"Los siete talismanes de la Luz"

"Los siete talismanes de la Luz"

Por Crystal

 

 

Capítulo VIII: "Los secretos a través del Tiempo II"

Hibari estaba sentada enfrente de una chimenea con las piernas cruzadas. Observaba las llamas moverse y la oscuridad de la habitación era eliminada por la luz del fuego. De un momento a otro, en la palma de su mano se crea una pequeña bola de fuego y la arroja a la chimenea lo que incrementa las llamas. Sonriendo de lado y con la vista fija en la chimenea dice - no se porque temes, si tienes dudas, ve y pregúntale; entonces mátalo.

-¿Crees tu que el sabe mas que yo?-preguntando Shemyuki y saliendo de un rincón oscuro.

-Creo que el está tan despistado como tu - mirándole- no tiene la menor idea de porque su parecido físico es sorprendente ...hasta me sorprendí cuando le vi.

-¿piensas confiar en la descendiente Li para que busque los talismanes?

-Por supuesto que si- dijo ella - cuando los Li ven algo que ellos aman amenazado hacen lo que sea, incluso hacer un pacto con el mismo demonio...

-¿no es eso lo que ella ha hecho?- dijo el halado observándole- ¿hacer un trato contigo?

-El talismán está en la casa-. Dijo ella- puedo asegurártelo...

-Tenemos que avisarle a los demás del progreso que hemos hecho.

-Cuando ella encuentre el primer talismán, se lo diremos a ellos.- dijo observando nuevamente las llamas- solo ahí lo confirmaremos y tendremos las armas necesarias para nuestro ataque.

-Solo espero que no intentes traicionarnos -dijo él observándole- eras mortal y ahora eres demonio...no nos traiciones pues conocerás lo que es el verdadero infierno.

-Eso no existe- dijo ella mirándole- jamás ha existido. Es lo que crearon los padres para hacer que sus hijos se portasen bien. Es un mito... - en tono burlesco.

-no hay quien te comprenda- dijo Shemyuki observándole.

-Pues siempre me decían que era una contradicción ambulante- dijo Hibari.

-Me pregunto- mirándole con intensidad- ¿cuál es tu relación con Shaoran Li?

-Mi problema nunca fue con Shaoran Li- dijo ella observándole- mi problema fue siempre con Ieran... su madre.-

-¿Con su madre? ¿qué tiene que ver ella en todo esto?

-Gracias a ella, es que soy lo que soy ahora... siempre le estaré en cierta forma agradecida... pero nunca le perdonaré a Hen que la haya salvado sobre mi...

-¿Qué pasó? ¿qué es lo que ocurrió entre ustedes?

-Digámoslo de esta forma: el amor no correspondido es una maldición. Cargas con él por el resto de tu vida...o en todo caso...de tu muerte. Ieran tendrá que dar muchas explicaciones y heridas que pensó cerradas, volverán a abrir.-comenzando a irse de la habitación.

-¿Tuviste un amorío con Hen Li?- esta pregunta detuvo el caminar de Hibari.

- yo no era muy angelical que digamos- sonriendo sutilmente- y el no era un santo.- dijo ella- pero amaba a su esposa... le demostraré a su hijo que no existe la fidelidad en todos sus aspectos. Y que su padre no es el héroe que él cree.- volteándose a mirarle- de todas formas, tengo que entretenerme en algo ...-desapareciendo.

-Esto no es por los talismanes- dijo Shemyuki- es cuestión de venganza...no puede negar que en otros tiempos, era un desperdicio de mortal...- en ese momento agita de izquierda a derecha su mano y en ese momento, una mujer que no pasaba de 35 años y de cabellos negros intensos los cuales conservaban sus bucles naturales y le llegaban hasta por debajo de los hombros aparece delante de él. El miedo podía leerse en sus ojos. El sonrió maléficamente. Ella, no tenía sus zapatos puestos.

-Déjame ir- dijo entre lagrimas.

-No intentes conseguir piedad de mi muchacha- dijo Shemyuki observándole con cuidado- tu elegiste venir con nosotros por proteger a tu esposo pero no creo que tenga muchas intenciones de salvarte...

-¿Qué quieren de nosotros? ¿dónde está Li?

-Tenemos otros planes diferentes para Li- dijo él- tu solo eres una especie de colateral en caso de que los mocosos aquellos que Hibari confía que obtendrán los talismanes... ¿crees que necesitaríamos de mortales como tu? ¡¡nada que ver!! Ustedes son una perdida de espacio...

-¿Qué son ustedes? - observándole y calmándose además de poniéndose de pie.

-¿Qué crees que somos?

-Te pareces a Yue...pero diferente.

-¿Yue? ¿te refieres a aquel sujeto que se parece a mi? ¿Qué sabes tu de él? - tomándola por el cabello para que hablara. Gritó del dolor y con la violencia que este le atacaba.- ¡¡Habla!!.

-¡¡Eriol!!- gritó ella del dolor y con las lagrimas mojando su blanco rostro.

*-*-*-*-*-*-*-*-*

-¡¡Tomoyo!!- dijo Eriol recuperando el conocimiento. Touya le había administrado un sedante horas antes.- Tengo que encontrarla. - Tratando de incorporarse pero era en vano.

-Amo- dijo Spinel observándole- ¿qué le ocurre?

-Creí escuchar la voz de Tomoyo- aun mareado debido al sedante- tengo que ...ayudarla...o a los chicos....todos están en peligro.

-Woa- dijo Touya deteniéndole y forzándolo para que no se pusiera de pie- no puedes...aun no.

-Deténgase amo- dijo Spinel preocupado- no puede...

-No voy a dejar que Tomoyo sufra...tampoco Salia...tengo que ir en su búsqueda..-tratando y forcejeando con Touya.

-¿Qué cree que hace?-preguntó Kinad quien en esos momentos era acompañada por Yuin y Mikki quienes traían el almuerzo para los que se encontraban allí - Padre-dirigiéndose a Touya- ¿ que ocurre?

-Este sujeto no quiere estar tranquilo- dijo Touya aun forzándolo- créeme que Tomoyo es mi prima-hablando con Eriol- pero no lograremos nada si tu, en estas condiciones, te enfrentas a uno de ellos. Solo lograrás que te maten.

-No me voy a quedar esperando a que algo les pase...-observándole- no lo haré.

-"Hay un tiempo para todo...- dijo Kinad-... y todo tiene su tiempo". Da tiempo a que tus heridas sanen y podrás lograr tu venganza.

-Estoy inválido- dijo Eriol- no puedo mover mis piernas ¿cómo lo haré?

Sentándose a un lado mientras Touya, su padre aun contenía a Eriol dijo- podrás usarme a mi...

La habitación se mantuvo en silencio y Spinel dijo- ¿A que te refieres?-la chica había conseguido llamar la atención de los presentes.

-Enséñeme todo lo que sabe acerca de la magia...-observando a Eriol- soy una hechicera también y al mismo tiempo, hija de una guardiana- Touya le observaba atentamente- como lo hizo una vez...en un lejano futuro.

Observando a la joven, se contuvo y disminuyó su fuerza ejerciente sobre Touya. Dijo después de un momento en silencio- ¿Sakura te dijo eso, cierto?

-¿Cómo sabe que fue ella?-preguntó ella esbozando una de sus misteriosas y al mismo tiempo, ligera sonrisa.

Acomodándose en su lecho, mientras Mikki observaba la escena y Yuin se quedaba a un lado observando a la joven, Eriol dijo- Sakura solo se atrevería a revelarte la verdad...a pesar de las consecuencias que eso conlleva.

-¿Podría hablar con Eriol a solas?-preguntó Kinad a su padre.

A pesar de tener solo nueve años, la madurez y forma de hablar de la pequeña era seria y responsable. Era la mejor alumna de su clase. Desde edad temprana, sobresaltaban sus cualidades de liderazgo y de ayudar a los demás y que decir de sus poderes. Pero había algo mas. algo que a sus padres no se les hacía claro. Ella poseía en su mirada un misterio. Como si guardase un secreto además que la madurez que reflejaba para ser una chica de nueve años, hacía sospechar además de cualidades y habilidades que aun no eran claras. Ella no reflejaba lo que pensaba. Era muy cerrada para demostrar ciertos sentimientos pero era ágil, buena deportista y poseía en su mirada y en sus encantos, cierto misterio pues Touya sabía que su parecido a Sakura y Tomoyo como hermana y prima de él, comenzarían a reflejarse y en cierta forma, ya lo hacían.

-Está bien- dijo Eriol observando a Touya. Este se marchó en silencio. Tomó a Yuin por la solapa de la camisa, quien por poco deja caer la bandeja que llevaba en manos.

-Ey- dijo él- se me cae.-

-Vamos chiquillo- dijo Touya- ¿Qué tanto la persigues?- mirándole de reojo mientras lo halaba al exterior de la habitación.

-Yo no persigo a nadie- dijo el niño todo sonrosado - suéltame tío Touya- como le llamaba cariñosamente.

-Si como no- dijo Touya dudando lo dicho por el hijo de Yukito. Cerró la puerta una vez, Mikki dejó la bandeja en una mesa de la habitación y salió detrás de Touya y Yuin.

-Tu dirás- dijo Eriol con el rostro que reflejaba desde siempre tranquilidad y que algo siempre sabía que los demás no. En eso, Kinad y él a pesar de no ser parientes consanguíneos, era en lo que se parecían. Podían en su mirada reflejar sabidurías de conocimientos que le antecedieron a ellos mismos.-¿Cuál es tu pregunta? ¿acerca de tu vida?

-Si- dijo ella mirándole- ¿qué fue lo que cambié?

-Sacrificaste tu vida por salvar a tu tía Sakura- dijo Eriol observándole- podías, por ser pariente de Sakura, manejar sus cartas mágicas. Yo te eduqué y te instruí para que pudieras regresar en el tiempo e impedir que Sakura muriera.

-pero ahora este no es el caso- dijo ella observándole- Sasha por ser su hija, es quien manejará las cartas pero yo tengo mas poderes. Mi madre Kira...perdón, Melody es guardiana. Pero quiero que me enseñes a usar mi magia como se debe... después de todo, quien mas que Clow para enseñarme a canalizar mis poderes...se que los tengo- observando sus manos- pero ... necesito ayudar a tía Sakura a recuperar a Li y necesito que tía Tomoyo regrese y Salia -viendo como Eriol endurecía el rostro ante la mención del nombre de su hija.- algo pasó que hizo que Salia cambiara...aunque puedo percibir que ella no es mala, no lo es, Eriol- mirándole fijamente- déjame ser tu instrumento en la lucha...cuando se acerque; los chicos- señalando detrás de la puerta- mis primos, mis amigos. No son suficientemente fuertes ni tienen experiencia para lo que tienen que enfrentar...no pueden.

-pero tu si- interrumpió Eriol mirándole- ¿Cierto? - sorprendiéndola ante tal declaración- es decir, no solo eres Kinad Kinomoto. Eres algo mas...mucho mas... y tus conocimientos indican niveles asombrosos de conocimiento mágico, tanto así, que en todos los años de estudios de Li, le daría muchos problemas superarte.

Poniéndose de pie dijo- no ...no se de que me habla.-

-Yo creo que si- dijo Eriol- pero creo que aun no es tiempo de que me lo digas a mi, en todo caso ¿cierto?.- observándole pasear la mirada y evadiendo contacto con la suya.- eres alguien muy complicada- sonriendo sutilmente- hija de tu padre.

Kinad le sonrió y dijo- empezaremos tan pronto se sienta mejor. Le diré a mi padre que consiga una silla de ruedas con la señora Li en el hospital... no puede quedarse tirado en cama siempre ¿verdad?- saliendo por la puerta y cerrándola tras de si.

Eriol, de repente, borró la sutil sonrisa de su rostro. Recordó días atrás cuando regresaba de su trabajo en Japón cuando al mismo tiempo y pasada las nueve de la noche, llegaba Salia en silencio y sin verle al rostro....

-Flash back-

-¿Salia?-preguntó Eriol. Usualmente la chica a diferencia de sus hermano y hermanas, era mas seria, pero la alegría adornaban sus ojos.,-¿qué haces llegando a esta hora?

-Eh....me quedé en casa de un amigo.- dijo ella vistiendo el uniforme de la primaria.- necesitaba ayuda con algo que no sabía. Estábamos estudiando.

-¿Hasta estas horas?-Preguntaba el hombre- sabes que no me gusta que ninguno de ustedes estén hasta altas horas de la noche en la calle.

-Padre- dijo ella fríamente lo que le sorprendió e hizo abrir los ojos a Eriol de la sorpresa- no me sermonees ahora. Yo tengo mi vida y tu tienes la tuya de la cual no me hablas...

-¿Qué quieres decir con eso?-

-Nada -dijo ella calmándose- estoy cansada y me voy a dormir-subiendo los escalones de la entrada principal.- buenas noches- y apresurando el paso para evitar mas interrogaciones por parte de su padre.

-Esta chica- dijo Eriol mirándole marcharse. Luego momentos después una conversación que sostuvo con Tomoyo aun no le calmaba.

-----

-no son horas para que esté en la calle- dijo Eriol sentado en la sala y conversando con Tomoyo- tiene apenas 13 años.

-¿Acaso piensas prohibirle salir y reunirse con sus amigos¡?-preguntó ella- hablas últimamente como mi madre. Dice que somos muy libertinos con nuestros hijos.

-Bueno no sospecharía que Salia haga algo malo...pero es aun muy joven para andar sola por ahí...a altas horas.-

Riendo, Tomoyo dijo- tengo que recordarte lo que era tener 13 años. ¿o acaso hablo con el Eriol Hiraguizagua equivocado?

-¿A que te refieres?

-Hemos decidido darles a nuestros hijos todas las oportunidades y privilegios que tuvimos cuando chicos. Yo salía con Sakura altas horas de la noche a recolectar las cartas....

-Pero no vivimos en el Tomoeda de esos tiempos...hay muchos peligros y ¡¡Sola!! Estaba en la calle sola.

-No sabemos si estuvo sola...- dijo ella sonriéndole.

-¿Quieres decir que estuvo acompañada?

-¿Por qué no aceptas lo que ella te dijo? Que estudiaba con un amigo.

-A mi me parece que mintió- dijo el observándole y enseriando su voz.

-Como si tu nunca mentiste.- dijo ella defendiendo a su hija. Se le acercaba para posar un beso en los labios de Eriol. Le hacía mucha gracia la actitud de padre protector que Eriol estaba tomando. En cierta forma, le recordaba a ....

-Ayudando...con un amigo....¡¡Eso es!!- escapándose de los labios de su esposa.

-¿Qué?- dijo ella de mala manera de que le haya interrumpido la idea.

-¿No crees tu que haya alguien de por medio?-mirando a Tomoyo con los brazos cruzados y con una ceja alzada de duda.- un chico.

-Puede ser- dijo ella dejando caer sus brazos a ambos lados de sus caderas- de todas formas, tiene 13 años. ¿recuerdas tener 13 años?

Sonriendo sutilmente dijo- si lo recuerdo...recuerdo el instituto en Londres y a Mardge...-cambiando de tema pronto ante el rostro de Tomoyo.- si es un chico ¡¡la mato! Primero a ella y después al sujeto...no saldrá de su habitación hasta que tenga 30 años.

-No voy a preguntar quien es Mardge.- dijo ella de mala gana ante el recuerdo de su esposo- volviste cuando teníamos 16 años o 17 no recuerdo- señalándole con el dedo índice- por el otro lado ¿ como que la quieres encerrar? Es una chica. Es normal que tenga novios. No puedes ser sobre protector como Touya o mi madre.

-¿por qué no?- preguntó él.

-¿Recuerdas lo que pasó con mi madre cuando se enteró? ¿ o en todo caso lo que pasó entre nosotros? Tienes que confiar en Salia.

Exhalando profundamente y pensando por unos momentos lo dicho por Tomoyo dijo- está bien. Trataré de hablar con ella... lo prometo.

-------Fin del flash back------

-El asunto es- dijo el con lagrimas en sus ojos- que nunca llegué a hablar con ella. Todo esto es mi culpa. Tomoyo ¿dónde estarás?

-¿puedo pasar?- preguntaba Ieran quien era acompañada por Yukito.

-Claro que si- dijo el saliendo bruscamente de sus pensamientos.

Tomando asiento cerca de Eriol, ambos se miraron y Yukito finalmente habló -tengo algo que preguntarte.

-Adelante- dijo el con su semblante habitual.

-Kia y yo nos estábamos haciendo una pregunta- dijo Yukito observándole seriamente. Su rostro no había cambiado con el tiempo. -le pregunté en un momento a la Señora Li-señalando a su izquierda- pero no supo responderme. Tal vez, tu si puedas.

-Veré que se trata y veremos.

-Es acerca de uno de los demonios que nos atacó - dijo Yukito- Se dice llamar Shemyuki...¿sabías de su existencia?

-Shemyuki- dijo Eriol pensando- Yuki...- meditando un poco- no lo sabía ...pero Clow si.

-¿Qué?- preguntaba Yukito-.¿Clow lo sabía? ¿por eso es mi parecido con ese demonio?

-yo...bueno Clow-rectificando- vió durante sus viajes alrededor del mundo y durante sus estudios como hechicero muchas representaciones de divinidades en culturas como Grecia, Roma, China su hogar, Singapur, Siam, y Japón. En algun lugar, Shemyuki es uno de los demonios...

-¿De otra parte no pudo ser?

-No creo...no recuerdo- colocando su mano en su frente y tocándosela sutilmente- muy pocos recuerdos quedan de mi como Clow. Cuando tuve a los trillizos en mis brazos, trece años atrás, me prometí encerrar quien fui para siempre.

-¿encerraste a Clow dentro de ti mismo?- preguntó Ieran sorprendida.

-Clow fui en mi vida pasada- mirándole- soy en esta vida, Eriol, padre de cuatro y esposo de Tomoyo. Clow murió solo con los cuidados de sus guardianes...ellos cerraron sus ojos un día de frío invierno y murió joven...muy joven...solo conoció los sentimientos de amor a su mejor amiga, quien murió mucho después. No fue correspondido pero tuvo el orgullo de ser su mejor amigo. Siempre lo será.

-Comprendo tus razones- dijo Yukito- créeme que es así...pero ahora, estoy muy confundido...demasiado diría yo.

-El pasado nos persigue como fantasmas...tenemos que hacernos cargo de nuestro pasado y nuestras culpas...para seguir con el futuro... Shemyuki es un demonio pero eso es algo que tu no eres Yukito...o Yue...- dijo Eriol- Yue es una persona que le importa lo demás y es la luna en si... Shemyuki...donde va, trae consigo la muerte.

-¿a que te refieres con eso?-preguntaba Yukito.

-Disculpen- dijo Ieran con el rostro pálido. Algo le preocupaba. Se puso de pie.- tengo que hablar con Sakura.

-¿Se encuentra bien?- preguntó Eriol. Él sin saber, había tocado un punto en la vida de los Li que quedó enterrado mucho tiempo atrás. Cuando Shaoran era prácticamente un bebe y su padre murió.

-Si- dijo ella observándoles pero no era lo que reflejaba- solo tengo que hablar con Sakura- caminando hasta la puerta- volveré en un momento.

Volviendo su rostro a donde Yukito dijo- por eso me preocupa Tomoyo- dijo Eriol- vi el mirar de ese sujeto. Es asesino. Su mirada es fría y no le importa nada.

-¿Crees que se atreverá a lastimarla?- preguntó Yukito observándole-

-Solo quiero que ayudes a los chicos a encontrar el primer talismán- dijo el hombre-necesitarán toda la ayuda posible ...

-Cuenta conmigo.- dijo Yukito en ese momento, Eriol siente una ráfaga fría como atravesó la habitación y un roce del viento en su mejilla.

-La encontró -dijo Eriol sonriendo sutilmente.

-¿De que hablas?-.preguntó Yukito.

-No- dijo Eriol guardándose el comentario para si mismo- no nada.

*-*-*-*-*-*-*-*-*

-Adelante-Dijo Sakura de pie cerca de la ventana y cuando vio quien era sus ojos se entristecieron cuando la mirada de Ieran Li cruzaba el umbral. Su parecido en sus ojos con los de Shaoran era increíble. Aunque ella había visto fotos del padre de Shaoran y si físicamente era su retrato. Eran idénticos.- Señora Ieran- señalándole que se sentara.

-veo que te puedes levantar- dijo ella observándole- ¿te sientes con mas energía?

-Si- dijo ella- aunque tuya me advirtió al igual que Melody, que mi condición no es para ayudar a los chicos a hallar el talismán.-viendo a la señora Li tomar asiento a su lado. Inmediatamente ella se sentó también.

Varios momentos de silencio pasaron cuando Ieran finalmente lo rompió y dijo- nunca he llorado- siendo observada por Sakura- ni siquiera cuando el padre de Shaoran murió...nunca derramé una lagrima. No se por que no lo hice. Llorar es muy bueno. Tal vez era por el hecho de que siendo viuda, madre de cinco niños y único ejemplo restante para el heredero del Clan, sacrificios habían que hacerse. Cumplí el deseo de Hen. Shaoran es hoy en día un hombre hecho y derecho, tiene una hermosa familia y todas las cualidades requeridas para ser un verdadero ejemplo, muchas de las cuales, digo yo que no fueron dadas por mi; fueron dadas por ti, Sakura.

-No diga esas cosas- dijo ella sonrojada - gracias a usted es que él es como es...se parece mucho a usted y a su padre. Aunque nunca lo conocí...¿qué le ocurre?- al ver que Ieran al mencionar al padre de Shaoran, trató de decir algo. Movió los labios pero guardó silencio- ¿qué pasa?

-Sakura: lo que tengo que decirte no es fácil; incluso Shaoran desconoce esto que estoy por revelarte...esto va mas allá...uno de los secretos mas grandes, ocultos dentro de l a familia Li.

-¿Qué es lo que pasa?- preguntaba ella- ¿Es acerca de uno de los talismanes?

-Es de todo- dijo ella- un secreto...enterrado en lo mas profundo de la familia que nunca fue revelado, ni siquiera a mis hijas...y mucho menos a Shaoran . esto explicará muchas cosas acerca de nuestras costumbres...y conducta de Shaoran o en todo caso el porque de su acercamiento tan consecutivo a Hong Kong. El porque él regresó cuando las cartas fueron cambiadas, o en todo caso, por que volvió adonde ti.

-¿Qué es lo que me quiere decir?- preguntaba Sakura intrigada.

-Sakura- tomando aire- en la familia Li, hay una tradición. Los varones herederos de ser el jefe del Clan, son prometidos en matrimonio o en todo caso, sus padres, se ponen de acuerdo al matrimonio de su hijo heredero. Eso era de practica en la familia...

-¿le pasó a usted?- preguntó Sakura.

Ieran sonrió sutilmente y comenzó a recordar muchas cosas. - para mi y una promesa hecha para Hen, nos prometimos el uno al otro que jamás nuestros descendientes pasarían por eso...era cruel... frío. Estar con alguien a quien jamás en tu vida, existía la posibilidad de que amaras.... eso se practica en esta familia.- mirando la sorpresa en los ojos de Sakura- Shaoran desafió a sus abuelos, cuando regresó a donde ti.- mirando la sorpresa en ojos de la actual señora Li- así es. Shaoran nunca te habló de sus abuelos, los padres de Hen ¿Cierto? - viendo la sorpresa en sus ojos- claro que no. Les causó a ellos un disgusto muy fuerte cuando él regresaba a Japón solo para estar contigo. A pesar de la promesa que le hice a Hen cuando iba a morir, sus padres lo consideraban una abominación. Una chica sin costumbres chinas, sin la mas mínima idea de las responsabilidades tareas y misiones además de la fuerza mágica para dirigir el clan. La elegida para mi hijo, eras tu. Desde que tenía once años lo dijo: si alguna vez tendría que elegir esposa para él, esa serías tu...lo supo desde el principio.

-¿cómo pudo saberlo?-preguntó ella sorprendida- apenas teníamos 11 años.

-Pero él ya lo sabía- dijo ella sonriendo- Shaoran sabe juzgar muy bien a las personas con solo verlas... no importaba ya. La ultima vez que estuvo aquí en china. Y cuando él tenía 16 o 17 años, los abuelos murieron.

Sakura se quedó en silencio pensando en todo lo dicho por Ieran y dijo- pero si tenían esa presión en Shaoran que era su nieto..¿usted?

-Si- dijo ella presintiendo la pregunta de su nuera- Hen cuando fue comprometido en matrimonio conmigo, tenía apenas 10 años...a los 18 el estaba enamorado de alguien mas, fue entonces, cuando nos obligaron a casarnos...yo también estaba enamorada de alguien mas...

-¿Qué? ¿usted y el padre de Shaoran?

Poniéndose de pie miró a la ventana de lo que alguna vez fue su recamara.- Hen y yo no tuvimos la misma suerte que mi hijo y tu Sakura- dijo ella- eran tiempos muy diferentes. Fui educada para ser la esposa del jefe del Concilio y del Clan Li.- una lagrima salió por su ojo derecho, la cual limpió inmediatamente, y el reflejo fue visto en el cristal de la ventana. Sakura pudo darse cuenta.-no podía llevarle la contraria a sus padres y yo era una chica...una chica china que tenía que obedecer a sus padres.

-¿Qué pasó?

Sonriendo sutilmente dijo- Hen estaba enojado con sus padres, por separarlo de aquella chica de quien se había enamorado. Ella tenía catorce y el dieciocho. Era hermosa. Tenía un cabello negro abundante y ojos preciosos. Siempre, recuerdo yo, llevaba en su pelo y entre sus trenzas pequeñas flores de loto. De distintos colores. Era hija de un militar chino. Hen la amaba. Era una muchacha dulce e inocente. Era bastante hermosa.

Se detuvo por unos momentos y continuo. Sakura guardaba silencio- Parte de esto que te revelo, Shaoran no tiene idea que pasó. Tampoco sus hermanas. No nos soportábamos. Éramos dos chiquillos que fuimos forzados a estar juntos...nos odiábamos- Sakura abrió los ojos como platos- en esos tiempos, los Li (hablando de los padres del padre de Shaoran) descubrieron que nos odiábamos tanto...tanto... utilizaron sus influencias para que el gobierno chino, enviara al padre de la chica lejos de Hong Kong. Hen se enfureció cuando supo la verdad. Teníamos alrededor de un año de casados. No nos acabamos y ni podíamos estar en la misma habitación juntos. Por seis o siete meses, veía como las cartas llegaban para Hen. De ella. Llegaban casi a diario. Él se sentaba debajo de aquel roble- señalando por la ventana al árbol donde Sasha era encontrada frecuentemente. - a leer todas sus cartas, en sus tiempos libres.

-¿Jamás la volvió a ver?-preguntaba Sakura.

-No. Por lo menos en dieciséis años-

-¿Cómo ella se mantuvo tan lejos por tanto tiempo?

-Los padres de Hen se aseguraron que no pudiese entrar nuevamente a la ciudad de Hong Kong. Cuando la volvimos a ver, se había cambiado el nombre. Un golpe maestro para ingresar. Cuando la vi aquella vez, estaba hermosísima, era unos años mas joven que yo, pero parecía una veinte añera. Los años no pasaban y la juventud en ella era notable.

-¿Qué pasó entre Hen y usted?- observándole.

-sus padres presionaban para que tuviésemos un heredero- mirándole y sonrosándosele el rostro. Y en un momento rió- ¿cómo querían que quienes se odiaban, tuviesen hijos? Pasó un año desde nuestro matrimonio y comencé a verle de otra manera. Siempre pensé que era un niñito consentido y malcriado que odiaba a sus padres por no haberle concedido el deseo que tenía, casarse con la mujer que amaba...

-¿Qué ocurrió?

-Comencé a tratarlo, no como a un esposo, sino como a un amigo- siendo observaba por sorpresa con Sakura.

-¿qué?

-Así es- dijo ella observándole-le preguntaba por su amor. La primera vez que pregunté por ella, no lo hice con celos...no tenía porque estar celosa. Él me observó sorprendido ante esto. Me senté a su lado y comencé a hablarle de un chico de quien estaba enamorada cuando nos casamos.

-¿Shaoran sabe esto?

-No- dijo ella mirándole- siempre le contaba la historia de cómo su padre y yo nos amábamos.- mirando por un momento la mano de Sakura donde estaba el anillo que el le obsequió cuando se comprometieron.-ese fue nuestro anillo de bodas, el anillo que usan las esposas de los Li- Sakura observó la piedra la cual asemejaba el color de sus ojos- es un secreto que he llevado conmigo desde siempre.

-¿por qué me lo dice?-preguntaba ella.

-Porque Shaoran, ahora mismo, no sabe que está en la boca del lobo.- mirándole seriamente.

-No comprendo- dijo ella.

-Comprenderás cuando lleguemos al final de la historia.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

-Tienes que tomar una decisión- decía Mikki observándose a si misma en el espejo- eres lo que eres y no puedes cambiarlo.

-No puedo- decía otra voz en su interior- tengo miedo...

-Yo también- dijo ella a si misma. Abriendo una caja se pudo observar un objeto que en esos momentos, comenzó a brillar intensamente, arrojando un rayo recto de luz sobre Mikki quien retrocedió dos pasos atrás.

-Ahhhh- gritó ella - ¿Qué es esto?

-Cierra la caja- decía una voz en su cabeza- ciérrala o estaremos todos perdidos..

Ingresando en ese momento con espada en mano una persona especial observaba como el rayo de luz proveniente del interior de la caja, no dejaba de apuntar a Mikki- ¿Qué es eso?-preguntaba Hotaru.

-Hotaru- dijo Osamu ingresando también- ¿qué ocurre?

Hotaru tomó el articulo entre sus manos y mirando a Mikki dijo- eres tu- mientras el rayo de luz no cesaba- ¿Tu?

-¿Qué pasa?- preguntaba Osamu- ¿Qué pasa?

-Ella ...tiene dentro de si misma el talismán.

-No- dijo Mikki observándole- no dentro de mi. - dándose por vencida en seguir ocultándolo o en todo caso, ayudando a descubrir.- yo soy...mi verdadera identidad es gloria...soy el segundo talismán.

Ambos muchachos, escucharon sorprendidos la declaración de la joven, mientras Hotaru sostenía el tablero mágico, que fue adaptado por Eriol y Shaoran- por eso lo escondías aquí- dijo Osamu observando a la chica aun apuntada por el rayo de luz.-¿Qué haremos?- preguntaba a Hotaru.

-No se- dijo su amigo- pero creo que lo primero es buscar a la señora Sakura- dijo el mirando seriamente a Mikki.- ella debe de saber esto...después de todo, trabaja en su casa. Pero si eres el segundo ¿dónde está el primero? ¿o los demás?- pero no recibió respuesta.

-Iré por Sasha- dijo Osamu - ella tiene que sellarla...o lo que sea...- saliendo por la puerta.

-¿por qué lo ocultaste?- señalando el tablero- ¿por qué?

-Me gusta vivir como mortal- dijo ella- es fácil colarse entre ustedes.

-Eres caprichosa- dijo Hotaru viéndole- ¿por qué los demonios quieren obtenerlas?

-Por que así conseguirán el dominio de toda la humanidad; las puertas serán abiertas. Las puertas para que puedan atravesarlas...pero temen del primer talismán. Si este se revela ante ellos, será difícil que triunfen.

-¿Dónde está el primer talismán? ¿quien lo tiene?

Mirándole cuidadosamente guardó silencio y en un momento tomó asiento siendo vista con duda por parte de Hotaru .ella dijo- tienes que aprender acerca del compartir y de los sentimientos...

-¿Qué sabes tu de esto?-preguntó él sin perder la guardia -eres solo una cosa. Un objeto.

-Soy un ser viviente con sentimientos- dijo ella- te concentras tanto en lastimar y triunfar que alejas aquellos que se preocupan por ti...te darás cuenta de tus verdaderos sentimientos muy tarde. Por eso es que los seis demonios nos quieren...para corrompernos y que estos sentimientos desaparezcan de la humanidad.

-¿Cuáles son los otros talismanes?

-¿los otros? "Somos siete: representamos en algunos casos, nuestros nombres; en otros no lo somos" "soy Gloria aquella que indica el camino a la verdad; cuidado con Pureza que puede mal confiar. Libertad te pondrá en el camino correcto; pero Vida puede quitarte...Aura es la vida misma quien te guía a Esperanza que es lo que tiene todos los seres humanos; sin nosotros, la humanidad deja de existir"

-¿Eres gloria? ¿dónde están los otros?

-Fuimos escondidas con el propósito de que los seis no nos encuentren ...quienes quieran utilizarnos deben de ser puros de corazón...

No comprendió en ese momento, lo que le quiso decir pero estaban un talismán adelante para poder salvar a Shaoran. con ese enfoque su mente trabajaba. Salvar a Shaoran Li.

*-*-*-*-*-*-*-*-*

-Nos comenzamos a conocer como amigos- dijo Ieran quien tenía la total atención de Sakura. Pronto dejaba de escribirle a diario a su amor. Sus acciones para conmigo cambiaban al igual que yo. Me sentía atraída a quien pensaba yo en un principio, era mi enemigo. - observando a Sakura- ¿has oído que del odio al amor hay una fina lineal? -observando asentir a Sakura- pues esa línea la atravesamos una noche. Estaba sentado en la orilla del lago. Acabábamos de cenar. Recuerdo que yo llevaba un traje de dos piezas color gris.. casi plateado...me había percatado de lo callado que estuvo en la cena. Me preocupé y me dirigí al jardín. Me senté a su lado (me había pedido que lo hiciera). Recuerdo que mis sentimientos por semanas eran distintos a él. Creía que me estaba enamorando. No estaba equivocada. Él también se percató de ello. Se estaba enamorando de su mejor amiga. Esa era yo. Esa noche me besó- sonrosándose ante el recuerdo- recuerdo que me besó con una pasión que yo jamás había experimentado... jamás. En ese momento, me di cuenta, que lo amaba. Como él a mi. Al otro día, le escribió una carta a esa niña diciéndole que se lo había dicho en cartas anteriores. Que él y su esposa eran muy buenos amigos... que se amaban y que no volvería a escribirle. Que lamentaba que todo aquello haya pasado pero sus sentimientos no eran los mismos. - mirando la ventana como quien trataba de llamar a los recuerdos.-fue la ultima vez que le escribió. Nueves meses después, Femeii nació.

Sakura Permaneció en silencio, escuchando la declaración de aquella mujer.. - ella regresó años después. Cuando yo estaba embarazada de Shaoran.

-¿Qué pasó?

-Sakura: llegamos al punto en que lo que te voy a decir te parecerá sorprendente pero es la verdad- mirando como la atención de la mujer hacia la progenitora de su esposo- Sakura: la chica de quien te hablo, la novia de Hen Li es ese demonio que se llevó a Shaoran. Es Hibari.

Sakura se quedó perpleja en silencio observando los nerviosos gestos de Ieran quien se paseaba de un lado a otro y finalmente se sentó.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Comentarios, dudas, tomatazos, felicitaciones, (por favor no viruses) a Sakura_journal@yahoo.com o Reviews (esos también me gustan)