CAPÍTULO VII

CAPITULO VII

 

TWEDDLE Y LA LONDON PACIFIC PETROLEUM

 

 

 

Ø      La Casa Grace  tras del petróleo piurano.

Ø      Twddle crea   la London Pacific Petroleum y .

Ø      Milne incursiona en la actividad petrolera.

Ø      Norteamericanos y rusos tras del petróleo.

 

 

La Casa Grace Tras del Petróleo Piurano.

ARRIBA

La llamada Casa Grace, era en 1886 una poderosa empresa inglesa norteamericana que casi monopolizaba las rutas marítimas del Atlántico y del Pacífico.

La fortuna de los Grace se inició en el Perú, cuando en 1854 llegó al Callao Willian R.Grace, como muchos de los buscadores de fortuna, con una mano atrás y otra adelante. Tenía sólo 22 años y en 5 años hizo fortuna.

Ya desde 1866, es decir antes de la guerra con Chile, uno de los Grace, Miguel convertido en multimillonario había  entrado en tratos  con el gobierno peruano, para saldar otra deuda nuestra.

Al terminar la guerra con Chile, el Perú debía la enorme suma de 51 millones de libras esterlinas a numerosos acreedores ingleses. Todos ellos se reunieron y nombraron a Miguel Grace como su representante para tratar con el gobierno peruano.

El Perú en 1886 al igual que cien años más tarde en 1966 y en 2004, no podía pagar la enorme deuda externa que tenía.

Miguel Grace propuso su cancelación a cambio de administrar por 75 años los ferrocarriles y las minas de cinabrio. El petróleo de Piura de libre disposición,  los yacimientos de guano, la concesión a vapor por ríos y lagos, transferencia de más de  tres  millones de hectáreas  en  la  selva y otras cosas.

La negociación con la Grace se llegó hacer, pero no se incluyó el petróleo. Los acreedores ingleses se reunieron y formaron una empresa. Fue la Peruvian Corporation que explotó los ferrocarriles.

 

Tweddle  crea la London Pacific Petroleum .

ARRIBA

También Tweddle actuó con mucha rapidez. En 1888 lo tenemos en Londres y vendía la mitad  indivisa del fundo y mina Brea y Pariñas por 30.000 libras esterlinas de las que 10.000 libras eran por el  fundo  y las  restantes por la mina. De es forma muy rápidamente, recobra las 18.000 libras que pagó a Helguero, logra una ganancia de 12.000 Libras y todavía se queda con la mitad del  fundo y de la mina de la Brea y Pariñas.

El historiador Gustavo Pons Muzzo aseguraba que Tweddle  fundó en Londres el año  1889 una compañía destinada a explotar el petróleo peruano. Fue “The London Pacific Petroleum y ” con una capital de 250.000 libras esterlinas. De ellas se reservó acciones por 200.000 y el resto puso a disposición del público. Hay que suponer que se trataba de una empresa especulativa y que tan enormes  capitales en realidad  no  existían  en el activo  de  la misma.

El Dr. Carlos León Monzón, presidente de la Beneficencia Pública de Piura en 1960 informaba en “La Industria” que el 24 de enero de 1890 Tweddle y W. Keswick, acuerdan dar en arrendamiento por 99 años (para que se explote el petróleo existente) los fundos y minas de la Brea y Pariñas, a  la London.

El mismo año de 1890, Tweddle vende en suma no precisada, sus derechos restantes sobre Brea y Pariñas a su socio William Keswick. También le transfiere sus acciones en la London.

El Gobierno Peruano aprueba todas estas transacciones de las que seguramente salió Tweddle muy favorecido. De esa forma, la  pequeña mina de brea y los  fundos de Brea, Pariñas  y Máncora, habían favorecido y enriquecido primero a los Lama, luego a Faustino Piaggio y a los Helguero y posteriormente  a Tweddle.

Tweddle, se radicó en el Perú, y uno de sus hijos fue un as de la aviación peruana.

Keswick, aunque  tuvo otros socios menores, fue en realidad el único propietario  de  los  ricos  yacimientos.

De  acuerdo a los certificados  literales de dominio, expedidos 9 años más tarde, es decir en 1899; los ciudadanos ingleses Guillermo Keswick, Charles Leonel, Ward Jackson y Otis Angelo Migatt, residentes en Inglaterra, los que estaban representados en el Perú por don Santiago Guthis Reid, según poder conferido en Londres el 21 de marzo de 1899 ante el cónsul general del Perú don Eduardo Lembeck; eran propietarios pro-indivisos de la hacienda  mina Brea y Pariñas, con el nombre de mina Talara, ubicada en la Provincia de Paita, comprendiendo pozos de petróleo y yacimientos de brea, teniendo como linderos al norte la Quebrada Honda, al sur la barraca de Amotape y el valle del Chira, el este las montañas de cerro Prieto y al oeste el océano Pacífico, en la que se comprenden y le pertenecen las caletas de Maluca y Talara. Mide 25 millas de largo por 20 de ancho es decir cerca de 500 millas cuadradas o sea 175.000  hectáreas  que al precio de 60.000 L.E. equivalían  a  600.000 soles.

 

Milne incursiona en la actividad petrolera.

ARRIBA

En 1890 otro extranjero  más  llegaba al departamento tras la riqueza petrolera. Se trataba del inglés Alexander Milne.

Milne entró en tratos con algunos de los 13 herederos que aún no habían comprometido su herencia y logró que le fueran arrendadas amplias áreas en torno  a  Lobitos  y  fundó  la “South American Petroleum”.

Al empezar el siglo forma “The Peruvian Syndicate” y en 1901 en Londres, crea la “The Lobitos Oilfields Ltda” con un capital  de  400.000 libras esterlinas.

Ante el relativo éxito logrado, forma en el vecino país la “The Anglo Ecuatorian Oilfields”.

En 1927 se desliga totalmente de la empresa ecuatoriana y en lugar de Lobitos Oilfields, funda la Compañía Petrolera de Lobitos con un capital de L. Esterlinas  1'400.000.   

En los primeros años del naciente siglo XX, Milne se convierte en apoderado  primero de  la London  y más  tarde de la Internacional Petroleum .

Milne llegó a prosperar mucho y sus “casas fuertes” que representaban sus intereses se establecieron en las principales ciudades del país. Incursionó con gran éxito en la explotación de grandes extensiones de tierras agrícolas y en la navegación marítima.

Norteamericanos y rusos tras del petróleo.

ARRIBA

En 1891 era prefecto de Piura el coronel José M. Rodríguez Ramírez el mismo que a fin de año elevó al Gobierno un interesante informe sobre la situación  en  el  departamento  de  Piura.

En la Obra “100 años conquistando el desierto” cuyo autor fue el prestigioso escritor Jorge Moscol Urbina, (JEMU), se refería a parte de ese informe que decía:

La London Pacific Petroleum explota los surtidores de petróleo de Talara con un capital de 25.000 libras esterlinas, tratando de hacer competencia en  ese  lado  del continente  a  la “Novel C” de Rusia y a  la “StanDarte Trusb ” de Estados Unido del Norte. La “Peruvian Corporation Ltda” en Punta Nunura; “Miranda y C” así como “Harris y C” en Tumbes, también han dedicado fuertes capitales al laboreo del petróleo”.

“El establecimiento de petróleo de “Faustino Piaggio” en Zorritos fundado hace más de 20 años y situado en la caleta de su nombre a 24 millas de Tumbes, cuenta con más de 70 pertenencias, con cuya producción se surte de kerosene a la República, haciendo competencia al que  se importa de Estados Unidos. Tiene importantes maquinarias  y gira con un capital de cuatrocientos mil soles”.

“El área de la región petrolífera en este departamento, se calcula en 207.000 km2. Hasta la fecha solo se ha administrado posesión de 646 pertenencias que ocupan 23'170.000  m2 quedando 243'880.000 m2 por amparar”.

Luego el  interesante informe del  prefecto, prosigue  del siguiente  modo:”

“El  Banco de Piura desapareció en 1880 y el segundo banco de esta ciudad fue  el  Banco del  Callao, cuyo capital autorizado era 500.000 libras esterlinas y el efectivo y reservas de 190.000 libras esterlinas. La oficina de Piura era administrada por el señor Gonzalo Varona, miembro de la primera junta directiva  de  la  cámara de comercio.”

“El Banco del Callao tenía la empresa del ferrocarril de Piura al importante e industrial distrito de Catacaos, que  recorría una extensión de 10 kilómetros. Esta  línea  fue  afectada  por  las  lluvias,  pero  restablecida  inmediatamente.”    Federico  Blume, era en 1891 empresario de la línea férrea de Paita a Piura de casi 100 kilómetros de extensión, también seriamente afectada por las lluvias del  91  y  reparada  con  muchas  dificultades.”

“La  empresa del  tranvía  local  de  Paita  pertenecía a don José Romero y Cía.”

“Hilbck y Fox tenían en  Paita  la  empresa  de agua  potable.”

“El teléfono de Piura a los distritos de toda la provincia y a la de Paita era propiedad de don Emilio Clark.”

Hasta aquí el informe del prefecto de Piura.

Como se puede apreciar, en 1890 existían en  la  zona  petrolífera  de la costa norte del departamento de Piura, una buena cantidad de empresas explotadoras de petróleo. Necesariamente tuvieron que haber entrado en tratos con los 13 herederos  de don Diego de Lama.

En Tumbes residía don José Lama Arizmendiz, rico propietario de la hacienda Casitas, que eran los restos de su cuantiosa herencia. Era un personaje muy influyente  que  por esos  años  había  llegado  a  ser  diputado.

Lo  interesante  fue que hasta en Sechura existía una empresa explotadora de petróleo. Siempre se ha tenido la idea  que el desierto sechurano, al igual que los desiertos árabes y de Libia, encierran ricos yacimientos de petróleo. En 1946 se actualizó este criterio y la I.P.C. mostró interés en lograr una concesión lo que motivó un ardoroso debate parlamentario. Más tarde se informó que las exploraciones efectuadas habían dado resultados negativos; pero es criterio generalizado de todos los piuranos, que el desierto de Sechura encierra ricos yacimientos de hidrocarburos.

Lo que llama indudablemente la atención, es que nadie se hubiera  podido percatar de que mientras la London con La Brea y Pariñas decía tener sólo 10 pertenencias  en una enorme extensión, en cambio  la  petrolera  de  Zorritos con un área completamente menor declaraba 70 pertenencias, que tampoco  eran  las reales sino muchas más, pero todo el mundo le sacaba la vuelta al fisco con la complicidad  de  funcionarios  venales.

El prefecto al mencionar cifras sobre extensión de las áreas petrolíferas, se ha confundido, cuando habla de 207.000 km2, área  enorme que excede varias veces  a  la  del actual departamento de Piura. Posiblemente a lo que refirió fue a 207.000 hectáreas, lo que sí es perfectamente aceptable, pues equivalen a 2.070 kilómetros cuadrados.

Cuando el prefecto se refiere a 23'170.000 m2 en producción, está en realidad hablando de sólo 23.17 km2. En cuanto al número de pertenencias que establece en 646 es correcto pues, darían un promedio de 35.866 m2 por pertenencia  lo  que  se  acerca  al  máximo  de  40.000 m2  que  permitía  la  ley.

Los 243'880.000 m2 que permanecían sin actividad, equivalían a 243.88 km2.

Otro dato interesante es que mientras la empresa de Faustino Piaggio tenía un capital de 400.000 soles equivalentes a 40.000 libras esterlinas, la más poderosa London, actuaba según su propia declaración con sólo 25.000 libras esterlinas.

Personaje  ya  conocido  que  se  menciona  en el Informe del prefecto, es Fox como socio del empresario alemán Hilbck en la explotación del servicio de agua potable.

Don José Romero, propietario del tranvía de Paita, era un acaudalado ciudadano español residente en Sullana,  que durante la guerra con Chile prestó una gran colaboración al Perú, poniendo sus barcos a disposición de la causa nacional, para el transporte de armas desde Máncora hasta Supe al norte del Callao.

En cuanto a la línea telefónica, hay que recalcar que desde el principio la London tuvo una central en Talara que conectaba con las diversas oficinas, así como con Negritos, Paita y más tarde Piura.

En 1906 se estableció cerca de la caleta de pescadores de Lobitos, la empresa petrolera inglesa, llamada Lobitos Oil Field . El nombre del lugar se debía a causa de que habían existido anteriormente una gran cantidad de lobos marinos.

Muy pronto, en torno a las oficinas administrativas y refinería, se construyeron gran cantidad de viviendas de madera de los trabajadores. Fue la empresa explotadora más importante de la zona, después de la London y también Lobitos se convirtió en una población de importancia.

Un grave problema fue la falta de agua potable. Las quebradas estaban secas todo el año y los pozos producían petróleo y no agua. Para solucionar el problema la London construyó en Negritos una planta desalinadora para aprovechar el agua de mar.