I've seen it unfold, terrible scenes of agony
Eyes in the darkness
Echoing their madness...

La Santa Inquisicion




El destino del Hereje



Durante la inquisición española, los herejes eran encarcelados sin ser acusados formalmente y encadenados en frías y hediondas mazmorras infestadas de insectos y ratas, solo ellos y su excremento. Pan duro y hongueado con agua sucia suplementaban la dieta de cucarachas y arañas.

"O de nuevo, un prisionero que se rehusaba a confesar era dejado en soledad y oscuridad por semanas, meses o hasta años, porque a la inquisición el tiempo no le incumbía, podía esperar y asi mediante, poder salvar

la vida de otra alma equivocada. Si unas pocas semanas o meses no convencían al hereje acusado, el tiempo se transformaba en años, los años en décadas y asi el prisionero quedaba en su horrible mazmorra sin ser nunca juzgado. Hay muchos casos donde tres, cinco o hasta diez años pasaron entre la primera audiencia y el juicio final del reo, tiempo en el cual el acusado se pudría en su celda, y hasta periodos mas largos han sido reportados.”

Una vez convicto, el prisionero se enfrentaba a los verdaderos terrores. ”Ambos, el inquisidor y el obispo debían de estar presentes. Al prisionero le eran mostrados los instrumentos de tortura y era incitado a confesar. Al rehusarse era desnudado y atado y de nuevo instado a confesar y se le prometía misericordia si lo hacia. Estos hombres y mujeres estaban atados y desnudos ante los agrios e implacables frailes mientras veían como calentaban los hierros al rojo vivo, probaban las ruedas de tortura y engrasaban los mecanismos en preparación para su uso en sus propios huesos y cuerpo”.






Los divinos metodos


La pera oral,anal o vaginal...
"Eran forzados en la boca, recto o vagina de la victima y alli expandidos a fuerza por el tornillo a su máxima apertura. El interior de la cavidad en cuestión era irremediablemente mutilada, y casi siempre fatalmente. Las puntas al final de los segmentos servían para cortar mejor la garganta, los intestinos y el cervix."

(El instrumento ilustrado es Veneciano, siglo XVI y consiste de segmentos de bronce y llave.



Tortura de garrucha...

Consistía en amarrar al preso con los brazos hacia atrás, colgarlo y subirlo lentamente. Cuando se encontraba a determinada altura era soltado bruscamente, sujetándosele fuertemente antes de que tocase el piso. El dolor producido en ese momento era mucho mayor que el originado por la subida. Si el preso no confesaba en la segunda estrapada, le colocaban un sobrepeso en los pies a fin de aumentar el dolor. La tortura llevaba el nombre de 'strappado' en Italia, método el cual fue usado en Savonarola. En el año 1497 Girolamo Savonarola fue puesto en el tratti di fune o strappado. Savonarola fue dejado caer 14 veces. Semanas después, fue atado a la estaca y quemado vivo en la Plaza della Signora....



El potro...

  
Dos variaciones de la tortura del potro: A la izquierda versión americana, a la derecha versión europea.

La victima es atada al instrumento y estirada rápidamente o gradualmente por periodos de días. Se reportaron casos de cuerpos estirados hasta doce pulgadas como resultado de la sistemática dislocación de cada coyuntura del cuerpo, fuertes ruidos de huesos dislocados, gritos de agonía y futiles pedidos de misericordia retumbaban por el taller del inquisidor. Con el prisionero atado a este horrible aparato, el inquisidor también usaba un variedad de torturas mas sutiles. Pinzas de hierro al rojo vivo para arrancar pezones, lenguas, orejas, narices y genitales eran usadas, o los intestinos eran sacados del orificio mediante poleas mecánicas ante los ojos de la propia victima. Cruces al rojo vivo estampadas en la carne del reo lo traía un poco mas cerca al Señor y Su Divina Misericordia.



La tortura en francia...

Durante el régimen de la inquisición en Francia, la tortura fue sistematizada y reducida a la forma mas simple. Solo dos formas eran reconocidas, la ordinaria y la extraordinaria. La ordinaria consistía en atar las muñecas de la victima a un anillo de hierro en la pared y en atar los pies a un segundo anillo en el piso. Después, al tirar las sogas, el desafortunado podía ser estirado hasta que sus huesos se dislocaran. La tortura extraordinaria consistía en la "cura del agua" en la cual se administraban tres litros de agua a presión a la victima. El modo de ejecución también estaba establecido. El hereje sentenciado a muerte era atado a una cruz de madera. El verdugo entonces quebraba los huesos de las piernas y los brazos en dos lugares mediante el uso de una barra de metal, y asi la victima era abandonada para que muriera. " (Las ejecuciones en general eran en publico con las mejores posiciones al mas alto precio. En los países cristianos las ejecuciones publicas eran una forma de entretenimiento popular)



La tortura de agua...

Estandarizado en Francia pero usado a través de la cristiandad la tortura mantenía al procesado totalmente inmovilizado sobre una mesa de madera, le colocaban una toca o un trapo en la boca, deslizándolo hasta la garganta; luego, el verdugo procedía a echar agua lentamente, produciéndole al infeliz la sensación de ahogamiento.

Otra costumbre era tomar el cuerpo vivo y quebrado de la victima y atarlo a una escalera o rueda. Estas ruedas eran puestas arriba de un palo alto, asi el pecador podía morir en lo alto, con buitres y cuervos como sus últimos compañeros. Esta tortura también se llamaba la "Rueda de Santa Catalina".



La tortuga...

Comprimir o triturar bajo una madera con peso encima (también llamado la tortuga) era un método común entre los ingleses. En esta foto del siglo XVI se muestra la "tortuga" con su variación de la "balanza", un tronco puesto en la espalda de la victima para que el espinazo se quebrara bajo el peso. En la parte superior del dibujo se puede apreciar un preso en el cepo.



El cepo...

El cepo era el modo de espera en Europa y América para aun mas terribles tormentos. No era una tortura en si. A veces los condenados a muerte eran lentamente cocinados en un gran horno de metal en forma de toro. Esta tortura era una especialidad española. Como en el caso del famoso toro del Castillo de San Carlos cerca de Maracaibo Venezuela. Otras veces eran atados a palos rotativos o eran cocinados en parrillas, sus cuerpos chirriantes eran adobados con la grasa de sus propios cuerpos.



La pena del garrote...

Este tipo de muerte era reservada para aquellos que tenían dinero y podían pagar para no morir tan dolorosamente en la hoguera o para las victimas cuya sentencia a la hoguera ya había sido leída pero que, después de dicha lectura, se arrepintieron. Con esto se les evitaba morir quemados vivos y todos los dolores atroces que implicaba. Además obtenían el perdón de sus pecados, lo que si bien no les servia para salvar sus vidas , si les era útil para "salvar" sus almas.

Tornillo de silla del garrote. Esta silla italiana del siglo XVI muestra el anillo usado para sujetar la nuca de la victima. El tornillo se introducía lentamente en la nuca del condenado.



Tortura de azotes...

El preso era inmovilizado en el cepo de las manos y del cuello, dejando desnuda su espalda, en donde le aplicaban la cantidad de azotes que determinase el Tribunal. Su número variaba entre 50 y 200, dependiendo de la gravedad de las faltas cometidas y la consistencia física del encausado. El castigo del azote, a diferencia de los otros, no se aplicaba para obtener la confesión sino como parte de la sentencia, en los casos en que se había determinado la culpabilidad de los reos en faltas graves.



Back