Avifauna - Fauna del Uruguay - Mundo Matero
LA AVIFAUNA URUGUAYA Y EL DESAFIO DE SU CONSERVACION
AVES EN CONCIERTO
Las aves despiertan en el hombre un interés singular. No sólo le aportan sonido, color y movimiento al paisaje sino que además constituyen un elemento de asombro que invita a la observación. Su rol es determinante en el mantenimiento de los ecosistemas naturales, de allí que sean objeto de estudio en diferentes campos de la ciencia. Adrián Azpiroz se ha dedicado a ello con el fin de mejorar el conocimiento de la ornitofauna del Uruguay y ayudar a su preservación.
.
Al pensar en la naturaleza, inmediataniente surgen imágenes de cielos abiertos con entornos muy verdes. Si esas visiones tuvieran sonido, de seguro se escucharía el canto de las aves, quienes dan vida al paisaje con su ir y venir incesante.

Con su vuelo consiguieron asombrar al hombre al punto de inspirar la búsqueda y el logro de objetivos insospechados. Ajenas a tal responsabilidad, ellas despliegan su vida libremente, sin importarles la mirada curiosa de quienes quieran observarlas.

El avance de la civilización ha atentado contra sus habitats naturales y cada día son más las especies en riesgo de extinción. Uruguay no escapa a dicha realidad. Forma parte de una región que se caracteriza por poseer una gran riqueza en su avifauna, pero a la vez presenta una situación crítica en algunos de sus ecosistemas. A fin de poder salvaguardar este patrimonio no sólo se deberán conformar determinadas áreas protegidas, sino que además se tendrá que promover su importancia, para que se convierta en una preocupación de todos.

En un mundo de pájaros

Adrián Azpiroz tiene 29 años, es Licenciado de Ciencias Biológicas en la Facultad de Ciencias. Se puede decir que es un estudioso de las aves desde niño. Su afición por ellas se remonta a las estancias en el campo junto a su padre, quien le enseñó a admirar y estudiar la vida que se desarrolla en el monte, silencioso, algunas veces y animado, otras, por el griterío de los pájaros que lo pueblan. El tiempo acrecentó su inclinación por la ornitología y de admirador, pasó a ser investigador de esa modalidad de vida tan especial.

En Buenos Aires tuvo maestros de alto nivel, tales como el ornitólogo Tito Narosky. En Uruguay, al finalizar la carrera, fue becado a México para realizar un curso de postgrado sobre ornitología tropical; experiencia ésta muy enriquecedora.

Al regresar a nuestro país, se abocó al estudio de especies amenazadas de extinción para PROBIDES (Programa de Conservación de la Biodiversidad y Desarrollo Sustentable en los Humedales del Este) donde actualmente trabaja como técnico.

-¿A qué se reriere cuando habla de aves amenazadas?
-El panorama que planteo no corresponde sólo al Uruguay, sino a todo el planeta. Hay un 10% de las aves del mundo que están en peligro de extinción y las causas tienen relación con la acción que ejerce el hombre sobre el ambiente, ya sea directamente a través de la caza o indirectamente por medio de modificaciones que se realizan en los hábitats en que ellas viven.

-¿Cómo se compone la avifauna de nuestro país?
-Las aves uruguayas (que son 400 especies más o menos) se clasifican según su condición. El 65% son residentes permanentes mientras que el 35% restante presenta hábitos migratorios, por lo que se las encuentra sólo en determinada época del año.

-¿Qué aves migratorias llegan a Uruguay?
-Dadas sus características las clasificamos en tres grandes grupos. Por un lado están las Residentes de verano que son especies que llegan a Uruguay desde setiembre a abril para reproducirse en nuestro país, pero con la llegada del otoño vuelan hacia el norte, a Brasil, para pasar el invierno debido a que el clima es más cálido. Un ejemplo es la Viudita Pico Corto (Elaenia parvirostris), el Churrinche (Pyrocephalus rubinus), la Tijereta (Tyannus savana) y varias especies de golondrinas.

Luego tenemos a las Visitantes de verano que a diferencia de las anteriores, se reproducen en Alaska y norte de Canadá. Son las clásicas aves migratorias neárticas (los Chorlitos por ejemplo). Vienen año tras año a América del Sur, hacia las pampas de Argentina y Uruguay, incluso algunas se van a Tierra del Fuego, como el Chorlo Pampa (Pluvialis dominica) y el Chorlo de Patas Amarillas (Tringa spp).

Por último las Visitantes de invierno que tampoco se reproducen aquí, sino que lo hacen en la Patagonia y en las islas sub-antárticas. En invierno vuelan hacia el norte de Argentina y también a Uruguay, para evitar el frío que reina en el sur del continente. En esa categoría están los Albatros, Petreles y algunos pequeños pájaros que nidifican también en Patagonia, ellos nos visitan anualmente y llegan hasta el sur de Brasil.


Rayadores (Rhynchops niger) en los humedales.

Adrián Azpiroz

Loros barranqueros (Cyanoliseus patagonus) en pleno diálogo.

Churrinche (Pyrocephalus rubinus) tan bello como su canto.

Cardenal (Paroaria coronata).

Viajero se nace, no se hace

-¿Cuál es la causa que impulsa a las aves a emigrar?
-Las migraciones responden a una razón genética; la información está en los genes que son los portadores de los caracteres hereditarios. Las aves nacen predeterminadas para realizar esos largos viajes, de allí su capacidad para aprender, pero además necesitan acumulado grasas suficientes (reservas energéticas) para quemar en vuelo. Los juveniles tienen posibilidades de perderse en sus primeros viajes, no así los adultos, pues a medida que pasan los años van perfeccionando la técnica de migración. Éstos tienen en cuenta una serie de pistas que puden ser accidentes geográficos como grandes ríos, la costa de un continente, la posición del sol, etc.

-¿Quién las guía cuando navegan por la noche?
-Algunas se especializan en cierto tipo de información. Para la mayoría son las estrellas, para otras es fundamental el magnetismo terrestre, tienen la capacidad de captarlo. Son máquinas increíbles que conocen en profundidad la orientación y el vuelo que pueden seguir.

-¿Cuánto tiempo les lleva el viaje?
-Varias semanas. Algunas especies se desplazan realizando varias etapas cortas mientras que otras realizan menos etapas pero más prolongadas.

Al este, el paraíso

La importancia de los Humedales del Este es enorme, especialmente para aves acuáticas tales como los Flamencos (Phoenicopterus chilensis) que viven sólo en Rocha y Maldonado, los Cisnes Cuello Negro (Cygnus melancoryphus), los Gansos Blancos (Coscoroba coscoroba), una cantidad muy importante de patos y algunos Chorlos que utilizan la zona rochense como sitio de invernada. Cuando vienen ornitólogos extranjeros se sorprenden al encontrar esta enorme diversidad de especies. En una sola mañana se pueden observar más de 80 tipos diferentes de aves.

-¿Qué atractivo tiene la Laguna de Rocha para que las aves migratorias la tomen como residencia eventual?
-Vienen a pasar el invierno boreal (nuestro verano) ya que aquí se ofrecen muchos recursos alimenticios. Si se quedaran en ambientes tales como la tundra, morirían tanto por el frío como por la oferta de alimento que es prácticamente nula para esas especies. Es interesante citar el caso de los Chorlos neárticos que se reproducen en Estados Unidos y Canadá, algunos se quedan en esta zona, otros, como la Becasa de Mar (Limosa haemastica), viajan hasta Tierra de Fuego.

-¿Existe alguna amenaza para las aves?
-Las alteraciones causadas por el hombre en esta zona son muy importantes. La contaminación de las playas, agunas costeras y humedales con desechos o con agroquímicos, así como el turismo en aumento, constituyen algunos de los factores que inciden negativamente.

-¿Se crea alguna competencia entre las residentes permanentes y las que vienen de paso?
-Este tema no está suficientemente estudiado, pero en el caso de los Chorlos, los recursos alimenticios que se dan en detemiinadas épocas del año son tan abundantes, que hacen que la competencia sea mínima. Durante una parte del año hay gran abundancia de invertebrados marinos y las diferentes especies de Chorlos con picos morfológicamente diferentes se especializan en presas distintas.

(Aclaración: Los CHORLOS son en su mayoría aves migratorias que por ende presentan gran capacidad de vuelo y dependen de ambientes acuáticos como playas, lagunas costeras, bañados y praderas húmedas.)

Ahí viene la plaga...

De las especies autóctonas que existen en nuestro país, algunas se han visto favorecidas por las actividades agrícolas desarrolladas por el hombre. Ocurre que especies como la Cotorra (Myiopsitta monachus) o las Palomas aprovechan los recursos abundantes generados en las zonas de cultivo, al punto de considerárselas plaga por los daños que causan.

-¿Los granos envenenados que se utilizan para matar cotorras y palomas, también causan a otras aves granívoras efectos devastadores?
-Los datos que se tienen a este respecto son más bien anecdóticos y provienen de la gente de campo: cuentan por ejemplo que echaron determinado producto para eliminar una plaga y que murieron Cardenales y otras aves granívoras por consumir esos granos. Yo no he podido constatarlo. Sé por allegados directos creíbles sobre cantidad de animales muertos que han encontrado en zona de humedales. El problema lo genera el hombre con los monocultivos, que a pesar de ser fundamentales para el desarrollo del país, dan una oferta alimenticia tan grande a las aves, que causa la explosión demográfica alteradora del equilibrio.

-¿Las plantaciones de arroz influyen negativamente en la zona de los humedales rochenses?
-El arroz es de fundamental importancia para la economía de nuestro país, pero hay que definir zonas donde se pueda desarrollar su cultivo y otras en las que lo primordial sea la preservación de la naturaleza, evitando así perder ese patrimonio. Los granos de arroz sirven de alimento a algunas aves y entonces estas proliferan y se transforman en plaga: es el caso del Garibaldino o Pájaro negro del arroz (Agelaius ruficapillus).

Otras aves se han visto perjudicadas por la desecación de los bañados, ya que esto trae como consecuencia la desaparición de sus habitats y por eso deben buscar otros lugares. Dicha situación pone en peligro la subsistencia de algunas especies.

Otros paisajes, otras aves, otras voces

Hay aves que están restringidas a Paysandú, Salto, Artigas, o la zona de Cuchilla de Haedo. Por ejemplo el Carpintero Negro (Campephilus leucopogon), una especie muy atractiva que se encuentra en montes cercanos a los grandes ríos: Arapey, Queguay, Daymán, Cuarcim. Allí -a diferencia de lo que sucede en el sur del país- el monte es propicio para que puedan residir estas aves. Tiempo atrás las islas del Río Uruguay tenían una vegetación característica, propia de latitudes norteñas que las hacían selváticas y sin duda la fauna acompañaba a esa vegetación tan exuberante. La Loica (Stumella defilippi) habitaba en todo el país. Hoy, lamentablemente se la encuentra sólo en Salto, en lugares muy recónditos del departamento, seguramente esto se deba a la modificación de su hábitat natural, las praderas y pastizales.

Trabajando en el norte del país -cuenta Azpiroz me fue posible comprobar la gran capacidad que presenta la Calandria para imitar las vocalizaciones de otras aves. Encontramos un ejemplar que imitaba perfectamente a otras especies, entre ellas al Halconcito (Falco sparverius) y al Carpintero Blanco (Melanerpes candidus). Aún más interesantes resultaron ser los relinchos de un caballo que el ave repitió varias veces.

-¿Cómo se explica la imitación?
-La Calandria (Mimus satuminus) es una especie conocida por su capacidad de mímica. Se piensa que trata de embellecer y enriquecer su canto con estrofas extrañas, para hacerlo más variado y de esa forma más atrayente ante la hembra a quien corteja.

Las aves pueden ser divididas en dos grupos. Por un lado están aquellas especies en las que el canto está predeterminado genéticamente y no se modifica a lo largo de la vida del ave (por ejemplo las palomas). Pero también están aquellas en las que el canto además de tener una base genética, se ve influenciado por el aprendizaje, sobre todo durante las primeras semanas luego de la eclosión. Estas aves escuchan los cantos de sus congéneres, a la vez que los suyos propios y van perfeccionando sus vocalizaciones.

El lenguaje de la Conquista

Como integrantes del reino animal las aves no escapan al mandato supremo de la reproducción. La responsabilidad la tiene el macho que debe esforzarse por lograr el interés de la hembra. Estos "escarceos amorosos" difieren según las especies. Las Garzas Amarillas (Syrigma sibilatrix) desarrollan una danza especial. El cortejo lo realizan en la pradera con pasos lentos y acompasados a la vez que abren su plumaje. Las plumas especializadas llamadas "aigrettes" se desarrollan en la época nupcial.

Otro despliegue curioso es el del Pecho Colorado (Stumella superciliaris) que sube en vuelo vertical hasta cierta altura para luego caer mientras emite su canto. Es un vuelo de proclamación territorial, muy frecuente entre las especies de pradera como las Cachirlas y el Chingolo Ceja Amarilla (Ammodramus humeralis).

-¿Los machos no compiten entre ellos?
-El significado de los rituales es mostrar sus dotes, ofrecerse, para que la hembra elija. Evitan el enfrentamiento directo, por el contrario atraen a las hembras con vistosos plumajes y cantos muy atractivos. Un macho puede cantar todo el día para atraer a la hembra, sin embargo ésta no es la única función del canto, pues también sirve para delimitar el territorio.

-¿Qué metas propondría para un futuro próximo?
-Crear un sistema que permita proteger una serie de ambientes, un rosario de áreas donde se pueda investigar, donde se puedan desarrollar actividades ecoturísticas, pero que lo primordial sea la conservación del patrimonio natural.

Laura Giordano de Ubal
Equipo de Jardines
Jardines. Suplemento mensual de El País Nº 72.

envíenos

aquí