Capítulo XVIII

CAPITULO  XVIII

 

CONSTRUCCION DEL COMPLEJO INDUSTRIAL

 

 

Ø      El terremoto del 9 de diciembre de 1970.

Ø      El Plan Perú.

Ø      La Enmienda Hickenlooper.

Ø      Las lluvias de 1972.

Ø      El Gobierno Revolucionario otorga concesiones.

Ø      Censo de 1972.

Ø      El Gobierno Revolucionario compensa a la IPC.

Ø      La construcción del Complejo Industrial.

Ø      Imágenes varias

 

 

El Terremoto  de l 9 de diciembre de 1970.

ARRIBA

El miércoles 9 de diciembre de 1970, un fuerte sismo sacudió los departamentos de Piura y Tumbes, a las 11.45 de la noche.

El epicentro fue localizado en el Océano Pacífico frente a Talara, y su duración fue de 45 segundos los que fueron suficientes para causar gran destrucción.

El sismógrafo  de Upsala de Suecia dio una intensidad de 7.4 grados de la escala de Richter, sobre un máximo de 10 grados. El mismo sismógrafo cuando registró el terremoto de Ancash del 31 de mayo de ese año, le dio una intensidad de 7.8 grados y una duración de 50 segundos.

La Estación Sismológica del Instituto de Física del Globo de Estrasburgo en Francia, estimó la intensidad entre los 7.75 grados y 8 grados de la escala de Richter.

El Centro Sismográfico Nacional de los Estados Unidos, con sede en Washington registró  para este sismo  7.6 grados y para el de Ancash 7.8 grados.

El Departamento de Sismología y Gravedad del Instituto Geofísico del Perú, consideró que el sismo había tenido una intensidad de 7.5 grados y el de Ancash, 7.8 grados.

Hasta las 6 de la tarde del jueves, se sintieron 20 réplicas de regular intensidad  y un número mucho  mayor de  pequeños  sismos.

Donde más daños se registraron por destrucción y pérdida de vidas humanas, fue en la provincia de Sullana.

Las carreteras sufrieron serios agrietamientos pero el tránsito no se interrumpió. El puente de Sullana sufrió un desnivel con relación a las carreteras.

El servicio de alumbrado eléctrico se interrumpió en Talara y Máncora y también en Sullana, Querecotillo, Salitral y Marcavelica. El servicio de agua y de gas  se  interrumpió en Talara.

Por el sur, el sismo se sintió en Trujillo y Chimbote y por el norte hasta Quito. El canal Miguel Checa en Sullana quedó interrumpido.

En la ciudad de Piura el sismo se sintió sólo en forma moderada, pero causó 5 heridos. En  Sullana el número de muertos (incluyendo distritos) llegó a 20 y los heridos sumaron 79. En Máncora se sintió con gran fuerza ocasionando 2 muertos y 31 heridos. En Huancabamba 1 muerto y 10 heridos y en Chulucanas 5 heridos. En total fueron 37 muertos y 205 heridos. El diario “La Prensa” aseguraba que se habían producido 49 muertos y 237 heridos.

En  Sullana se hizo un censo que arrojó 24.736 viviendas  para toda la provincia, de las cuales quedaron destruidas 1.259, muy dañadas 3.660 y bastante dañadas 2.834.

EL Gobierno Revolucionario que tenía toda su atención embargada en la reconstrucción de Ancash, no prestó ninguna ayuda a las víctimas del sismo del 9 de diciembre.

 

El Plan Perú.

ARRIBA

En abril de 1970, el presidente Velasco encomendó al Instituto Nacional de Planificación la tarea de formular el Primer Plan Quinquenal de Desarrollo. Para llevar a  cabo esa tarea el INP contrató a 500 técnicos que organizó en equipos.

Un año más tarde, es decir el 28 de abril de 1971, el INP entregaba al presidente el plan en doce volúmenes y el 28 de mayo era aprobado con decreto supremo 015-71 PM.

El 1er volumen comprendía el plan global y en los restantes volúmenes se desarrollaban los planes sectoriales.

En el plan global, se fijaba el marco conceptual básico del proceso de desarrollo. Se establecían metas anuales de crecimiento del producto bruto interno, con promedio anual no menor del 7.5% lo que era altísimo en esos momentos. También se establecían metas de inversión interna y de inversión pública.

Se planteaban 15 objetivos genéricos a mediano plazo, entre los cuales se contaba el funcionamiento de una democracia de participación plena, que más tarde llevaría a la formación del discutido SINAMOS. Se aceleraría  el proceso de Reforma Agraria, se incrementaría el nivel de salud de la población, se incorporaría a grupos marginados a la seguridad social. Se reorganizaría todo el proceso educativo, se incrementaría la producción y la productividad. Se incrementaría la captación de divisas. Se impulsaría  el desarrollo industrial. Se buscaría  lograr el empleo pleno y se incentivaría  el ahorro. Se reduciría los desequilibrios poblacionales. Se daría al trabajador participación en la gestión de la empresa y en las utilidades. Se fomentaría el cooperativismo. Se implantaría la explotación racional de los recursos nacionales y se velaría por el bienestar de la población.

Para lograr esos objetivos, se establecían estrategias, entre las cuales se planearía concentrar la atención en las  zonas del territorio nacional de mayor densidad poblacional y que ofreciera las mejores condiciones para explotación racional de los recursos naturales, las que se llamarían zonas de acción concentrada.

Las zonas de acción concentrada serían:

1°. Zona de Ventajas Comparativas.

2°. Zona de alto Desarrollo Relativo.

3°. Zona de saturación Poblacional.

4°. Zona de Frontera Económica.

5°. Zona Metropolitana Lima  Callao.

6°. Resto del Perú.

La más importante era la zona de Ventajas Comparativas, la misma que de acuerdo al Plan Perú, recibiría las mayores inversiones en los campos de la industria básica y de la minería. Se levantaría en esa zona una gran infraestructura económica de soporte y una infraestructura social para que no hubiera estrangulamientos.

Esta zona contaba ya con una gran concentración de recursos mineros y pesqueros, presentaba condiciones para una agricultura intensiva, y disponía ya de una infraestructura básica.

La Zona de Ventajas Comparativas comprendía tres ámbitos:

El litoral Piura  Tumbes.

El litoral del Departamento de Ica.

El litoral Matarani  -Ilo-  Ite.

Velasco puso especial atención en desarrollar la Zona de Ventajas Comparativas del litoral Piura  Tumbes, construyendo el complejo industrial de Talara, el complejo  pesquero de Paita, la represa de Poechos y los canales de derivación y el complejo industrial de Bayovar.

 

La Enmienda  Hinckenlooper.

ARRIBA

El enviado especial de los Estados Unidos, el abogado John Irwin, en marzo de 1969 se entrevistó con el presidente Velasco, con el canciller, general Edgardo Mercado Jarrín y  con el primer ministro, general Ernesto Montagne. En esas reuniones Irwin advirtió que si no se atendían los puntos de vista de Estados Unidos sobre indemnizaciones a la IPC se le aplicaría al Perú la Enmienda Hickenlooper.

La mencionada enmienda disponía que aquellos países que tuvieran algún conflicto con Estado Unidos, este anularía o restringiría las importaciones, incluyendo las cuotas de azúcar, que tenían pagos con premio y lo mismo se haría con las importaciones del algodón  pima que en gran parte se exportaban desde Piura. A Irwin sólo se le ofreció, que una comisión especial viajaría  a Estados Unidos para tratar allá directamente el asunto, así como los problemas de la pesca con altas  autoridades  de  Estados Unidos.

La comisión nombrada estuvo presidida por el vicealmirante Enrique Carbonel Crespo, la misma que con el carácter de investigadora, había encontrado negligencia en los ministros, generales Valdivia y Maldonado Yáñez, en las remesas de varios millones de dólares que había hecho la IPC a los Estados Unidos burlando los controles. La comisión del vicealmirante Carbonel viajó a Estados Unidos pero no resolvió nada. Por entonces, la IPC tenía ante el Poder Judicial, varios reclamos.

Los altos funcionarios de Estados Unidos aclaraban que mientras estuvieran los reclamos de la IPC, pendientes en el Poder Judicial, la enmienda no se aplicaría al Perú.

Como el Poder Judicial demoraba en resolver el problema, el presidente de Estados Unidos Richard Nixon decidió aplicar la enmienda en forma parcial a partir del 3 de junio de 1971. Se empezó por el azúcar y se continuaría con el algodón. Eso fue un duro golpe en la economía peruana.

Los diarios de Lima, Piura y Sullana, se ocuparon mucho del asunto, de tal manera que los talareños estaban con pleno conocimiento de lo que significaba la enmienda Hickenlooper para el Perú y que no obstante que representaba un peligro económico, se prefirió por dignidad que el Perú no aceptase las imposiciones de Estados Unidos.

 

Intensas lluvias de 1972.

ARRIBA

En enero de 1972 empezó a llover en todo el departamento de Piura y también en Tumbes y a medida que pasaba el tiempo los aguaceros se fueron haciendo  más  fuertes  alcanzando  en  marzo  su  máxima  intensidad.

Se trataba del fenómeno de El Niño, que no se presentaba con tanta intensidad  desde el año 1925, pero que siendo fuerte no llegó a alcanzar las proporciones que después tendría  1983 y 1998.

Por esos años  no se hablaba del fenómeno del Niño, sino de la Corriente del Niño.

Las quebradas talareñas que por muchos años habían estado secas se convirtieron en torrente que se desbordaron.

La carretera Talara- Sullana, sufrió daños de consideración y lo mismo la carretera  a Tumbes, pero el tránsito  aunque  penoso  no  se  interrumpió.

Los daños en la provincia de Talara no alcanzaron las proporciones que tuvieron en la ciudad de Piura y en los pueblos del Bajo Piura. En la ciudad de Sullana, la quebrada de Cieneguillo, irrumpió con fuerza y partió en dos a la población.

 

El  Gobierno  otorga concesiones  petrolíferas.

ARRIBA

La revolución militar que había depuesto al presidente Belaúnde, mostró marcados rasgos nacionalistas y había  puesto como pretexto para deponerlo, un voceado entreguismo a la IPC.

Cuando los militares estuvieron en el poder, pronto se dieron cuenta de que realmente el Perú no podía explotar sólo su riqueza petrolífera, por que no tenía ni la tecnología necesaria, ni los recursos económicos para hacerlo. Se vio entonces obligado a recurrir a lo que tanto había criticado o sea  tocar las puertas de las transnacionales  para explorar  y explotar  nuevas  áreas  petrolíferas.

Desde marzo de 1959, la Belco había iniciado, como empresa pionera la explotación del  zócalo continental frente a Talara. Nunca antes se había pensado que del subsuelo marino se pudiera explotar petróleo. En 1970,  la Belco estaba extrayendo 35.000 barriles diarios, lo que incentivó a otras empresas extranjeras, para hacer lo mismo.

El 16 de setiembre de 1971, mediante decreto supremo 013-71 EM-DS se aprobó el contrato de exploración y de explotación de petróleo en el zócalo, entre  Petro- Perú  y  la  Tenneco Oil  Company  of  Perú.

El 16 de noviembre del mismo año, con Decreto Supremo 019-71 EM-DS se aprobó el contrato suscrito ente Petroperú con B.P. Perú Limited;  sucursal del Perú, también para explotar petróleo en el zócalo.

El Gobierno no se dio el trabajo de explicar al pueblo, porque contrataba con las empresas extranjeras, cuando tanto lo había criticado al Gobierno de Belaúnde.

Por entonces el Gobierno había puesto mucho interés en la selva para explotar el petróleo. A las 7.25 de la mañana del día 16 de noviembre de 1971 empezó a fluir petróleo del pozo Corrientes XII en el lugar Trompeteros a orillas del río Tigre. El  presidente comunicó alborozado  la noticia al pueblo peruano y declaró ese día feriado  nacional, organizándose  manifestaciones  por SINAMOS, una de las cuales se realizó en Talara y demás poblaciones importantes del departamento y del resto del país. Otros éxitos  más fueron los brotes de petróleo en el pozo Capirona X-2 el 7 de febrero de 1972 y el 23 de mayo también de 1972, en Pavayacu.

 

Censo de 1972.

ARRIBA

En 1961 se había realizado en todo el Perú un censo de población y se dispuso que cada 10 años debía realizarse un  nuevo censo. Como en 1971 no se pudo cumplir, se dio la  Ley 19233 que disponía la realización del censo en 1972 y se declaró ese año como año de los Censos Nacionales, lema que debía aparecer en la parte superior de toda documentación oficial.

El censo se realizó el domingo 4 de junio. Los resultados dieron para el Perú una población de 13'567.939 habitantes y para Lima Metropolitana 3'317.648 habitantes.

En el departamento los resultados fueron los siguientes:

 

 

Provincias

Censo  2.07.61

Censo  4 de junio 1972

Urbano

Rural

Total

Piura

185.392

187.087

96.493

283.580

Ayabaca

105.452

10.273

103.822

114.095

Huancabamba

71.674

7.902

77.771

85.673

Morropón

99.938

40.677

75.024

115.701

Paita

43.518

31.776

12.347

44.123

Sullana

98.032

104.426

42.602

147.134

Talara

64.938

61.495

2.967

64.462

 

 

 

 

 

Total

668.941

443.636

411.032

854.668

 

El primer censo que tuvo Talara como provincia, fue el 4 de julio de 1961.

Sobre las cifras anteriores, se hicieron reajustes y quedaron para la provincia de Talara, las siguientes cifras  definitivas.

 

Distritos

Vivienda

Población

Pariñas

4.155

29.901

La Brea

2.850

18.835

Lobitos

308

2.676

Los Organos

866

4.685

Máncora

1.075

4.731

El Alto

737

4.588

Total Provincial

9.991

65.416

 

Localidades con más de 2.000 habitantes:

Talara, Negritos, Máncora, El Alto, Los Órganos  y Lobitos.

 

Compensan a la IPC.

ARRIBA

En 1972 el Gobierno Revolucionario mostraba gran preocupación, por el deterioro de la imagen del Perú en el extranjero, pues se hablaba de confiscación de bienes a las empresas extranjeras. A fines de 1973 el canciller, general Miguel Ángel de la Flor hizo un recorrido por los países del Tercer Mundo  y habló en la ONU. En México tuvo una reunión con el delegado norteamericano James Green, y ofreció resolver los problemas pendientes o sea el pago de las expropiaciones. El problema se había agravado el 1° de enero de 1974, por que el ministro de Fomento General Fernández Maldonado había tomado las instalaciones de la empresa Cerro de Pasco, militarmente.

El 17 de febrero de 1974 se firmó el llamado Acuerdo de la Flor Green, por el cual el gobierno peruano, se comprometió a pagar al de Estados Unidos 76 millones de dólares por las empresas expropiadas en forma directa y otros 74 millones por intermedio del Banco de la Nación. En realidad, ya desde 1973 se había firmado un acuerdo preliminar en tal sentido. El acuerdo del 17 de febrero, terminó con el tan voceado  reclamo de 690 millones de dólares por impuestos que Velasco había planteado antes  a la IPC, y que había servido de pretexto para deponer a  Belaúnde.

El 18 de diciembre de 1974, el Gobierno de Estados Unidos entregó un cheque por $ 23'157.875.00 a la Esso Standard, que por entonces ya se llamaba Exxon. Era el dinero recibido por el  Gobierno de Estados Unidos, del Perú. El diario “Wall Street  Journal” de Nueva York aseguraba que era pago a cuenta  por un monto total de $ 76'000.000.00.

“El  Comercio” de Lima, así como “El Tiempo” y “La Industria” de Piura y “El Norte” de Sullana, se enteraron e informaron extensamente sobre estos pagos, lo que creó un clima de indignación en todo el departamento, sobre todo en Talara, que había sido escenario de la firma del Acta de Talara con Belaúnde y la toma de la Refinería con Velasco. Se comprendió que el voceado entreguismo del presidente Belaúnde sólo había sido un pretexto par despojarlo del poder.

 

Construcción del Complejo Industrial.

ARRIBA

Cuando se elaboró el Plan Perú, se proyectó la construcción en Talara de un complejo industrial, con su correspondiente planta generadora de electricidad. Se trataba de la construcción de un complejo petroquímico, que a partir del propileno, produjera acetona y alcohol isopropílico.

Para generar electricidad, se proyectaba explotar el gas de Talara. La central térmica, tendría una capacidad del 120 megavatios y además se haría la interconexión Piura  Chiclayo.

La Petroquímica de Talara demandaría las siguientes inversiones:

Planta de isopropanol, 154 millones 800 mil soles y rendiría 10.000 toneladas al año.

Planta de acetona, requería 78 millones de soles y produciría 5,000 toneladas al año.

Planta de amoniaco úrea, demandaría una inversión de 1796 millones 700 mil soles y produciría 99.000 toneladas al año de amoniaco y 168.000 toneladas de urea.

En materia de hidrocarburos, se modernizaría la refinería de Talara, instalando una unidad de craqueo catalítico de 16.6 MB/DC de capacidad para reemplazar a cuatro unidades de craqueo térmico, lo que demandaría una inversión de 412 millones de soles.

Petroperú debía de perforar 20 pozos en el área de Lagunitos y se estimularía la actividad en el zócalo continental, frente a Talara. Se construiría un gasoducto de Talara  Bayovar y Chimbote.

No obstante tan  fabulosas inversiones, Velasco  cumplió con construir el complejo industrial de Talara y sólo faltó construir el gasoducto. Esta obra es muy importante en la actualidad, cuando menos en el tramo Talara Bayóvar para trasladar a la refinería el petróleo que llega de la selva.

En Talara se construyeron los complejos de fertilizantes, de solventes y de negro de humo.

El complejo de fertilizantes fue construido por la firma Toyo Engineering Corporation, de acuerdo al contrato de 8  de junio de 1971, financiado por un préstamo del Gobierno del Japón. Entró en operación en forma total en el mes de marzo de 1975, habiéndose iniciado su construcción en setiembre de 1972. La inversión  total llegó a 2.600 millones de  soles. Se  ubicó a 15 kilómetros al norte de la ciudad de Talara en el sitio llamado Malacas. Usaba como materia prima el gas natural. Sus principales unidades eran: planta de amoniaco, planta de urea y planta termoeléctrica.

El complejo producía 510 toneladas diarias de amoniaco.  Se construyó también una planta desalinizadora de agua de mar para disponer de agua potable, con capacidad  de producción  de 130 toneladas de agua de mar, destilada por hora.

La planta termoeléctrica, se construyó en Malacas y usaba como fuente de energía al gas. Fueron tres generadores que producían 54.000 kilovatios.

Por antieconómico, el complejo de fertilizantes, dejó de operar desde 1991 y en noviembre de 1996 fue vendida como chatarra a la empresa colombiana Omimex por 924 mil dólares o sea 2 millones 310 mil soles al cambio de la época.

La tecnología había avanzado tan rápidamente que las instalaciones de Talara quedaron pronto obsoletas.

El complejo de solventes, fue el primero en su género entre las naciones del Pacto Andino.  Se le diseñó para producir 5.000 toneladas de Acetona y 10.600 toneladas anuales de alcohol isopropílico. Principió a funcionar desde el 26 de julio de 1979. Se instaló en el área de la Refinería de Talara.

La planta de alcohol, Isopropílico, usaba como materia prima una corriente de propileno-propano proveniente de la unidad de craqueo catalítico de la refinería. Parte de ese alcohol, se convertía en acetona. El alcohol isopropílico es un solvente orgánico que se usa en la fabricación de pinturas, tinner, tintes, productos plásticos, aerosoles y tintas de imprenta.

La acetona es otro solvente que se usa en la fabricación de pinturas, tinner, fibras textiles (acetato de celulosa), adhesivos, lacas, barnices y en otras muchas industrias.

El complejo de solventes dejó de operar en 1994 también por obsoleto y  anti económico frente al precio mundial.

El complejo negro de humo fue diseñado para 7.700 toneladas al año. La primera etapa de sus instalaciones se puso en marcha en el segundo semestre de 1977 y se ubicó cerca al complejo de fertilizantes. Aprovecharía el aceite clarificado que era un sub producto de la unidad de craqueo catalítico de la refinería. Dicho sub producto era un  concentrado aromático denso y rico en carbono.

Desde 1994, el complejo negro de humo, lo mismo que dos unidades de refinerías antiguas se vieron precisadas a cerrar por antieconómicas por su alto costo de producción, frente a los precios mundiales.

La refinería de Talara fue modernizada. El 24 de octubre de 1972 se aprobó por contrato, la construcción de una unidad de craqueo catalítico fluido por 787 millones de soles.

La refinería de Talara, se volvió a modernizar totalmente en 1975 cuando quedaron fuera de uso las 3 unidades de craqueo térmico que se usaban desde 1921 y fueron reemplazadas por una unidad de craqueo catalítico Fluido de 16.000 barriles por día de alto octanaje para aviones que se habían estado importando. Por dos años más las unidades de craqueo térmico fueron usadas en destilación primaria. En la moderna refinería las unidades de destilación al vacío producían 20.000 barriles diarios.

Es decir que antes de llegar al nuevo milenio del 2.000 ya en Talara no existía nada del antiguo complejo petroquímico construido por Velasco.

 

 

IMAGENES

ARRIBA