"Los siete talismanes de la Luz"

"Los siete talismanes de la Luz"

Por Crystal

 

Capitulo XVII: “ El Primer talismán...”

 

///////////////////////////////////////////////////*//////////////////////////////////////////////////////

 

“se vio escrito: el primer siempre será, El arma y el medio para eliminar a su enemigo.  Lamentaba no poder haber cumplido su promesa... pero jamás nos dejaría ¿Cierto?”

 

///////////////////////////////////////////////////*//////////////////////////////////////////////////////

 

-¿Crees que es por aquí?-preguntaba la joven observando a su alrededor.- Creo que estamos perdidos...

 

Exhalando y con espada en mano estaba acompañada de Hotaru.  Este continuaba buscando la habitación donde se encontraba encerrado Shaoran Li. –vamos por la izquierda...

 

--------- Aeropuerto de Hong Kong ------------

 

-Chicos  - decía Yukito cuando divisó al grupo de jóvenes acompañados de Nakuru.  Los guardianes estaban con sus falsas identidades y los pequeños avanzaban al encuentro con el profesor Tukishiro.

 

-¡¡Papá!! – se acercaba Yuin emocionado y le abrazaba.  Yukito también se encontraba emocionado de que estuviesen sanos y salvos.

 

-¿Dónde está Hotaru? ¿Por qué tardaron tanto?

 

-Estábamos buscando a Hotaru por mucho tiempo- dijo Osamu- por lo que parece, desapareció...

 

-¿Desapareció? ¿a dónde?-preguntaba el profesor Tukishiro.

 

-No sabemos...- dijo Nakuru negando con su cabeza – en un momento, estaba junto a nosotros.. en el otro, desaparece...

 

-Tomen su equipaje- dijo Yukito – debemos regresar a la casa y contarle todo esto a Eriol...

 

-¿Cómo está mi padre? ¿y mis hermanas? ¿han sabido algo de Salia?-preguntó Touya G.

 

-Está mejor Eriol- dijo Yukito- Tus otras hermanas están bien... pero aun, no sabemos nada de Salia...- mientras tomaba la maleta de su hijo en las manos.  Kinad observaba a su hijo con interés y algo preocupada.

 

Mientras avanzaban a la puerta de la terminal, Yuin pensaba en todo lo ocurrido cuando vio que Kinad estaba en peligro.

 

-“Solo la vi cayendo y no se de donde, lo próximo que supe era que, salía detrás de ella.  Será ¿soy un guardián también? Pero...”- observando a Kinad- “¿Se supone que los guardianes, siendo seres mágicos, tengan descendientes? Jamás he escuchado eso.. ¿Esto, es normal?  Su existencia puede ser explicada.. su padre es un ser humano.  Pero... mis padres... ambos son guardianes.  Aunque mi madre, no tiene sus poderes, si fue en un principio un guardián...guardián de las Pao Tsu cards.... pero ¿Acaso somos todos nosotros normales? Es decir, la señorita Akizuki, por ejemplo.  Vive con el hermano de la señora Meiling... ¿No se supone que si vive con él, tenga hijos? ¿por qué existimos nosotros? ¿por qué la señora Meiling quien está casada con un humano, no tiene? ¿acaso mis descendientes también tendrán sangre de guardián en sus venas? – observando a Kinad nuevamente y sonrojándose- Ella es una creadora de Cartas... ¿Qué soy? ¿Quién soy? Tengo poderes; puedo congelar con mi visión... puedo crear cristales con mis poderes...cristales mágicos... pero ¿De donde salieron las alas? ¿De donde? O acaso, mis poderes seguirán desarrollándose...

 

-Estas muy callado, hijo- dijo Yukito cuando el jovencito iba a su lado en el coche- ¿Hay algo que te preocupe?

 

-Mas o menos- dijo el joven Tukishiro. Aun no le había comentado de su habilidad de sus alas que surgen de él- solo estoy preocupado, es todo.

 

Miró a su hijo por unos instantes y pasando la mano sobre la cabeza del joven, dijo- Por supuesto... has tenido que pasar por mucho en estos días... pero sabías todo esto desde un principio... incluso mas tiempo que los demás...

 

-Son todas las preguntas que han surgido en mi cabeza- respondió el joven seriamente.- Estos días me han servido para darme cuenta de tantas cosas... que no es coincidencia que existamos.  Tampoco lo es que se hayan unido ustedes, nuestros padres... pero mas aun, todo lo que está pasando.

 

Observó el profesor con orgullo a su vástago. En realidad era tan intelectual y listo como el primer día que el pequeño abrió los ojos después de nacer. 

 

-Las circunstancias que nos rodean, siempre hace que saquemos conclusiones.  Algunas veces, certeras, otras veces erróneas.  Pero son aquellas circunstancias y aquellas decisiones que permiten que el mundo y todo lo que nos rodea, siga girando a nuestro alrededor.  Es como tomar uno de dos caminos: en el corto, puedes encontrar todo lo que deseas y a lo ultimo la satisfacción de que pudiste tomar el mas corto, pero al final puede darse el caso de que, sea también y al mismo tiempo el mas peligroso y el que mas consecuencias tenga. Al contrario el camino largo es como nuestra vida misma:  Llena de bifurcaciones, decepciones y arrepentimientos de que debiste de tomar el corto, pero que al final es como la vida misma. Ninguna vida es perfecta.  Ningún momento es de color rosa por si mismo.  Solo nosotros tenemos la responsabilidad de hacer que cada día que queramos sea como deseamos. Tenemos las responsabilidades de nuestras acciones y las consecuencias de haberlas tomado...

 

-Pero ¿No se supone que, si éramos los elegidos, inmediatamente surgiera el primer talismán el camino se nos hiciera mas fácil? Menos complicado y hubiésemos terminado con todo de una buena vez y seguir con el resto de nuestras vidas...

 

-Toda acción tiene su reacción opuesta, Yuin- intervino una voz detrás de ellos.  Al momento de escucharla tan cerca de él, se sonrojó.- Es lo mismo que fuésemos llamados para esto.  El no habernos contado de nuestro pasado, pudo haber dificultado las cosas, es cierto. Pero nos hace preguntarnos ¿Qué hubiera pasado, si lo hubiésemos sabido desde un principio?  Tal vez, Salia no fuese un demonio. Pero tal vez, no estuviéramos aquí todos.  Me alegra venir a Hong Kong a verlos a todos... me gusta compartir con mis primas y mis amigos... pero, ¿qué nos dice que, tomando aquella decisión, no estaríamos ya todos muertos?  No te lamentes por lo que pudo haber sido, preocúpate mas por lo que hay en el mañana, delante de ti...

 

-Realmente eres hija de tu padre- dijo Yukito sonriendo ante el intelecto de la joven Kinomoto. Ella se acomodó en su asiento y observaba a la ventana.

 

Yuin permaneció todo el trayecto a la casa, en silencio.

 

 

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

 

Una mujer de profundos ojos azules observaba a los jardines.  Estaba en silencio abrazándose a si misma, tal vez, buscando consuelo en su afligido.  Se preguntaba cuando fue que perdió el control.

 

-“Ella no era así. Algunas veces pensaba que, era verme en un espejo...pero cuando fue que todo cambió.  ¿Cuándo? ¿cuándo fue que perdí a mi niña?”- rodando una lagrima por su mejilla e inmediatamente limpiándosela- “¿Cómo fue capaz de lastimarnos de esa forma? Esa no es... esa no es mi hija...”- 

 

-¿Tomoyo?- preguntaba Eriol mientras avanzaba por el pasillo.  Venía lentamente con un bastón y cojeaba aun.- ¿Qué te pasa?

 

-Veo que ya te puedes levantar- dijo ella acercándose a su esposo y ayudándole a apoyarse en ella, aferrándose con su cuerpo.- me alegro tanto... me desesperaba verte en esa silla...

 

-Le dije a Kinomoto que era temporal.  La señora Li y Kathy aplicaban magia curativa en mi... creo que si sirvió al final.

 

-Eriol ¿Crees que en algún momento la volveremos a ver?

 

Sabiendo que se refería a su hija dijo- ¿Crees que no?

 

-Dejé de creer cuando desperté y te encuentro a ti en tales condiciones, la casa parcialmente destruida...

 

-Creo que yo tengo la culpa de todo- dijo Eriol observando a la misma dirección que la mujer- sellé sus poderes.   Guardé con tanto recelo el destino...las vidas que les esperaban... después... vio dentro de su vida a Goshe, un extraño que le reveló la verdad antes que sus propios padres... ¿No crees que es nuestro castigo por guardar silencio?

 

-No puedes echarte la culpa. Si alguien además, tiene la culpa, también soy yo.  Yo apoyé la idea de no decirles nada.

 

-Pero yo utilicé las cadenas que Sakura les obsequió.  Tu no sabías nada de eso...

 

-Cierto- dijo la mujer Hiraguizagua- pero yo... soy su madre.  Apoyé tu decisión.   Soy tan culpable como tu... ahora ¿Qué haremos?

 

-Esperar...- dijo Hiraguizagua—pero no creo perdonarla.. de todas maneras, no creo que ella, nos perdone a nosotros...

 

-Entonces, tenemos que perdonar de ambas partes- Abrazándole- ¿No crees?

 

-No puedo creer que han pasado 13 años ya- dijo Hiraguizagua- aun recuerdo la noche que me dijiste que estabas embarazada...

 

Riendo con nerviosismo dijo – Si... o cuando escapé del lado de mi madre y me fui a tu lado... creo que ese fue la única vez que desafié a mi madre...

 

-El tiempo pasa demasiado rápido.  Cuando nos dimos cuenta, Azalia nació también...

 

-¿Recuerdas lo que Kinomoto nos dijo aquella noche? Cenábamos tranquilamente.  Era después de todo, la noche del año nuevo...

 

-Hace mas de seis años...

 

-“deberían de dejar de hacer tantos niños- imitando la voz de su primo- o van a imponernos la misma ley de China”- sonrojándose sutilmente- pero al igual que Los trillizos, no lo teníamos planeado...

 

-Adoro las sorpresas- dijo Eriol abrazándole con mas fuerzas- y mas cuando se tratan de nuestros hijos...

 

-Tal vez es la casualidad de ser ambos, hijos únicos, lo que nos atrae de tener familias grandes...

 

-Estaba pensando en irnos después de que todo esto acabe, a Londres- dijo Eriol- por un tiempo...alejarnos de la magia.  De todo esto. A los chicos les hará bien...

 

-¿Londres eh?- dijo ella analizándolo unos instantes- la compañía puede cuidarse bajo el mandato de mi madre por uno dos o tres meses... buena idea- sonriendo- nos dará una oportunidad de comenzar de nuevo.

 

Eriol sintió una energía conocida y débil cerca de ellos. Tomoyo, por no tener poderes, no lo percibió en esos momentos.  Enfocó su mirada a donde provenía pero se desapareció. Pensó “es culpa de ambas partes.  Pero ¿Debería de perdonar?” –pensaba mientras besaba suavemente los labios de su esposa.

 

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

 

-¿Cómo que no la encuentras?- dijo Hibari enojándose con Shemyuki- Debe de estar aquí dentro...¡¡nadie desaparece así no mas!!!

 

-Por lo que parece, alguien utiliza un escudo para protegerla.... tal vez, lo provoca ella misma...

 

-No es ella- dijo Hibari- con once años, no puede canalizar aun su energía para proteger su propio rastro  y confundirnos ¡¡Es imposible!!

 

-¿Qué sugieres entonces? ¿Qué es Shaoran Li?

 

-No digas estupideces.- dijo Hibari- El no puede...está encerrado...

 

-¿Ella no puede sacarlo, verdad?

 

-no se- dijo Hibari con algo de temor- Pero tiene el primer talismán dentro de si... ¿Qué podría pasar?

 

Shemyuki permaneció en silencio.  Cerró sus ojos, buscando mentalmente la ubicación exacta de la joven Li.   Aguardó detenidamente.   Hibari no habló. Hasta que...

 

-- va a la sala donde está Li- dijo Shemyuki.  Siento una energia bastante fuerte a su alrededor. Es como una especie de latido.  Pero no es lo unico...

 

-¿Qué quieres decir?

 

-No está sola...

 

Siendo observada por Shemyuki ella dijo - ya basta del juego del gato y del ratón... va allá porque no funcionó nuestro plan... Aunque muera, le sacaré el talismán de su interior o lo utilizaré con el aun dentro de la mocosa...

 

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

 

-Es aquí- dijo ella cuando se acercaron a una puerta que estaba cerrada.

 

-¿Estás segura?- preguntó Hotaru.

 

Asintiendo con el rostro dijo- Siento la presencia de mi padre aquí... – tocando la puerta cerrada con sus dedos.

 

Hotaru se acercó y giró el picaporte.  – Está cerrado...

 

-¿ se abrirá con magia?

 

-Está cerrada con un buen conjuro- dijo percibiendo el joven el poder encerrado en la puerta.- Tenemos que abrirla y salir de aquí... este lugar me da escalofríos...

 

-¿Tienes miedo?- preguntó Sasha sacando un mazo de cartas de su bolsillo.

 

-Miedo no- dijo el joven – este lugar... tiene un muy mala vibra... es como si la maldad y todo lo malo estuviese concentrada aquí...

 

-Es habitada por demonios- dijo la joven Li como toda una experta- se supone que sea así... creo.

 

-¿qué piensas?- viéndola revisar cada una de las cartas.

 

-Hay una razón por la cual puedo usar estas cartas mágicas... si vinieron aquí, es porque pueden serme útil...

 

-Esas cartas las traje yo cuando aparecí aquí...

 

-¿Crees que fue coincidencia?

 

-No comprendo- dijo el cruzándose de brazos- eras una persona cobarde y con menos conocimientos ¿Qué ha pasado?

 

Sonriéndole con confianza dijo- Vi la verdad... es todo- enfocando su vista a las cartas- ¿Qué tal esta?

 

-“Lock”- dijo Hotaru observando la carta- ¿Candado? ¿Crees que sirva?

 

-Solo hay una manera de comprobarlo.... “Abre esta puerta con los poderes otorgados, ¡¡Candado!!”-cerrando sus ojos.

 

En ese momento, un brillo de color rosa, salió de la carta. Sasha también brilló.  Hotaru se quedaba observando aquello.  La puerta expiró por unos segundos una aura negra.  El brillo rosa cubrió la puerta. Pero esta no cedía.  Sasha enfocó aun mas su magia en ella.  Hotaru se percató que estaba tratando de abrir la puerta con todas sus fuerzas.

 

Cuando se iba a acercar a la joven para detenerla antes de que se lastimara, la puerta salió volando de las bisagras, llevándose también el marco y se estrelló al interior de la habitación.

 

-¿Estás bien?- preguntó Hotaru observando a la chica.

 

-Vamos- dijo señalando al interior de la habitación- ¿Papá?- ingresando -¿estás aquí?- no podían ver por el polvo que levantaron ante el impacto de la puerta.

 

-Sasha- dijo Shaoran observándole- ¡¡Hotaru!! ¿Qué haces aquí? ¿qué quieren ellos contigo?

 

-Tranquilo señor Li- dijo Hotaru- por lo que parece, no fueron ellos, creo que ni saben que estamos aquí con usted...

 

-Lo siento- dijo Sasha observándole a través del campo mágico- siento tanto, no haberte creído...

 

-Ay pequeña- dijo Shaoran sonriéndole sutilmente- es mi culpa...

 

-Discúlpense luego- dijo Hotaru interrumpiendo a padre e hija- Debemos irnos antes de que se den cuenta... ¿Alguna idea?- observando al señor Li.

 

-Para salir de aquí.... Utiliza a “Shield”- Dijo Li observando a su hija.- Tal vez rodeándome con Shield, el campo pierda su poder... se activa mas, cuanta mas magia perciba de mi... me he dado cuenta.  Si me rodeas con Shield, no podrá percibirme...

 

-Y terminará desapareciendo- dijo Sasha adivinando las intenciones de su padre.

 

-Deberíamos utilizar otra alternativa- dijo Hotaru.  Él sabía que mientras mas Sasha utilizara la magia de las cartas, en combinación con el poder del primer Talismán, su magia, así como su vida, se acortaba.

 

-No hay otra- dijo Shaoran Li observando al joven.  En realidad, Li no tenía conocimiento alguno del peligro que su hija corría.

 

Sasha sacó a Shield y en su mente, cerrando los ojos dijo- “Shield: cubre a mi padre con tu escudo protector para salvarle... por favor”.-

 

En ese momento, y bajo la misma reacción de Lock, un brillo poderoso rodeó a la joven Li, liberando segundos después a su padre, pero esta al liberarlo y la carta regresar a su identidad, perdió el equilibrio, cayendo al suelo de rodillas.  Respiraba con dificultad y tomaba grandes bocanadas de aire.

 

-Oye ¿Estás bien?- dijo Hotaru arrodillándose a su lado y colocando sus manos sobre sus hombros.

 

-¡¡Sasha!! ¿Qué te pasa?? – dijo Shaoran Li, acercándose preocupado a su primogénita.

 

-Señor Li. – dijo Hotaru porque sabía que la chica no iba a revelar sus verdaderas condiciones de salud- Mientras mas utiliza el poder del primer talismán que está dentro de ella, mas se agota físicamente...

 

-¿Primer talismán?- preguntó Li – ¿Cuál es ese?

 

-Esa mujer llamada Justicia nos brindó una visita- Shaoran comenzó a recordar quien era aquella mujer que Hotaru se refería.  Recordó aquella noche, en la cual , se reencontró con Sakura y con su hija.  Recordó cuando Justicia tocó a su hija y esta brilló.- Por lo que nos dijo y nos mostró, le introdujo el primer talismán a Sasha cuando era una bebé.- ayudando a la joven Li a incorporarse y sujetándola por el hombro.- por lo que parece, Sasha posee la llave para ellos, abrir el portal... para enviar a esos sujetos a su lugar... pero...

 

-¿Pero que?

 

-Toma demasiada magia de ella... se alimenta de su fuerza vital cada vez que usa las cartas en combinación con el poder del primer talismán... explicándole al señor Li... su vida se acorta.- observando a al joven- a cada paso del tiempo cuando usa las cartas y el poder del talismán....

 

-Por eso, es que queremos el primer talismán.- Dijo Hibari apareciéndose allí. Shaoran Li, ahora libre, se interpuso entre la mujer y los dos jóvenes. Hotaru alzó su espada también para proteger a su amiga.

 

-¿Qué piensas hacer niño?- dijo Shemyuki arrojando con sus poderes, al joven y este impactando en contra de la pared, pero no soltó la espada.

 

-Déjalo en paz- dijo Li en posición de combate-  ¡¡Es solo un niño!!

 

-Un niño con el poder suficiente para derrotarnos... que no se te olvide- dijo Hibari observándole- ¿Piensas protegerlos a ambos? Puedes protegerlos cuantas veces quieras... pero he de decirte algo: en este momento, no me importa.... – observando con desprecio a Shaoran y a Sasha- la muerte está escrito en su destino ¿Acaso quieres que esté en el tuyo? Justicia lo sabía... sabía que, dentro de ella escondería el primer talismán pero a costa de su vida y de la tuya también...

 

-Si he de sacrificarme para salvar a estos que amo...- dijo Sasha colocándose delante de su padre. En ese momento una gran cantidad de energía es despedida por el cuerpo de la pequeña.  – Que así sea...- Alzando su báculo y este transformándose en espada sin ella solicitarlo en voz alta- Así será...- En ese momento un escudo de energía color rosa, rodea a Shaoran Li y a Hotaru quien es levitado hasta colocarse al lado del señor Li

 

Hibari observaba atónita mientras Sasha observaba detenidamente a ambos demonios.  -¿Qué piensas hacer niña?

 

Sonriéndole de lado dijo- Sin querer me has dado el poder suficiente para derrotarte incluso la valentía... que no necesito de nadie mas. Dame unos momentos y terminaremos con esto.  Además, ella me dijo que en mi está el poder de terminar con todo esto... ¿Acaso no lo entiendes, cierto? Solo yo puedo destruirlos...yo soy el arma...soy la llave para destruirte...pero como toda arma, que no se usará nuevamente....

 

Se volteó para la esfera que ahora contenía a su padre y a su amigo, dijo sutilmente sonriéndole a su progenitor y tocando con sus manos el escudo de energía- No puedes morir aquí y ahora...- unas lagrimas salieron de los ojos de la joven- Mamá te necesita y mis hermanos también... ellos te necesitan.

 

-¿Qué piensas hacer?-preguntaba Li observándole- ¿Hija?

 

-Te quiero mucho papá- dijo ella observándole y dedicándole una sonrisa.- Cuida a Mamá... y dile que,  siento no poder cumplir la promesa...

 

El poder en la pequeña se incrementó.  Sentía como la magia tan antigua y poderosa era despedida del interior de Sasha.  Retirando su sonrisa dijo- Es hora que regreses a casa...- en ese momento un circulo proveniente del cuerpo de Sasha, fue saliendo de su interior y comenzó a formar una especie de remolino o vortice en la pared.

.

-Oye chica- dijo Hotaru preocupándose- ¿qué haces?

 

-Lamento que no podamos haber podido terminar aquella conversación... me agradas chico...- Aquí Shaoran observa a Hotaru abrir los ojos de la impresión.  Sasha le sonríe y dice- serás un buen ejemplo para mi hermano...

 

-¡¡No!! Tu debes estar con tu hermano... con tu hermana.. con todos... Vamos no hables como si no nos volviéramos a ver....

 

El Remolino se hizo constante y uniforme.  En su imagen se podía observar un jardín majestuoso el cual Shaoran reconoció.

 

-Es... es la casa de Hong Kong.. – dirigiéndose a su hija.- ¿Cómo hiciste esto?

 

-Justicia dijo que, puedo hacer todo lo que me proponga y quiera...que mi poder es suficiente para derrotar al enemigo... Así que, lo haré... pero yo sola.- La esfera que aprisionaba a Li y a Hotaru, comenzó a moverse en dirección al torbellino o al portal.- Adiós ...ha sido un placer ser tu hija- observando a Shaoran- y tu amiga... –dirigiéndose a Hotaru.

 

-¡¡No!!- comenzó Hotaru a alterarse. El poder contenido en su interior perteneciente a los talismanes, comenzó ha hacerse presente. Daba en contra de su prisión con su puño.

 

-¡¡Sasha!!- decía el señor Li.  En esos momentos comenzaba a hacerse presente el poder contenido en el. El poder de los elementos.  Pero en contra de la magia contenida del primer talismán, era imposible que fuera contrincante.

 

De un momento a otro, la esfera entró en aquel portal e inmediatamente fueron liberados en el jardín de la casa.

 

-Hemos... vuelto- observó Hotaru a su alrededor.

 

-No.... no... no ....¡¡¡NO!!- dijo Shaoran Li dando al mismo tiempo con fuerza en el suelo del jardín.  -No ella- unas lagrimas salían de sus rostros.- No de nuevo...

 

En ese momento, los habitantes de la casa, salían al encuentro.  Entre ellos, Sakura quien no creía lo que allí ocurría. Había sentido aquella sacudida de energía, incluyendo a todos aquellos que estaban en la casa y en sus inmediaciones que tenían poderes mágicos.

 

-¿Shaoran?.- acercándose.  Al lado de ella, iban su hermano y su hija Alina. Al principio, Sakura no podía creerlo.  Su esposo estaba en casa, a salvo. Sonreía caminando a su encuentro.  Yukito aun no había llegado con los demás.


       Shaoran Li tenía unas enormes sombras debajo de sus ojos.  También estaba sucias sus ropas. Algo maltratadas y mágicamente estaba débil. Después de todo, estuvo semanas en esa prisión mágica de aquellos demonios.  Por otro lado, era la tristeza que embargaba su corazón.  Aun no podía abrir sus ojos completamente. La luz del sol le lastimaba.

 

-¿Qué te pasa?- preguntaba su esposa.  Pasaba las manos por sus mejillas.  Hotaru estaba con su espada en mano.  Estaba cabizbajo.  Touya lo revisaba buscando heridas.

 

-¿Qué ocurre?

 

-¿Dónde está Sasha?- preguntó Touya.  en realidad, Shaoran no decía nada y Hotaru permanecía inmóvil y cabizbajo.

 

-Mamá ¿Dónde está mi hermana?

 

-¿Cómo que donde está?- sonriendo sin comprender nada- De seguro está con los demás... – observando a Hotaru- ¿Y tu trajiste a mi esposo? Ya estaremos todos juntos...ya verán que todo, absolutamente todo, estará bien...

 

-Sakura...- le observaba Li con los ojos llorosos- amor...- tocando su rostro con sus manos.  En parte ensuciaba su rostro.- Amor...- abrazándole.

 

-¿Shaoran?- decía Sakura sin comprender nada.  Alina estaba del lado de su madre y observaba a su progenitor con curiosidad.  Dio unos pasitos delante.  Vestía un hermoso conjunto de dos piezas estilo japonés que su Tía Tomoyo se encargaba de mandarles provenientes de su colección para niños.  Sus ojos café iguales a los de su padre, observaban a Shaoran Li, quien no decía nada. Solo abrazaba a su esposa.

 

En esos momentos, Eriol y Tomoyo venían de la casa. Tomoyo y él se ayudaban unos con otros, avanzando a través del pasto para reunirse con los demás. Touya trataba de leer el significado de la tristeza que podía leer en los ojos de Shaoran Li y de Hotaru.

 

“se vio escrito: El arma y el medio para eliminar a su enemigo.  Lamentaba no poder haber cumplido su promesa... pero jamás nos dejaría ¿Cierto?”

 

 -¿Shaoran? ¿Dónde está Mi hija?- los ojos de Sakura se comenzaban a llenar de lagrimas.  No podía creerlo... no podía creerlo.  Todo aquello. Toda aquella lucha.  Todo aquel sacrificio ¿Dónde estaba su hija? Shaoran, solo se quedaba observando aquellos ojos verdes mientras le miraban fijamente y llenos de lagrimas.  En sus ojos podía ver toda aquella tristeza que les embargaba a ambos.

 

Pero Shaoran Li, no dijo nada.  No hubo necesidad de decir nada.  Sakura sin necesidad de palabras pudo comprender el significado de aquellos ojos tristes que le devolvían la mirada.

 

Touya se arrodilló.  Eriol se quedó observando como Sakura negaba con la cabeza, tratando de no creer lo que su corazón le decía intensamente. En esos momentos, Melody se acercaba al observar a todos en el jardín.  Era acompañada por su hermana.

 

Se hallaba des consolable.  Por fin, lo comprendió.  Aquella verdad que se negaba a creer. No quería creer.  – No- surgió de sus labios.- Dime que no... -siendo abrazada por su esposo.

 

-Lo siento amor...- acariciándole su cabeza y tratando de consolarla- lo siento mucho...

 

“Yo, Estaba allí.  Solo tenía seis años.  Observaba como mi padre trataba de consolar a mi madre.  No entendía nada. Miré a mi tío y sus ojos tenían lagrimas las cuales se retiraba con la manga de su camisa.  Observe a los Hiraguizaguas.  Tía Tomoyo lloraba en el brazo de Eriol.  Nunca comprendí el sacrificio de mi hermana.  Aun, años después de todo aquello, sigo sin comprender.  Pero quien se ha sentido culpable desde entonces es mi padre. No fue su culpa. Pero ¿Cómo llega a superar una persona, la muerte de su ser querido? ¿Y mas que todo, un hijo? Azalia llegó a mi encuentro aquel día y se nos quedaba mirando. YO tampoco comprendía. Mi padre me tomó en sus brazos y me sostuvo, durante mucho tiempo.  Recuerdo que sus lagrimas mojaban mi rostro. Eran lagrimas tibias. Su rostro no volvió a sonreír en mucho tiempo.  Lagrimas de dolor eran sentidas en toda la casa.  El mismo día llegaron los demás acompañados de Yukito... no recuerdo muy bien que pasó...pero ese día, cambió las vidas de todos, para siempre....”

 

 

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Este capitulo no tendrá comentarios de autora.

Comentarios, dudas tomatazos: Sakura_Journal@yahoo.com