eso abuela. Lo solucionaré con un poco de tiempo..."

- "Pues por supuesto que me preocupa todo esto. Eres mi único nieto, jefe del clan y tienes la más sorprendente capacidad para la magia que sólo una vez fue registrada en los anales de nuestra familia....."

- " ¿A quien te refieres abuela?" -preguntó Mei Ling.

- "A Lead Clow, por supuesto... ¿quién más?" -dijo la anciana encogiéndose de hombros- "el punto es, mi querido muchachito, que tienes un potencial absolutamente fuera de lo común, aún en un clan de poderosos hechiceros como nosotros y ciertamente no es fácil que me pidas que me tranquilice cuando sé que Lao quiere destruirte antes que te cases y puedas cumplir con tus deberes de brindar un heredero para la jefatura del clan..."

- "Dis... disculpe señora... " -intervino tímidamente Sakura- "¿dice usted que los poderes actuales de su nieto se comparan con los de Lead Clow?"

- "¿Acaso no lo habías notado querida niña?" -rió divertida- "me sorprende que Kerberos no te haya comentado eso.."

- " ¿Có... cómo?..." -dijo mientras buscaba su bolso, donde había ocultado a Kero en cuanto divisó la casa y que había olvidado completamente mientras atendían sus heridas- conoce usted a Kero digo... ¿Kerberos?" -infructuosamente tocó su bolso tratando de sentir la forma de su viejo amigo- " ¡oh no!.. ¿pero donde..?"

- "No temas querida niña" -dijo la anciana tratando de tranquilizar a la muchacha- "mientras te atendían adecuadamente también nos encargamos de que Kerberos se sintiera cómodo.."

- " Pero.. ¿acaso?"

- "La madre de Shaoran y yo pudimos sentir la presencia de la Bestia del Sello en cuanto llegaron, no temas por él. En este momento se encuentra probando algunos dulces, de hecho, antes de venir aquí estuvimos charlando...."

- " Entonces... ¿ya saben que soy Maestra de Cartas?"

- "Sí querida. No te preocupes más por eso. Somos un clan de hechiceros y aunque no todos somos como Shaoran....." -dijo señalando a sus nietas y sus esposos- " también tenemos habilidades mágicas, de modo que no nos sorprenden estas cosas.."

- "Abuela, me parece que ..." -intervino su nieto, ya cansado de esta peculiar conversación.

- " No trates de echarme de aquí muchacho" -replicó prontamente, arrancando un suspiro del aludido- "siempre tomas las cosas demasiado en serio. No digo que esté mal, pero tienes que saber cuando relajarte... siempre has obrado igual, desde que eras un niño, aunque ciertamente te ves encantador cuando te enfadas... ¿Acaso no te parecía encantador cuando se enojaba siendo niño?"

Sakura sonrió sin decir una palabra mientras una ENORME gota aparecía sobre su cabeza. No hubiera encontrado que decir aunque hubiera tenido tiempo para pensar. Por su parte, la cara de Shaoran cambiaba de color a cada palabra de su abuela.

Ya se había cansado de suspirar con resignación y empezaba a desear no haber sobrevivido al encuentro con Chiang Lao.

Su abuela era la única persona en toda su familia que lo continuaba tratando como un niño y lograba no sólo quitarle toda su dignidad como jefe de clan sinó también su control de sí mismo. Por eso cada vez que la veía, trataba de que fuera a solas. Era la única manera de no avergonzarse ante su afectuosa franqueza. Por ello, considerando que la presente conversación debía llegar al final lo antes posible, hizo un gesto para que sus hermanas y sus respectivos esposos se marcharan, pero éstos, amparados en la anciana, no se movieron. La situación actual de Shaoran, con su abuela hablando de él como si no estuviera presente y casi ofreciendo a su nieto a esta avergonzada muchacha japonesa era demasiado fuera de lo común para que se la perdieran.

La mirada de Shaoran estuvo a punto de hacerles salir corriendo cuando la anciana comentó ya más seria:

- " ¿Y porqué esta niña fue atacada de un manera tan brusca por ese joven del clan Lao?, por lo que sabemos, ellos solo atacan a las personas a quienes tuviste o tendrás afecto...."

- "Es que nosotros nos conocimos cuando niños señora, cuando Shaoran pasó una temporada en Japón" -replicó prontamente Sakura- "incluso vine una vez a esta casa hace mucho tiempo en un viaje y....."

- " ¿En Japón?... ¡Por supuesto, que olvidadiza soy!... si eres la ama de Kerberos.. ¡tu eres aquella Card Captor japonesa que dejó a Shaoran suspirando hasta que cumplió los trece años!!"

- " ¡ABUELA!!!"

El rostro de Sakura, ya no estaba rojo. Empezaba a tornarse morado, al igual que el de Shaoran.

- " ¿Y por eso Lao quiso matarte tan desesperadamente?" -dijo pensativa- "eso no me convence del todo.... empiezo a creer que Kerberos tiene razón.."

- " Que... ¿que le dijo Kero?"

- "A Kerberos le preocupa mucho tu vida" -dijo mirando a Sakura fijamente- "y creo que tiene razón para preocuparse......"

- " ¿Qué quieres decir abuela?" -murmuró Mei Ling.

- "Lao practica la lectura de cartas. Y tanto como el pasado, le preocupa el futuro. ¿Porqué no sólo lastimar a mi heredero creándole remordimientos sobre las personas a quienes tuvo algún afecto en el pasado?. Si desearan realmente lastimar a Shaoran... ¿que le arrebatarían?"

- "No lo sé" -comentaron los presentes.

- "¿Su familia?" -comentó otra de sus hermanas.

- "Puede ser. Pero ninguno de nosotros ha sufrido un ataque tan desesperado como esta muchacha"

- "No tengo la menor idea entonces" -susurró Mei Ling.

- " ¿Que puede ser?" -dijo otro de los hombres.

- "La... ¿felicidad?" - comentó otra de las hermanas.

- " ¿Cual es la felicidad para ti?" -le preguntó su abuela

- "No lo sé. Mi familia, mi hija.... mi esposo... si no me hubiera casado con él no tendría lo que tengo.."

- " ¡El amor!" -murmuró la anciana con preocupación, en voz tan baja que nadie pudo oírla.

Pese a que no escucharon lo último, Sakura y Shaoran estaban más y más ruborizados mientras Mei Ling se veía cada vez más pálida.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

- "Pase por aquí por favor" -dijo la enfermera- "esta es la habitación"

- "Gracias" -respondió la mujer con toda calma- " ¿cuál es su estado?"

- "Está muy grave, todavía no podemos darle ninguna seguridad de que pueda sobrevivir" -replicó la enfermera- "lo más preocupante es que nos habían comentado que no tiene familia. Al parecer fue criado por parientes que ya han muerto, además de que la muchacha con quien se casó, murió el año pasado..."

- " ¡Vaya!... creí que solo en nuestra institución eran tan hábiles para conseguir información.."

- "Esto lo sabemos por sus compañeros de trabajo y algunos grupos de chicos y chicas que han venido a interesarse en su salud. ¿Acaso es usted pariente?"

- "No. Pero soy parte de la administración del Campus Clamp, y acabábamos de contratar los servicios del profesor Tsukishiro; aunque todavía no había empezado a trabajar con nosotros, ya es parte de nuestra institución y como tal nos preocupa su bienestar.. ¿Cree que haya algo que podamos hacer por él?"

- "Lo dudo mucho señora. Me alegra saber que su institución es tan preocupada por el bienestar de sus empleados como se comenta, pero temo que no hay nada que puedan hacer al respecto"

- "Pese a todo y aunque no dudo de la habilidad del personal de este hospital, tengo instrucciones del señor Imonoyama de que sea trasladado a Tokyo inmediatamente, como usted comprenderá al ser parte de la institución, se encuentra protegido por una cláusula que nos ordena sea evacuado a nuestro hospital..." -continuó antes que la enfermera protestara- "no se preocupe, asumimos las responsabilidades del transporte y no tendrán ningún tipo de problemas por ello... ¿a quién debo dirigirme para coordinar todo eso?"

- "Le conduciré ante nuestro director, es por aquí"

Ambas mujeres abandonaron la habitación, mientras Yukito continuaba inconsciente y debatiéndose entre la vida y la muerte.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Mei Ling ingresó a su propia habitación lentamente. El día le estaba siendo demasiado complicado y necesitaba tiempo para pensar. Había pasado un tremendo susto cuando su tía le había dicho que Shaoran estaba en peligro de muerte y casi hubiera salido corriendo a morir con él si no se lo hubieran impedido, pero ahora sentía otro tipo de angustia. Diferente y a la vez conocida... el tipo de angustia que sintió cuando él le había presentado a Mai Tsi.

No era que no se sintiese aliviada por el hecho que él estaba vivo. No. Claro que no. Pero era como si despertara bruscamente de un sueño y se encontrara frente a la realidad.

Súbitamente supo que nunca se casaría con Shaoran.

¿Cuando se había dado cuenta de ello?. No fue cuando había visto la figura tambaleante de Shaoran sostenido por una no menos herida Sakura en medio de los escombros ni con la enorme figura de esa Bestia del Sello al lado de los jóvenes, no, no había sido entonces...

La verdad era que siempre lo supo pero no había querido verlo.

No era Sakura, ni su insólita aparición, ni siquiera Lao, con su absurda venganza contra su primo o las bromas de su abuela..... ella sabía la verdad: Shaoran no la amaba y eso era suficiente para saber que no se casaría nunca con ella, aún si era lo más conveniente para el can o aunque el mismo quisiera hacerlo. No la amaba y era suficiente.

Porque si él realmente la quisiera no dudaría que estaría a su lado para siempre. Aunque mil y un problemas los separaran, aunque todos los clanes se opusieran, no lo dudaría, pero nunca la había amado y era hora de enfrentar la verdad. Tal vez la presencia de Sakura había sido solo una forma de verlo todo claro. Y no era porque ellos expresaran alguna atracción -porque había notado que a su primo su antigua compañera de escuela le parecía todavía hermosa- que bien podía ser solo atracción o quizá más. No era aquello.

Ya era tiempo que se enfrentara a la verdad y empezara a dejar a Shaoran fuera de sus sueños, de una vez y por sí misma.

La puerta de su habitación se abrió entonces y su abuela ingresó.

- "¿Ocurre algo abuela?"

- "Tal vez esa pregunta deba hacértela a ti pequeña mía" -dijo la anciana- "acaso te molestaron mis bromas... sabes que soy una vieja necia que.."

- "No abuela, no fue eso... solo que.... que tu tenías razón, siempre la has tenido y yo he sido una necia al insistir en negarlo...."

- " ¿Te refieres acaso a..?"

- "Sí. A la boda entre Shaoran y yo.... siempre me dijiste que era algo que nunca se llevaría a cabo y yo no he querido hacerte caso.."

- "¿Y esa muchacha que trajeron aquí esta tarde te hizo darte cuenta de ello?"

- "No del todo. La verdad es que siempre lo supe. Verás abuela.... Shaoran siempre ha sido muy vergonzoso especialmente cuando tu sueles bromear a costa suya y sobre te aprovechas de su timidez con las chicas... porque siempre lo has molestado con lo mismo, las compañeras de la escuela que a veces solían venir a verme, las chicas de la preparatoria, Mai Tsi y ahora Sakura.." -suspiró- "Shaoran siempre se ha avergonzado cuando lo has fastidiado con ellas, pero nunca jamás se ha incomodado de tal forma cuando lo molestabas conmigo......"

- "Mei Ling.."

- "Creo que es porque nunca me ha visto como mujer.. sinó siempre como su prima y por eso jamás se avergonzaba... ya ves que no soy tan tonta como todo el mundo parece creer..."

- "¿Y que piensas hacer?"

- "No lo sé. Todavía no lo sé, pero una cosa es segura: no me aprovecharé de la difícil situación que pasa por la venganza de Lao ni de la sensación que experimenta por la muerte de mi novio para hacer que se case conmigo. No es justo y no lo haré...."

- " ¿Estás segura?... el casarte con él ha sido el sueño de toda tu vida y era la oportunidad que has estado esperando...."

- "Lo sé, se que siempre quise eso abuela, pero Shaoran nunca compartió ese sueño conmigo... pero nunca fue su sueño abuela" -dijo suavemente- "no puedo aprovecharme de su caballerosidad y preocupación por mi bienestar hasta ese punto.."

- "¿Estás decidida?"

- "Lo estoy"

- "Te será difícil olvidarlo si en realidad no quieres hacerlo. Además que él siempre está tan cerca de ti que..."

- "Lo sé. Pero ahora estoy segura"

La anciana sonrió a la muchacha levemente y la tomó de las manos.

- "Te quiero mucho Mei Ling, y eso lo sabes. De todos mis nietos, eres la única que tiene mi carácter y siempre fuiste una gran alegría en mi vida. Créeme que hubiera dado lo imposible por evitarte esta pena..."

- "Descuida abuela. Ya me habías advertido que esto me podía pasar cuando era niña ¿recuerdas?... siempre me lo advertiste.."

- "Pero eres tan obstinada como yo.."

- "Lástima que haya heredado tu poder mágico al igual que tu carácter abuela..."

- "No se puede tener todo en la vida niña" -la animó- "tienes una gran personalidad y eso es algo que deberías agradecer a los dioses.."

Ambas empezaron a reír.

- "¿Y donde dejaste a Sakura?"

- "Fue a buscar a la Bestia del Sello. Creo que estaba preocupada por su seguridad, ¿sabes?, tengo el presentimiento que a Kerberos no le agrada para nada nuestro Shaoran.."

- "Eso no es nuevo abuela"

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Tres jóvenes se sentaron en la cafetería con gestos de profunda satisfacción.

- "Esta si que fue toda una sorpresa Naoko" -repuso Rika, con dulce sonrisa- " ¿entonces hace mucho que vives en Tokyo?"

- "Al menos hace unos tres años. Lo que me sorprende es que hayamos podido encontrarnos después de tanto tiempo sin vernos... ¡creo que esto es una señal!"

- "|Las señales pueden interpretarse de diversa forma, en la antigüedad se consideraba.."

- " ¡Por favor Yamazaki!" -rieron ambas chicas- ¡sigues siendo el mismo!"

- "Bueno, es que no puedo evitarlo" -replicó- "la verdad es que me siento muy contento. ¿Acaso no lo están ustedes también?"

- "Por supuesto"

- " ¡Yo me siento feliz!"

- "Pues esto es lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo y espero que me den la razón en ello... solo espero que sea la señal de que mi mala suerte empieza a abandonarme.."

- "¿Mala suerte?"

- "Es algo largo de explicar Naoko" -continuó Rika- "pero antes que Yamazaki empiece a hacerlo quiero preguntarte algo.. ¿sabes algo de los otros?"

- "Ni una palabra. Ustedes son los primeros a quienes encuentro en mucho tiempo. ¿Acaso ustedes saben algo de los otros?"

- "Nada. Y no digo que no los recordemos" -comentó el muchacho- "especialmente a mi querida Chiharu.."

Ambas chicas empezaron a reír.

- "Entonces hagamos un trato" -propuso Naoko- "vamos a continuar frecuentándonos hasta que cumplamos 100 años.."

- "¡Esa es una gran idea!"

- "Y hablando de gente que llega a edad muy avanzada... ¿sabían que antiguamente era común que las personas vivieran más de 100 años..?"

- " ¡Yamazaki!!!!" -le recriminaron ambas chicas.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Sakura tomó su bolso con gesto decidido. Ya la noche estaba muy avanzada y le había dicho a su padre por teléfono que llegaría al hotel en una hora.

El profesor se encontraba muy preocupado por su seguridad ante los extraños sucesos que ocurrieron en el centro de Hong Kong cuando empezaba a anochecer y su llamada le había tranquilizado mucho. Incluso la junta de Decanos había decidido disolverse mucho antes de lo esperado por tan desagradable suceso.

Es que a nadie le animaba enfrentar un tifón y aunque no era temporada de tifones era como eso que había sido catalogado la extraña ráfaga de vientos huracanados que había azotado la ciudad y todos preferían la tranquilidad de sus respectivos países.

Además que hace una hora había pasado por una situación complicada que la había decidido a escapar de allí a toda prisa.

- "Pero señorita Kinomoto, no tiene porqué marcharse todavía.." -le había dicho una de las hermanas del jefe del clan

- "Han sido ustedes muy amables, pero es preciso que lo haga" -dijo suavemente- "lo que pasó en la tarde ha sido considerado como fenómeno climático y mi papá está preocupado... es mejor que le tranquilice y vuelva al hotel"

- "Pero ¿porqué no le dices a tu papá que puede hospedarse aquí en lugar de hacerlo en el hotel?.. ¡estarían mucho más cómodos y mejor atendidos!.." -continuó otra.

- " ¡Oh no, no se molesten!" -se angustió ante la perspectiva- "lo que pasa es que mi papá no sabe nada de la magia y sería muy difícil que..."

- " ¡Pero estoy segura que le encantaría saberlo!"

- " ¡Oh no, no!!!"

- " ¿Porqué te preocupas?... ¡es lo mejor que puede pasarle a una persona..!"

- "Es que ustedes no entiendes.... están demasiado acostumbradas a estas cosas como para entender que sería muy difícil para mí explicarle que..."

- "Una cosa llama a la otra" -dijo otra de las mujeres- "y una hija no debe tener secretos para su padre"

- "La verdad es que sería un asunto complicado de explicar para mí.."

- " ¿Porqué?.. ¡es lo más fácil del mundo!"

Sakura tenía una GRAN gota en la nuca.

- "En realidad, hasta a mi misma me parece complicado"

Afortunadamente la habían dejado sola por un rato. De modo de atisbó un instante el amplio pasillo y se dispuso a salir de allí.

Sabía que era una grave descortesía pero no le quedaba otra salida, y se dispuso a escribir una nota para Shaoran.

- " ¡Sakura!"

- " ¡AAAAAyyyyy!!!!" -gritó asustada.

- "Cálmate Sakura, solo soy yo.... Kerberos, la poderosa Bestia del Sello" -dijo orgulloso, pese a que estaba en forma de muñeco- " ¿porqué estás tan nerviosa?"

- " ¿Nerviosa? ¿acaso te parece que no tengo motivos para estarlo?" -dijo azorada- "esta tarde me encuentro con un chico al que no ví en diez años, han tratado de matarme, ahora me atienden en su casa pero no quieren que me vaya... además que quieren invitar aquí a papá y decirle todo sobre la magia... ¿te parece que no tengo motivos para estar nerviosa?"

- "Bueno, no te enfades. Tal vez sea mejor que te quedes aquí esta noche"

- " ¿Acaso crees que corro peligro fuera de esta casa?"

- "No del todo, pero quizá sea lo mejor. Además.. ¿Que de malo tiene que se lo digas a tu padre?.. además que aquí me tratan con respeto y no tengo que esconderme...."

- "Kero.... ¿Escucho bien o acaso te empieza a agradar Shaoran siquiera un poquito?"

- " ¡No digas eso NI EN BROMA!" -dijo enfadado- "y aunque aún no le hemos dicho que nos ayude a encontrar a los otros...." -lanzó una mirada a la joven- "Bueno, bueno, como quieras.... dudo que te ataquen con ese tipo enfrentando el juicio del Concilio de Hechiceros de Oriente... pero explícame algo.. ¿porqué salir furtivamente de esta casa?"

- "Porque no sé como librarme de las hermanas de Shaoran y de su abuela... a veces me dan un poco de miedo.."

- " ¿Pero irte de esta forma?"

- " Sé que es descortés, pero espero que lo comprendan, por eso les dejo una nota... en fin... vámonos de una vez..." -dijo tomando su llave mágica con las manos- " ¿porqué me miras así?"

- "Porque si quieres irte sin que te noten, lo mejor sería que no usaras magia.... esta gente los sentidos muy desarrollados y puede identificar la magia como si fuera la señal de una linterna.."

- " ¿Entonces tendré que escabullirme de este lugar sin magia?"

- "Exacto."

- " ¡Vaya!.. y justo cuando empezaba a tomarle el gusto a la magia otra vez ...." -suspiró resignada- "en fin... es mejor irnos pronto.. ¡apúrate!"

Los siguientes diecisiete minutos fueron bastante complejos para la pobre Sakura... aquella casa era mucho más grande de como la recordaba y recorrió cada pasillo al menos dos veces antes de notar que estaba perdida; todo, por supuesto, con infinitas precauciones para no llamar la atención de los numerosos miembros del Clan Li hasta que finalmente tomó una decisión drástica. Frente a ella estaba el amplio muro que rodeaba la casa y habiendo descartado el salir por la puerta principal -la única puerta de esa casa que había llegado a encontrar- retrocedió para tener el suficiente impulso que le permitiera alcanzar el borde del muro.

Apenas sus manos tocaron la pared una voz se oyó a sus espaldas...

- "¿Qué es lo que crees que estás haciendo?"

- " ¡Ayyy!" -dijo soltándose ante el susto y cayendo al piso sentada, todo ante los atónitos ojos de Shaoran- " ¡oh eres tú!... ¡realmente me asustaste..!"

- " ¡Oye!, ¡realmente nos diste un gran susto!" -protestó Kero.

- "Bueno, cualquiera pensaría que acaban de asaltar la casa por la forma en que salen de ella.... si tienen tanta prisa.. ¿porqué no me lo dijeron antes?"

- "Lo siento, no quise ser grosera, pero ... bueno, tus hermanas insistían mucho y..."

- "Sí.. realmente parece que están asombradas de que conocieras a una chica.." -murmuró Kero, con sarcasmo.

Shaoran contuvo su enfado a duras penas. Ese muñequito no iba a hacerle perder la paciencia ahora que ya era un adulto...

- " ¡Claro!.. olvida a mis hermanas y también esa forma de salir... vengan conmigo, yo mismo los llevo a..."

- " ¡No, no te molestes!" -dijo Sakura agitando las manos repetidamente y temiendo que la anciana los encontrara cerca - "solo es cuestión de salir y..."

A Kero la situación empezaba a disgustarle.

- "Como prefieras" -repuso el joven encogiéndose de hombros- "te llevaré a la puerta principal y le ordenaré a uno de los choferes que te lleve.."

Sakura iba a protestar, pero el ceño del joven no pasó inadvertido para ella y temiendo ofenderlo, lo siguió sin decir palabra. Pero al llegar a la amplia puerta principal, donde ya los esperaba un chofer la joven se disponía a subir al vehículo cuando súbitamente sintió una presencia que tampoco pasó inadvertida al joven ni a Kero...

- " ¿Quién está allí?" -inquirió Shaoran, colocándose frente a Sakura, en un gesto instintivo de protección a la muchacha a la vez que le hacía una seña al chofer, que rápidamente abandonó el auto e ingresó a dar la alarma- " ¡si no me dice su nombre voy a atacar!".

- " ¡Cuidado Sakura!.. ¡siento una presencia con poderes mágicos!" -repuso Kero.

- " ¿Acaso querrán atacarme otra vez?" -murmuró Sakura.

- "Debe ser alguien de mucho poder para haber traspasado las protecciones y a los encargados de seguridad" -dijo el muchacho, más para sí mismo que como respuesta a la pregunta de Sakura.

- "Me alegra mucho saber que te encuentras bien Shaoran" -dijo una voz de mujer, desde las sombras- "me enteré del atentado que sufriste esta tarde y estaba muy preocupada por ti... no tienes porqué atacarme por eso, sabes de sobra que no soy tan tonta para atacarte... ni a la joven que estás protegiendo"

Un silencio sepulcral fue la respuesta del aludido y Sakura notó que se había puesto intensamente pálido mientras Kero empezaba a mirar a los jóvenes con suspicacia y en ese instante una hermosa joven surgió de entre las sombras.

- " ¡Mai Tsi!" -murmuró Shaoran, casi asombrado y confundido, pero ante la mirada asombrada de Sakura recobró su compostura lo suficiente para replicar- "¿qué estás haciendo aquí?"

- " Ya te lo dije. Sólo quería saber si estabas bien" -dijo la joven lanzando una mirada analítica sobre Sakura- " ¿acaso no me vas a presentar a tu nueva amiga?"

- " ¡Ay no!.. ¿y quien es esta?"-murmuró la Bestia del Sello mientras Sakura lo atrapaba con ambas manos y le cubría la boca para que se callara.

- "Es mejor que vuelvas a tu casa Mai Tsi" -dijo Shaoran a su vez, tratando de contener su enfado, más por Sakura que por Mai Tsi- "lo que le pase al Clan Li no es algo de tu incumbencia.."

- " Pero.. ¿no me presentas a tu amiga?"

- "Bueno yo soy.."

Shaoran detuvo la presentación de Sakura con un gesto.

- "Márchate ya Mai Tsi...."

- "Me habían dicho que estabas pensando casarte..." -continuó la mujer- " ¿te molesta que ella me conozca?... ¿o acaso no te parece ético que tu nueva novia conozca a quien pudo ser tu esposa?.." -miró a Sakura mientras Shaoran cambiaba de color- "sí, Shaoran me pidió matrimonio a mí primero... sólo espero que seas la persona apropiada para hacerlo feliz.."

- " ¡No, no!.. ¡aquí hay una gran confusión!" -dijo Sakura agitando las manos repetidamente- "creo que usted está malinterpretando las cosas... ¡me está confundiendo con alguien más!"

- " ¿Mai Tsi ya deja de decir esas cosas!" -grito el joven, queriendo que la tierra le tragase- " ¡mira Sakura es ..!"

- " ¡Le digo que me está confundiendo!"

- " ¡Mira Mai Tsi, ya basta con eso y..!"

La mujer se adelantó hasta Shaoran y le dejó enmudecido al poner un dedo sobre sus labios.

- " Sólo quería saber que estás bien..." -y se volvió hacia Sakura- "hazlo muy feliz por favor.."

- " ¡QUE NO SOMOS NOVIOS!!" -protestaron ambos jóvenes al mismo tiempo.

- "No sirve de nada que lo niegues Shaoran... la verdad yo.."

- " ¡¡¡ YA BASTAAAAA!!!" -dijo Kero apareciendo en medio de los tres, con una gran vena sobre su frente- " ¡YA ESTOY HARTO QUE TODOS DIGAN QUE MI AMA SAKURA VA A ACABAR CON ESTE MOCOSOOOOO!!!!" -agitó los bracitos repetidamente- " ¡eso no me gusta, no me gusta, no me gustaaaaaaaaaaaaa!!!!"

Mai Tsi quedó atónita y después de una furiosa mirada Shaoran hizo ingresar a Sakura al automóvil a toda prisa -los miembros del Clan Li, que habían aparecido antes como protección habían sido despedidos de un gesto colérico por parte del muchacho- e ingresó a su vez colocándose al volante del vehículo, no sin decirle a antes a Mai Tsi..

- "Escucha, tú y yo no tenemos nada que ver y a ver si te decides a volver de una vez a Siam porque eso me hará profundamente feliz!"

Y pisó el acelerador con fuerza, mientras Kero -que apenas pudo ingresar al vehículo- empezaba a protestar...

Notas de autor: Ji, ji, ji... Bueno, aquí voy otra vez.. este capítulo me quedó algo mezclado con tantas confusiones, bromas y algunas cosas serias como París y el hospital. ¿Que les está pareciendo? Al menos ya sabemos lo que está haciendo Tomoyo -ya era tiempo de saber como estaba ¿no creen?- y cada vez quedan menos personajes que falten aparecer. ¡Un poco más de paciencia que todavía quedan muchas sorpresas para los capítulos que vienen!

Y como siempre, comentarios, sujerencias y tomatazos a mikki_chan@hotmail.com

Avances del siguiente capítulo

Sakura tiene un desacuerdo con Kero que sólo sirve para confirmar los temores de la Bestia del Sello sobre alguien que le desagrada mucho. Alguien largamente esperado hace ¡por fin!, acto de presencia y podemos notar que el paso del tiempo no le ha cambiado nada el carácter aunque sí tiene una vida con detalles peculiares. Shaoran toma una importante decisión mientras Mei Ling tiene un encuentro insólito. Por si fuera poco, Yukito despierta para encontrarse frente a una antigua conocida...

Capítulo VI: Temores y decisiones