Aguila Mora - Fauna del Uruguay - Mundo Matero
EL AGUILA MORA
Geranoaetus melanoleucus


aguila mora Orden: Falconiformes
Familia: Accipitridae Género:  Geranoaetus
Especie: Melanoleucus
Subespecie: Melanoleucus

Ave poco común, distribuida en casi todo el Uruguay, pero más frecuente en el norte del país.

Residente todo el año.

Su población ha disminuido sensiblemente en el correr del siglo XX, debido a que en muchos lugares es perseguida por el hombre. También es víctima frecuente de cebos envenenados destinadas a los zorros.

Habita en áreas rurales, praderas y serranías.

Longitud: 60 a 70 cm.  Algo mayor que el Cuervo Cabeza Roja (Cathartes aura). La hembra es de mayor tamaño que el macho, como sucede en  muchas rapaces.

Descripción: Parte dorsal, cabeza y pecho de color gris plomizo; resto de las partes inferiores blanco. Cola gris oscuro, muy corta, con el extremo blanco inferiormente. Alas gris oscuro, con las plumas cobertoras gris claro. La cola muy corta y las alas anchas en la base, le configuran una silueta en vuelo triangular muy característica.

Descripción del juvenil: El Aguila Mora tarda unos cinco años en adquirir el aspecto de adulto, pasando por diferentes fases de plumaje. En general durante estas fases el plumaje es mucho más oscuro, combinando colores grises y pardos, con una ceja ocre bastante notoria. La cola presenta franjas transversales negras es y mucho más larga que en los adultos, por lo que la silueta en vuelo es bastante diferente.

Es la rapaz más grande y fuerte del Uruguay. En donde no es perseguida por el hombre, puede vérsela  posada sobre los postes al costado de los caminos. Se alimenta  de roedores, reptiles y aves. Si es necesario, también consume carroña,  y en especial lo hacen los juveniles. Suele vérsela planeando durante largos períodos de tiempo a gran altura, muchas veces describiendo círculos.
Se ha adaptado a nidificar en las plantaciones de eucaliptos que presentan árboles de buen porte, en donde construye un nido voluminoso, que suele utilizar durante varios años seguidos. La puesta se compone dos o tres huevos, pero raramente sobreviven más de dos pichones y frecuentemente uno solo, presentado un caso de fraticidio típico entre las grandes rapaces.
Lamentablemente, en algunos lugares esta espectacular ave es perseguida por atribuírsele la muerte de corderos. Sobre el tema queremos dejar constancia de que nunca hemos observado un ataque sobre un cordero sano, lo cual es lógico si pensamos que en la época de parición, la oferta de corderos muertos o inviables es mucho mayor que los requerimientos alimenticios de una pareja de águilas, para un determinado territorio. Esto hace que sea totalmente innecesario para un águila esforzarse en matar un cordero sano, pudiendo alimentarse fácilmente de corderos muertos o inviables.

envíenos

aquí