Fieras, alimañas y sabandijas 

 

 

 

                        Revista de divulgación zoológica

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros

 

 

Animales catalépticos

 

 Gorgojo haciéndose el muerto

 

   Algunos animales son bastante teatreros y llevan a cabo elaboradas representaciones para encandilar o aterrorizar (aunque a veces se nota a la legua que sobreactúan y fracasan en su intento). Uno de los papeles que interpretan con mayor concentración es el de difunto y no pueden permitirse una mala caracterización porque corren el riesgo de representar el papel a la perfección.

 

   La táctica de fingir la propia muerte ante la presencia de un depredador puede parecer paradójica. Nos cuesta pensar que los depredadores se traguen un truco tan burdo. Pero frecuentemente lo hacen, por varias razones: muchos animales no pueden arriesgarse a comer carroña, que puede intoxicarlos gravemente (sólo animales con un aparato digestivo especialmente preparado, como los buitres, pueden afrontar los riesgos de infecciones y sustancias nocivas de la carroña); también la inmovilidad puede hacer indetectables a las presas (los circuitos nerviosos de algunos depredadores, como ranas y sapos, están preparados para dispararse sólo ante presas en movimiento).

 

   Los recursos expresivos de los animales necromímicos son muy variados. La zarigüeya (Didelphis virginiana) no sólo se queda completamente quieta, sino que además retrae los labios, adoptando muy bien el rictus de la muerte. La culebra de collar (Natrix natrix) es capaz de imitar muchos de los signos clínicos de la muerte: llega incluso a introducir aire en su vientre, con los músculos completamente relajados, semejando estar hinchada por los gases de la descomposición. También deja colgante la lengua con la boca entreabierta y vuelve las pupilas hacia abajo. Incluso puede dejar caer gotas de sangre de la boca.

 

   Quizá uno de los ejemplos más sorprendentes de muerte fingida es el del pez sapo. Cuando nota que no tiene escapatoria, emite un sonido que recuerda un quejido lastimero. Da la impresión de estarse asfixiando y empieza a perder color de forma gradual. Continúa con esta representación durante dos o tres minutos y después recupera su aspecto normal. Lo arriesgado de esta táctica de defensa es que parece requerir una cierta paciencia por parte del depredador, que debería quedarse un ratito contemplando la representación.

 

   Otros animales, como muchos insectos y arañas, practican estos engaños. Algunos gorgojos, como el de la foto, se dan la vuelta sobre sí mismos con gran rapidez para caer de espaldas y subir las patas hacia arriba, adoptando una pose de rigidez cadavérica un poco exagerada. Otros muchos insectos que aparecen sobre las plantas, al acercarse un depredador, adquieren una rigidez instantánea y caen al suelo cubierto por una maraña de hierbas, con lo que son endiabladamente difíciles de localizar.

 

   Es un poco conmovedora la credulidad de algunos depredadores, porque algunas veces las presas intentan primero huir y al verse acosadas es cuando imitan la muerte. A veces, confían en la inmovilidad con la esperanza de que el depredador se distraiga en el último momento con un mosquito que pase volando (algunos depredadores responden compulsivamente ante estímulos móviles). Otros depredadores no son tan fáciles de engañar y el éxito de la respuesta depende de que el animal sea capaz de desplegar casi inmediatamente toda su parafernalia fúnebre, nada más detectar la aproximación del depredador. A veces, algunos animales que han conseguido una perfecta caracterización de estatua la estropean en el último momento para salir corriendo (por ejemplo, el lagarto ocelado).

 

 

 

 

 

                                         Inicio     Archivo de artículos     Archivo animal de la semana  

                                                         Actualidad     Enlaces     Sobre nosotros