cap5  
 
      EFECTOS ESPECIALES EN EL CINE ESPAÑOL



5º capítulo. La producción española durante los 60 y  70.  Cine fantástico y de terror  español.


 

A la par que se rodaban las películas extranjeras, en nuestra cinematografía se desarrolló una intensa producción en todo tipo de géneros. De esta forma, independientemente de los equipos que formaron los técnicos extranjeros, aparecieron los primeros  profesionales dedicados exclusivamente a los efectos especiales, independientes del departamento de arte. Entre los primeros estaban, Antonio Molina,  o Manuel Baquero, que montaron los primeros talleres de efectos especiales.

La comedia y el drama, eran los géneros más destacados y también los mas respetados, con directores como Luis García Berlanga, Juan Antonio Bardem,  Antonio Nieves Conde, Carlos Saura, Pero Olea y otros.

En estas películas, que generalmente buscaban el realismo, los técnicos de efectos trabajan para conseguir el efecto perfecto o efecto invisible, aquel que nos resulta tan real que no se nota. Tormentas falsas, decorados que son maqueta, fuegos controlados o trenes que no se mueven aunque el paisaje pasa tras las ventanillas, son algunos ejemplos.

Para la película de Jose Antonio Nieves Conde "Todos somos necesarios" (1956)  se rodaron secuencias en la sierra de Madrid con nieve natural, aunque la nieve que caía frente a la cámara simulando una nevada, era producida por una maquina lanzanieve.
 

Un ejemplo de uso de maquetas es el extraordinario trabajo que hizo Enrique Alarcon en "Cotolay" 1965 de Jose Antonio Nieves Conde, para la que realizó unas maquetas corporeas que encajaban perfectamente en los decorados reales.
 
 

Diseño de Enrique Alarcón y a su lado,  la maqueta de la catedral.

Imágenes de la película con la maqueta colocada en primer término y encajada en el decorado real. La cámara se movía en panorámica vertical sin que la maqueta se desencuadrase del decorado.
 

El genero fantástico y de terror tuvo en estos años un cierto esplendor con películas como: "Pánico en el transiberiano" ( Eugenio Martín, 1972).
 

Julian Ruiz realizó unos escalofriántes efectos de maquillaje.

Pablo Perez estuvo a cargo de los efectos especiales y Ramiro Gomez de la dirreción artística.
Para rodar los planos del tren atravesando  paisajes nevados, se utilizó un tren en maqueta. Fue contruido en Londres y traido hasta los estudios  que Philip Yordan tenía en Daganzo. Allí se tendió la linea ferrea y se construyeron los paisajes nevados en miniatura.
El tren se movia en ambas direcciones a control remoto, tenía luces en su interior, y la locomototora podía echar humo y sonaba el silvato. Según nos contó Eugenio Martin , "era como un juguete , podías manejarlo a tu gusto y eso facilitó enormemente el rodaje"
 
 

Al final el tren, con el monstruo de otro planeta, es  conducido a una via muerta y cae por un precipicio.
 

El director Eugenio Martin nos contó que el proyecto de "Panico en el Transiberiano"  se benefició del aprovechamiento de  un tren en miniatura que ya tenían de una película anterior "Pancho Villa".

Para esta realización, también de Eugenio Martin, se trajo un tren en miniatura de Londres, y aunque en la película el tren descarrila, la maqueta quedó en buen estado.
 

Asi que los productores pensaron que podría utilizarse para otra película cuya acción se desarrollase en un tren. La maqueta se restauró y adaptó al nuevo proyecto.

Tras el rodaje en Daganzo de "Panico en el transiberiano" la maqueta del tren quedó allí junto con la del barco de "Krakatoa" y parte de un decorado de pueblo del oeste. Cuando Juan Piquer compró los terrenos y el poblado a mediados de los setenta, utilizó algunas de aquellas maquetas para sus películas como veremos más adelante.
 

Otra película de la época, que creó toda una saga, fue "la Marca del hombre lobo" 1968, y  "La noche de Walpurgis" (Leon Klimovsky, 1971)
Jacinto Molina, bajo el pseudonimo de Paul Naschy, llevó a la pantalla innumerables mitos del terror, especializándose en el hombre lobo,
aunque llevó a la pantalla otros  personajes míticos de terror como la momia en "La venganza de la momia"(1975).
Paul Naschy caracterizado de licántropo en "Doctor Jeckyll y el hombre lobo" de 1975, y "El retorno del hombre lobo"
 

En otras ocasiones, creó personajes propios, utilizando otros ya conocidos como en "El jorobado de la morgue" (1972).
 

Otra película importante  fue "No profanar el sueño de los muertos" de Jorge Grau, 1973)  Los efectos especiales fueron de Antonio Balandin y Guianetto de Rossi por la parte italiana. Ganaron el premio a los efectos especiales en el Festival de Sitges de 1973.
 

Juan Piquer Simon  después de años de experiencia haciendo publicidad para televisión, se pasa al mundo de los largometrajes con "Viaje al centro de la Tierra" 1977.  Tras el éxito de esta película siguieron otras llenas de efectos especiales como "Supersonic Man" 1978, la primera película española en la que se usó la técnica de "Front Projection".
 


 

Francisco Prosper con su equipo de construcción de decorados compuesto por escayolistas, carpinteros, pintores y escultores, estuvo a cargo no solo de los decorados sino de las maquetas corporeas, monstruos   y el diseño de los efectos visuales, tarea que compartió con Emilio Ruiz.
En la película "Viaje al centro de la Tierra"  se utilizaron todo tipo de efectos mecánicos, lluvia, fuego, explosiones etc..  a cargo de CINEFEC, una cooperativa creada por varios técnicos de efectos. Entre ellos, Antonio Parra y Antonio Balandin.

Modelado en barro de los dinosaurios.
 

Tras el éxito de esta película siguieron otras llenas de efectos especiales como "Supersonic Man" 1978, la primera película española en la que se usó la técnica de "Front Projection".
También se utilizaron gran cantidad de maquetas.Cohetes,  naves espaciales, submarinos, barcos y helicopteros en miniatura destinados en la mayoria  de los casos a ser destruidos por los técnicos de efectos de Cinefec.
 


 

Amando De Ossorio, además de escribir y dirigir varias películas de género fantástico, trabajó en algunas producciones como técnico de efectos especiales.  Estos son algunos de los diseños hechos por él mismo para sus películas de los templarios.
 

Amando de Ossorio con uno de los  caballeros templarios de sus películas.
En la otra foto, una imagen de "La noche del terror ciego"
 

Las películas de genero de terror de aquella época, sobre todo en los años 70,solían tener ciertos toques de erotismo o destape.
Como suele ocurrir en este tipo de películas, las chicas jóvenes y ligeras de ropa suelen ser las víctimas preferidas de los zombies, vampiros, hombres lobos y demás monstruos... en este caso, los caballeros templarios como muertos vivientes en "El buque Maldito" 1973, de Amando de Ossorio.
 

La mayoría de las películas de terror y fantasía de estos años, fueron rodadas con pocos medios. Sin embargo, en algunas se encuentran muestras de la solvencia con que los técnicos de efectos especiales y de maquillaje solucionaban los problemas presupuestarios.



Volver a la pagina principal.